Volumen 10, No. 1, Art. 51 – Enero 2009

Investigación sobre comunicación intercultural: Algunas reflexiones sobre cultura y metodología cualitativa

María Assumpta Aneas & María Paz Sandín

Resumen: El presente artículo intenta responder, desde una perspectiva general, a la cuestión de cómo se manifiesta la cultura en la aplicación de los métodos cualitativos de investigación a la comunicación intercultural. Cuando usamos el término "cultura" es importante tener en mente que los procesos de interacción cultural son resultado de procesos socialmente construidos, en una dialéctica individual-colectiva, cuyos significados son múltiples, emergen de diversas perspectivas culturales y sociales, y se hallan en constante reformulación. Gran parte de la reciente investigación en comunicación intercultural se ha dirigido al estudio de estos sistemas de significados. La literatura revisada ofrece perspectivas desde una variedad de disciplinas y aproximaciones conceptuales sobre el papel de la cultura en los procesos comunicativos.

Palabras clave: cultura; enfoques en la investigación cultural; metodología cualitativa; comunicación intercultural; comunicación a través de las culturas

Índice

1. Introducción

2. El papel de la cultura en la comunicación intercultural

2.1 Una breve historia del campo de la investigación sobre comunicación intercultural

2.2 Concepto de cultura aplicado en la comunicación intercultural

2.3 Enfoques conceptuales en el estudio de la cultura

2.4 Cultura e investigación cualitativa

3. Retos metodológicos al investigar comunicación intercultural

3.1 Contenido de la información a recabar

3.2 El clima de la relación interpersonal intercultural

3.3 El lenguaje en el proceso de investigación

3.4 Cultura, análisis e interpretación en la investigación cualitativa

4. Conclusiones

Agradecimientos

Notas

Referencias

Autoras

Cita

 

1. Introducción

En el presente artículo nos aproximaremos a la cuestión sobre cómo la cultura se conceptualiza y manifiesta en la aplicación de la metodología cualitativa. Con este objetivo hemos intentado sintetizar algunas aportaciones que puedan contribuir a acercarnos a dicha conceptualización y a analizar, desde una perspectiva general, la relación entre la "cultura" y algunos de los elementos más significativos del proceso de investigación cualitativa. [1]

Primeramente se aborda el tema del papel de la cultura en la comunicación intercultural. Para ello se hace una concisa presentación de la historia de la comunicación intercultural como campo de investigación. En este punto hemos introducido algunos de los enfoques que actualmente se aplican en el estudio de la cultura. [2]

La siguiente sección, dedicada al análisis de la realidad empírica en la investigación cualitativa, centra fundamentalmente su atención en el papel de la cultura en el proceso de obtención de información. En concreto, y desde un enfoque muy genérico, se presentan algunos aportes teóricos que ilustran el rol de la cultura en la determinación del contenido de la información a obtener, el clima de la relación interpersonal establecida en la investigación cualitativa y el lenguaje mediante el que se desarrolla dicho acercamiento a la realidad. En esta sección no se analizan técnicas o estrategias concretas de obtención de datos sino que se identifican algunos elementos en los que puede manifestarse la cultura modelando, de alguna manera, el proceso de investigación. También se aborda la relación entre cultura y los procesos de análisis e interpretación de la realidad, presentando muy brevemente algunos de los aportes teóricos utilizados para analizar la cultura y su influencia en la práctica de la investigación en un contexto intercultural. [3]

En este punto queremos enfatizar el carácter necesariamente genérico del presente trabajo, pues la complejidad y riqueza teórica que subyace bajo los conceptos "cultura" e "investigación cualitativa" justificaría un trabajo en mayor profundidad para cada uno de los apartados aquí presentados. Asumiendo el riesgo de pecar en ocasiones de una cierta superficialidad hemos pretendido trazar unas líneas generales desde las que podría abordarse la conceptualización de cultura y su expresión en los procesos de investigación cualitativa en el ámbito de la comunicación intercultural. [4]

2. El papel de la cultura en la comunicación intercultural

2.1 Una breve historia del campo de la investigación sobre comunicación intercultural

La comunicación intercultural es el campo de estudio que centra su objeto de atención en las interacciones de personas de diversas culturas, considerando la influencia de la cultura en lo que las personas son, actúan, sienten, piensan y, por supuesto, dicen y escuchan (DODD 1991). Como describe VILA (2005) la comunicación intercultural puede definirse como el proceso comunicativo en el que intervienen personas con unos referentes culturales lo suficientemente diferentes como para que así se autoperciban, teniendo que superar en ocasiones ciertas barreras personales y/o contextuales para llegar a comunicarse de manera efectiva. Aunque pueden situarse los antecedentes del estudio de la comunicación intercultural justo al finalizar la segunda guerra mundial, coincidiendo con la creación de la "Organización de las Naciones Unidas" (1945), está ampliamente aceptado que Edward T. HALL (1959) fue el primer autor que hizo uso del término "Intercultural Communication" en los años cincuenta1). La influencia de sus trabajos caracterizó el periodo de los años 60 y 70, junto a los aportes de KLUCKHOHN y STRODTBECK (1961) entre otros. De la proliferación de investigación y autores en los setenta, destacan los trabajos de CONDON y YOUSEF (1977), y SAMOVAR, PORTER y JAIN (1981) al representar los primeros intentos de sistematización del campo de estudio. En el periodo de los años 80 y 90, la investigación se centró en profundizar en el alcance de las teorías y en refinar la metodología aplicada (CHEN & STAROSTA 1998). [5]

LOMAS, OSORIO y TUSÓN (1993) han categorizado en cuatro grandes áreas los estudios sobre comunicación intercultural, junto a sus correspondientes contribuciones teóricas:

  • El análisis del proceso comunicativo; algunos de cuyos autores más relevantes son GUDYKUNST (1989, 1992, 1993, 1994), KIM (1977, 1988, 1992) y CASMIR (1991, 1993, 1999);

  • el papel del lenguaje en la comunicación intercultural; aquí son relevantes los trabajos de WITTGENSTEIN (1953) y DODD (1991);

  • la organización cognitiva del proceso de comunicación; estimulada por CHOMSKY (1957,1968), FODOR (1986) y VYGOTSKY (1977, 1979); y

  • el desarrollo de las relaciones interpersonales, que incluye contribuciones de autores como ALTMAN y TAYLOR (1973) y TING-TOOMEY (1984, 1999). [6]

El predominio de una metodología cuantitativa fue imperante hasta los años 90, cuando la publicación "International and Intercultural Communication Annual" comenzó a fomentar el pluralismo metodológico, abriendo la puerta a la utilización de la metodología cualitativa. [7]

2.2 Concepto de cultura aplicado en la comunicación intercultural

Se han dado diversos ensayos de definición del término cultura siguiendo la ya clásica propuesta de TAYLOR en 1871. Pero hasta la fecha, tal y como señalan GUDYKUNST y TING-TOOMEY (1988, p.27) "no ha habido consenso en cuanto a formular una definición interdisciplinar que pueda ser asumida por diversos campos de estudio". El sociólogo PEDERSEN (1997, p.159) también ilustraba la dificultad de definición de la cultura cuando, después de un extensivo estudio bibliográfico afirmaba:

"Las personas usan la cultura de la misma manera que los científicos usan los paradigmas (...) para organizar y normalizar su actividad (...) Los elementos de la cultura son usados, modificados o descartados dependiendo de su utilidad para organizar la realidad". [8]

KEESING (1974), desde el campo de la antropología y al revisar las teorías sobre este constructo, pudo distinguir entre dos corrientes a la hora de definir la cultura: una primera que consideraba la cultura como un sistema adaptativo, y una segunda, que la consideraba como un sistema simbólico. Dado que ambos planteamientos, considerados independientemente, presentaban serias limitaciones a la hora de dar respuesta a las complejas situaciones que se dan en los contextos de comunicación intercultural, autores como ADLER (1975), KIM (1988) o PEDERSEN (1994) plantearon un enfoque integrador al definir la cultura como un universo de información que configura el conjunto de patrones de vida en una sociedad determinada. [9]

FRENCH y BELL (1979) en su clásico "Modelo del Iceberg" identificaron los componentes comportamentales, cognitivos y emocionales de la cultura, que comprendían valores, sistemas conceptuales, conductas y creaciones tanto materiales como simbólicas. Sobre esta base, ANEAS (2003, p.120) sintetizó la siguiente definición de cultura: "el conjunto de conocimientos, valores, patrimonio emocional, comportamientos y creaciones que comparte un grupo social que le permite adaptarse funcionalmente a su entorno". Así pues, la cultura es el marco desde el que interaccionamos con el entorno, lo construimos y comprendemos. [10]

Ciertamente, la aproximación al constructo de "cultura" continúa siendo revisada en la actualidad desde diferentes disciplinas, atendiendo al momento de globalización y diversidad que caracteriza la mayoría de sociedades. Sin embargo, podríamos sintetizar dos grandes concepciones en el uso del término:

  • Una concepción tradicional, desde un enfoque folklórico y estático que identifica la cultura con un conjunto de "productos" (conocimientos, destrezas ...) que una comunidad ha generado históricamente (la cultura "expresiva") y

  • una concepción extensa o instrumental (manera de ser de una comunidad, modelo en que interpreta el mundo y se sitúa en él) que adopta un concepto más dinámico. [11]

La primera concepción hace referencia a unos contenidos en sentido "cuantitativo", es decir, como sinónimo de saber adquirido. Tácitamente, se remite a una relación con la cultura en función de su posesión y a considerarla como un hecho ciertamente estático que expresa su desarrollo en términos de acumulación. Dicha conceptualización puede conducir a procesos de estereotipización de los rasgos culturales cuando se caracteriza "al otro" por los elementos más triviales y superficiales. Desde esta perspectiva acumulativa y estática se deduce, en ocasiones, una concepción jerárquica (basada por ejemplo en prestigio social y/o poder) de la relación entre culturas. [12]

La segunda concepción podría calificarse de más compleja ya que incluye numerosas dimensiones, entendiéndose el término cultura en tanto que instrumento mediante el cual nos relacionamos con el mundo y lo interpretamos. Según esta conceptualización, la cultura no se posee, sino que forma parte inherente de la persona, la dota de identidad como individuo y como grupo; una identidad compleja que se articula alrededor de múltiples pertenencias sociales. Así pues, un mecanismo de comprensión e interpretación del mundo que adquiere significación instrumental, adaptativa y reguladora. [13]

En consecuencia, debemos reconocer que las interacciones sociales que se abordan en los estudios de comunicación intercultural son consecuencia de un proceso socialmente construido, en una dialéctica individual-colectiva, cuyos significados son múltiples, en constante reformulación y emergen de diversas perspectivas culturales y posicionamientos sociales de las personas. A esos sistemas, procesos y esquemas de significación relacional cultural se dirige gran parte de los esfuerzos de la investigación cualitativa en comunicación intercultural, tratando de comprender e interpretar prácticas y representaciones culturales. Por último, no podemos dejar de recordar el contexto social, político y económico que determina cómo las diferencias son valoradas. Estos aspectos también debieran ser considerados de forma prioritaria en el estudio de la comunicación intercultural. Por otra parte, aunque de forma general se asume que la cultura da sentido a la realidad y a la existencia de diferencias en los patrones actitudinales, afectivos y conductuales entre los diferentes grupos culturales, tal y como se ha documentado en trabajos ya clásicos, como el de Ruth BENEDICT (1967) "El hombre y la cultura", no es menos cierto que la pertenencia a un grupo no significa, siempre y necesariamente, de forma causal y lineal la presencia de una u otra conducta o pauta de interacción comunicativa. Recordemos, que otra de las característica de la "cultura" es que se comparte diferencialmente y que no todos los miembros de un grupo cultural asumen, viven o reflejan de forma idéntica, en todo momento y circunstancia vital, las pautas culturales ni manifiestan el mismo sentimiento de identificación. Adoptar tal visión de las culturas nos llevaría a asumir de forma simplista estereotipos culturales o siguiendo a STANFIELD (1993, p.21) sucumbir a la denominada "falacia de la identidad monolítica" que consiste en concebir que no existen identidades diferenciales entre los miembros de un grupo dado. [14]

2.3 Enfoques conceptuales en el estudio de la cultura

Según TRIANDIS (2000) cuando se investiga sobre la cultura y, específicamente, sobre comunicación intercultural en sus diversos componentes o manifestaciones sociales, los investigadores pueden abordar la fundamentación teórica y el diseño metodológico desde tres perspectivas: la perspectiva indígena, la perspectiva cultural y la perspectiva intercultural.

  • La perspectiva "indígena" se centra en el significado de los conceptos en una cultura concreta, así como dicho significado varía a lo largo de los diversos contextos de la misma. El interés de dichos estudios radica en el desarrollo de un conocimiento orientado a una cultura específica sin intención de generalización más allá de ese contexto cultural dado. El mayor reto de este enfoque es el de establecer lo que lo "indígena" significa en una cultura dada (ADAMOPOLOUS & LONNER 2001).

  • En el enfoque "cultural", generalmente las culturas son estudiadas mediante métodos etnográficos aunque también pueden aplicarse diseños experimentales Nuevamente, los significados de los constructos en una cultura dada son el principal foco de interés sin desarrollar análisis sobre como dichos constructos varían o evolucionan en las diversas culturas. La meta de dicho enfoque es avanzar en la comprensión de las personas en un contexto sociocultural concreto, enfatizando la importancia de la cultura en el comportamiento. El reto de este enfoque es la falta de una metodología de investigación ampliamente aceptada (ADAMOPOLOUS & LONNER 2001).

  • TRIANDIS (2000) estableció que cuado se aplican los enfoques "interculturales", los investigadores obtienen datos de dos o más culturas asumiendo que los constructos estudiados son universales que existen en todas ellas. Por ello, un aspecto relevante de este enfoque es el incremento de la comprensión de la validez intercultural y la generalización de las teorías y constructos que se están investigando. El mayor reto de este enfoque es demostrar la equivalencia de los constructos y medidas minimizando los sesgos que pueden emerger de las comparaciones interculturales (ADAMOPOLOUS & LONNER 2001). En este enfoque no sólo se conceptualiza y operativiza sino que además se considera el factor diferencial, es decir, se analiza la manera en que un constructo opera de manera similar o diferente en varias culturas. [15]

Los enfoques indígenas y cultural se centran en una perspectiva emic, o en los elementos únicos para una cultura dada (ÆGISDÓTTIR, GERSTEIN & CANEL 2008, p.190). Estos enfoques son relativistas en el sentido que su meta es estudiar el significado de un constructo en un contexto cultural concreto sin imponer definiciones a priori del mismo (TANAKA-MATSUMI 2001). [16]

Los académicos que aplican estos enfoques suelen rechazar la universalidad de las teorías con las que trabajan. Por el contrario, en la perspectiva intercultural, el enfoque es sobre lo etic, enfatizando los elementos que son universales a lo largo de las culturas (BRISLIN, LONNER & THORNDIKE 1973). Aquí el objetivo es comprender las similitudes y diferencias entre las culturas, enfatizando en su comparabilidad mediante categorías o dimensiones (TANAKA-MATSUMI 2001) En resumen, emic se centraría en "la perspectiva nativa" y etic en la "comparación inter-cultural de visiones". Emic y etic son, posiblemente, los dos conceptos más relevantes en el estudio de la cultura (BHAWUK & TRIANDIS 1996, p.23)2). La clasificación de TRIANDIS, y las referencias a las cuestiones "emic" y "etic" nos recuerdan que hoy en día todavía sigue vigente el conocido "Dilema de MALINOWSKI" y la tensión entre "especificidades culturales" y "universales-generales" que siguen retando al enfoque cualitativo, más si cabe, en el terreno de la comunicación intercultural. [17]

Una vez presentada cómo se conceptualiza la cultura en los estudios sobre comunicación intercultural y de qué manera se enfoca su tratamiento en dichos estudios, el resto del artículo pasará a abordar otro aspecto clave en la relación cultura e investigación cualitativa sobre comunicación intercultural; cómo se manifiesta la cultura en el proceso de investigación cualitativa. [18]

2.4 Cultura e investigación cualitativa

La investigación cualitativa es más que aplicar un determinado método de recogida y análisis de información. Bajo la decisión de utilizar una metodología subyace una serie de supuestos epistemológicos y teóricos que sustentan y orientan todo el proceso de investigación; presupuestos que van desde la concepción de la realidad, la naturaleza del conocimiento, las cuestiones a investigar y los diversos métodos a aplicar. Por ello, GUBA y LINCOLN (1994) describen la investigación cualitativa no sólo como un conjunto de prácticas interpretativas de investigación sino, también, como un espacio de discusión, o discurso metateórico. [19]

Pese a la dificultad de formular unas características generales de la investigación cualitativa, los aportes de SILVERMAN (1997) y LINCOLN y DENZIN (2000) ofrecen un buen punto de partida para examinar los intereses que impregnan los enfoques cualitativos de investigación y ayudan a apreciar la influencia de la cultura en los procesos de investigación cualitativos. [20]

Según SILVERMAN (1997, p.1): "Es necesario ampliar nuestra concepción de la investigación cualitativa más allá de cuestiones relacionadas con el significado subjetivo y ampliarlas hacia dimensiones relacionadas con el lenguaje, la representación y la organización social". Y tal como aportan LINCOLN y DENZIN (2000, p.1048):

"En el momento actual, la investigación se conceptualiza como un acto moral o discurso moral que nos dirige a un diálogo sobre la ética, la vulnerabilidad y la verdad. Las ciencias humanas y las sociales se convierten en un espacio para conversar de manera crítica sobre democracia, raza, género, clase, nación, libertad y comunidad". [21]

Estas caracterizaciones de la investigación cualitativa nos orientan hacia el terreno metodológico en el que la investigación sobre comunicación intercultural puede desarrollarse y en el que podemos encontrar ciertos factores clave a considerar. [22]

La atención de la investigación al contexto nos recuerda que la experiencia humana se perfila y tiene lugar en espacios particulares, de manera que los acontecimientos y fenómenos no pueden ser comprendidos adecuadamente si son separados de aquellos. Por ello, el investigador cualitativo focaliza su atención en contextos naturales procurando no modificarlos en la medida de lo posible. Los "contextos" en los que se desarrolla la investigación cualitativa no deben considerarse como espacios "aculturales"; la cultura, explícita o implícitamente, impregna y dota de significación los acontecimientos, vivencias, actitudes, etc. que revisarán los estudios. [23]

La experiencia de las personas se aborda de manera global u holísticamente. No se entiende a la persona como un conjunto separado de variables. [24]

El papel fundamental del investigador en el proceso de obtención de la información queda reflejado en la expresión "el yo como instrumento". Así es, en los estudios cualitativos la persona que investiga se constituye como instrumento principal en el proceso de obtención de información, en su interacción con la realidad.

"Los investigadores deben observar lo que tienen ante sí, tomando alguna estructura de referencia y algún conjunto de intenciones. El yo es el instrumento que engarza la situación y le da sentido (…) Saber qué rechazar significa tener un sentido de lo significativo y poseer una estructura que haga eficiente la búsqueda de lo significativo" (EISNER1998, p.50). [25]

Esta cuestión conlleva una especial competencia de la persona que investiga para abordar cuestiones de "sensibilidad" y "percepción" que están, a su vez, estrechamente influidas por su sistema cultural, el cual establece de alguna forma qué ver y actúa como marco de interpretación. [26]

Otro rasgo que identifica los estudios cualitativos es su carácter interpretativo. EISNER (1998) señala que la interpretación tiene dos sentidos: el investigador cualitativo trata de justificar, elaborar o integrar sus hallazgos en un marco teórico. Por otra parte, el investigador pretende que las personas estudiadas hablen por sí mismas; desea acercarse a su experiencia particular desde los significados y la visión del mundo que poseen a través de lo que GEERTZ (1987) denominó como "descripción densa". Todos estos procesos, de nuevo, están impregnados de una visión cultural. [27]

A las características expuestas, se ha venido incorporando una creciente sensibilidad hacia la atención de cuestiones relacionadas con el poder, el control, la construcción, interpretación y representación de la realidad, la legitimidad de los textos y el papel que ejercen la clase, la raza, el género y la etnicidad en los procesos de investigación. Como consecuencia de ello emerge otra nueva característica fundamental de la investigación cualitativa actual: la reflexividad. La reflexividad implica prestar atención a los diversos elementos lingüísticos, sociales, culturales, políticos y teóricos que influyen de manera conjunta en el proceso de desarrollo del conocimiento (interpretación), en el lenguaje y la narrativa (formas de presentación), e impregnan la producción de los textos (autoridad y legitimidad). Así mismo supone dirigir una mirada hacia la persona que investiga, reconociendo sus supuestos teóricos y también personales que modulan su actuación, así como su relación con los participantes y la comunidad en la que realiza el estudio (SANDIN 2003). En definitiva puede intuirse la estrecha relación entre la cultura y la investigación cualitativa, tanto desde la perspectiva del investigador como de la propia realidad (sujetos, instituciones, contextos ...) investigada. [28]

3. Retos metodológicos al investigar comunicación intercultural

Retomando a BHAWUK y TRIANDIS (1996, p.31) recordamos que la metodología a aplicar en una investigación sobre comunicación intercultural depende del problema de investigación, del conocimiento de los investigadores, de la aceptación de las técnicas y cultura por parte de las personas investigadas, entre otros muchos factores. Estos autores recomendaban enfoques emic como la técnicas etnográficas, las observaciones sistemáticas, el análisis de contenido o las entrevistas en profundidad para empezar a investigar en escenarios culturalmente muy desconocidos, y cuando la intención de la investigación fuera conocer esa realidad, ya sea en profundidad o desde una perspectiva holística pero singular. Cuando exista interés por generalizar los resultados, o facilitar posibles comparaciones entre estos y otros trabajos, sería preferible, según BHAWUK y TRIANDIS (1996) aplicar enfoques etic en los que se aplicaran métodos mixtos o exclusivamente cuantitativos. Es decir, si se considera la conceptualización epistemológica de la investigación cualitativa pareciera que se articula más convenientemente con estudios de carácter emic. Ello no significa que no pueda incluirse en la misma algún instrumento objetivo o un componente más típicamente asociado a los enfoques etic. [29]

En relación a la recogida de información cabe destacar que el/la investigador/a ha de ser consciente de la diversidad de elementos en los que la cultura puede manifestarse. En este sentido cabría plantearse hasta qué grado influye la cultura en el planteamiento, desarrollo y resultado del proceso de obtención de información. Para responder sucintamente a esta cuestión nos remitimos a las posiciones de la epistemología contemporánea. En términos generales, no se acepta que el conocimiento científico refleje y describa la realidad de un objeto tal cual es y que éste pueda identificarse y aprehenderse en una forma libre de valores (CHALMERS 1982). Es decir, se asume la manifestación, la influencia de la cultura, entre otros factores, en las actividades y procesos de acercamiento a la realidad empírica. Hoy en día se acepta que es un error defender que los enunciados observacionales son en su origen totalmente independientes de las interpretaciones teóricas que se les pueda aplicar: Las teorías sobre la cultura aportan importantes indicaciones sobre su influencia en el diseño y aplicación de las diversas técnicas y estrategias utilizadas en la investigación cualitativa para proceder a la recogida de información. Los aportes son diversos en sus fuentes y en sus orientaciones, aunque se procurará estructurarlos en torno a tres grandes ejes: el contendido de la información a recabar, el clima de la relación interpersonal intercultural generada al aplicar la técnica o estrategia y el lenguaje utilizado en el proceso de investigación. [30]

3.1 Contenido de la información a recabar

BHAWUK y TRIANDIS (1996, p.29) han presentado interesantes reflexiones y recomendaciones respecto al contenido de las entrevistas. En la entrevista, una de las técnicas fundamentales en la investigación cualitativa, la preocupación es determinar si el investigador debería adoptar un enfoque emic o etic, es decir, si se deberían formular preguntas diferentes, perfiladas desde cada cultura específica, o plantear la misma cuestión en todos los contextos culturales. Para ello, los estudios piloto serían útiles de manera que pudiera examinarse, por ejemplo, qué ideas los participantes tienen acerca de la persona entrevistadora, acerca de las propias preguntas de entrevista, y si las cuestiones les pueden parecer de alguna manera culturalmente sesgadas (PAREEK & RAO 1980). [31]

La cultura del observador puede "sesgar" qué observar y cómo. En este sentido, BHAWUK y TRIANDIS (1996, p.28) expusieron que los errores más frecuentes en las observaciones interculturales pueden surgir en la interpretación de las reacciones de los sujetos frente al observador, en el sistema de códigos utilizado y en la definición de los límites culturales de dichas conductas. Ellos recomendaron que el uso de múltiples observadores, sistemas de códigos validados en diversas culturas y una formación extensiva del observador eran estrategias útiles para reducir dichos problemas. [32]

3.2 El clima de la relación interpersonal intercultural

En referencia a la relación interpersonal que inevitablemente se desarrolla en los procesos de investigación cualitativa sobre comunicación intercultural son diversos los aportes relativos a la presencia y manifestación de la cultura. [33]

Los aspectos psicológicos relacionados con la ansiedad y sus efectos sobre las relaciones interculturales han sido estudiados por numerosos investigadores. Tal y como decían STEPHAN, STEPHAN y GUDYKUNST (1999, p.613):

"Cuando personas que proceden de diferentes grupos interactúan, experimentan de un modo u otro cierta preocupación. Preocupación que puede deberse a la posibilidad de no ser suficientemente capaces para desenvolverse, preocupación de salir perjudicado del encuentro, preocupación por poder ser víctima de malos entendidos, afrentas, etc. La ansiedad generada por todas estas posibilidades puede crear en sí misma dificultades y afectos que dificulten dicha relación". [34]

Una de las teorías con más difusión respecto a los procesos interculturales desde la perspectiva psicológica ha sido la teoría de gestión de la ansiedad por la incertidumbre (AUM) desarrollada por GUDYKUNST (1989, 1992, 1993). Esta teoría asume que la gestión de la ansiedad producida por la incertidumbre es un proceso de fundamental influencia sobre la eficacia de la comunicación y la competencia intercultural. Esta teoría fue desarrollada inicialmente a partir de la teoría de la reducción de la incertidumbre (URT) de BERGER y CALABRESE (1975). El axioma más importante de la teoría (AUM) expone que:

"La gestión de la ansiedad por la incertidumbre influye directamente sobre la eficacia de la comunicación en los encuentros interpersonales e intergrupales. Es decir, los individuos pueden comunicarse efectivamente en la medida que pueden gestionar su ansiedad y se sienten capaces de predecir con cierta probabilidad de éxito las actitudes, sentimientos y comportamientos del o de los interlocutores" (STEPHAN et al. 1999, p.614). [35]

De tal manera que a la hora de plantear una investigación cualitativa que involucra a participantes de diversas culturas debe considerarse el proceso de ansiedad que, aunque sea inconscientemente, puede embargar a todas las personas implicadas. Dicha ansiedad puede limitar las relaciones comunicativas y afectar al resto de los procesos intelectuales y relacionales que se desarrollarán en la investigación3). Por tanto, es fundamental conocer, anticipar y plantear medidas para paliar dicha ansiedad; facilitando el conocimiento y confianza mutua, así como la comunicación. [36]

El interaccionismo simbólico nos recuerda la gran importancia de la estructuración de las interacciones interculturales. Enfatiza la necesidad del compromiso en el inicio de la interacción, la negociación a lo largo del encuentro, la significación de las posiciones que adoptan las personas participantes, así como los marcos o patrones de actuación que configuran la interacción como un ritual (VILA 2005, p.55). Estas aportaciones son especialmente necesarias para el desarrollo de estrategias en las que la interacción cultural sea especialmente intensa y libre, por ejemplo, en trabajos de carácter etnográfico. [37]

Por su parte, DODD (1991) recuerda que los primeros estudios en comunicación intercultural fueron de naturaleza antropológica o retórica. Este autor perfila una teoría retórica que permite el análisis no sólo de las diferencias individuales sino también de las propiedades del contexto en el que se desarrolla la interacción, facilitando la identificación de rasgos y patrones culturales cuya comprensión redundará en una mejor relación intercultural. [38]

Existen métodos de investigación cualitativa en los que, de manera especial, la naturaleza de una buena relación es fundamental, pongamos el caso de la investigación-acción. Si dicha investigación-acción se desarrollara en un contexto marcadamente intercultural es evidente el papel clave de la comunicación entre el investigador, el resto del equipo y personas implicadas en el proceso de transformación. Recordemos la necesidad de negociación, construcción y confianza mutua entre los participantes de estos procesos de transformación. Para comprender de qué manera puede desarrollarse este tipo de relación es de utilidad la teoría de la penetración social de ALTMAN y TAYLOR (1973) que ha sido punto de referencia a la hora de analizar la dimensión de las relaciones interpersonales dentro del contexto de relaciones entre diversas culturas. Esta teoría plantea que toda relación interpersonal intercultural puede atravesar cinco estadios de desarrollo: orientación, intercambios exploratorios, intercambios afectivos, intercambio estable y mutuo conocimiento de los interlocutores. [39]

3.3 El lenguaje en el proceso de investigación

El papel del lenguaje en la investigación cualitativa intercultural es fundamental. Prestamos aquí especial atención a la función mediadora del mismo. El lenguaje es el principal medio por el que circula la información y se erige a sí mismo como transmisor de mensajes. [40]

Para la comprensión e interpretación de un idioma, la equivalencia del lenguaje es un aspecto importante (LUSTIG & KOESTER 1996; SAMOVAR, PORTER & STEFANI 1998). En este sentido pueden darse diversas situaciones en las que la falta de equivalencia sea una verdadera barrera para la comunicación y la comprensión en la investigación. Estas barreras irían desde la no equivalencia léxica a una no equivalencia experiencial, pasando por otros diversos grados de dificultades y tipologías. [41]

En referencia al lenguaje cabe resaltar las aportaciones de la teoría de la gestión coordinada de significados y reglas de DODD (1991). Esta teoría sostiene que la comunicación humana es imperfecta por naturaleza. El objetivo de la comunicación, en este caso, la desarrollada en el proceso de investigación, es la coordinación; entendida como un modelo de interacción que otorgue significado y coherencia a los participantes. [42]

La teoría sobre comunicación intercultural aporta un importante bagaje de conocimientos y recursos para identificar y comprender las diferencias comunicativas, más allá de las idiomáticas, que pueden darse en una investigación intercultural. Por ejemplo, GUDYKUNST y TING-TOOMEY (1988) o BENNETT (1998) han propuesto varios modelos sobre estilos comunicativos culturales. Tal y como recuerda VILA (2005, p.78) la diferencia entre los estilos verbales además de incidir en la comunicación entre personas de distintos referentes culturales, si se desconocen, puede dar lugar a diferencias en la interpretación. LUSTIG y KOESTER (1996) han analizado la comunicación no lineal. Por ejemplo, una persona con un estilo circular puede mal interpretar a otra que tenga un estilo de discurso más lineal, como simplista o arrogante, mientras que ésta puede valorar a la primera como ilógica o evasiva. [43]

Algunos autores como EKMAN y FRIESEN (1969) o DODD (1991) analizaron los diversos tipos de gestos no verbales en la interacción intercultural. En una entrevista o en un grupo de discusión, una mirada, un movimiento, incluso una sonrisa puede significar algo muy diferente para una cultura u otra. Además de influir en una correcta atribución del significado de estos gestos, estas diferencias también pueden alterar el clima comunicativo o influir en el desarrollo del proceso de la investigación dando lugar a la posibilidad de reducir la confianza, emerger dudas, etc. [44]

3.4 Cultura, análisis e interpretación en la investigación cualitativa

En este apartado consideraremos la presencia de la cultura en los procesos cognitivos de la investigación. Estos procesos comprenden un amplio espectro de actividades intelectuales: conocimiento, comprensión, comparación, análisis, síntesis, evaluación. Cabría preguntarse hasta qué grado influye la cultura en dichos procesos. Como ha señalado ANDERSEN (1993, p.51) las discusiones sobre raza, clase y género requieren ser meditadamente integradas en los debates sobre el proceso de investigación y análisis de datos. Ello demanda el conocimiento de las complejas, múltiples y contradictorias identidades y realidades que emergen de la experiencia colectiva. [45]

Veamos, entonces, algunas teorías y aportes conceptuales que pueden orientarnos en esta tarea. [46]

Las aportaciones de las teorías sobre el papel del lenguaje en la comunicación intercultural son significativas para esclarecer el papel de la cultura en los procesos de interpretación de la información (RODRIGO 1999). Fundamental ha sido el papel de WITTGENSTEIN (1953), quien al romper con la separación entre lenguaje y pensamiento, justificó que el lenguaje se organizaba mediante reglas de uso cultural4), siendo esta organización estructural la que da significado a los enunciados y gestos. En ese mismo sentido, según ERICKSON (1989), la base para las construcciones teóricas son los significados inmediatos y locales de las acciones, según se definen desde el punto de vista de los actores sociales. En otras palabras, interpretamos una realidad, una determinada información, según los parámetros de nuestra experiencia, en la que ocupa un lugar fundamental nuestra cultura. Ello es la causa de que un determinado fenómeno, una conducta concreta, pueda tener un significado tan diferente según la cultura de la persona que analice, que interprete dichas situaciones. [47]

Respecto a la relación entre la cultura y las teorías sobre la organización cognitiva, merece especial atención la aportación del constructivismo en los procesos de análisis, interpretación y creación intelectual. De entre sus muchas aportaciones y por su estrecha relación con la cultura, destacaríamos la construcción de los esquemas mentales (COLL, MARCHESI & PALACIOS 1990). Los esquemas mentales constituyen un sistema cognitivo que nos permiten interpretar los significados y acciones de los demás. La cultura influye en la organización de los esquemas desarrollados por las personas, justificando que las diferentes visiones e interpretaciones son culturalmente variadas. En el mismo sentido, el constructivismo subrayó la importancia del origen sociocultural de los procesos psicológicos superiores (VYGOTSKY 1979) como argumento para señalar la unión de la cultura con los procesos cognitivos y la relación entre aprendizaje, desarrollo y contextos de relación personal. [48]

Otra aportación sobre la relación de la cultura y los procesos cognitivos proviene de la tradición que estudia la influencia de los roles y los estereotipos en la creación de esquemas mentales y la categorización social (CASMIR 1991). En este sentido, la categorización social favorecería sesgos positivos hacia los propios grupos culturales de pertenencia, y sesgos negativos para los demás grupos (GUDYKUNST, 1989). En resumen, las teorías de la categorización y la atribución social facilitan el desarrollo de explicaciones para la percepción y la interpretación del comportamiento de los demás en los contextos interculturales. [49]

La etnometodología, que versa sobre el análisis de la conversación espontánea entendida como actividad social, considera que el lenguaje es un instrumento privilegiado para dar sentido a una situación. Desde este posicionamiento, la realidad no se descubre sino que se interpreta, se construye, se negocia, y se mantiene a través de las interacciones sociales. De tal manera que esta teoría nos ayudaría a analizar situaciones comunicativas interculturales desde una perspectiva constructivista e interpretativa. [50]

4. Conclusiones

El presente artículo ha intentado, desde una perspectiva general, abordar la cuestión de cómo se conceptualiza y manifiesta la cultura en el desarrollo de metodologías cualitativas aplicadas a la investigación sobre comunicación intercultural. Pese a la diversidad de definiciones, podría afirmarse que la conceptualización de cultura aplicada a los estudios sobre comunicación intercultural se caracteriza por su complejidad, dinamismo y carácter intersubjetivo; en la que se reconoce una multiplicidad de componentes que no siempre es consciente para la persona. Desde las diversas aportaciones citadas a lo largo del trabajo se ha hecho patente que la cultura está presente en el proceso de investigación, en general, y muy significativamente en la investigación cualitativa, manifestándose tanto en la fundamentación epistemológico-teórica de la misma, el proceso de acercamiento a la realidad empírica y el de análisis e interpretación. De igual modo, la teoría intercultural ha aportado elementos para hacer visible dicha influencia. Ser consciente de la misma hace más factible aceptarla, convivir con ella y gestionarla. [51]

Así, nos parece que el presente número de FQS constituye una llamada a toda la comunidad científica y disciplinar para repensar nuestra mirada sobre la otredad y al tiempo desarrollar procesos de investigación que amplíen nuestras oportunidades de convivencia y justicia social en un mundo multicultural. A lo largo del artículo, hemos destacado la relevancia cultural de las prácticas sociales, de la comunicación intercultural y de su dimensión simbólica. La breve aproximación a las cuestiones teóricas sobre la investigación cualitativa y el constructo de "cultura" pretende enfatizar la necesidad de abordar conjuntamente el campo sustantivo de la comunicación intercultural y el epistemológico, alejándonos de una discusión en el vacío sobre consideraciones de filosofía de la ciencia; tarea que entendemos debemos continuar en el futuro. La falacia de la identidad monolítica nos sitúa en la prudencia de no categorizar los estudios culturales sobre comunicación en formas estereotipadas, construidas en creencias folklóricas y esencialistas del término cultura. Por otra parte, ya sabemos que en la investigación cualitativa, el investigador se convierte en el "principal instrumento de recogida de información" y, por ello, algunos de los retos que se han señalado en el estudio de la comunicación intercultural tienen que ver con la reflexividad del investigador sobre sus propios sesgos culturales y posicionamientos teóricos, e incluso, sociales y políticos. Así como sobre la posibilidad de aprehender a partir de la transacción de mundos culturales simbólicos, individuales y colectivos, los significados de la interacción cultural. Quizá, la revisión de los métodos cualitativos de investigación en comunicación intercultural debería comenzar por una reflexión sobre la historia de vida del propio investigador puesto que ésta se encuentra inmersa en normas, valores, creencias de las propias instituciones, comunidades y movimientos en los que se inserta, dando forma ideológicamente a todo el proceso. Finalmente, resaltar que la cultura es un "sistema", no una suma fortuita de rasgos. Es un todo integrado que no puede entenderse por la atención exclusiva a uno de sus componentes, un todo que fluye, dinámico y cambiante y que se muestra en interacción con el mundo, en múltiples, complejas y diversas situaciones y contextos. De ahí, que algunos autores incluso hayan propuesto la posibilidad de acercarnos al estudio de la comunicación humana desde las actuales teorías del caos o desde el pensamiento del paradigma de la complejidad. Pero esa, sería también una futura tarea. [52]

Agradecimientos

Deseamos expresar público agradecimiento a Matthias OTTEN por la supervisión cuidadísima y profunda del texto, sus magníficas aportaciones y su apoyo incondicional durante los últimos meses de trabajo.

Notas

1) Ver tambien el artículo de OTTEN y GEPPERT (2009) en este número especial. <regresar>

2) Ver también los artículos de BUSCH (2009), MAHADEVAN (2009) y SCHWEGLER (2009) en este númeroespecial para futuras reflexiones sobre "emic"/"etic". <regresar>

3) Ver también el artículo de HOFFMAN (2009) en este número especial, quien propone un enfoque de protocolo de entrevista incremental para sensibilizar respecto este problema. <regresar>

4) Ver también el artículo de BARINAGA (2009) en este número especial respecto el papel de WITTGENSTEIN en la comunicación intercultural. <regresar>

Referencias

Adamopolous, John & Lonner, Walter (2001). Culture and psychology at a crossroad: Historical perspective and theoretical analysis. En David Matsumoto (Ed.), The handbook of culture and psychology (pp.11-34). New York: Oxford University Press.

Adler, Paul (1975).The transitorial experience: An alternative view of culture shock. Journal of Humanistic Psychology, 15, 3-23.

Ægisdóttir, Stefanía; Gerstein, Lawrence & Canel, Deniz (2008). Equivalence, bias, and translations methodological issues en Cross-Cultural Counseling Research. The Counseling Psychologist, 36(2), 188-219.

Altman, Irwin & Taylor, Dalmas (1973). Social penetration: The development of interpersonal relationships. New York: Holt, Rinehart & Winston.

Andersen, Margaret (1993). Studying across difference. Race, class and gender in qualitative research. En John Stanfield II (Ed.), Race and ethnicity in research methods (pp.39-52). London: Sage.

Aneas, Assumpta (2003). Competencias interculturales transversales en la empresa: un modelo para la detección de necesidades formativas. Tesis doctoral, http://www.tesisenxarxa.net/TDX-1223104-122502/ [consulta: 10/10/2007].

Barinaga, Ester (2009). Performative view of language—Methodological considerations and consequences for the study of culture. Forum Qualitative Sozialforschung / Forum: Qualitative Social Research, 10(1), Art. 24, http://nbn-resolving.de/urn:nbn:de:0114-fqs0901244.

Benedict, Ruth (1967). El hombre y la cultura. Buenos Aires: Editorial Sudamericana.

Bennett, Milton (1988). Basic concepts of intercultural communication: Selected readings. Yarmouth: Intercultural Press.

Berger, Charles & Calabrese, Richard (1975). Some explorations in initial interaction and beyond: Toward a developmental theory of interpersonal communication. Human Communication Research, 17, 99-112.

Bhawuk, Dharm & Triandis, Harry (1996). The role of culture theory in the study of culture and intercultural training. En Dan Landis & Richard W. Brislin (Eds.), Handbook of intercultural training (pp.17-34). Thousand Oaks: Sage.

Brislin, Richard; Lonner, Walter & Thorndike, Robert (1973). Cross-cultural research methods. New York: John Wiley.

Busch, Dominic (2009). The notion of culture in linguistic research . Forum Qualitative Sozialforschung / Forum: Qualitative Social Research, 10(1), Art. 50, http://nbn-resolving.de/urn:nbn:de:0114-fqs0901508.

Casmir, Fred (1991). Introduction: Culture, communication, and education. Communication Education, 40, 228-234.

Casmir, Fred (1993). Third-culture building: A paradigm shift for international and intercultural communication. Communication Yearbook, 16, 407-428.

Casmir, Fred (1999). Foundations for the study of intercultural communication based on a third-culture building model. International Journal of Intercultural Relations, 23(1), 91-116.

Chalmers, Alan (1982). ¿Qué es esa cosa llamada ciencia? Una valoración de la naturaleza y el estatuto de la ciencia y sus métodos. Madrid: Siglo XXI.

Chen, Guo-Ming & Starosta, William (1998). Foundations of intercultural communication. Boston: Allyn & Bacon.

Chomsky, Noam (1957). Syntactic structures. Paris: Mouton The Hague

Chomsky, Noam (1968). Language and mind. New York: Harcourt Brace.

Coll, César; Marchesi, Álvaro & Palacios, Jesús (1990). Desarrollo psicológico y educación. Madrid: Alianza Editorial.

Condon, John & Yousef, Fathi (1977). An introduction to intercultural communication. Indianapolis: The Bobbs-Merrul Educational Publishing.

Dodd, Charles Harold (1991). Dynamics of intercultural communication. Dubuque, A: Wm.C.Brown Publishers.

Eisner, Elliot (1998). El ojo ilustrado. Indagación cualitativa y mejora de la práctica educativa. Barcelona: Paidós.

Ekman, Paul & Friesen, Wallace (1969). The repertoire of nonverbal behaviour: Categories, origins, usage and coding. Semiotica, 1,49-98.

Erickson, Frederick (1989). Métodos cualitativos de investigación sobre la enseñanza. En Merlin Wittrock (Ed.), La investigación de la enseñanza, II. Métodos cualitativos y de observación (pp.195-301). Barcelona: Paidós/M.E.C.

Fodor, Jerry (1986). La modularidad de la mente. Madrid: Morata

French, Wendell & Bell, Cecil (1979). Organizational development. New Jersey: Prentice Hall.

Geertz, Clifford (1987). La interpretación de las culturas. Barcelona: Gedisa.

Guba, Egon & Lincoln, Yvonna (1994). Competing paradigms in qualitative research. En Norman Denzin & Yvonna Lincoln (Eds.), Handbook of qualitative research (pp.105-117). London: Sage.

Gudykunst, William (1989). Intercultural communication theory. Current perspectives. Newbury Park: Sage.

Gudykunst, William (1992). Communicating with strangers: An approach to intercultural communication. New York: McGraw-Hill.

Gudykunst, William (1993). Toward a theory of effective interpersonal and intergroup communication. En Richard L. Wiseman & Jolene Koester (Eds.), Intercultural communication competence (pp.33-71). London: Sage.

Gudykunst, William (1994). Bridging differences: Effective intergroup communication (2ª ed.). Thousand Oaks, CA: Sage.

Gudykunst, William & Ting-Toomey, Stella (1988). Culture and interpersonal communication. London: Sage.

Hall, Edward (1959). The silent language. New York: Anchor Books.

Hoffman, David (2009). Multiple methods, communicative preferences and the incremental interview approach protocol. Forum Qualitative Sozialforschung / Forum: Qualitative Social Research, 10(1), Art. 41, http://nbn-resolving.de/urn:nbn:de:0114-fqs0901419.

Keesing, Roger (1974). Theories of culture. Annual Review of Anthropology, 3, 73-97.

Kim, Young-Yun (1977). Communication patterns of foreign immigrants in the process of acculturation. Human Communication Research, 41, 66-76.

Kim, Young-Yun (1988). Contexts of cross-cultural adaptation. En Howard Giles & Cheris Kramarae (Eds.), Communication and cross-cultural adaptation: An integrative theory (pp.3-31). Clevedon: Multilingual Matters.

Kim, Young-Yun (1992). Intercultural communication competence: A systems-theoretic view. En William Gudykunst & Young-Yun Kim (Eds.), Readings on communicating with strangers. An approach to intercultural communication (pp.371-381). New York: McGraw Hill.

Kluckhohn, Clide & Strodtbeck, Fred (1961). Variations in value orientations. Evanston: Row Peterson.

Lincoln, Yvonna & Denzin, Norman (2000). The seventh moment. Out of the past. En Norman Denzin & Yvonna Lincoln (Eds.), Handbook of qualitative research (pp.1047-1065). London: Sage.

Lomas, Carlos; Osorio, Andres & Tusón, Amparo (1993). Ciencias del lenguaje, competencia comunicativas y enseñanza de la lengua. Barcelona: Paidós.

Lustig, Myron & Koester, Jolene (1996). Intercultural competence: Interpersonal communication across cultures. New York: Harper Collins.

Mahadevan, Jasmin (2009). Redefining organizational cultures: An interpretative anthropological approach to corporate narratives. Forum Qualitative Sozialforschung / Forum: Qualitative Social Research, 10(1), Art. 44, http://nbn-resolving.de/urn:nbn:de:0114-fqs0901440.

Malinowski, Bronislaw (1922). The argonauts of the Western Pacific: An account of native enter-prise and adventure in the Archipielagoes of Melanesian New Guinea. London: Routledge.

Otten, Matthias & Geppert, Judith (2009). Mapping the landscape of qualitative research on intercultural communication. A hitchhiker's guide to the methodological galaxy. Forum Qualitative Sozialforschung / Forum: Qualitative Social Research, 10(1), Art. 52, http://nbn-resolving.de/urn:nbn:de:0114-fqs0901520.

Pareek, Udai & Rao, Venkateswara (1980). Cross-cultural surveys and interviewing. En Harry Triandis & John Berry (Eds.), Handbook of cross-cultural psychology, Vol. 2 (pp.127-180). Boston: Allyn & Bacon.

Pedersen, Paul (1994). A handbook for developing multicultural awareness. Alexandria: Americans Counselling Association.

Pedersen, Paul (1997). Culture-centred counselling interventions. Thousand Oaks: Sage.

Rodrigo, Miguel (1999). La comunicación intercultural. Barcelona: Anthropos.

Samovar, Larry; Porter, Richard & Jain, Nemi (1981). Understanding intercultural communication. Belmont: Wadsworth Publishing Company

Samovar, Larry; Porter, Richard & Stefani, Lisa (1998). Communication between cultures. Belmont: Wadsworth Publishing Company.

Sandín, M. Paz (2003). Investigación cualitativa en educación. Fundamentos y tradiciones. Madrid: McGraw-Hill.

Schwegler, Ulrike (2009). The challenge of researching trust in intercultural cooperation. Forum Qualitative Sozialforschung / Forum: Qualitative Social Research, 10(1), Art. 48, http://nbn-resolving.de/urn:nbn:de:0114-fqs0901486.

Silverman, David (1997). Qualitative research. Theory, method and practice. London: Sage.

Stanfield II, John (1993). Epistemological considerations. En John Stanfield II (Ed.), Race and ethnicity in research methods (pp.16-36). London: Sage.

Stephan, Walter; Stephan, Cookie & Gudykunst, William (1999). Anxiety in intergroup relations: A comparison of anxiety/uncertainty management theory and integrated threat theory. International Journal of Intercultural Relations, 23(4), 613-628.

Tanaka-Matsumi, Junko (2001). Abnormal psychology and culture. En David Matsumoto (Ed.), The handbook of culture and psychology (pp.265-286). New York: Oxford University Press.

Taylor, Edward (1920 [1871]). Primitive culture. New York: J.P. Putnam’s Sons.

Ting-Toomey, Stella (1984). Qualitative research. An overview. En William Gudykunst & Young-Yu Kim (Eds.), Methods for intercultural communication research (pp.169-184). Beverly Hills: Sage.

Ting-Toomey, Stella (1999). Communicating across cultures. New York: Guilford Press.

Triandis, Harry (2000). Dialectics between cultural and cross-cultural psychology. Asian Journal of Social Psychology, 3, 185-195.

Vila, Ruth (2005). La Competencia Comunicativa Intercultural. Un estudio en el primer ciclo de la ESO. Tesis Doctoral, http://www.tesisenxarxa.net/TDX-1216105-135329/ [consulta: 10/10/2007].

Vygotsky, Lev (1977). Pensamiento y lenguaje. Buenos Aires: La Pléyade.

Vygotsky, Lev (1979). El desarrollo de los procesos psicológicos superiores. Barcelona: Crítica.

Wittgenstein, Ludwig (1953). Investigaciones filosóficas. Madrid: Crítica.

Autoras

Dra. María Assumpta ANEAS, pertenece al grupo de investigación GREDI (Grupo de Investigación en Educación Intercultural) de la Universidad de Barcelona. Profesora en el Departamento de Métodos de Investigación en Educación (Facultad de Pedagogía de la Universidad de Barcelona). Su línea principal de investigación se centra en las competencias interculturales, en la metodología de investigación cualitativa y la integración de la inmigración. Miembro de la IAIR. Actualmente es presidenta de SIETAR España.

Contacto:

María Assumpta Aneas

Departament de Mètodes d’Investigació i Diagnòstic en Educació
Facultat de Pedagogia
Universitat de Barcelona
Passeig de la Vall Hebron, 171, Edifici Llevant
08035 Barcelona, España

Tel.: 34 93 40 35 219, 34 607 65 60 78
Fax: 34 93 40 35 011

E-mail: aaneas@ub.edu
URL: http://www.gredi.net/

 

Dra. María Paz SANDÍN, pertenece al grupo de investigación GREDI (Grupo de Investigación en Educación Intercultural) de la Universidad de Barcelona. Profesora Titular de Métodos de Investigación Cualitativa en la Facultad de Pedagogía de la Universidad de Barcelona. Su línea principal de investigación se centra en la educación intercultural y para la ciudadanía. Ha desarrollado numerosas investigaciones de corte etnográfico, investigación acción y evaluación participativa. Docente en métodos de investigación cualitativa y especialista en el tratamiento de datos cualitativos a través de programas informáticos.

Contacto:

María Paz Sandín

Departament de Mètodes d’Investigació i Diagnòstic en Educació
Facultat de Pedagogia
Universitat de Barcelona
Passeig de la Vall Hebron, 171, Edifici Llevant, 2ª planta, Dpt. MIDE
08035 Barcelona, España

Tel.: 34 93 40 35 219
Fax: 34 93 40 35 011

E-mail: mpsandin@ub.edu
URL: http://www.gredi.net/

Cita

Aneas, María Assumpta & Sandín, María Paz (2009). Investigación sobre comunicación intercultural: Algunas reflexiones sobre cultura y metodología cualitativa [52 párrafos]. Forum Qualitative Sozialforschung / Forum: Qualitative Social Research, 10(1), Art. 51, http://nbn-resolving.de/urn:nbn:de:0114-fqs0901519.

Revised 2/2009



Copyright (c) 2009 Maria Assumpta Aneas, María Paz Sandín

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International License.