Volumen 1, No. 3, Art. 8 – Diciembre 2000

La entrevista de historia oral como material de archivo "Memoria alemana"1)

Almut Leh

Resumen: La mayor colección de entrevistas relacionadas con la historia oral en Alemania se halla actualmente en el Instituto de "Historia y Biografía". Allí están archivadas, bajo el nombre de Memoria Alemana ("Deutsches Gedächtnis"), aproximadamente 1500 entrevistas de historia de vida basadas en testimonios de la Alemania Oriental y Occidental en videos o cintas grabadas (sólo un décimo de las entrevistas fueron filmadas con video cámara) y sus transcripciones (como archivos de datos electrónicos y sus impresos). Adicionalmente hay fotos, documentos personales, diarios, cartas y otras fuentes escritas por testigos particulares. Con continuos añadidos hay una gran cantidad de datos cualitativos específicos por persona provenientes de diversas fuentes de medios que hay tratar y archivar. De los numerosos problemas que emergen de los materiales espeíficos de archivo, me gustaría centrarme en los tres siguientes en el texto: el anonimato y transferencia de derechos, la preparación para uso de datos y el deterioro físico de cintas de video y de audio.

Palabras clave: historia oral, archivo, derecho de uso, anonimato, banco de datos, medios digitales de almacenaje

Índice

1. Introducción

2. Anonimato y transferencia de derechos

3. Tratamiento de la información oral

4. Deterioro

5. Conclusión

Nota

Referencias

Autora

Cita

 

1. Introducción

La mayor colección de entrevistas relacionadas con la historia oral en Alemania se halla actualmente en el archivo del Instituto de Historia y Biografía. Consta aproximadamente de unas 1500 entrevistas de testimonios de la Alemania occidental y oriental, archivadas bajo el título de "Memoria alemana" y que se utilizan para propósitos científicos y periodísticos. [1]

La gestión de este archivo constituye una de las tareas del Instituto; otras son el apoyo a proyectos de investigación sobre experiencias históricas haciendo hincapié en su versión audiovisual, para proyectarlos en exposiciones o como documentales televisivos, así como la edición de BIOS, importante publicación de historia oral para el mundo de habla germana. [2]

En los últimos años, el Instituto de Historia y Biografía ha pasado de ser centro de investigación histórica de campo en Alemania, a potenciar la relación entre los distintos trabajos de investigación y su propio archivo. Se podría incluso decir que el archivo no existiría sin los proyectos de investigación del Instituto. Hay razones tanto prácticas como históricas para ello. [3]

Durante los años ochenta, Lutz NIETHAMMER y Alexander von PLATO llevaron a cabo una serie de entrevistas a gran escala entre varios cientos de personas de bagaje religioso, regional, político y social diverso, procedentes del este y del oeste. De ahí surgió gran cantidad de material que se evaluó, primero en el contexto de cada uno de los proyectos, y luego fuera de ellos. Se recomendó, pues, almacenar las entrevistas en un archivo cuyo futuro parecía garantizado. De este modo, en 1990, se fundó el Instituto así como el archivo "Memoria alemana", donde se almacenaron las entrevistas. Desde entonces, se han añadido otras muchas al núcleo original, procedentes, en buena medida, de las últimas investigaciones del propio Instituto. A medida que éste y su publicación se han hecho más conocidos, el archivo se ha ido convirtiendo también en centro de recopilación de entrevistas e historias de vida realizadas por otros investigadores. Al ser archivado este material en un archivo público permite la verificación de sus resultados y, al mismo tiempo, que las fuentes utilizadas estén al alcance de otros interesados en la materia, lo que resulta particularmente importante para apreciar el trabajo invertido en la recogida de este tipo de fuentes. [4]

Así es como se ha obtenido la mencionada colección de 1500 entrevistas, archivadas como cintas de audio, transcripciones y otro material. En los últimos años, un número creciente de entrevistas han sido grabadas en vídeo para poder ser utilizadas en documentales y en presentaciones destinadas a exposición. Cerca de una décima parte de ese stock está disponible en vídeo. Se cuenta también con fotografías, documentos personales, diarios, cartas y otras fuentes escritas de los distintos testimonios, que incrementan la cantidad de datos específicamente personales aglutinados en esta sede. [5]

Cabe decir que si las entrevistas constituyen el núcleo del archivo, otros materiales son igualmente importantes. "Memoria alemana" se considera un archivo de "fuentes de memoria subjetivas" de todo tipo: textos autobiográficos, diarios, recopilaciones de cartas, álbumes de fotos y otros. [6]

Las características especiales del material de archivo plantean una serie de problemas, de los que querría destacar algunos: la cuestión del anonimato y la transferencia de derechos, el problema de la catalogación, el tratamiento de la información oral y, finalmente, el deterioro físico. [7]

2. Anonimato y transferencia de derechos

Generalmente, con las entrevistas de historia oral se suele alcanzar un acuerdo, de palabra o por escrito, relativo a su explotación y que garantiza al entrevistador los derechos de evaluación y al entrevistado el derecho a mantener sus datos en el anonimato. El entrevistador asume su responsabilidad mediante su palabra o firma. Ese anonimato resulta evidentemente imposible, cuando la entrevista es grabada en vídeo y utilizada en documental. No obstante, el entrevistado está al corriente de ello y se adapta durante la charla. [8]

En la medida en que la entrevista sea exclusivamente utilizada por el entrevistador en el contexto de su investigación, no surgen problemas acerca del acuerdo alcanzado. El entrevistado se ha familiarizado con el entrevistador a lo largo de la charla y, en la mayoría de los casos, surge una relación de confianza entre ambos que suele garantizar un trato justo y limpio respecto de lo acordado. Otro aspecto es hasta qué punto el entrevistado estará de acuerdo con lo que lee sobre sí mismo en la representación practicada por el investigador, pero ese problema suele ser insignificante. [9]

La situación cambia tan pronto como la entrevista pasa a estar a disposición de terceros y se transfiere, a efectos de investigación, a un archivo. En ese punto, la relación entre ambos factores de la entrevista desaparece, así como la base de confianza para tratar debidamente la propia historia de vida. El entrevistado se encuentra ahora en manos de un extraño que puede no sentirse obligado al pacto previo y a articular una interpretación mucho más crítica del protagonista. [10]

Se podría decir que, con su inclusión en el archivo, la historia oral pierde su rostro humano y pasa a ser una fuente histórica más. Una fuente a la que el historiador se aproxima con cierta distancia sin considerar lealtades previas. [11]

Por ese motivo, una entrevista de este tipo solo podrá archivarse cuando el entrevistado haya dado su permiso explícito para ello. En ese caso, bien la entrevista ya contiene un pasaje acerca del posible uso futuro en archivo, o bien el permiso para ello debe obtenerse en el proceso de archivado. En nuestro caso, el archivado de "Memoria alemana" es siempre parte del acuerdo que concertamos con los entrevistados. [12]

Aunque nos tomamos muy en serio el acuerdo, en caso de duda puede resultar inútil. Según las leyes alemanas, el acceso a datos específicos de personas está restringido durante cincuenta años. El entrevistado, al dar su consentimiento para archivar, está en efecto suspendiendo dicha regulación, pero puede retirar el permiso en cualquier momento. No está específicamente regulado si esa posibilidad queda anulada por muerte, o si los descendientes pueden igualmente retirar ese consentimiento. En cualquier caso, está muy claro que los tribunales alemanes tratan con especial celo la protección de las personas. Sólo aquellos personajes públicos, con los que desde la historia oral tenemos bien poco contacto, quedan excluidos de dicha protección. Así, el archivado de entrevistas de historia oral es una tarea difícil que conlleva un gran desgaste de energías sin contar con ninguna recompensa cierta. De todos modos, hasta ahora, no hemos tenido problemas importantes en ese sentido. [13]

A mi parecer, existe una cuestión importante respecto al anonimato. Aunque el entrevistado pierde su dimensión humana más evidente con la transferencia de su testimonio al archivo, preserva su nombre. Lo que resulta fácil de hacer en una transcripción con modificaciones no lo es en absoluto con la fuente primera, el protocolo. Por ello, no archivamos la entrevista bajo forma anónima. En otras palabras: al escuchar una de nuestras entrevistas o leer una de las transcripciones, descubrimos automáticamente un nombre y, a menudo, la dirección del interesado. De hecho, la mayoría de nuestras grabaciones y transcripciones empiezan con "Estoy sentado junto al Sr. o la Sra. X en la calle Y, etc.". [14]

Este problema suele solucionarse instando a cada usuario del archivo a poner por escrito su compromiso de mantener en secreto esos datos en caso de publicación. Se le hace saber igualmente que no puede contactar con el entrevistado a menos que formule una solicitud explícita en ese sentido. De todos modos, apenas podemos controlar de qué modo el usuario asume esas obligaciones y lo que hace con el material. Así pues, el destino de las entrevistas de historia oral es una cuestión sensible sobre la que cabe siempre considerar la responsabilidad ante el entrevistado y las necesidades del usuario del archivo. [15]

3. Tratamiento de la información oral

Los que visitan un archivo suelen buscar material sobre un tema determinado y pueden normalmente confiar en libros de referencia disponibles más o menos buenos. En "Memoria alemana", ese libro de referencia es un banco de datos electrónico en el que cada entrevista se describe según 127 criterios. Estos proporcionan información acerca de los datos biográficos del testimonio, desde su fecha de nacimiento hasta los orígenes familiares y regionales, su bagaje educativo y profesional, así como su evolución hasta llegar a las orientaciones políticas y religiosas del interesado y sus familiares. Además, se registra el estado de archivado – el tipo y cantidad de datos, fecha y duración de la entrevista, estado de procesamiento, etc. Todos esos criterios pueden definirse como funciones de búsqueda vinculadas conjuntamente una a una, o según una perspectiva lógica. Al emplear el libro electrónico de referencia, pueden localizarse entrevistas con gente de un determinado sexo, fecha de nacimiento, origen, etc. [16]

Las dificultades suelen surgir cuando la búsqueda no se hace de acuerdo con características biográficas externas, sino en función de contenidos, experiencias específicas o determinados acontecimientos. Debido a la enorme complejidad del material es imposible describir exhaustivamente la ingente cantidad de entrevistas en su multiplicidad de aspectos. [17]

Al mismo tiempo, cabe considerar que en el libro de referencia existe un desajuste entre la realidad y las necesidades. Los 127 criterios no se proporcionan con las entradas correspondientes en ninguna de las entrevistas. Eso se debe, en parte, a que no se hizo la mención debida a lo largo de la entrevista; así, en caso de no hacerse referencia alguna a la ocupación de la madre del entrevistado, ese campo quedará en blanco. Los campos en blanco también pueden explicarse por un conocimiento insuficiente de las respectivas entrevistas. A veces, no es posible completar cada una de las entrevistas en el libro de referencia debido a la enorme cantidad de tiempo necesaria para realizar esa tarea. A menudo, sólo se introduce como base de la información la primera autodescripción del entrevistado en la secuencia inicial. De todos modos, estamos intentando mejorar nuestro banco de datos mediante, por ejemplo, la petición a los usuarios del archivo de completar las hojas de datos de la entrevista en la que están trabajando. [18]

Sin embargo, subsiste un problema básico. En caso de que los criterios de una función de búsqueda no sean idénticos a los del banco de datos, sólo quedará la identificación a partir de la búsqueda exhaustiva sobre la transcripción. Este procedimiento puede abreviarse con la posibilidad de la búsqueda electrónica que, en cualquier caso, da lugar a muchos errores dada la poca flexibilidad de los ordenadores. El ordenador busca exactamente los términos introducidos independientemente de su significado o variaciones gramaticales, de modo que puede desestimar pasajes relevantes u orientarse erróneamente. Como segundo paso, los pasajes apropiados deben luego buscarse en la cinta de audio y eso requiere, igualmente, mucho tiempo. [19]

Sería, sin duda, mucho más práctico que todos los datos de la entrevista se almacenasen en CD-ROM para poder acceder rápidamente y con exactitud al documento deseado, que integraría debidamente todos los referentes de búsqueda. [20]

La utilización de nuestro archivo, bajo las circunstancias actuales, es tremendamente asoladora y lenta. El acceso es incluso más difícil a partir de nuestra insistencia en que todo trabajo sobre las entrevistas se realice en nuestro archivo, a efectos de protección del testimonio. [21]

4. Deterioro

El almacenamiento de todo el material de archivo en CD-ROM no sólo facilitaría su uso, sino que sería deseable por otras razones. [22]

El problema más acuciante de nuestro archivo está en el rápido deterioro de las cintas de audio y de vídeo. Las grabaciones electromagnéticas padecen un envejecimiento prematuro que amenaza su calidad, de modo que la salvaguarda de esas fuentes debe asumirse como una prioridad absoluta. Por ello, el modo más efectivo de preservarlas de manera permanente sería la digitalización de las cintas de audio y vídeo, para almacenarlas luego en CD-ROM. [23]

Se trata, no obstante, de un recurso muy caro, a pesar de que los costes del procedimiento se hayan abaratado notablemente en los últimos años. Con más de 1500 entrevistas que constan de una media de tres cintas de 90 minutos cada una, contamos con cerca de las 5000 cintas de audio y varios cientos de vídeo. Otro problema es nuestra desconfianza sobre el estado actual de la tecnología deseada: el CD-ROM tiene también una vida limitada ¿Qué puede hacerse? [24]

De momento, nuestro material de archivo es una bomba de relojería. Nuestras grabaciones más antiguas tienen ya veinte años y, por tanto, son demasiado viejas para este tipo de almacenamiento. Material de entrevista muy valioso se deteriora, dejándonos con la sola opción de las transcripciones a las que cabe mirar con cierta desconfianza. [25]

Me encantaría saber el modo en que otros archivos lidian con esta cuestión. Hasta ahora no hemos llegado a ninguna solución definitiva para nuestros problemas. [26]

5. Conclusión

Un texto cuyo título comienza con la palabra "problemas" podria tender a descuidar los aspectos positivos. Esta es la razón por la cual en este punto me gustaría reversar esta perspectiva. Ciertamente pienso que nadie toleraría los riesgos y problemas relacionados con esto si el archivo de entrevistas sobre historias de vida no hubiese probado ser de suma utilidad y eficiencia. Despues de casi veinte años de recolectar y archivar entrevistas, ahora disponemos de materiales de fuentes que posibilitan trabajar con muchas preguntas relacionadas con la mentalidad y experiencia en la historia Germana del siglo XX , por ejemplo acerca del desarrollo de consenso y disenso en una sociedad, acerca de cómo las rupturas políticas – tan numerosas en la Alemania del siglo XX – han sido digeridas, o acerca de la significación de experiencias del l pasado en el transcurrir de la historia posterior (von PLATO 1998, 2000). Muchas entrevistas ya son irrecuperables ya sea porque la generación d elos entrevistados ya no está viva o porque las condiciones políticas del momento en el que se realizaron las entrevistas ya no existen. En este particular, con el transcurrir del tiempo, las fuentes, serán cada vez más y más valiosas. [27]

Un aspecto positivo que destaca es la popularidad en aumento y el uso creciente del archivo. Desde mi punto de vista, el que su uso estimule a muchos investigadores a que hagan sus propias entrevistas habla más a favor que en contra de esto. Una entrevista de historia de vida puede, después de todo, cubrir de manera insuficiente todos los aspectos de la investigación de campo. Las preguntas que tal vez otros investigadores querrían preguntar, posiblemente no han sido respondidas. Los sujetos en los que se interesan de manera particular sólo podrían ser tratados de manera superficial. Sobre este particular la entrevista de historia oral no difiere de otras fuentes históricas. El hecho de que hayan preguntas no respondidas es, sin embargo, sólo una de las razones por las que otros investigadores comienzan a hacer sus propias entrevistas. Es sobre todo la confrontación con las entrevistas sobre historias de vida como tales lo que suscita su interés y los lleva a rastrear las experiencias históricas en sí mismas. [28]

Nota

1) Traducción de Miquel IZQUIERDO. <regresar>

Referencias

Niethammer, Lutz & Plato, Alexander von (Eds.) (1985). "Wir kriegen jetzt andere Zeiten." Auf der Suche nach der Erfahrung des Volkes in nachfaschistischen Ländern. Berlin/Bonn: Verlag J.H.W. Dietz Nachf.

Plato, Alexander von (1998). Erfahrungsgeschichte—von der Etablierung der Oral History. In Gerd Jüttemann & Hans Thomae (Eds.), Biographische Methoden in den Humanwissenschaften (pp.60-74). Weinheim: Psychologie Verlags Union.

Plato, Alexander von (2000). Zeitzeugen und historische Zunft. Erinnerung, kommunikative Tradierung und kollektives Gedächtnis in der qualitativen Geschichtswissenschaft—ein Problemaufriss. BIOS—Zeitschrift für Biographieforschung und Oral History, 13, 5-29.

Autora

Almut LEH

Nacida en 1961, realizó estudios de Maestría en historia y filosofía. Es investigadora científica del "Institut für Geschichte und Biographie", editora de "BIOS-Zeitschrift für Biographieforschung und Oral History" y miembro del consejo de la Asociación Internacional de la Historia Oral.

Contacto:

Almut Leh

Institut für Geschichte und Biographie
Liebigstr. 11
D – 58511 Lüdenscheid

E-mail: almut.leh@fernuni-hagen.de

Cita

Leh, Almut (2000). La entrevista de historia oral como material de archivo "Memoria alemana" [28 párrafos]. Forum Qualitative Sozialforschung / Forum: Qualitative Social Research, 1(3), Art. 8, http://nbn-resolving.de/urn:nbn:de:0114-fqs000384.



Copyright (c) 2000 Almut Leh

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International License.