Volumen 6, No. 3, Art. 18 – Septiembre 2005

Investigación social cualitativa en España: presente, pasado y futuro. Un retrato

Miguel S. Valles & Alejandro Baer

Resumen: La tarea de cartografiar ha acompañado siempre el avance del conocimiento, en muy diferentes disciplinas. Con este espíritu abordamos el presente artículo, en el que nos proponemos esbozar un mapa posible de la metodología cualitativa en España. Procederemos, sin embargo, más como un pintor que compone su obra añadiendo capas, combinando colores y perspectivas. Así, el mapa – o más bien el retrato – resultante intenta ser una ventana a través de la cual poder observar el pasado, presente y futuro (PPF) de la investigación social cualitativa en nuestro país.

Palabras clave: métodos cualitativos, maestros españoles, escuelas, metodología biográfica, metodología del grupo de discusión, tendencias, pasado, presente, futuro

Índice

1. Introducción: historia mínima de este artículo, bases metafóricas y conceptuales de un programa de investigación

2. Sobre la génesis y la cronología de la investigación social cualitativa

3. Esbozando el caso español

3.1 Etapa I: Raíces remotas en la reforma social y en la novela (finales XIX-principios del XX)

3.2 Etapa II: Raíces en la filosofía alemana y en la sociología filosófica de ORTEGA Y GASSET

3.3 Etapa III: Paréntesis de la Posguerra Civil Española y el Exilio

3.4 Etapa IV: Raíces sociológicas cercanas

3.5 Etapa V: El boom de la investigación social cualitativa: ¿uso y abuso?

3.6 Etapa VI: Especialización y sistematización de la investigación social cualitativa

4. Metodología e investigación biográfica en España: la maestría y el grupo alrededor de MARSAL como punto de referencia

5. Metodología e investigación social cualitativa con grupos de discusión en España: el magisterio de IBÁÑEZ y su discipulado

6. Presente y futuro de la metodología cualitativa en España

Agradecimientos

Notas

Referencias

Autores

Cita

 

1. Introducción: historia mínima de este artículo, bases metafóricas y conceptuales de un programa de investigación

Todo escrito tiene detrás su pequeña historia. El conocimiento de ésta suele ayudar a que el lector comprenda y relativice lo que quien firma cuenta. En nuestro caso, la convocatoria de comunicaciones sobre "The State of the Art of Qualitative Social Research in Europe" (el estado de la cuestión de la investigación social cualitativa en Europa) transmitía dos ideas, expresadas con el atractivo del lenguaje metafórico. Una, la referencia a una labor pictórica por hacer: el panorama de la investigación cualitativa en cada una de las sociedades europeas. Dos, el reconocimiento de estar iniciando algo similar a una "cartografía de los métodos cualitativos en Europa". Nuestra aportación vendría a ser un primer esbozo pictórico-cartográfico del caso español, dentro del proyecto de mapa europeo. [1]

Puestos a trabajar, enseguida advertimos que nuestra actividad se asemejaba más al modo de representación del pintor que traza un paisaje y los personajes en un lienzo; y menos al de un cartógrafo. La misma palabra retrato o cuadro, entendíamos, no tiene tampoco la connotación de precisión de una fotografía; ni sugiere la labor documental minuciosa del historiador. Si bien, no descartábamos del todo ninguno de estos enfoques o sus herramientas. La metáfora del pintor servía para transmitir mejor un modo de proceder acorde con nuestra postura metodológica. Tal y como procede un pintor, hemos querido añadir capas, colores y perspectivas (es decir, profundidad) a lo largo de nuestro recorrido descriptivo e interpretativo del caso español. [2]

Queremos advertir que éste es un primer resultado de un proyecto de investigación que no acaba aquí. En todo caso, debe quedar claro que el cuadro que mostramos debe ser considerado como una ventana (entre otras posibles) a través de la cual poder observar el pasado, presente y futuro (PPF) de la investigación social cualitativa en nuestro país. La particularidad que hemos denominado PPF de nuestro retrato se asienta sobre las dimensiones de tiempo, espacio y contexto social y cultural que constituyen el escenario en que se cruzan y encadenan las biografías intelectuales de diversas generaciones de investigadores. Entiéndase este trabajo como un esbozo manifiestamente subjetivo y parcial. No sólo por la tarea de indagación documental, conversacional y de encuesta pendiente, sino porque la labor de retratar (como la de biografiar o autobiografiarse) tiene un componente de sello artístico, de firma. Para entender mejor esta concurrencia de sentidos, ayuda el testimonio del sociólogo que se enfrenta a la tarea de hacer la semblanza de una figura intelectual eminente de su sociedad, con la que le une una relación paterno-filial. Este es el caso de Eduardo LÓPEZ-ARANGUREN (1992) al prologar el testimonio autobiográfico de su padre, José Luis L. ARANGUREN, sobre la vejez. El sociólogo advierte de la "visión subjetiva" y "parcial" de su retrato. Pero a continuación afirma:

"ninguno de los sucesivos retratos es, espero, como esos cuadros en los que el pintor toca y retoca hasta eliminar todas las imperfecciones del retratado con el fin de que éste quede completamente satisfecho con la obra. Mi padre sería el primer descontento si yo hiciera aquí tal cosa" (p.13). [3]

En nuestro caso, los autores de esta panorámica de la investigación social cualitativa en España, nos sentimos en una situación similar. Asumimos la procelosa tarea de ofrecer un retrato familiar. Entre los pintores y los retratados hay relaciones de parentesco de todo tipo (próximas, lejanas). Y, además, entendemos que al hacerlo se ofrece una cierta silueta de nuestro autorretrato. Es sabido que el autor de una obra, se haga visible (como VELÁZQUEZ en Las Meninas) o no en ella, deja una traza de sí mismo. [4]

Para concretar este planteamiento, hacemos una propuesta de relieve histórico-biográfico, que ayude a entender la investigación social cualitativa en España en relación con su historia y con las generaciones de maestros y discípulos en este campo1). Hemos juzgado pertinente barajar tanto la periodización sociohistórica, como la nominación de individualidades y grupos que componen la malla reticular de relaciones científicas y de amistad2). No hay un propósito de exhaustividad o de inventario, sino de identificación de al menos lo más relevante en los métodos cualitativos más destacados. Nuestra mirada al pasado se detiene, sobre todo, en el pasado más cercano; en la "historia inmediata", que dijera IBÁÑEZ, el que fuera un gran maestro de los cualitativistas españoles y de no pocos iberoamericanos. Desde ahí creemos poder entender mejor el presente. Y desde éste señalamos algunas de las principales tendencias a futuro. [5]

En el abstract remitido a los organizadores del encuentro de Berlín (véase KNOBLAUCH, FLICK & MAEDER 2005), expresábamos nuestra disposición al relato de lo vivido o conocido, pero también a la sorpresa y el descubrimiento de toda empresa investigadora.

“Nuestro trabajo intenta ser un ejercicio de reflexión e indagación metodológica. Partimos de conocimiento previo, generado en años de experiencia docente e investigadora en España. También esperamos que nuevos descubrimientos emerjan como resultado de este esfuerzo de retrato y cartografía. El acto de dibujar o actualizar un mapa siempre alberga un efecto sorpresa. No fue por casualidad que las Indias de Colón resultaran ser las Américas.” [6]

En la redacción final de este paper topamos con la referencia al descubrimiento de América, que hace Ian DEY (2004) en un capítulo dedicado a la grounded theory (teoría fundamentada), para ilustrar los conceptos de deducción, inducción y abducción. El autor señala que la noción de abducción da un "enfoque diferente a la lógica del 'descubrimiento' en la teoría fundamentada". La razón es que no se descubren tanto los hechos como las formas de conectarlos.

"(…) Al igual que en el 'descubrimiento' de América, lo que es descubierto por vía de la recontextualizacón no es tanto un nuevo fenómeno per se como un nuevo significado o interpretación. América se convirtió en el Nuevo Mundo a través del 'descubrimiento', no de un continente ya habitado, sino de sus nuevas conexiones con lo que pasó a ser el 'viejo' mundo" (DEY 2004, p.91). [7]

Para nosotros, en este particular descubrimiento y recontextualización del caso español para las Américas y las Europas de hoy, las nuevas conexiones son el mapa de redes de investigadores con prácticas sobresalientes, maestros y discípulos. Esta cartografía queremos que sea una referencia relevante. Pero en el sentido de complementar otros relatos existentes hoy o, posibles, en el futuro. [8]

Los autores de este paper pertenecen a dos generaciones de sociólogos en España. Somos conscientes de las dificultades que supone esbozar un mapa de un territorio cuyas fronteras están borrosas; un territorio habitado por sociólogos, psicólogos sociales y antropólogos, entre otros3), quienes han hecho uso y contribuido al desarrollo de las técnicas cualitativas de investigación social. Precisamente esta amplitud, inabarcable en un artículo, nos ha obligado a centrar nuestro retrato principalmente en el ámbito de la sociología. [9]

2. Sobre la génesis y la cronología de la investigación social cualitativa

Vaya por delante nuestro planteamiento favorable a repensar la historia, individual y colectiva; mediante testimonios autobiográficos e investigaciones hechas por sociólogos, historiadores o desde otras disciplinas afines4). Cuantas más sean las aportaciones, tanto mejor. Esta es una tarea, sin duda, difícil y arriesgada; pero no por ello descartable. No se trata de un mero ejercicio de erudición. Está en juego, entre otras cosas, la capacidad de introspección, de autocrítica o evaluación interna de los investigadores en su campo. Hay en este empeño, también, una intención de rendir homenaje, de aportar otras memorias posibles y de adquirir conciencia del momento y lugar en el que nos encontramos, dentro de unas coordenadas que se proyectan en el tiempo y el espacio. A comienzos de 1997, en un manual español sobre investigación social cualitativa, se advertía de la necesidad de combinar al menos cuatro perspectivas históricas sobre la génesis y el desarrollo en este campo (VALLES 1997, pp.21-34). Tres de ellas (las más conocidas internacionalmente) habían sido publicadas en el manual de DENZIN y LINCOLN (1994), con las firmas de HAMILTON, de VIDICH y LYMAN; y las de los editores mencionados. En esa misma fecha, el sociólogo español Fernando CONDE, había dado a conocer, en otro manual hecho en España (DELGADO & GUTIÉRREZ 1994), una perspectiva que remontaba la génesis de lo cualitativo (frente a lo cuantitativo) al planteamiento aristotélico (frente al platónico). Ya se anotaba entonces, por VALLES, que los cuatro relatos historiados se enriquecían mutuamente; y que ninguno por separado lograba transmitir el efecto cognitivo que proporciona la lectura cuádruple. Se presumía mayor amenidad en el recorrido histórico de VIDICH y LYMAN, desde los orígenes más remotos de la antropología y la sociología norteamericana en el siglo XV (encuentro con el "otro") hasta la actualidad; y en la delimitación de cinco momentos de DENZIN y LINCOLN, circunscrita al siglo XX. A pesar de advertir un elevado nivel de simplificación en ambos relatos. [10]

Hoy es sabido que en la segunda edición de su manual, DENZIN y LINCOLN (2000) amplían su periodización a siete momentos, tratando de reflejar mejor las pautas principales de los últimos años del XX. A nuestro juicio, un análisis detenido de la composición de capítulos en la insólita reedición (pues desaparecen algunos colaboradores y hay muchas firmas nuevas) desvela más que la apenas remozada periodización. En todo caso, es encomiable este esfuerzo de actualización. Ahora bien, interesa señalar aquí las reacciones que ha provocado este particular trazado histórico. Por un lado, la propuesta de DENZIN y LINCOLN ha animado a que en países como Alemania (FLICK 2004)5) o Finlandia (RYEN 2004) se hayan redoblado los esfuerzos de pensar en su propia historia, de manera comparada y crítica. Por ejemplo, FLICK aporta una interesante secuencia de seis fases en la historia de la investigación cualitativa en Alemania6), que contrapone a los siete momentos definidos por DENZIN y LINCOLN para Estados Unidos7). El resultado de esta comparación ofrece un marcado contraste. FLICK (2004, p.24) expresa un claro reproche a la periodización del caso norteamericano. A saber, que se haya "destacado el papel de la presentación en el proceso de investigación, la crisis de representación y la relatividad de lo que se presenta"; a costa de dejar en un segundo plano "los intentos de formalizar y canonizar los métodos". [11]

Por su parte, la presentación conjunta que firman SEALE, GOBO, GUBRIUM y SILVERMAN (2004, pp.1-2), como editores de un nuevo manual, va más allá en su crítica a la periodización de DENZIN y LINCOLN. No sólo se previene de los efectos no deseados derivados de la categoría del relato: "progress narratives" (narrativas de progreso). Se afirma, con rotundidad, que "esta forma de entender el vasto y variado campo de la investigación cualitativa está, a nuestro entender, equivocada". La razón que se aduce tiene que ver con la "gran diversidad de aproximaciones teóricas, problemas prácticos y tradiciones de investigaciones locales" existentes en un abanico muy abierto de autores procedentes de muy diversas disciplinas o profesiones. Algo que, en su opinión, no sólo pudiera acarrear "que cualquier categorización de la práctica de investigación cualitativa en una serie de etapas progresivas corre el riesgo de ser percibida como inútil, además de ideológica"; sino incluso que "puede prevenir que las personas aprendan unas de otras". Esta última frase es la que nos suscita menor aquiescencia. Sobre las posibles lecturas ideológicas que pudiera ofrecer esta periodización, no consideramos que sea razón para evitar el ejercicio intelectual de historiar y someter al veredicto (de la comunidad científica presente y futura) que hace posible la publicación. También es probable que cause efectos ideológicos, no deseados, la presentación ahistórica de la práctica investigadora, opción sin duda menos arriesgada y más cómoda. No es el caso de la obra editada por SEALE, GOBO, GUBRIUM y SILVERMAN (2004), gracias en gran parte al excelente capítulo final firmado por el finlandés Pertti ALASUUTARI. Anotemos brevemente su aporte. [12]

En este caso, la crítica va acompañada de una propuesta conceptual de relato histórico alternativo a la narrativa de DENZIN y LINCOLN. Para ALASUUTARI (2004) es preciso superar el relato etnocéntrico de la modernización y el progreso, elaborado sobre una metáfora temporal, y basarlo en una metáfora espacial que pivote sobre el concepto globalización. No se trata tanto de descartar el enfoque temporal, como de aprovechar las ventajas de un planteamiento complementario, que facilita la indagación de "múltiples caminos de influencia en el mundo de los investigadores, obras e instituciones académicas" (p.601). Se pone en cuarentena la consideración de la génesis y el desarrollo de la investigación cualitativa desde un solo centro; y se barajan las nociones de simultaneidad e interconexión. De fondo hay un escenario internacional caracterizado y condicionado por relaciones asimétricas (o estructuras del tipo centro-periferia) en la difusión de las teorías, los modelos, las investigaciones. Su análisis resulta tan sutil y penetrante, como sencilla es la expresión de éste: "las teorías y metodologías formuladas desde una posición central son más fácilmente escuchadas y vistas" (p.601) Pero nos aporta además la confirmación de que no va muy errado el enfoque elegido para nuestro particular relato del caso español.

"Muy raramente somos testigos del desarrollo de una herramienta totalmente nueva, aunque cada usuario deje su huella sobre las herramientas que emplea. Lo mismo ocurre con la investigación cualitativa como un área especial. En vez de asumir el proceso unidireccional de la ciencia, deberíamos percibir el escenario de la investigación cualitativa como una serie de redes interconectadas. Como las disciplinas humanas tratan problemas localmente importantes, las ideas teóricas y metodológicas son descubiertas del 'archivo' colectivo global o inventadas nuevamente cada vez que se hace uso de ellas" (ALASUUTARI 2004, p.602). [13]

De esta declaración se deduce la pertinencia de abordar el trabajo cartográfico o pictórico de la investigación social cualitativa (en España, por ejemplo) como aquí lo intentamos. No obstante, vaya por delante también la reflexión autocrítica que cabe derivar igualmente de estas palabras, aunque su autor no parece que llegue a explicitarla. Esto es, la visión de una malla de influencias mutuas entre grupos de investigadores, ubicados en el tiempo y en el espacio, parece contradecir la idea de un corpus de investigación propio de cada país o agrupación de países8). Sin embargo, la sociedad en la que vive y trabaja el sociólogo acaba condicionando sus líneas de investigación y hasta su modo de llevarlas a cabo. Ello no descarta las influencias externas, la pertenencia a escuelas transnacionales. Habría que añadir su pertenencia generacional, la que le viene dada por la fecha de nacimiento; y que le supone un engarce particular en el contexto social de su época9). La insistencia de LINCOLN y DENZIN (2000) en conectar el pasado con el presente y el futuro, hasta el punto de abrir y cerrar su nueva edición con "la metáfora del puente", merece reconsiderarse pues ofrece orientación y muestra hasta qué punto reaccionan ante sus críticos10). [14]

3. Esbozando el caso español

Tal como se expresó en la presentación oral de este paper en Berlín, hay acontecimientos políticos que han marcado particularmente la vida individual y colectiva de los españoles en el último siglo. Este es el caso, sobre todo, de la Guerra Civil (1936-39) y la Dictadura de Franco (1939-1975). Bajo este condicionamiento, y el de la democracia que llega hasta nuestros días, ha tenido lugar la gran transformación de la sociedad española contemporánea, en lo económico y cultural también. Sin este contexto es difícil entender la práctica de la investigación social cualitativa en España. Como veremos, no solo las biografías sino también las inquietudes intelectuales de quienes se han ocupado de pensar la sociedad (y entre ellos los sociólogos) están imbricadas en esta historia. Los sociólogos cualitativos españoles pueden rastrear en ella el porqué de sus objetos de estudio, así como de los particulares enfoques metodológicos para el abordaje de los mismos. [15]

Nuestra propuesta se beneficia de los escritos de SARABIA y ZARCO (1997), entre otros11); especialmente en las primeras tres etapas. Si bien, planteamos denominaciones e incluso fechas diferentes; añadimos un sexto momento; subrayamos el papel del maestro de la Escuela de Barcelona (MARSAL) en el cuarto período y el de algunos de sus colegas y discípulos en las etapas recientes; y definimos las dos últimas etapas con más énfasis en la práctica de la investigación social cualitativa que en la mera reflexión metodológica (Ilustración 1).

Encuadre temporal

Denominación de la etapa ISC

Segundo brochazo

I. Finales XIX-1924

Raíces en la reforma social y la literatura

Investigaciones del Instituto de Reformas Sociales

II. 1913/17-1939

Raíces filosóficas alemanas

Neokantismo, fenomenología, sociología filosófica

III. 1940-1953/59

Paréntesis de la post-guerra civil y el exilio

Mínima investigación frente a máxima experiencia social

IV. 1953/59-1975

Raíces sociológicas cercanas

Final del régimen de Franco. Psicoanálisis, marxismo,… Recepción de la sociología estadounidense

V. 1974-1993

Auge de la ISC: ¿uso y abuso?

Transición democrática, institucionalización de la ISC

VI. 1994-2004/2010

Especialización y sistematización en la ISC

Viejas y nuevas: generaciones, teorías, prácticas …

Figura 1: Etapas de la investigación social cualitativa en España [16]

3.1 Etapa I: Raíces remotas en la reforma social y en la novela (finales XIX-principios del XX)

En lo que atañe a este primer momento, coincidimos en parte con algunos autores (ORTÍ 1984; SARABIA & ZARCO 1997) sobre los escasos antecedentes de investigación social cualitativa propiamente dicha. La excepción que suele señalarse remite a los trabajos del Instituto de Reformas Sociales12). Fue fundado en 1903, aunque ya existía años antes como Comisión de Reformas Sociales13), y disuelto en 1924. Se han señalado similaridades entre estos trabajos y los de LE PLAY en Francia o los de BOOTH y los WEBB en Inglaterra. En España, la obra de COSTA resulta igualmente destacable14). Así como el papel del Ateneo de Madrid, donde COSTA presentó el estudio de 1902, que había surgido en la sección de ciencias sociales de esta institución. [17]

Por nuestra parte, consideramos relevante además el papel de los escritores, algunos de ellos con relieve intelectual especial, político o filosófico. PÉREZ GALDÓS sería uno de ellos. Pero nos referimos igualmente a la llamada novela social e intelectual de autores como BAROJA, UNAMUNO, PALACIO VALDÉS o CLARÍN, que han contribuido al conocimiento de la sociedad española y a la formación de las generaciones de pensadores e investigadores siguientes15). Más que una relación detallada de estos, interesa mencionar en esta breve síntesis, otro detalle que ilustra la influencia de esta sobresaliente literatura en los maestros directos de los sociólogos que van a ejercer desde los años 1960 hasta hoy.

"Siendo todavía estudiante, me llegó al alma un consejo de Arboleya16). Para conocer bien los entresijos de la sociedad española actual había que adentrarse en la fraga espesa de las novelas que se escribieron durante la época de la Restauración" (DE MIGUEL 2002b, p.1104). [18]

En el apartado 2 (centrado en la maestría y el discipulado de MARSAL), al referirnos a la obra de Amando DE MIGUEL, se añade un apunte sobre cómo se ha materializado esta recomendación en la práctica de la investigación social cualitativa en España. De momento, conviene anotar – pensando en el lector de otros contextos nacionales –, que la relación de la etnografía antropológica y sociológica con los géneros literarios es conocida y reconocida en otras latitudes (ATKINSON et al. 1999, pp.465-466). [19]

3.2 Etapa II: Raíces en la filosofía alemana y en la sociología filosófica de ORTEGA Y GASSET

El segundo período parte de la crisis socioeconómica y parlamentaria (1913-1917), incluye la dictadura de Primo de Rivera (1923-1930) y la II República (1931-1936) y llega hasta el final de la Guerra Civil (1936-1939). Una característica relevante de este período es la importante influencia de dos corrientes de pensamiento alemán: neokantismo y fenomenología (SARABIA & ZARCO 1997). Como advierten estos autores, para algunos sociólogos españoles esta influencia es valorada como positiva. Otros han interpretado esta influencia como un declive o abandono de la verdadera perspectiva sociológica, entendiendo por ésta los estudios empíricos. [20]

Nosotros sostenemos que estas corrientes de pensamiento son importantes en la búsqueda de las raíces de la metodología cualitativa en el mundo. No obstante, los principios teóricos deberían tener su correspondiente aplicación práctica en la investigación social, y esto en esta etapa todavía no se produce. Finalmente, el segundo brochazo del retrato de este período es la figura intelectual del filósofo ORTEGA Y GASSET, aunque su aportación sociológica también es objeto de controversia. El giro idealista y elitista atribuido a su filosofía, es objeto de crítica para algunos, mientras que para otros Ortega despertó la conciencia sociológica, tal y como apuntan Bernabé SARABIA y Juan ZARCO17). Sobre la sociología de ORTEGA Y GASSET (y la de sus discípulos), conviene consultar hoy la aportación de José CASTILLO CASTILLO (2001), para valorar con mayor conocimiento las raíces de la investigación social cualitativa que aquí se destacan. [21]

3.3 Etapa III: Paréntesis de la Posguerra Civil Española y el Exilio

La tercera etapa de nuestra periodización abarca desde el final de la Guerra Civil (1936-1939) hasta el tratado entre España y los EEUU (1953) que hizo posible el plan económico de estabilización (1959). Esto también es motivo de debate y hay autores que prefieren el año 1953, otros 1956 (SARABIA & ZARCO 1997). Ciertamente, este momento representa un paso importante tras el declive e interrupción de la investigación social que caracterizó la etapa anterior (ÁLVAREZ-URÍA & VARELA 2000, pp.153-156). Creemos importante subrayar la siguiente paradoja. Los períodos II y III proveen algunos de los principales temas o fenómenos de la investigación social cualitativa en los períodos subsiguientes y hasta nuestros días. Esto es, la experiencia de la guerra civil y la posguerra, la ideología y la represión del franquismo, la oposición del movimiento obrero y estudiantil, el exilio (de minorías intelectuales) y la emigración a Latinoamérica y Europa. [22]

3.4 Etapa IV: Raíces sociológicas cercanas

El cuarto período (lo hemos denominado raíces cercanas y raíces de investigación sociológica18)) llega hasta la muerte de Franco (1975). Subrayamos que, aunque las universidades europeas pierden la primacía (que ganan las estadounidenses), para comprender la perspectiva sociológica de aquellos años en España (y de los años siguientes, hasta la actualidad) debemos recordar la influencia del psicoanálisis, la semiótica y el marxismo. En otras palabras, las universidades francesas. La principal figura de este período es Jesús IBÁÑEZ, fundador del instituto ALEPH de investigación de mercado en Madrid, en 1958, y maestro de un grupo extraordinario de investigación alrededor de la metodología del grupo de discusión. El grupo fue primero aplicado a la investigación de mercado en combinación con las encuestas y, más tarde, a la investigación social en general. Se trata de la llamada Escuela Cualitativa de Madrid. [23]

La recepción de la sociología estadounidense en estos años no se limita a MERTON Y LAZARSFELD, y sus enfoques macro-sociológicos y cuantitativos19). En la joven generación de sociólogos españoles podemos también encontrar la influencia de la sociología de THOMAS y ZNANIECKI, MILLS, GOFFMAN, GOULDNER o GLASER y STRAUSS, por mencionar solamente algunos. Uno de estos sociólogos españoles es Juan F. MARSAL, el primer maestro de la a veces llamada Escuela de Barcelona de Metodología Cualitativa, quien se destacó por el uso de la metodología de las historias de vida en sociología20). Su maestría es recordada por discípulos y amigos tales como los conocidos sociólogos Jesús M. DE MIGUEL y Amando DE MIGUEL. Ambos dirigen grupos de investigación. El primero en la Universidad de Barcelona, el segundo en la Universidad Complutense de Madrid (tras algunos años en Valencia y Barcelona), donde ha sido maestro de OLTRA, VALLES y otros discípulos de MARSAL. Veremos con más detalle la aportación de este grupo en el próximo apartado. La obra maestra de MARSAL es Hacer la América: Autobiografía de un inmigrante español en la Argentina, primero publicada en Buenos Aires en 1969, donde MARSAL fue director del Centro de Investigaciones Sociales. En 1972 esta obra se publicó en Barcelona, ciudad a la que retornó en este año y en la que vivió hasta su muerte en accidente de tráfico en 1979. Así, se podría decir que esta rama de la sociología cualitativa española sufre de una temprana orfandad. [24]

3.5 Etapa V: El boom de la investigación social cualitativa: ¿uso y abuso?

El quinto período abarca desde 1974 a 1993. La fecha inicial marca el debut de la primera titulación de sociología en una universidad pública española. La segunda corresponde a la reforma de dicho plan de estudios. En el contexto de un proceso general de institucionalización de la sociología en España, destacamos el creciente reconocimiento oficial de la investigación cualitativa durante los primeros gobiernos democráticos. Dos estudios reflejan esta actitud. En primer lugar la Investigación Cualitativa Continua (ICC) de audiencias de televisión (1977-1979) seguida de la ICC sobre cuestiones políticas y sociales actuales (1979-1982). Ambos estudios, que tuvieron como investigador principal a José Luis DE ZÁRRAGA, están basados en la técnica del grupo de discusión. Se realizaron más de 264 reuniones de grupo en los tres años de duración del segundo estudio mencionado. En segundo lugar, el análisis de actitudes sociales hacia el aborto realizado en 1983 (pocos meses después de llegar al gobierno el Partido Socialista y con la intención de modificar la ley), también con grupos de discusión. Sus autores, Angel DE LUCAS y Alfonso ORTI, son hoy maestros de maestros. Los tres autores citados pertenecen a la mencionada Escuela Cualitativa de Madrid, o la escuela de IBÁÑEZ21). En los años setenta, ochenta (y hasta hoy) va a tener lugar también la recepción de la sociología francesa representada por FOUCAULT, CASTEL o DONZELOT. Se produce a través de los trabajos de sociología histórica realizados, en una perspectiva de genealogía, por ÁLVAREZ-URÍA y VARELA22). [25]

En este período, prácticamente todos los métodos y técnicas cualitativas tienen su número especial en revistas académicas, manuales o estudios de relevancia. Nos ocuparía demasiado espacio el referirnos a todos ellos con detalle. Desde el sector privado y público, los clientes encargan estudios que incluyen, además de la conocida encuesta, un trabajo de campo cualitativo basado principalmente en entrevistas en profundidad y grupos de discusión. En ocasiones también los encargos se limitan a investigaciones cualitativas en exclusiva. El retrato de este período se completa con dos brochazos relativos a la dimensión institucional que alcanza la metodología en cuestión. En primer lugar, 1983 es la fecha de las tres primeras cátedras de técnicas de investigación social en la Universidad española. Una de ellas la ocupa Jesús IBÁÑEZ. En segundo lugar, en 1986 dos discípulos de MARSAL se encargan de la organización de la cuarta sesión del Comité de Investigación 38 (Biografía y Sociedad) con el tema Modelos culturales de la identidad, en el XI Congreso Mundial de Sociología. En resumen, la tendencia refleja un uso creciente de metodologías cualitativas en la investigación sociológica en general. Esto mismo ha supuesto un reto para técnicas como el grupo de discusión, cuyos expertos siempre han recomendado su uso combinado con otras fuentes de información, ya sean cualitativas o cuantitativas. Algunos conocedores de la práctica investigadora con esta técnica, como Luis E. ALONSO, han señalado que el boom en su uso produjo una cierta trivialización del método. Algo similar a lo ocurrido con la encuesta años antes. [26]

3.6 Etapa VI: Especialización y sistematización de la investigación social cualitativa

El sexto período parte de 1994 y llega hasta nuestros días, aunque posiblemente hasta 2010 (el horizonte del Espacio Europeo de Educación Superior). La primera fecha corresponde al primer curso académico tras la reforma del plan de estudios de la carrera de Sociología (al menos en la Universidad Complutense de Madrid), en la cual se decidió crear dos asignaturas gemelas: Métodos y Técnicas Cuantitativas de Investigación Social, Métodos y Técnicas Cualitativas de Investigación Social. Podemos sintetizar afirmando que este período inaugura la mayoría de edad de la investigación social cualitativa y su metodología. Se puede observar algunos antecedentes en los procesos que comenzaron en la etapa anterior. Por ejemplo, se editan en España y por autores españoles varios manuales generales y específicos de métodos cualitativos23). También se celebraron sesiones separadas para métodos cualitativos y cuantitativos en los V, VI y VII Congresos Nacionales de Sociología (1995, 1998, 2001). Aunque en el último Congreso, celebrado en 2004, se mantuvieron de nuevo sesiones conjuntas, lo que podríamos interpretar como el cierre de un círculo en el cual el papel y el lugar de la metodología cualitativa en la sociología española se ha consolidado definitivamente. [27]

En resumen, la tendencia evidente es hacia la sistematización y especialización en la investigación social cualitativa. Al igual que The discovery of grounded theory, de GLASER Y STRAUSS en 1967, fue el subproducto metodológico de una práctica de investigación social (Awareness of Dying, 1965 y otras investigaciones cualitativas), en España podemos trazar un proceso similar, más visible hoy (aunque comenzó en etapas anteriores, en torno a 1991) que podríamos denominar de intensa conciencia metodológica (SEALE). Esto es, de especialización en ambos terrenos, cuantitativo y cualitativo, resultado de una intensa práctica de investigación24). Veremos con más detalle esta etapa, así como desarrollos y tendencias a futuro en la última sección de este artículo. [28]

4. Metodología e investigación biográfica en España: la maestría y el grupo alrededor de MARSAL como punto de referencia

Han pasado veinte años desde la publicación, en inglés, firmada por BERTAUX y KHOLI (1984), sobre el estado de la cuestión en el uso de life stories (i.e. narrativas orales, autobiográficas). En la panorámica "continental" que ofrecen, se incluye una breve referencia al caso español, donde se destaca la investigación de Juan F. MARSAL sobre la emigración española a la Argentina25). Y la de dos de sus discípulos (HERNÁNDEZ 1982 y MERCADÉ 1982), continuadores de la línea de investigación sobre nacionalismo e intelectuales que iniciara MARSAL antes de su muerte en 197926). La inclusión de estas referencias bibliográficas en el artículo de BERTAUX y KHOLI choca con la habitual ausencia de bibliografía en idiomas distintos al inglés, que ha sido norma (no escrita) en las revistas y libros anglófonos. El mérito de los autores es mayor, por tanto, siendo su origen francés y alemán respectivamente. [29]

En el momento y la circunstancia presente de publicación, conviene aprovechar el carácter monográfico (sobre España) de este artículo para completar y actualizar mínimamente las aportaciones más relevantes en este campo de la investigación biográfica hecha en España, desde la sociología sobre todo. Descartada la aproximación de inventario, optamos por un abordaje reticular que dé cuenta de las relaciones científicas (y de amistad) que han ido dejando un rastro documental. Como en el making-off de la antropología, no sólo cuentan las fieldnotes, sino también las headnotes (OTTENBERG 1990). En nuestro caso, preferimos que la autoría de quien relata o compone el cuadro vaya haciéndose visible también. No hay una pretensión de historiar, cuanto de hacer memoria y evitar el olvido de lo próximo, del prójimo. El más sorprendente. Ya lo advertían BERTAUX y KHOLI (1984, p.217), respecto al desconocimiento mutuo entre Francia y Alemania; y lo sigue señalando hoy ALASUUTARI (2004)27). Unos y otros, se refieren a la estructura centro-periferia que ha resultado de la relación mayor con los Estados Unidos que con los países vecinos. Volviendo a la senda narrativa, procede anotar una valoración algo más completa de la contribución de MARSAL a la metodología y la investigación biográfica, que la hecha por BERTAUX y KHOLI en 1984. Aunque la vida de Juan F. MARSAL se detiene en 1979, el autor de Hacer la América deja impresa en 1977 una reflexión metodológica autocrítica de su particular aplicación del modelo THOMAS y ZNANIECKI de historia de vida de relato único. Reconoce ya entonces que la metodología tomada de la psicología y la antropología positivista y su definición del método de casos no era la más adecuada. Pone de relieve la vinculación entre el método de casos, en la sociología norteamericana de los años 20, con la ideología de la sociología del hombre común (MARSAL 1977, p.187). Asume la crítica de falta de contexto sociohistórico, dentro del que se desenvuelve el protagonista de su historia de vida, más allá de la mera ubicación de éste en los cuadros estadísticos. Pero esta conciencia metodológica va a ampliarse y a materializarse en una práctica investigadora basada en el género autobiográfico, donde explicita su evolución epistemológica (MARSAL 1979, p.5). Este es el fragmento.

"Prefacio: Mi porqué de este libro

Este libro nace de dos insatisfacciones conmigo mismo: una de tipo intelectual, la otra, llamémosle vital, si tal separación cabe. La primera insatisfacción viene del primer libro que escribí en el género socio-antropológico de las historias de vida que era la autobiografía de un emigrante catalán en la Argentina. Lo escribí, dentro de la línea del positivismo científico dominante hace quince años, tomando distancia, escribiendo de lejos, como si se tratase con un objeto neutro y ajeno a mi vida con el que no tuviese nada que ver. Eso era, lo veo hoy, falso pues yo también era catalán y emigrante y por tanto de una manera u otra integrante del mismo torrente que el triste protagonista de mi historia. Me dije entonces, y me lo dijo alguno de mis críticos, que si escribía alguna historia de vida más adelante tendría que ser mucho más comprometida, sobre algo de lo que fuese inequívocamente parte"28). [30]

Esta obra póstuma, menos conocida tanto fuera como dentro de España, representa una suerte de colofón en su serie de estudios sobre los intelectuales y la política. Queda patente su evolución, del positivismo al interpretativismo; a posiciones fenomenológicas existenciales y de teoría crítica. La influencia de Oscar LEWIS, MILLS, GOULDNER, WEBER o FREUD es clara (en este libro y en el resto de su obra). Pero merece resaltarse la defensa que MARSAL hace de "la oportunidad de este tipo de biografías y testimonios en el actual momento político español". Esto es, concluida formalmente la dictadura (1939-1975), advierte de la prevalencia de una memoria colectiva en la que sobresale la represión de lo desfavorable. [31]

El estudio de la vida intelectual bajo el franquismo no se aborda desde una perspectiva "macrosociológica o macropolítica", sino "psicosocial"; como "condición de vida", según la expresión del autor. El material biográfico lo aportan once intelectuales, seleccionados por su colaboración destacada en las revistas culturales juveniles más relevantes de los años 50, en Barcelona y Madrid. Todos ellos pertenecen a la llamada generación de los años 50, nacidos en la España de los años 20, niños o adolescentes durante la Guerra Civil (1936-39). MARSAL también aporta un breve autorretrato de su biografía, que encabeza el libro, junto con un extenso capítulo introductorio a modo de umbral teórico, en el que se concentra su análisis e interpretación de los testimonios de los entrevistados. [32]

Para entonces, ya se había publicado en España Testimonio de un rebelde (MAESTRE 1976): "una excelente historia de vida (...) sobre un obrero marginal nacido en 1930" (MARSAL 1979, p.34). La posición social del protagonista de la narración difiere; en cambio, la generación del relator, la época y la sociedad de referencia son las mismas. Juan MAESTRE escribe en fecha reciente (2003) Politicus interruptus, un relato autobiográfico sin pretensiones ni formalidad académicas, pero en el que ofrece una retrospectiva de su actividad política, intelectual y profesional. De este modo, deja constancia documental de una transición análoga a la de MARSAL en lo metodológico, pues acaba practicando el autoanálisis intelectual, la autoconfesión29). Se hace visible como autor. No es la única revelación. Después de casi treinta años, revela el verdadero nombre de su informante de los años 70, hoy fallecido; un militante político (como el propio MAESTRE), cuya historia representaba las actitudes de la rebeldía política de una época: "la larga noche del franquismo" (p.14). Maestre expresa hoy su deseo de dar "un testimonio crítico y útil para valorar y situar en su contexto la fracción de la Historia que le correspondió representar a un sector de mi generación" (p.16). Aunque MAESTRE está más próximo a los círculos de IBÁÑEZ, en el plano de las relaciones personales, comparte con MARSAL la aureola de la práctica ejemplar en el terreno de la metodología biográfica y la experiencia de residir e investigar fuera de España, particularmente, en Iberoamérica. [33]

¿Quiénes toman el testigo de MARSAL? O ¿quiénes son sus continuadores? Son los interrogantes más directos con los que cerramos este apartado. Ya se han adelantado algunos nombres: OLTRA, MERCADÉ, HERNÁNDEZ. No se pretende una relación detallada, sino señalar al menos los casos de mayor influencia. Interesa, particularmente, la mención de autores consagrados en la práctica de la investigación sociológica en España. Más aún, si en sus escritos han reconocido la influencia de MARSAL en aspectos de metodología cualitativa. Dejamos para ulteriores publicaciones, de carácter monográfico, la plasmación de otras pesquisas (algunas ya hechas, otras pendientes) sobre la figura de MARSAL y su red de colegas, discípulos, colaboradores; tanto en España como fuera de ella, en la Argentina por ejemplo. [34]

Aquí, en España, basta acercarse a la obra de Jesús DE MIGUEL para toparse, reiteradamente, con la referencia al maestro y al amigo. Pero, puestos a seleccionar y dentro de la metodología e investigación biográfica, elegimos dos de sus prólogos, pues su lectura pone sobre la pista del grupo humano, la malla de influencias intelectuales con historia que a veces se soslaya. Me refiero, sobre todo, al libro póstumo de Esteban PINILLA DE LAS HERAS La memoria inquieta (1996), editado por Jesús M. DE MIGUEL y Xavier MARTÍN PALOMAS a partir del diario y los cuadernos sociológicos de PINILLA. El autor del prólogo pondera el valor sociológico y metodológico de la autobiografía intelectual de quien compartiese generación (años 50), oficio (sociología) y vida universitaria (Estados Unidos, Argentina, España) con MARSAL.

"… Representa uno de los escasos estudios sociológicos serios que quedan de esos años difíciles – desde 1935 hasta 1959 – realizado autobiográficamente. El libro sigue una técnica que el propio autor describe, alternando dos tipos de texto: el testimonio personal en lenguaje descriptivo, y el análisis lógico de la realidad social30). Es un análisis de los procesos sociales en España por un testigo inapreciable.

Es una excelente mezcla de memoria e investigación o, como le gustaba aconsejar a C. Wright Mills, de biografía e historia. Pero sobre todo es un libro testimonio" (DE MIGUEL 1996a, p.vii). [35]

Este prólogo da buena cuenta de la relación intelectual y de amistad entre PINILLA y las generaciones siguientes: Benjamín OLTRA, Francesc MERCADÉ, Jose Antonio RODRÍGUEZ, Joan BELLAVISTA. Estos, y otros tantos nombres, tienen en Barcelona una suerte de epicentro de actividad académica en sus biografías, aunque su presencia o influencia posterior se halle más dispersa nacional e internacionalmente. A este respecto, el prólogo ratifica lo documentado en otras fuentes sobre el drama de este grupo de sociólogos, a veces referido como la Escuela de Barcelona o catalana, en la que la sensibilidad por la metodología cualitativa ha tenido traducción en la práctica investigadora. Este es el testimonio de Jesús DE MIGUEL (1996a, p.xv):

"Puede que la sociología catalana tenga mala suerte. Algunos de sus mejores sociólogos retornan de fuera en los años setenta, aprovechando la muerte de Franco. Coinciden esperanzados en Barcelona después de una larga travesía transatlántica o de un exilio europeo más o menos voluntario, precisamente cuando España estaba experimentando cambios políticos y sociales enormes. Juan F. [Pancho] Marsal, uno de esos sociólogos cosmopolitas, muere accidentalmente en 1979 conduciendo de Bellaterra a Barcelona. Era un excelente sociólogo, crítico e innovador. Unos años después Amando de Miguel y Benjamín Oltra se 'exilian' a Madrid y Alicante respectivamente. Pinilla muere en 1994 tras una larga enfermedad. En unos pocos años, lo más granado de esa generación de sociólogos seniors 'deja' Cataluña. Como follow up, tres lustros después, se observa una buena cosecha de sociólogos/as y de obras intelectuales que fueron influenciadas por ellos. Su trabajo no ha sido, pues, en vano." [36]

En efecto, la influencia no tiene un único centro de irradiación; no proviene de un solo maestro. Ni siquiera en una observación estática o muy atenta a un momento muy acotado en el tiempo. La alusión a la sucesión de las generaciones o los "enlaces generacionales" (DE MIGUEL & BARBEITO 1998, p.13) es clara. Algo comprobable, sin salir de este círculo, por ejemplo en la obra temprana de OLTRA (1976)31) y en la más reciente (2004), entre otros casos que se podrían aducir. [37]

El segundo prólogo (al que no podemos dedicarle aquí todos los comentarios que quisiéramos) está en El médico enfermo (PONCE DE LEÓN 1997). Jesús DE MIGUEL acaba confesando: "he querido explicar la historia intelectual de un grupo y no sólo la de un libro". Se refiere a la "consolidación" de un nutrido grupo de docentes e investigadores, vinculados a los programas de doctorado en ciencias sociales y salud, fotografía y sociología; y a masteres en estudios de una temática muy variada (organizaciones, profesiones, redes, etc.). El lugar y la fecha de referencia, la Universidad de Barcelona y los años noventa. Entre ellos se encuentran los autores de trabajos destacados, tanto en la vertiente de reflexión metodológica como en la práctica investigadora cualitativa32). [38]

Finalmente, se ha postergado la referencia más detenida a la figura de Amando DE MIGUEL, a pesar de su mayor proximidad a la edad de MARSAL (9 años de diferencia) y de su especial condición de maestro o de senior en este círculo. Por un lado, la influencia de MARSAL en él, en lo que atañe a la metodología cualitativa, deja un rastro documental publicado (y archivado para la posteridad) en una revista muy representativa de la sociología académica española: "A Juan Francisco Marsal debo todo un cambio en mi manera última de concebir la sociología como un trabajo crítico, responsable, sensible a los problemas de mi tiempo, animado de una metodología cualitativa" (DE MIGUEL 1979, p.5). [39]

Puede que esta declaración sorprenda a los colegas que se han quedado con el cliché de Amando DE MIGUEL como sociólogo de encuesta; y quizá algo menos a los que han solido tildarle, peyorativamente, como sociólogo periodista. Ambas percepciones resultan sesgadas, por incompleta una; y, la otra, por el menosprecio o ignorancia del papel crucial del modelo periodístico en la conformación de la metodología cualitativa sociológica (VALLES 1997, pp.53-54, 145). En las biografías entrelazadas de MARSAL y DE MIGUEL, los artículos de prensa son un elemento más de sus afinidades. En el caso de Amando DE MIGUEL, su vertiente de sociólogo articulista le llevaría a la cárcel en 1971, donde anota en su diario:

"Me he tropezado, con alegría y sorpresa, con un artículo de Pancho Marsal en El Correo Catalán. Es inconfundible con su prosa y su jerigonza anglo-latinoamericana. Me siento verdaderamente influido por este gran hombre y su extraña filosofía pragmático-idealista. Redescubrirlo ahora en estos meses de crisis ha sido como encontrarme a mí mismo" (DE MIGUEL 2003, p.168). [40]

El extracto está tomado de El final del franquismo. Testimonio personal, donde con la distancia y el sosiego que suponen los años transcurridos (de 1971 a 2003, de los 34 a los 66 años de edad) todavía escribe: "la influencia de Pancho sobre mi manera de ver el mundo todavía me dura" (p.194). No es esta obra la única incursión de este autor por los derroteros de los testimonios autobiográficos (DE MIGUEL 1997, 2001). Precisamente, el aprovechamiento de materiales documentales de muy diverso tipo (discursos33), memorias o testimonios literarios34), novelas35), manuales de urbanidad36), refranes37), etc.) constituye su aportación más original a la investigación social cualitativa hecha en España. Estamos ante el aprovechamiento sociológico de documentos en tanto material culture (en el sentido que da a esta expresión Ian HODDER 1994). Recuérdese, además, la distinción entre documentos personales de encargo (en los que interviene el investigador solicitando o premiando la elaboración ex novo de relatos autobiográficos) y los documentos personales (y sociales) producidos sin este concurso: novelas, memorias, discursos, papeles privados (cartas, fotos, diarios, etc.)38). La firma característica de Amando DE MIGUEL a este respecto se halla en la perspectiva temporal que introduce en sus diseños (unas tres generaciones). Decisión clave que refuerza su capacidad de comparación, análisis e interpretación; siempre dirigida al conocimiento de la vida española en su costado social. [41]

Pero la comprensión más cabal, de la aportación de este autor a los métodos cualitativos de investigación social, pasa por la aplicación a su caso de su manera de hacer sociología. Si se amplía el campo de observación y se comparan los comienzos con las postrimerías de su trayectoria intelectual, aparece un hilo conductor hoy ya bien visible. La metáfora del círculo que se cierra, virtuosamente a mi juicio, ayuda a expresar mejor un recorrido que va de GALDÓS ("mi primer libro publicado fue una antología de Galdós", DE MIGUEL 1995, p.15) a CERVANTES (DE MIGUEL 2004a). Esto es, la novela como objeto sociológico e, incluso, como género elegido hoy para expresar su identidad de escritor-sociólogo. En otras palabras, GALDÓS (y otros novelistas e intelectuales) como referencia a imitar, que acaba imitando. El autor de Sancho Panza lee el Quijote hace la transición del sociólogo que busca en las novelas (en tanto testimonios literarios de otras épocas) material para comprender con perspectiva histórica la sociedad española actual, al sociólogo-novelista practicante39).

"No soy cervantista, ni quijotista, ni profesor de Literatura o de Historia. Sin embargo, siento curiosidad por saber cómo es – y por tanto cómo ha sido – la sociedad española. Algo tiene que contener el Quijote para que sea el libro que ha llegado al mayor número de españoles. Me lanzo a interpretar el Quijote, como simple lector ingenuo; ingenuo literalmente, esto es, nacido libre. Manejo más la imaginación que la erudición, por cierto, como propugnaba Cervantes (…) el Quijote es una realidad inconmensurable: a cada lector le dice cosas distintas, tanta es la fuerza del relato. No se justifica que los lectores actuales, puestos a interpretar la obra, sigamos un estricto canon positivista. ¿Por qué no ejercitar también la ironía imaginativa a la hora de interpretar la Biblia de la cultura española?" (DE MIGUEL 2004a, pp.17-18). [42]

La celebración del cuarto centenario (en 2005) de la obra por excelencia de Cervantes no pasa desapercibida para este sociólogo español. Al igual que sus otros estudios, de la serie de trabajos que muestran un interés creciente por lo cualitativo, este libro cuenta con reflexiones metodológicas sobre las ventajas e inconvenientes del material documental. El recurso a la combinación de textos literarios y análisis de encuesta cuenta también con ejemplos sobresalientes (DE MIGUEL & BARBEITO 1998, p.11), donde las encuestas "no sólo aducen porcentajes, sino que inducen interpretaciones". [43]

La impresión que a uno le queda, después de leer una parte de su extensa bibliografía y de haber colaborado en algunas de sus investigaciones, es que hay bastante más que mera recepción de la formación norteamericana (LAZARSFELD, MERTON, LINZ, etc.). Se deja anotada una reflexión que sigue orientando las indagaciones sobre este caso singular de la práctica sociológica en España: ¿cabe hablar de un estilo Amando DE MIGUEL de investigación sociológica, de modo similar a como WAINERMAN (1998) hablara del "modelo Germani", en el que la metodología cualitativa ha ido adquiriendo mayor presencia, singularidad e incluso innovación? Por cierto, Gino GERMANI fue el maestro de MARSAL en Argentina. Las pesquisas continúan. Al releer las palabras de DENZIN y LINCOLN (2000, p.376) sobre el futuro ("en el siglo XXI el testimonio continuará siendo una manera importante de escritura crítica interpretativa"), vienen a la mente los testimonios de MAESTRE (2003) y DE MIGUEL (2003). [44]

Fuera del círculo de MARSAL, ha habido aportaciones igualmente relevantes de las que apenas podemos hacernos eco aquí. Ya se han hecho referencias a los trabajos de SARABIA40) y ZARCO en los apartados anteriores. José M. MARINAS y Cristina SANTAMARINA (1993) han realizado una valiosa tarea de introducción en España y traducción de los principales debates metodológicos europeos sobre la historia oral y las historias de vida. Asimismo han contribuido a esta reflexión en manuales de metodología cualitativa (SANTAMARINA & MARINAS 1993), en obras monográficas (MARINAS 2004); y han realizado trabajo empírico con métodos biográficos (MARINAS & BANDERA 1996). Estos autores emplean el término de "síntoma biográfico" para referirse a esta popularidad de los géneros biográficos y autobiográficos en la cultura contemporánea, manifiesta a un nivel general (periodismo, literatura41), géneros televisivos testimoniales). Pero también se refleja en la investigación social (multidisciplinar) con un interés por la memoria colectiva española y su abordaje mediante historias de vida. Así, por ejemplo, no podemos dejar sin mencionar el trabajo realizado por Marie José DEVILLARD et. al (1995, 2001) sobre los "niños de la guerra" – los niños evacuados a la URSS durante la Guerra Civil – que indaga en la reconstrucción narrativa de identidades y en las confluencias y distancias entre memoria personal y colectiva sobre la época. También han emprendido investigaciones en éste y otros ámbitos de la memoria histórica española, especialmente sobre Guerra Civil y franquismo, el Seminario de Fuentes Orales, en la Facultad de Historia de la Universidad Complutense de Madrid (UCM)42); y MEDEA (Memoria Democrática Activa), un proyecto multidisciplinar de videograbación de entrevistas biográficas iniciado por profesores e investigadores de universidades españolas y la Asociación para la recuperación de la memoria histórica (ARMH). Desde la sociología de la comunicación, diversos investigadores también han empleado métodos biográficos para explorar la "memoria mediatizada" del franquismo y la transición. Esto es, el impacto de los discursos y narrativas del cine y la televisión sobre la concepción socio-histórica de diferentes generaciones de españoles (SAMPEDRO & SAIZ 2003, SAMPEDRO & BAER 2004). También queremos hacer referencia aquí a la revista Historia, Antropología y Fuentes Orales, editada desde 1984 por la Universidad Autónoma de Barcelona. Esta publicación se ha centrado principalmente en la temática de metodología de historia oral, biografía y memoria, trabajo de campo biográfico en casos de violencia y conflicto, así como en las intersecciones metodológicas entre historia, sociología y antropología en el terreno de lo biográfico. [45]

Finalmente, en el contexto del "síntoma biográfico" y la reflexividad en las ciencias sociales de finales de siglo XX y comienzos del XXI, se sitúa también el creciente interés por el estudio biográfico y sociohistórico de maestros e instituciones de investigación social (CASTILLO 2001; CASTILLO & CASTILLO 2004; GARRIGÓS 2003; SARABIA 2001, 2004; TORRES ALBERO 2003; VALLES 2000b; ZARCO 1999, 2004). En definitiva, el enfoque biográfico se hace presente, desde muy diversas orientaciones, objetos de investigación y documentación, pero siempre como efecto de un deseo de historia (TOURAINE) 43), memoria y archivo. [46]

La lista de teóricos, practicantes y publicaciones sobre el método biográfico en España no acaba aquí. Pero no es nuestro propósito proceder a su inventario en este artículo, como se ha advertido al comienzo del mismo. Quedan fuera muchas investigaciones, algunas realizadas como tesis doctorales44), en las que varía el grado de virtuosismo metodológico. Dejaremos para otra ocasión su consideración más detenida. [47]

5. Metodología e investigación social cualitativa con grupos de discusión en España: el magisterio de IBÁÑEZ y su discipulado

La tarea de dar a conocer la obra de un maestro siempre resulta un tanto pretenciosa. Más aún cuando no se forma parte del árbol genealógico discipular más próximo o directo. Un reto añadido está en la naturaleza heterogénea de los destinatarios de estos escritos. En cualquier caso, nuestro particular retrato se ofrece con la tranquilidad que da el recurso a las fuentes documentales disponibles, en las que el lector interesado podrá confrontar y ampliar estas rápidas pinceladas. Hay una con la que comenzamos nuestra composición. Jesús IBÁÑEZ (1928-1992) comparte con Juan F. MARSAL (1928-1979) la fecha de nacimiento. Los dos alcanzan, al final de sus vidas, la dirección de un departamento universitario. Pero en ambos casos, ocupan posiciones más bien marginales en el mapa reticular de la sociología española. A pesar de lo cual (y para su mayor gloria), logran transmitir su legado intelectual y humano, en forma de magisterio, a colegas y discípulos de muy diversas latitudes y generaciones. [48]

La proyección internacional de IBÁÑEZ no se circunscribe sólo a Latinoamérica. Se reconoce "importador" y "exportador" de tecnología. Esta es una nota autobiográfica publicada en noviembre de 1990:

"En la perspectiva distributiva, he sido importador de tecnología: introduje en España la encuesta – en paralelo con Amando de Miguel –. En la perspectiva estructural, he sido exportador: en diversos países (Chile, Argentina, Puerto Rico, Marruecos, Senegal … todos periféricos) se utiliza, a partir de ex-alumnos míos, el grupo de discusión" (IBÁÑEZ 1990b, p.22). [49]

Hay otra proyección internacional menos periférica; también menos explicitada, pero de la que ha quedado un rastro documental escrito y oral. Por un lado, su participación en congresos, conferencias y seminarios45). Por otro, a través de sus alumnos que estudian en las universidades europeas, sobre todo en Francia, y en las de Estados Unidos. De todas estas procedencias hay influencias, por vía bibliográfica casi siempre, en la obra de IBÁÑEZ; a veces como recomendación de colaboradores o discípulos que han estudiado fuera. Es el caso, por ejemplo, de MILLS y ADORNO, a través de Alfonso ORTÍ. La influencia de BOURDIEU; de MORIN y CICOUREL, "a través de conversaciones y lecturas", es también reconocida por el propio IBÁÑEZ. Confiesa haber leído "con fascinación" en campos extramuros de la sociología: filosofía, cibernética, lingüística, semiótica, materialismo dialéctico, psicoanálisis, física, biología, antropología. Más aún, llega a la conclusión de que para avanzar en la investigación de lo social uno debe irse "más allá de la sociología", título de su opera prima metodológica. Una relación más detallada de la base intelectual de su aportación es esta:

"(…) Lefebvre (en Lenguaje y Sociedad) me prestó las primeras ideas. Acudí a los lingüistas (Saussure y Benveniste, Chomsky, Bajtin) y a los semióticos (Barthes, Eco, Greimas). Me enredé en el estructuralismo (…) Lacan, Levi-Strauss, Althusser, Foucault, Derrida, Deleuze … (…) fueron mis guías. Esta etapa me permitió fundar metodológicamente y justificar epistemológicamente el grupo de discusión" (IBÁÑEZ 1990b, p.22). [50]

Sobre las etapas que componen la obra intelectual de IBÁÑEZ, se cuenta hoy con una aportación reciente del sociólogo y filósofo argentino Pablo NACACH (2003)46). Pero aquí nos interesa enfocar la cuestión de la singularidad y originalidad de la figura de IBÁÑEZ respecto a la práctica de la investigación social cualitativa. Además de ello, nuestro propósito se orienta a la exposición de la red de continuadores en las generaciones siguientes. [51]

Una primera pista se halla en los escritos últimos de este maestro. "Mi única aportación más o menos original a la metodología de la investigación social es haber fundamentado metodológicamente y justificado epistemológicamente la técnica del grupo de discusión" (IBÁÑEZ 1990ª, p.22). En la frase extractada y en una de sus últimas conferencias (Granada 1991, grabada en video), señala que el desarrollo del grupo de discusión lo hace en la práctica de la investigación de mercados "con Alfonso Ortí, Angel de Lucas, Paco Pereña, José Luis de Zárraga y otros" (IBÁÑEZ 1990a, p.22). Una referencia mínima, pero destacada, a la práctica investigadora de tres de estos nombres y apellidos ya se ha hecho en el apartado 1, al dibujar la etapa quinta. Ahora desvelamos uno de los nombres y apellidos que se ocultan tras el genérico "otros". Se trata de Luis J. MARTÍN DE DIOS. Su retrato de IBÁÑEZ, con el que trabaja en los años 70, se centra en la veintena de años de práctica profesional de su maestro en la investigación de mercados. Desde finales de los 50, tras su expulsión de la universidad por razones políticas, y hasta finales de los 70, IBÁÑEZ hace investigación social aplicada al consumo "desde una perspectiva comercial". Y son precisamente estos antecedentes o accidentes biográficos los que hacen de él (y de sus colaboradores primeros y algunos discípulos posteriores) "un tipo de investigador práctico o empírico muy poco frecuente en Europa". A este trazo grueso, MARTÍN DE DIOS (1990, p.51) añade otras pinceladas más precisas en las que se concreta la comparación en la escala europea.

"Quizás Francia pueda ofrecer los ejemplos más próximos, pero, hasta donde sabemos, los Baudrillard y los Moles, los Barthes y los Lyotard, los teóricos de la Ciencia Social en su perspectiva crítica, en absoluto han tenido una dedicación profesional específica durante años a la Investigación Social empírica, y menos aún a su aplicación comercial; más bien se han centrado en el trabajo estrictamente teórico (…). En España mismo la fisura entre académicos e investigadores empíricos es hoy por hoy muy perceptible47). Ibáñez constituye uno de los nexos significativos entre ambos y desde luego la excepción más señalada." [52]

Según el testimonio y la valoración de MARTÍN DE DIOS, en IBÁÑEZ se da un estilo de investigación del consumo en el que destaca el análisis y la interpretación de los discursos sociales desde una orientación crítica. Más aún, "la técnica de grupo desemboca necesariamente en una determinada metodología de análisis (la estructural) y no en otra cualquiera" (p.53). La reflexión teórica ("la teorización tecnometodológica") sobre el grupo, como técnica y método, sólo se produce después de concluida la etapa de investigador de mercados. [53]

Con ser este retrato esclarecedor y bien fundamentado, la figura de IBÁÑEZ se ha tornado enigmática hasta para sus conocedores más documentados y apasionados. Este es el caso de Alfonso ORTÍ, maestro de maestros en esta metodología y en este grupo. Además del homenaje en vida, que hace al que considera "maestro genial" y "amigo entrañable", ORTÍ (1990, p.40) no ahorra algunas críticas (hechas de manera encomiable). La principal, a nuestro juicio, que "siguen estando ausentes la Historia y los conflictos de clase" en las obras maestras de IBÁÑEZ (1979, 1985). Se trata de una crítica que apunta, al mismo tiempo, a los riesgos (absolutismo retórico, fetichismo) advertidos por otros autores en la evolución del estructuralismo francés. Según ORTÍ (1990, p.41), "la obra de Ibáñez (…) se salva (…) por su directo anclaje en el análisis empírico de la vida social cotidiana y de sus protagonistas (sujetos y grupos reales de consumidores o electores, partidos políticos, movimientos sociales…)". Podrá decirse que es justamente esta parte de análisis empírico la que no llega a publicarse del todo, según el formato convencional bibliográfico. Pero no es menos cierto que sus escritos han acabado influyendo (teniendo impacto, como se dice ahora). No sólo los informes técnicos o documentos internos (a los que tienen acceso los colaboradores, los clientes que los encargan). También sus artículos publicados en los periódicos48). Hay un IBÁÑEZ articulista, lo mismo que hay un MARSAL o un DE MIGUEL articulistas49). La prensa diaria, las tribunas de los periódicos, al igual que el recurso a las novelas, han sido un vehículo de difusión de ideas propio de los intelectuales del último siglo; también de los observadores más atentos y críticos de la vida cotidiana. [54]

Por todas estas razones, repensadas por nosotros entre dos siglos (finales del XX, principios del XXI), la obra de estos maestros se salva. Pero, sin duda, la prueba mayor de su maestría está en el discipulado. Y Jesús IBÁÑEZ cuenta con un nutrido grupo de ellos, de distintas generaciones, lo cual favorece un encadenamiento óptimo del pasado, el presente y el futuro. Ya se ha hecho mención a algunos componentes del primer anillo generacional. Habría que añadir, en un trabajo más minucioso, los nombres de Ignacio FERNÁNDEZ DE CASTRO, Narciso PIZARRO, Fernando ALVAREZ-URÍA y Julia VARELA (y sus correspondientes discípulos a su vez)50). Los límites de este artículo impiden que detallemos su ubicación en este mapa general de la investigación social cualitativa en España. Pero el lector interesado sabrá sacar provecho de estos cabos sueltos. Sigue un anillo generacional con diversidad de publicaciones, bien en la investigación social más aplicada (COLECTIVO IOE, Fernando CONDE51), Cristina SANTAMARINA), bien en la más académica (Luis E. ALONSO, Félix RECIO). Sus estudios, cualitativos o mixtos, han cultivado los campos de la inmigración, la salud, la vivienda, el consumo, el trabajo, etc. A su vez, se puede hablar de un tercer anillo generacional, con mayor o menor experiencia en los estudios sociales y de mercado pero también afianzados en la universidad (Javier CALLEJO, Araceli SERRANO. Enrique MARTÍN CRIADO, Juan de Dios RUANO)52). [55]

Para concluir con esta aproximación al círculo de IBÁÑEZ, queremos dejar constancia de un trabajo de investigación, inédito, hecho en 2000 por un equipo del Departamento de Sociología IV de la UCM (del que formaban parte los autores de este artículo), en el que ocupó plaza de catedrático y director los últimos años de su vida IBÁÑEZ. El trabajo referido, fruto de un proyecto de innovación educativa financiado por la UCM, dio como resultado más tangible una serie de videos. Por un lado, once entrevistas abiertas a expertos en la metodología y la práctica investigadora del grupo de discusión en España, grabadas en soporte audiovisual. Por otro, la realización de tres videos, producidos en el Laboratorio de Técnicas Cualitativas de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología, en los que se combinan fragmentos seleccionados de las once entrevistas a expertos, con diapositivas y otros insertos. En el vídeo sobre el análisis del discurso de los grupos de discusión se resalta la idea de una transmisión generacional de planteamientos de fondo, en la que se aprecia continuidad, cambio y crítica53). Por otro lado, se destaca la importancia de las investigaciones cualitativas continuas en España (las ICC de la programación televisiva y de la actualidad política), a partir de las entrevistas mantenidas con José Luis DE ZÁRRAGA y Javier CALLEJO. Además se recoge el estilo analítico practicado y enseñado en las aulas por Angel DE LUCAS. [56]

Fuera del círculo de IBAÑEZ, no es fácil encontrar aportaciones equiparables por lo que hace a la metodología y la práctica investigadora en España mediante grupos de discusión. En otro lugar (VALLES 1997) se ha llamado la atención sobre la propuesta de VILLASANTE (1994) de combinación de esta técnica con otras afines (entrevistas grupales en situación, tormenta de ideas, etc.)54). Ya entonces se advertía también de la práctica no ortodoxa de "grupos de discusión", que más bien se ajustaría a técnicas de entrevista grupal, por parte de diferentes autores. Como en el apartado anterior, cabe finalizar advirtiendo que la lista de teóricos y practicantes del grupo de discusión en España no acaba aquí. Pero tampoco es nuestro propósito proceder a su inventario en este momento. Igualmente quedan fuera muchas investigaciones, en las que varía el grado de virtuosismo metodológico. Dejaremos para otra ocasión su consideración más detenida. [57]

6. Presente y futuro de la metodología cualitativa en España

El mencionado auge de la metodología cualitativa en la investigación social ha hecho proliferar usos y ámbitos de aplicación de forma exponencial. Conscientes de dejar mucho afuera, queremos destacar algunas tendencias actuales que a nuestro juicio van perfilando un cierto rumbo. Para ello se ha seguido un criterio tan explícito como arbitrario: aquellas investigaciones que se sitúan en el área de especialización de los dos autores firmantes de este artículo. Nos referimos al campo que hemos denominado "metodología y tecnología", denominación de la cuarta sesión del Grupo de Trabajo 01 Metodología en el VIII Congreso Español de Sociología (2004), y que abarca, principalmente, la investigación en torno al software de análisis cualitativo de textos y discursos y las llamadas metodologías audiovisuales, esto es la fotografía, cine-video y tecnologías multimedia como instrumentos heurísticos. El desarrollo de una perspectiva reticular de análisis textual y discursivo mediante un uso original de software de análisis cualitativo (CAQDAS55)), como Atlas/ti, está principalmente representado por el grupo de Carlos LOZARES en la Universidad Autónoma de Barcelona56). Las nuevas herramientas informáticas para el análisis cualitativo también han sido exploradas desde el prisma del re-descubrimiento de la teoría fundamentada (VALLES 1997, 2000a, 2001). Es decir, cómo la teoría de GLASER y STRAUSS ha servido de fundamento metodológico en la elaboración de estos programas, diseñados para asistir no sólo en el análisis cualitativo (o mixto) final, sino a lo largo del proceso de investigación. [58]

Los métodos visuales dentro de las ciencias sociales en España experimentan los eclecticismos y limitaciones que conlleva inevitablemente un campo nuevo con barreras borrosas dentro de las disciplinas académicas. Lo que sigue es una exposición incompleta del desarrollo emergente dentro de la escena de la investigación social cualitativa en España. La selección se basa en la forma como esta metodología fue, bien desarrollada o aplicada a particulares objetos de estudio españoles. Por ejemplo, Elisenda ARDEVOL (1996, 1998, 1999, 2003) se ha especializado en la metodología para la etnografía y la construcción de datos audiovisuales en escenarios legales. Dirige investigación dentro del Grupo para los Estudios Sociojurídicos (GRES), un grupo multidisciplinar en la Universidad Autónoma de Barcelona dedicado al estudio de la ley en la práctica cotidiana y al análisis del discurso en relación con la organización institucional y los patrones culturales. Jesús DE MIGUEL y Carmelo PINTO (2003) son los autores del libro Sociología Visual. Este trabajo incorpora los primigenios (anglosajones) debates sobre sociología y fotografía, y pone el acento en cuestiones epistemológicas interesantes relacionadas con el uso de la cámara como una herramienta para documentar la realidad social. Persigue el estudio diacrónico de un legendario ensayo fotográfico, de Eugene SMITH – Spanish Village, it lives in ancient poverty – que apareció en la revista Life el 9 de Abril de 1951 (ver también BUXO & DE MIGUEL 1999). En relación con los usos de la fotografía en tanto técnica de investigación, queremos arrojar luz también sobre un proyecto reciente en el que aparece la documentación visual y el análisis vía CAQDAS de los llamados "santuarios populares", improvisados memoriales que siguieron a los atentados terroristas de Marzo de 2004 (CHULILLA 2004). Este proyecto fue realizado por un equipo de la Facultad de Ciencias Políticas "León XIII", Universidad Pontificia de Salamanca. [59]

Se ha hecho trabajo colaborativo en estudios visuales por el TALLER DE ANTROPOLOGÍA VISUAL57) y el COLECTIVO UNIVERSITARIO DE PRODUCCIÓN AUDIOVISUAL EN CIENCIAS SOCIALES (CUPACS), grupos de estudiosos y activistas con base en Madrid, autores de filmes y videos etnográfico-sociológicos. Ambos como investigación válida y coherente en sí misma o como síntesis visual de proyectos de investigación más amplios. Estos grupos completaron diversos materiales audiovisuales sobre immigración, desempleo y comunicación política58). [60]

En la intersección de los estudios visuales y la investigación cualitativa sobre la memoria colectiva, Alejandro BAER (2005; BAER & SÁNCHEZ PÉREZ 2004) de la Universidad Complutense de Madrid, ha realizado investigación sobre el testimonio audiovisual como herramienta de investigación, específicamente en la indagación y representación reflexiva de sucesos traumáticos. Javier IZQUIERDO (2003, 2004), de la Universidad Nacional de Educación a Distancia ha hecho investigación etnometodológica sobre las cámaras ocultas y la maquinaria habitual de grabación y difusión audiovisual. [61]

Aquí concluimos nuestro recorrido. El desarrollo rico y diverso de la investigación con metodologías cualitativas en España, en los últimos años, y la aparición de nuevas instituciones académicas y de investigación social y de mercado, ofrecen un panorama de una amplitud extraordinaria. Como en la fábula de Borges, nuestro empeño se topa con la paradoja de producir un mapa desmesurado, tanto que coincidiría en tamaño con la realidad a cartografiar, y por tanto perdería su sentido. Nuestro mapa o retrato, como no podía ser de otra manera, queda por tanto abierto a que otros investigadores españoles añadan su perspectiva y lo completen con sus especialidades, enfoques y énfasis concretos. [62]

Agradecimientos

Deseamos expresar nuestro agradecimiento a Amando DE MIGUEL, a Juan José y Santiago CASTILLO por su apoyo y entusiasmo; también a Fernando ÁLVAREZ-URÍA, Julia VARELA y Francisco SÁNCHEZ PÉREZ por sus comentarios detallados a los borradores previos de este artículo.

Notas

1) Somos conscientes de la existencia de escuelas, colegios visibles e invisibles, relaciones de saber y de poder, en este campo. A este respecto, los trabajos de DE MIGUEL (1974) y los de ALVAREZ-URÍA y VARELA (1992, 2000), entre otros, proporcionan interesantes telones de fondo a nuestra representación. <regresar>

2) La expresión "relación científica de amistad" (OLTRA 1978, p.3) señala que las dos clases de relaciones se pueden fundir en la experiencia investigadora real. Más aún, tal combinación suele considerarse beneficiosa e incluso "indispensable para que el trabajo dé sus frutos". Así se expresa Benjamín OLTRA, al referirse a su dilatada vinculación con MARSAL en la línea de investigación sobre los intelectuales bajo el franquismo, compartida con su maestro y amigo. En sus escritos recientes (OLTRA et al. 2004) cabe rastrear esa malla reticular y observar mejor, con ayuda del tiempo transcurrido. La dedicatoria se torna en documento memorable: "A Luis Díez del Corral, José Luis Aranguren, Juan Francisco Marsal, Esteban Pinilla de la Heras, August B. Hollingshead, Pierre Bourdieu y Lewis A. Coser, in memoriam. A Juan J. Linz, Amando de Miguel, Francisco Murillo, José Jiménez Blanco y Johan Galtung, salve. A todos ellos, en reconocimiento de su magisterio moral e intelectual y en prueba de buena y antigua amistad". <regresar>

3) Sobre coincidencias y solapamientos – científicos e institucionales – en el uso de metodología cualitativa en antropología social y sociología, ver SÁNCHEZ PÉREZ (2005), quien plantea que las razones epistemológicas ocupan un lugar subordinado a las prácticas académico-institucionales. <regresar>

4) "Por qué continuamente se está reescribiendo la Historia?" es el título del capítulo inicial del libro póstumo de Esteban PINILLA DE LAS HERAS La memoria inquieta. Autobiografía sociológica de los años difíciles 1935-1959. <regresar>

5) Sobre los intentos de periodización de la perspectiva cualitativa en Alemania, cabe recordar la realizada por LÜDERS y REICHERTZ en 1986, recogida y ampliada por MRUCK, en colaboración con Günter MEY, en 2000. <regresar>

6) La denominación (y especificación cronológica) de estas fases se recoge aquí literalmente.

Fase 1ª: "Primeros estudios (finales del siglo XIX)";

fase 2ª: "Fase de importación (comienzos de la década de 1970)";

fase 3ª: "Comienzo de debates originales (finales de la década de 1970)";

fase 4ª: "Desarrollo de métodos originales (décadas de 1970 y 1980)";

fase 5ª: "Consolidación y cuestiones de procedimiento (finales de la década de 1980 y década de 1990)";

fase 6ª: "Práctica de investigación" (FLICK 2004, p.24). <regresar>

7) Los siete "momentos", según DENZIN y LINCOLN (2000), son: 1º "tradicional" 1900-1950; 2º "modernista" hasta 1970; 3º "géneros desdibujados" 1970-86; 4º "crisis de representación" 1986-90; 5º "postmoderno" años 90; 6º "escritura postexperimental" años 90; 7º "el futuro". <regresar>

8) Se dice del sociólogo alemán Georg SIMMEL que fue en los Estados Unidos donde más influyó, por ejemplo. La "emigración de sociólogos alemanes en el período nazi y su impacto en otros países, singularmente Estados Unidos" ha sido estudiada por David Earl SUTHERLAND como "episodio olvidado en la historia de la sociología americana", según informaba Amando DE MIGUEL (1975b, p.235) en su crónica del VIII Congreso Mundial de Sociología, celebrado en Toronto (Canadá) en 1974. <regresar>

9) La agitada historia española del último siglo ha dado lugar a que en el pensamiento y el arte sus protagonistas se sitúen, en términos de ORTÍ, "en espacios históricos generacionales". La literatura española agrupa a sus escritores en generaciones (del 98, del 27, del 52). Entre los sociólogos, ORTÍ escribe, desde la experiencia vivida, sobre la generación del 56 y el despertar de la vocación sociológica en una juventud que se plantea preguntas en un medio que "bloqueaba toda reflexión sobre la realidad social" (2001, p.123). <regresar>

10) El lector interesado en este debate encontrará más elementos de juicio en el artículo de ATKINSON, COFFEY y DELAMONT (1999). <regresar>

11) Especialmente de los trabajos de DE MIGUEL (1974) y de ALVAREZ-URÍA y VARELA (1992, 2000). <regresar>

12) Sobre el papel del Instituto de Reformas Sociales para la sociología española puede consultarse el trabajo más reciente de ZARCO (1999). <regresar>

13) Véase el relieve de esta institución en el nacimiento de la sociología en España señalado por ALVAREZ-URÍA y VARELA (2000, pp.35-45). Estos autores distinguen hasta cinco grupos o escuelas. Todos interesados en la denominada cuestión social. Uno de ellos es la Escuela de Oviedo (AZCÁRATE, BUYLLA y POSADA), cuya sensibilidad por las reformas sociales tiene que ver con las duras condiciones de vida de los trabajadores en Asturias, sobre todo en la minería. Un estudioso de esta época y esta institución es Santiago CASTILLO (1984, 1985). <regresar>

14) Sin duda, no es el único intelectual de la época, pero destaca particularmente en obras como Reconstitución y europeización de España (1899), Oligarquía y caciquismo (1902) o La tierra y la cuestión social (1912). La influencia de Joaquín COSTA en las generaciones de UNAMUNO, MAEZTU o de ORTEGA Y GASSET ha sido destacada por los estudiosos de su obra, como PÉREZ DE LA DEHESA. <regresar>

15) Fernando ALVAREZ-URÍA sugiere la necesidad de estudiar la importancia del recurso a la fotografía en esta época, por parte de algunos de estos autores destacados de la novela social. Por ejemplo, BAROJA se servía de estampas. <regresar>

16) Enrique GÓMEZ ARBOLEYA es una figura clave en la "definitiva institucionalización de la sociología en España" (MESAS DE ROMÁN 2004). La propuesta de aprovechamiento sociológico de la literatura (e incluso del arte), como materiales y métodos de investigación está asimismo en el maestro LÓPEZ-ARANGUREN (SOLDEVILLA 2004). El "juego sociología-literatura" también se ha destacado en la obra de otro eminente sociólogo español de posguerra, Francisco AYALA (RIBES LEIVA 2004). <regresar>

17) Amando DE MIGUEL (1974, pp.74-81) se refiere, razonadamente, a "la escuela que no fue posible"; y sugiere que "en cierta manera la auténtica escuela sociológica orteguiana sería la que continúa en el exilio" en esos años (AYALA, RECASENS SICHES, MEDINA ECHEVERRÍA). Fernando ÁLVAREZ-URÍA y Julia VARELA (2000, pp.48-49) señalan que en este período (1917-1936), a pesar del desfavorable clima de tensión social para la formación de escuelas universitarias, en España "continuaron publicándose traducciones de obras de importantes sociólogos europeos". Se refieren a la labor de traducción de SPENCER, por UNAMUNO; y al entronque de ORTEGA Y GASSET con el elitismo de MOSCA, PARETO y MICHELS. Estos autores nos advierten, entre otros muchos detalles, de la traducción (por algunos discípulos de ORTEGA) y publicación en Revista de Occidente (fundada por ORTEGA en 1923) de algunas obras de SOMBART, SIMMEL o MANNHEIM. <regresar>

18) "Sociológica" significa, en este contexto, que nos referimos a la práctica de investigación cualitativa hecha principalmente por sociólogos en respuesta a demandas de estudios sociológicos. Por supuesto, las perspectivas analíticas o interpretativas utilizadas provienen de una amplia área de disciplinas a las que generalmente nos referimos como ciencias sociales. <regresar>

19) Sobre la "recepción de otras corrientes crítico-culturales y fenomenológicas" en estos años véase RODRÍGUEZ IBÁÑEZ (2001). <regresar>

20) La primera traducción al español de la edición abreviada de El campesino polaco se hace en 2004. Lamentablemente esta tardía y parcial introducción del estudio de THOMAS y ZNANIECKI llega sin ningún reconocimiento de la obra de MARSAL. <regresar>

21) Los estudios referidos nunca llegaron a publicarse, siendo ésta una característica de esta escuela en este período, salvo algunas excepciones. Afortunadamente los informes, e incluso algunos de los documentos primarios de estos estudios, están archivados en la entidad pública, el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), que les encargó. <regresar>

22) Ambos dirigen la Colección "Genealogía del Poder", desde finales de los setenta hasta hoy, donde han destacado sus trabajos de traducción y presentación de obras clásicas relevantes para la metodología cualitativa. Ambos realizan tesis de sociología en París VIII, en esta línea sociohistórico-genealógica, con aportaciones relevantes desde entonces (conjuntas: 1979, 1991, 1997, 2004; ÁLVAREZ-URÍA 1983; VARELA 1984, 1997). <regresar>

23) Entre los manuales generales: DELGADO y GUTIÉRREZ (1994), RUÍZ OLABUÉNAGA (1996), tras su manual pionero con Marian ISPIZUA en 1989; VALLES (1997), ALONSO (1998). Entre los manuales específicos: Jesús DE MIGUEL (1996), SARABIA y ZARCO (1997), COLLER (2000), GARCÍA JORBA (2000), CALLEJO (2001) o VALLES (2002). <regresar>

24) Se pueden encontrar buenos ejemplos en la colecciones "Cuadernos Metodológicos" y "Monografías" (CIS); o en la colección "Genealogía del Poder" (Ediciones La Piqueta). Así como en las colecciones de numerosas entidades públicas (INJUVE, IMSERSO, Instituto de la Mujer, Ministerio de Trabajo, Ministerio de Agricultura, Ministerio de Sanidad) y privadas (Fundación la Caixa, Fundación Juan March). <regresar>

25) BERTAUX y KHOLI citan la edición aparecida en España en 1972, aligerada de los tres apéndices de la obra originalmente publicada en Argentina, en 1969, por la editorial del Instituto Torcuato Di Tella. Un ejemplo de historia de vida de relato único que aborda el drama del retorno de los emigrantes que no lograron el sueño del indiano, volver rico a su lugar de origen. <regresar>

26) Como ya se ha señalado en la Introducción, la línea de investigación sobre los intelectuales la comparte MARSAL también con OLTRA, entre quienes se da una "relación científica de amistad" muy notable. <regresar>

27) Por nuestra parte, advertimos la ausencia de mención a BERTAUX, por ejemplo, en la obra colectiva de DENZIN y LINCOLN (2000) o de FLICK et al. (2004). Al redactar estas notas topamos con el libro Otra memoria es posible, subtitulado Estrategias descolonizadoras del archivo mundial (GARCÍA GUTIÉRREZ 2004). La circunstancia de su impresión en Argentina nos lleva a recordar que en ese país fue donde MARSAL pasó veinte años de su vida; el mismo en el que Jorge BALÁN (1974) publicara el reader en español sobre las historias de vida. <regresar>

28) De ahí que empiece este libro con su autobiografía intelectual, como umbral de las 11 autobiografías de otros tantos intelectuales que componen esta obra. MARSAL es un intelectual de la generación de los años 50, en la misma sociedad y en el mismo período histórico de los intelectuales que estudia. <regresar>

29) Bien es verdad que el MAESTRE de 2003 parece evolucionar contracorriente, por su insistencia en la oralidad de su narrativa y por el recurso a utilizar el pseudónimo de su época clandestina. Todo lo cual parece querer conferir a su narración actual el carácter testimonial (de relator) más que el de autobiografía (de autor). Una distinción que puede verse desarrollada por BEVERLEY (2000). <regresar>

30) Una técnica similar se encuentra en la obra, más reciente (también sociológica, autobiográfica y sobre el mismo tema de fondo), El final del franquismo. Testimonio personal, escrita por Amando DE MIGUEL en 2003. <regresar>

31) En Pensar en Madrid, título original al que también se le pudiera haber añadido "bajo el franquismo", OLTRA hace un estudio de las élites intelectuales a base de un trabajo de campo cualitativo extraordinario, de documentación y entrevistas. Reconoce sus deudas a "Amando de Miguel, Panxo Marsal y Juan Linz", entre quienes se dan a su vez relaciones discipulares y de amistad muy sólidas. En 2004, OLTRA firma una obra con sus discípulos actuales y aprovecha la dedicatoria para homenajear a sus maestros. <regresar>

32) Entre otros, cabe referirse a los escritos de MARTÍN FERNÁNDEZ (1994), GUASCH (1997), COLLER (2000) y GARCÍA JORBA (2000). <regresar>

33) Los discursos de los ministros de Franco, en Sociología del franquismo (DE MIGUEL 1975a, citado en VALLES 1997, p.124). Los discursos de Franco, en La herencia del franquismo (DE MIGUEL 1976). <regresar>

34) Los textos de los llamados escritores "regeneracionistas" y de la "generación del 98"; esto es, la primera generación de intelectuales (DE MIGUEL & BARBEITO 1998). <regresar>

35) Las novelas del período de la Restauración en España (1875-1931), en La España de nuestros abuelos (DE MIGUEL 1995, citado en VALLES 1997, pp.126, 134-35); también en El sexo de nuestros abuelos (DE MIGUEL 1998) y en Historias de amor. Las novelas sentimentales del primer tercio del siglo XX (DE MIGUEL 2002a). <regresar>

36) Los textos de buena educación publicados en el último siglo en España, en Cien años de urbanidad (DE MIGUEL 1991). <regresar>

37) Los refranes y testimonios literarios sobre hábitos alimentarios de los españoles a lo largo del tiempo, en Sobre gustos y sabores. Los españoles y la comida (DE MIGUEL 2004b). <regresar>

38) Una distinción complementaria, que merecería discusión, se halla en TIERNEY (2000, p.541), sobre las diferencias entre los testimonios (activistas) y las autobiografías. Nuestro planteamiento está más cercano al expuesto por BEVERLEY (2000, pp.555-556) sobre esta cuestión. <regresar>

39) El recurso a la ficción va apareciendo, de manera cada vez más decidida, en sus escritos más recientes (DE MIGUEL 2004c, 2005). Esta evolución ya fue señalada, para otros autores y a escala internacional, por DENZIN y LINCOLN (1994, 2000), al referirse al "momento postmoderno" de "escritura experimental" o "postexperimental" en el campo de la investigación cualitativa. En el caso estudiado por nosotros, habría que hablar más bien de "momento re-moderno", siguiendo la metáfora del círculo que se cierra o completa. MARSAL (1969) se refería a la "novela-vida", al mencionar la obra de Oscar LEWIS. Y entre los novelistas españoles consagrados, que van pasando hoy al lenguaje escrito sus memorias, CABALLERO BONALD repite en cada entrega un mismo subtítulo: La novela de la memoria. <regresar>

40) En España, las aportaciones de SARABIA, desde los años 80, así como las de PUJADAS, durante los 90, han sido destacadas por nosotros en otro lugar (VALLES 1997). <regresar>

41) Según esta fuente, en España se habrían publicado más escritos autobiográficos (autobiografías, memorias, diarios, etc.) desde 1975 que en todos los siglos anteriores. (Cfr. Introducción al libro de LEJEUNE 1994, El pacto autobiográfico y otros estudios. Madrid: Megazul-Endymion.) Si bien, algunas investigaciones recientes señalan que hay una enorme tarea pendiente: la identificación y estudio de "textos autobiográficos populares escritos durante la Edad Moderna" (AMELANG 2003, p.257). <regresar>

42) Ver http://www.ucm.es/info/hcontemp/fuentesorales.htm. <regresar>

43) No se trata, bien mirado, de mero deseo; sino también de "recurso a la historia, o mejor, a la genealogía como método de conocimiento" (ALVAREZ-URÍA & VARELA 2000, p.29). En esta perspectiva genealógica, promovida en España por estos autores, se comienzan a publicar algunas tesis de sociología del arte, bajo la dirección de VARELA (VAL CUBERO 2002). Y está en preparación la tesis de Raúl RUANO, basada en historias de vida de viejos y viejas anarquistas. <regresar>

44) A modo de ejemplo, cabe mencionar las tesis de Gabriel ALVAREZ SILVAR y de Mª Jesús CRIADO, leídas en 1996 y 1999, respectivamente, en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología de la UCM. Ambas publicadas, por sus respectivos autores, en 1997 y 2001. <regresar>

45) Por ejemplo, la ponencia Discussion group in the perspective of new cybernetics, presentada en la Conferencia Support, Society and Culture. Mutual uses of Cybernetics and Science, University of Amsterdam, Institute for Andragology, 1989, March 27-April 1, pp.98-139. Cfr. Bibliografía de y sobre Jesús IBÁÑEZ en Anthropos nº 113, 1990, pp.26-30. <regresar>

46) NACACH (2003) distingue tres etapas: la primera marcada por la influencia de la Escuela de Frankfurt (ADORNO) y la de C. W. MILLS; la segunda, en la que destaca el estructuralismo francés; y la tercera donde sobresale el entusiasmo por la cibernética y la llamada investigación social de segundo orden. <regresar>

47) Este punto de vista apenas despliega una vieja cuestión, tratada a fondo por otros autores. Sobre los colegios visibles e invisibles en la sociología española, desde el franquismo hasta hoy, conviene consultar el trabajo de ALVAREZ-URÍA y VARELA (2000). Una aportación igualmente relevante sobre las escuelas y las influencias, elaborada a principios de los 70, está en DE MIGUEL (1974). <regresar>

48) Merecen anotarse dos obras póstumas. Una, Por una sociología de la vida cotidiana, que va por su tercera edición (1994, 1997, 2002). Cuenta con la colaboración de Gérard IMBERT, un admirador destacado en el campo de la investigación social cualitativa en España. Dos, A contracorriente (1997), una organizada compilación de artículos publicados en revistas o periódicos, alguno inédito, presentados por destacados conocedores de la obra intelectual de IBÁÑEZ. <regresar>

49) El libro de MARSAL (1975) Revoluciones y contrarrevoluciones, recoge artículos publicados (entre 1971 y 1974) en El Correo Catalán, de Barcelona, y en Informaciones, de Madrid. Allí se lee: "si viviese en Inglaterra, Alemania o Francia no me habría preocupado de escribir en los diarios. Estando en España me he plegado a la cada vez mayor hueste de intelectuales que lo hacen en ellos, donde y como pueden. Porque en España no hay ningún equivalente en difusión e influencia a las revistas de ciencias sociales de los países centrales" (p.10). En el caso de Amando DE MIGUEL (1972, 1996), aportamos dos botones de muestra de su abundante publicación en los medios periodísticos, que aún no ha sido suficientemente compilada. En la segunda referencia puede leerse algo que refuerza el argumento aquí expuesto: "La pequeña sociología del sentido común es lo que he venido practicando, sin yo saberlo muy bien, desde que concluí mi carrera. Consiste en asimilar los conceptos, los datos, del quehacer profesional para entender los sucesos mínimos de todos los días. Para mí el sociólogo más grande ha sido Simmel, precisamente por lo poco académico que tuvo que ser. Sus escritos son bastante desordenados y hasta caóticos, pero han influido en multitud de investigaciones sistemáticas" (DE MIGUEL 1996, p.10). <regresar>

50) En este nuevo círculo generacional (con nuevas líneas de investigación) se hallan Félix DÍAZ y Angel J. GORDO (análisis del discurso en contextos sanitarios y en el ciberespacio, respectivamente). <regresar>

51) La figura de CONDE tiene especial relieve en nuestra cartografía porque hace una significativa aportación a la metodología cualitativa, con el diseño del llamado "grupo triangular" (tres personas, más el moderador). Al igual que el grupo de discusión canónico pensado por IBÁÑEZ, el grupo triangular se desarrolla en el marco de la investigación empírica de mercado. Su particularidad es que permite trabajar los códigos de comunicación y obtener mayor profundidad en los discursos de los participantes que los grupos canónicos. Según CONDE, "los grupos triangulares dan, pistas, síntomas de lo que todavía no está en el discurso" (Entrevista realizada en el Proyecto PIE 99). Basándose en las teorías psicoanalíticas de WINNICOT, CONDE concibe el espacio discursivo de los grupos triangulares como un espacio transicional, proporcionando al investigador la posibilidad de indagar y proponer hipótesis distintas a lo que en un grupo de discusión ya aparece cerrado. <regresar>

52) El grupo de cualitativistas iniciado por Ibáñez, amplio, diverso y compuesto hoy ya por varias generaciones de profesores, investigadores sociales y de mercado, se ha consolidado en su vocación de escuela a través del Curso de Postgrado Praxis de la Sociología del Consumo. Teoría y Práctica de la Investigación de Mercados, que alberga la Universidad Complutense de Madrid como título propio desde 1992. <regresar>

53) El caso de MARTÍN CRIADO resulta especialmente ilustrativo. Nuestra entrevista se centró en su estudio Producir la juventud, donde afirma: "La tecnología utilizada para la investigación será el grupo de discusión. Esta técnica fue desarrollada epistemológicamente por Jesús Ibáñez (1979). Sin embargo los presupuestos teóricos de base del desarrollo de la técnica por Ibáñez – basados fundamentalmente en la teoría psicoanalítica de grupos – son muy distintos a los que proponemos aquí" (MARTÍN CRIADO 1998, p.94). En este libro se expone una teoría sobre la producción del sentido en la conversación, que parte de la crítica a la lingüística estructural de SAUSSURE siguiendo a diversos autores, fundamentalmente las obras de GOFFMAN y BOURDIEU, entre otros. <regresar>

54) La obra y el grupo alrededor de Tomás R. VILLASANTE et al. (2000, 2001, 2002), VILLASANTE (2002), de investigación social participativa (o IAP) y de análisis del discurso para el estudio del desarrollo local, ciudadanía y medio ambiente son muestras de innovación y creatividad metodológica importantes que sin duda merecen más que una breve mención. La interrelación con el grupo madrileño de IBÁÑEZ o el barcelonés de LOZARES ha ido dando algunos frutos que no podemos detallar aquí; al igual que desborda los límites de este artículo la consideración de los aportes pioneros de Félix REQUENA y José A. RODRÍGUEZ en este campo. <regresar>

55) Las siglas CAQDAS se refieren a Computer Assisted Qualitative Data Analysis Software (Software para el Análisis de Datos Cualitativos Asistido por Ordenador). <regresar>

56) Mencionamos tan sólo una de las recientes aportaciones de este grupo (LOZARES, VERD, MARTÍN & LÓPEZ 2003), que acumula varios proyectos I+D de los que han surgido tesis doctorales y contribuciones a congresos que sería muy extenso detallar aquí. <regresar>

57) Un miembro de este grupo es Ana MARTINEZ (2002), que está desarrollando investigación etnográfica novedosa en su estudio sobre la transmisión intergeneracional de conocimiento sensorial mediado por el género en las tareas domésticas. Y además explora cuestiones relacionadas con los medios de comunicación nuevos y viejos y las cambiantes configuraciones del parentesco. <regresar>

58) Entre las producciones del Taller de Antropología Visual cuentan Jornaleros (1998), A buen común (1999), ambos reflexiones sobre la identidad laboral y la cultura del trabajo de jornaleros en Andalucía. Mujeres invisibles (2000), un aproximación biográfica a la problemática del género. CUPACS es autor de los proyectos de investigación y documentales Televisión y urnas (2000), que aborda la interrelación entre políticos, periodistas y publicitarios en campañas electorales, y Oasis en Tierra Extraña (2003), sobre la resignificación de los espacios públicos urbanos por comunidades de inmigrantes. <regresar>

Referencias

Alasuutari, Pertti (2004). The globalization of qualitative research. En Clive Seale, Giampietro Gobo, Jaber F. Gubrium & David Silverman (Eds.), Qualitative research practice (pp.595-608). London: Sage.

Alonso, Luis E. (1998). La mirada cualitativa en sociología. Madrid: Fundamentos.

Alvarez Silvar, Gabriel (1997). La migración de retorno en Galicia. A Coruña: Xunta de Galicia.

Alvarez-Uría, Fernando (1983). Miserables y locos: medicina mental y orden social en la España del siglo XIX. Barcelona: Tusquets. (Colección Cuadernos ínfimos, no. 106)

Álvarez-Uría, Fernando & Varela, Julia (1992). Colegios invisibles y relaciones de poder en el proceso de institucionalización de la sociología española. En Román Reyes (Ed.), Las ciencias sociales en España (pp.57-82). Madrid: Editorial Complutense (vol. 1 Sociología, coord. Jesús Ibáñez).

Álvarez-Uría, Fernando & Varela, Julia (2000). La galaxia sociológica: colegios invisibles y relaciones de poder en el proceso de institucionalización de la sociología en España. Madrid: Endymion.

Alvarez-Uría, Fernando & Varela, Julia (2004). Sociología, capitalismo y democracia: génesis e institucionalización de la sociología en occidente. Madrid: Ediciones Morata.

Amelang, James S. (2003). El vuelo de Ícaro. La autobiografía popular en la Europa Moderna. Madrid: Siglo XXI.

Ardèvol, Elisenda (1996). El vídeo como técnica de exploración etnográfica. En María García Alonso & Ana Martínez Pérez (Eds.), Antropología de los sentidos: la vista (pp.79-104). Madrid: Celeste Ediciones.

Ardèvol, Elisenda (1998). Esto no es una película: etnografía y construcción de datos audiovisuales en la investigación sociojurídica. En Encarna Bodelon & Teresa Picontó (Eds.), Transformaciones del estado del derecho contemporáneos: Nuevas perspectivas de la investigación socio-jurídica (pp.211-230). Madrid: Dykinson, IISJO.

Ardèvol, Elisenda; Bertran, Marta; Callén, Blanca & Pérez, Carmen (2003). Etnografía virtualizada: la observación participante y la entrevista semiestructurada en línea. Athenea Digital, 3, 72-92. Disponible en: http://antalya.uab.es/athenea/num3/ardevol.pdf [Fecha de acceso: 2005, 8, 22].

Atkinson, Paul; Coffey, Amanda & Delamont, Sara (1999). Ethnography. Post, past, and present. Journal of Contemporary Ethnography, 28(5), 460-471.

Baer, Alejandro (2001). Consuming history and memory through mass media products. European Journal of Cultural Studies, 4(4), 491-501.

Baer, Alejandro (2005). El testimonio audiovisual. Imagen y memoria del Holocausto. Madrid: CIS (en prensa).

Baer, Alejandro & Sádaba, Igor (2003). Tecnologias de la memoria: la transformación del recuerdo colectivo en la sociedad de la información. Cuadernos de Realidades Sociales, 53, 163-184.

Baer, Alejandro & Sánchez Pérez, Francisco (2004). La metodología biográfica audiovisual. Empiria, 7, 35-55.

Balán, Jorge (Ed.) (1974). Las historias de vida en ciencias sociales. Buenos Aires: Nueva Visión.

Bertaux, Daniel & Kholi, Martin (1984). The life story approach: a continental view. Annual Review of Sociology, 10, 215-237.

Beverley, John (2000). Testimonio, subalternity, and narrative authority. En Norman K. Denzin & Yvonna S. Lincoln (Eds.), Handbook of qualitative research (segunda edición) (pp.555-566). Thousand Oaks, California: Sage.

Callejo, Javier M. (2001). El grupo de discusión: introducción a una práctica de investigación. Barcelona: Ariel Practicum.

Castillo, Juan J. (2001). Pasión y oficio: Beatrice Webb en la fundación de la sociología. Revista Española de Investigaciones Sociológicas, 93, 183-187.

Castillo, Juan J. & Castillo, Santiago (2004). Estudio introductorio. En Sydney Webb & Beatrice Webb (Eds.), La democracia industrial. Madrid: Biblioteca Nueva. (Ed. orig. 1898 Industrial Democracy)

Castillo, Santiago (1984). El reformismo en la Restauración: del Congreso Sociológico de Valencia a la Comisión de Reformas Sociales. Estudios de historia social, 30, 21-78.

Castillo, Santiago (1985). Introducción. En Comisión de Reformas Sociales Reformas sociales: información oral y escrita publicada de 1889 a 1893. Madrid: Ministerio de Trabajo y Seguridad Social. (Ed. orig. 1889-1893. Madrid: Manuel Minuesa de los Ríos)

Castillo Castillo, José (2001). Ortega y Gasset y sus discípulos. En Salustiano del Campo (Ed.), Historia de la sociología española (pp.129-160). Barcelona: Ariel.

Chulilla, Juan Luis & Azagra, Pilar (2004). Espacios urbanos e inmigración en el Madrid del S. XXI. Madrid: La Casa Encendida.

Coller, Xavier (2000). Estudio de casos. Madrid: CIS. (Colección "Cuadernos Metodológicos", no. 30)

Criado, Mª Jesús (2001). La línea quebrada. Historias de vida de migrantes. Madrid: Consejo Económico y Social.

Delgado, Juan M. & Gutiérrez, Juan (Eds.) (1994). Métodos y técnicas cualitativas de investigación en ciencias sociales. Madrid: Síntesis.

Denzin, Norman K. & Lincoln, Yvonna S. (Eds.) (1994). Handbook of qualitative research. Thousand Oaks, California: Sage.

Denzin, Norman K. & Lincoln, Yvonna S. (Eds.) (2000). Handbook of qualitative research (segunda edición). Thousand Oaks, California: Sage.

Devillard, Marie J., Pazos, Álvaro, Castillo, Susana; Medina, Nuria; Touriño, Eva(1995). Biografías, subjetividad y ciencia social: crítica del método biográfico desde una investigación empírica, Política y Sociedad, 20, 143-162.

Devillard, Marie J., Pazos, Álvaro, Castillo, Susana; Medina, Nuria (2001). Los niños españoles en la URSS (1937-1997): narración y memoria. Barcelona: Ariel.

Dey, Ian (2004). Grounded theory. En Clive G. Seale, Giampietro Gobo, Jaber Gubrium & David Silverman (Eds.), Qualitative Research Practice (pp.80-93). London: Sage.

Flick, Uwe (2004). Introducción a la investigación cualitativa. Madrid: Ediciones Morata.

García Gutiérrez, Antonio (2004). Otra memoria es posible. Estrategias descolonizadoras del archivo mundial. Buenos Aires: La Crujía.

García Jorba, Juan M. (2000). Diarios de campo. Madrid: CIS. (Colección "Cuadernos Metodológicos", no. 31)

Garrigós, José Ignacio (2003). Frédéric Le Play: biografía intelectual, metodología e investigaciones sociológicas. Madrid: CIS. (Colección "Monografías", no. 203)

Gordo López, Ángel J. (2004). El espectáculo productivo del chat y otros lugares comunes. Inguruak: Revista de Sociología del País Vasco, 37,127-134.

Guasch, Oscar (1997). Observación participante. Madrid: CIS. (Colección "Cuadernos Metodológicos", no. 20)

Hernández, Francesc (1982). Siete familias catalanas. Madrid: CIS.

Hodder, Ian (1994). The interpretation of documents and material culture. En Norman K. Denzin & Yvonna S. Lincoln (Eds.), Handbook of qualitative research (pp.393-402). Thousand Oaks, California: Sage.

Ibáñez, Jesús (1979). Más allá de la sociología. El grupo de discusión: Técnica y crítica. Madrid: Siglo XXI.

Ibañez, Jesús (1985). Del algoritmo al sujeto: perspectivas de la investigación social. Madrid: Siglo XXI.

Ibáñez, Jesús (Ed.) (1990a). Introducción. Nuevos avances en la investigación social. La investigación social de segundo orden. Anthropos Suplementos, 22, 3-22.

Ibáñez, Jesús (1990b). Autopercepción intelectual de un proceso histórico: Autobiografía (Los años de aprendizaje de Jesús Ibáñez). Anthropos, 113, 9-30.

Ibañez, Jesús (Ed.) (1992). Las ciencias sociales en España: historia inmediata, crítica y perspectivas. Madrid: Universidad Complutense.

Ibañez, Jesús (1997). A contracorriente. Madrid: Editorial Fundamentos.

Ibañez, Jesús (2002). Por una sociología de la vida cotidiana. Madrid: Siglo XXI.

Izquierdo, Javier (2003). Árbitros de fútbol: ¿un c.elegans para la metodología de las ciencias socials. Empiria, 6, 79-111.

Izquierdo-Martín, Javier (2004). "¿Sabes lo que te digo?": sobre las secuencias de revelación de las bromas cámara oculta [67 párrafos]. Forum Qualitative Sozialforschung / Forum: Qualitative Social Research [Revista en-línea], 5(2), Art. 12. Disponible en: http://www.qualitative-research.net/fqs-texte/2-04/2-04izquierdo-s.htm [Fecha de acceso: 2005, 3, 29].

Instituto de Reformas Sociales (1904/1977). Miseria y conciencia del campesino castellano. Memoria acerca de la información agraria en ambas Castillas, Madrid: Narcea Ediciones.

Knoblauch, Hubert, Flick, Uwe & Maeder, Christoph (2005). Qualitative Methods in Europe: The Variety of Social Research Introduction [10 párrafos]. Forum Qualitative Sozialforschung / Forum: Qualitative Social Research [Revista en-línea], 6(3), Art. 34. Disponible en: http://www.qualitative-research.net/fqs-texte/3-05/05-3-34-e.htm [Fecha de acceso: 2005, 9, 15].

López-Aranguren, Eduardo (1992). Prólogo. En José Luis L. Aranguren, La vejez como autorrealización personal y social (pp.11-17). Madrid: Ministerio de Asuntos Sociales.

Lozares, Carlos; Verd, Joan M.; Martín, Joel & López, Pedro (2003). Relaciones, redes y discurso: revisión y propuestas en torno al análisis reticular de datos textuales. Revista Española de Investigaciones Sociológicas, 101, 175-200.

Maestre, Juan (1976). Testimonio de un rebelde. Madrid: Cuadernos para el Diálogo.

Maestre, Juan (2003). Politicus interruptus. Madrid: Entrelíneas Editores.

Marinas, José M. & Bandera, Joaquín (1996). Palabra de Pastor: Historial oral de la trashumancia. León: Editorial Instituto Leonés de Cultura.

Marinas, José M. & Santamarina, Cristina (1993). La Historia Oral: Métodos y experiencias. Madrid: Debate.

Marsal, Juan F. (1969). Hacer la América. Autobiografía de un inmigrante español en la Argentina. Buenos Aires: Editorial del Instituto Torcuato Di Tella.

Marsal, Juan F. (1975). Revoluciones y contrarrevoluciones. Barcelona: Península.

Marsal, Juan F. (1977). Teoría y crítica sociológicas. Madrid: Guadiana.

Marsal, Juan F. (1979). Pensar bajo el franquismo. Intelectuales y política en la generación de los años cincuenta. Barcelona: Península.

Martín Criado, Enrique (1998). Producir la juventud. Madrid: Istmo.

Martín de Dios, Luis J. (1990). Jesús Ibáñez y la investigación de mercados. Anthropos, 113, 50-55.

Martín Fernández, Manuel (1994). Mujeres policía. Madrid: CIS-Siglo XXI.

Mercadé, Francesc (1982). Cataluña: intelectuales, políticos y cuestión nacional. Barcelona: Península.

Mesas de Román, Pedro J. (2004). Enrique Gómez Arboleya: la definitiva institucionalización de la sociología en España. Política y Sociedad, 41(2), 75-98.

Miguel, Amando de (1974). Sociología o subversión. Barcelona: Plaza y Janés.

Miguel, Amando de (1975a). Sociología del franquismo. Barcelona: Euros.

Miguel, Amando de (1975b). Crónica del VIII Congreso Mundial de Sociología. Papers, 4, 231-243.

Miguel, Amando de (1976). La herencia del franquismo. Madrid: Editorial Cambio 16.

Miguel, Amando de (1979). Juan F. Marsal Agelet: In Memoriam. Revista Española de Investigaciones Sociológicas, 5, 1-2.

Miguel, Amando de (1991). Cien años de urbanidad. Crítica de costumbres de la vida española. Barcelona: Planeta.

Miguel, Amando de (1995). La España de nuestros abuelos. Historia íntima de una época. Madrid: Espasa Calpe.

Miguel, Amando de (1996). Con sentido común. Madrid: Espasa Calpe.

Miguel, Amando de (1997). Autobiografía de los españoles. Cómo nos vemos. ¿Somos así? Barcelona: Planeta.

Miguel, Amando de (1998). El sexo de nuestros abuelos. Madrid: Espasa Calpe.

Miguel, Amando de (2001). Cuando éramos niños. Barcelona: Plaza y Janés.

Miguel, Amando de (2002a). Historias de amor. Las novelas sentimentales del primer tercio del siglo XX. Madrid: Espasa Calpe.

Miguel, Amando de (2002b). Mi manera de hacer sociología. En Centro de Investigaciones Sociológicas (Ed.), La sociedad: Teoría e investigación empírica. Libro homenaje a José Jiménez Blanco (pp.1103-1110). Madrid: CIS.

Miguel, Amando de (2004a). Sancho Panza lee el Quijote. Madrid: Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales.

Miguel, Amando de (2004b). Sobre gustos y sabores. Los españoles y la comida. Madrid: Alianza Editorial.

Miguel, Amando de (2004c). Memorias de un paseante en Corte. En Manuel Palencia, Francisco de Paz, Amando de Miguel, Mariví Sánchez y Mariano Calvo (Eds.), Cuentos picarescos (pp.61-80). Toledo: Azacanes.

Miguel, Amando de (2005). El arte de envejecer. Madrid: Biblioteca Nueva.

Miguel, Amando de & Barbeito, Roberto L. (1998). El final de un siglo de pesimismo (1898-1998). El estado de ánimo de los españoles. Barcelona: Planeta.

Miguel, Jesús M. de (1996a). Prólogo. En Esteban Pinilla de las Heras (Ed.), La memoria inquieta (pp.vii-xvii). Madrid: CIS.

Miguel, Jesús M. de (1996b). Auto/biografías. Madrid: CIS. (Colección Cuadernos Metodológicos, no. 17)

Miguel, Jesús M. de & Pinto, Carmelo (2002). Sociología visual. Madrid: Centro de Investigaciones Sociológicas.

Mruck, Katja en colaboración con Günter Mey (2000). Qualitative research in Germany [54 párrafos]. Forum Qualitative Sozialforschung / Forum: Qualitative Social Research [Revista en-línea], 1(1), Art. 4. Disponible en: http://www.qualitative-research.net/fqs-texte/1-00/1-00mruck-e.htm [Fecha de acceso: 2005, 3, 29].

Nacach, Pablo (2003). A través del espejo. Individuo y sociedad en la obra de Jesús Ibáñez, Madrid: CIS. (Colección "Monografías" no. 200)

Oltra, Benjamín (1976). Pensar en Madrid. Análisis sociológico de los intelectuales políticos en la España franquista. Barcelona: Euros.

Oltra, Benjamín; Garrigós, José I.; Mantecón, Alejandro & Oltra Algado, Christian (2004). Sociedad, vida y teoría. La teoría sociológica desde una perspectiva de sociología narrativa. Madrid: CIS. (Colección Academia)

Ortí, Alfonso (1984). De la Guerra Civil a la transición democrática: resurgimiento y reinstitucionalización de la sociología en España, Anthropos, 36, 36-48.

Ortí, Alfonso (1990). Jesús Ibáñez, debelador de catacresis (La sociología crítica como autocrítica de la sociología). Anthropos, 113, 31-41.

Ortí, Alfonso (2001). En el margen del centro: la formación de la perspectiva sociológica crítica de la generación de 1956. Revista Española de Sociología, 1, 119-163.

Ottenberg, Simon (1990). Thirty years of fieldnotes: changing relationships to the text. En Roger Sanjeck (Ed.), Fieldnotes. The makings of anthropology (pp.139-160). New York, Ithaca: Cornell University Press.

Ponce de León, Omar G. (1997). El médico enfermo. Análisis sociológico del conflicto de roles. Madrid: CIS.

Ribes Leiva, Alberto J. (2004). Sociología y literatura en Francisco Ayala. Política y Sociedad, 41(2), 53-73.

Rodríguez Ibáñez, José E. (2001). La recepción de otras corrientes crítico-culturales y fenomenológicas. En Salustiano del Campo (Ed.), Historia de la sociología española (pp.251-259). Barcelona: Ariel.

Ruiz Olabuénaga, José I. (1996). Metodología de la investigación cualitativa. Bilbao: Universidad de Deusto.

Ruiz Olabuénaga, José I. & Ispizua, María A. (1989). La descodificación de la vida cotidiana. Métodos de investigación cualitativa. Bilbao: Universidad de Deusto.

Ryen, Anne (2004). The qualitative interview in Scandinavia: Context as euthanasia or resurrection? Ponencia presentada en ESA (European Sociological Association) Midterm Conference. Berlin, 9-10 Septiembre.

Sampedro, Victor & Baer, Alejandro (2004). El recuerdo como olvido y el pasado extranjero. Padres e hijos ante la memoria histórica mediatizada. Revista de Estudios de Juventud, Número especial, 93-108.

Sánchez Perez, Francisco (2005). Objeto y método: criterios de demarcación epistemológicos o coartadas para supervivencia académica (en prensa).

Santamarina, Cristina & Marinas, José M. (1994). Historias de vida e historia oral. En Juan M. Delgado & Juan Gutiérrez (Eds.), Métodos y técnicas cualitativas de investigación en ciencias sociales (pp.257-285). Madrid: Síntesis.

Sarabia, Bernabé (2001). Precursores de la sociología española. Siglo XIX. En Salustiano del Campo (Ed.), Historia de la sociología española (pp.17-40). Barcelona: Ariel.

Sarabia, Bernabé (2004). Conversaciones con José Castillo Castillo. A modo de entrevista. En Centro de Investigaciones Sociológicas, Reflexiones sociológicas. Libro homenaje a José Castillo Castillo (pp.3-26). Madrid: CIS.

Sarabia, Bernabé & Zarco, Juan (1997). Metodología cualitativa en España. Madrid: CIS.

Seale, Clive; Gobo, Giampietro; Gubrium, Jaber F. & Silverman, David (Eds.) (2004). Qualitative research practice. London: Sage.

Soldevilla, Carlos (2004). José Luis López Aranguren: el buen talante como estilo de vida. Política y Sociedad, 41(2), 123-143.

Tierney, William G. (2000). Undaunted courage: life history and the postmodern challenge. En Norman K. Denzin & Yvonna S. Lincoln (Eds.), Handbook of qualitative research (segunda edición) (pp.537-554). Thousand Oaks, California: Sage.

Torres Albero, Cristóbal (Ed.) (2003). IOP/CIS 1963-2003: Entrevistas a sus directores y presidentes. Madrid: CIS.

Touraine, Alain (1978). Un deseo de historia. Autobiografía intelectual. Madrid: Zero. (Ed. orig. 1977 Un désir d'histoire. Paris: Stock)

Val Cubero, Alejandra (2002). La percepción social del desnudo femenino en el arte (siglos XVI-XIX): pintura, mujer y sociedad. Universidad Complutense de Madrid, Facultad de Ciencias de la Información, Departamento de Sociología VI. Tesis Doctoral.

Valles, Miguel S. (1997). Técnicas cualitativas de investigación social: Reflexión metodológica y práctica profesional. Madrid: Síntesis.

Valles, Miguel S. (2000a). La grounded theory y el análisis cualitativo asistido por ordenador. En Manuel García Ferrando, Jesús Ibáñez & Francisco Alvira (Eds.), El análisis de la realidad social. Métodos y técnicas de investigación (pp.575-604). Madrid: Alianza.

Valles, Miguel S. (2000b). Historia oral de la I Encuesta Nacional de Juventud. La peripecia humana y política. En Amando de Miguel (Ed.), Dos generaciones de jóvenes 1969-1998 (pp.113-140). Madrid: Instituto de la Juventud.

Valles, Miguel S. (2001). Ventajas y desafíos del uso de programas informáticos (e.g. ATLAS.ti y MAXqda) en el análisis cualitativo. Una reflexión metodológica desde la grounded theory y el contexto de la investigación social española. Ponencia presentada en el Seminario sobre Investigación Avanzada Cualitativa Asistida por Ordenador. Granada: 22-23 Noviembre. Sevilla: Fundación Centro de Estudios Andaluces. Documentos de Trabajo Serie Sociología (S2001/05).

Valles, Miguel S. (2002). Entrevistas cualitativas. Madrid: CIS. (Colección "Cuadernos Metodológicos", no. 32)

Valles, Miguel S. (2005). Metodología y tecnología cualitativas: actualización de un debate, desde la mirada más atenta en la obra de Barney G. Glaser. Empiria, 9 (enero-junio), 145-168.

Varela, Julia (1984). Modos de educación en la España de la Contrarreforma. Madrid: La Piqueta.

Varela, Julia (1997). Nacimiento de la mujer burguesa: el cambiante desequilibrio de poder entre los sexos. Madrid: Ediciones La Piqueta. (Segunda edición, Colección "Genealogía del Poder", no. 30)

Varela, Julia & Alvarez-Uría, Fernando (1979). El cura Galeote asesino del obispo de Madrid-Alcalá: proceso médico-legal. Madrid: La Piqueta.

Varela, Julia & Alvarez-Uría, Fernando (1991). Arqueología de la escuela. Madrid: La Piqueta. (Colección "Genealogía del Poder", no. 20)

Varela, Julia & Alvarez-Uría, Fernando (1997). Genealogía y sociología: materiales para repensar la modernidad. Buenos Aires: El cielo por asalto.

Villasante, Tomás R. (2002). Sujetos en movimiento. Redes y procesos creativos en la complejidad social: construyendo ciudadanía/4. Montevideo: Nordan-Comunidad.

Villasante, Tomás R. & Garrido, Javier (Ed.) (2002). Metodologías y presupuestos participativos: construyendo ciudadanía/3. Madrid: IEPALA.

Villasante, Tomás R.; Montañés, Manuel & Martí, Joel (Eds.) (2000). La investigación social participativa: construyendo ciudadanía/1. Barcelona: El Viejo Topo.

Villasante, Tomás R.; Montañés, Manuel & Martín, Pedro (Eds.) (2001). Prácticas locales de creatividad social: construyendo ciudadanía/2. Barcelona: El Viejo Topo.

Wainerman, Catalina (1998). Acerca de la formación de investigadores sociales. En Catalina Wainerman & Ruth Sautu (Eds.), La trastienda de la investigación (pp.15-40). Buenos Aires: Editorial de Belgrano.

Zarco, Juan (1999). Notas sobre el Instituto de Reformas Sociales y las tres historias de la sociología española. Revista Española de Investigaciones Sociológicas, 86, 129-152.

Zarco, Juan (2004/1984). Estudio introductorio. In William I. Thomas & Florian Znaniecki (Eds.), El campesino polaco en Europa y en América (pp.21-90). Madrid: CIS. (Ed. orig. William I. Thomas & Florian Znaniecki [1984/1918-20] The Polish Peasant in Europe and America. Urbana & Chicago: University of Illinois Press. [Edición abreviada de E. Zaretski])

Autores

Miguel S. VALLES es en la actualidad Profesor Titular de Sociología en la Universidad Complutense de Madrid. Sus preferencias de investigación incluyen: la metodología de la investigación social (combinación de métodos cuantitativos y cualitativos); historia y sociología de los métodos de investigación social (sociedad, vida y métodos); entrevistas cualitativas; grounded theory y análisis cualitativo (manual y asistido por ordenador). Su principal ámbito de investigación ha estado dentro de la sociología de la población (juventud, vejez, migraciones).

Contacto:

Miguel S. Valles

Departamento de Sociología IV (Metodología de la Investigación)
Facultad de Ciencias Políticas y Sociología
Universidad Complutense de Madrid
Campus de Somosaguas
28223 Pozuelo de Alarcón (Madrid) España

Teléfono: 91 3942671
Fax: 91 3942673

E-mail: mvalles@cps.ucm.es
URL: http://www.ucm.es/info/socivmyt/

 

Alejandro BAER es actualmente Profesor Ayudante en el Departamento de Sociología IV de la Universidad Complutense de Madrid. Sus preferencias de investigación son la metodología biográfica/historia oral, los métodos visuales y las intersecciones entre las representaciones de los medios de comunicación, la memoria social y las identidades colectivas. Su área principal de investigación es el testimonio audiovisual (teoría y metodología para la investigación y la representación de sucesos traumáticos pasados).

Contacto:

Alejandro Baer

Departamento de Sociología IV (Metodología de la Investigación)
Facultad de Ciencias Políticas y Sociología
Universidad Complutense de Madrid
Campus de Somosaguas
28223 Pozuelo de Alarcón (Madrid) España

Teléfono: 91 3942799
Fax: 91 3942673

E-mail: abaer@cps.ucm.es
URL: http://www.ucm.es/info/socivmyth/

Cita

Valles, Miguel S. & Baer, Alejandro (2005). Investigación social cualitativa en España: Pasado, presente y futuro. Un retrato [62 párrafos]. Forum Qualitative Sozialforschung / Forum: Qualitative Social Research, 6(3), Art. 18, http://nbn-resolving.de/urn:nbn:de:0114-fqs0503183.



Copyright (c) 2005 Miguel S. Valles, Alejandro Baer

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International License.