Volumen 7, No. 4, Art. 16 – Septiembre 2006

Abrirse camino en el mundo de la investigación social cualitativa, desde la península ibérica, entre los milenios segundo y tercero. Testimonio personal1)

Miguel S. Valles Martínez

Resumen: El presente artículo constituye una primera aportación del autor en el terreno de la narración autobiográfica, acerca de su trayectoria académica y profesional relacionada con la investigación cualitativa. Se hace a propósito de la convocatoria del volumen especial de FQS centrado en Iberoamérica, que contemplaba ya esta clase de contribuciones. El texto resultante contiene aspectos previstos, junto con otros que han ido surgiendo de forma menos anticipada durante la escritura. Hay un énfasis en las coordenadas espacio-temporales desde las que se relata la experiencia vivida. La mirada retrospectiva combina una reflexión metodológica (sobre la génesis y desarrollo de un proceso formativo y de adquisición de conciencia), con la intención de homenaje a los maestros. Es una forma de cumplir con el rito de paso de los investigadores cualitativistas e invitar a otros colegas a estampar sus autobiografías.

Palabras clave: perspectiva autobiográfica, métodos cualitativos, maestros españoles, identidad, proceso formativo, biografía intelectual, contexto existencial, conciencia metodológica, testimonios

Índice

1. Introducción: la investigación cualitativa en perspectiva autobiográfica

2. Raíces, fuera de la academia, de la formación como investigador cualitativista

3. Primeras lecturas y trabajos, reconsiderados desde las lecturas y trabajos actuales

4. Jalones siguientes en un proceso de formación marcadamente autodidacta

5. Afianzamiento de una trayectoria docente e investigadora orientada a lo cualitativo

6. Cambio de milenio, hacia una identidad reafirmada en el cosmos de lo cualitativo

6.1 Formación continua vía proyectos I+D, IE (Innovación Educativa) y AdM (Amando De MIGUEL)

6.2 Hacer la América, week-ends en Guatemala

6.3 Repensando las entrevistas en profundidad, la teoría fundamentada y la calidad de la investigación cualitativa

7. Proyectos entre la realidad y el deseo

Notas

Referencias

Autor

Cita

 

1. Introducción: la investigación cualitativa en perspectiva autobiográfica

He vuelto a releer el capítulo primero del libro de Erik H. ERIKSON Historia personal y circunstancia histórica. Esta vez me he fijado en detalles que pasé por alto hace unos veinte años, cuando comencé mi proyecto de tesis doctoral. Entonces, no caí en la cuenta de que, por ejemplo, el autor había escrito esa obra a los 73 años. Tampoco presté demasiada atención a las numerosas revelaciones que contienen esas primeras páginas tituladas La crisis de identidad en la perspectiva autobiográfica2). Ahora, en cambio, he encontrado en ellas un buen puñado de resortes para pensar y repensar mi experiencia formativa en el campo de la investigación social mediante métodos y técnicas cualitativas. Esa experiencia no es únicamente la del proceso de formación como investigador cualitativo. Necesariamente surge en el relato alguna alusión a la experiencia, relacionada, de docencia en este campo; sobre todo la que se inició en el curso 1993-94 en la Universidad Complutense de Madrid. [1]

La idea inicial de este artículo ha sido ajustarlo a uno de los apartados de la convocatoria hecha por FQS. A saber: "Realidad y perspectiva futura de la ICIA" (subapartado: "Trayectorias biográficas y experiencias educativas en el proceso de formación como investigador cualitativo"). He de reconocer la influencia reciente de lecturas como la contribución de ALASUUTARI (2004), donde puede verse el autoretrato del autor finlandés sobre su proceso de becoming a qualitative researcher. Adelantaba, en la propuesta inicial de contribución, que aprovecharía mi autorretrato para reflexionar sobre la creación y evolución de la identidad del investigador cualitativista en España. Incluso anticipaba que me servirían de referencia las categorías de identidad negativa o confusión de identidad, que maneja ERIKSON (1979); u otras elaboraciones conceptuales: por ejemplo, las de GOFFMAN acerca de la identidad deteriorada, en su célebre Estigma. Sin embargo, la escritura del texto final me ha llevado por algunos derroteros un tanto imprevistos, como comprobará el lector. He dejado que el relato fluyese, al antojo de recuerdos y olvidos. La sensación al releer lo escrito es que han quedado muchas cosas en el tintero. [2]

Sin duda, ha habido otras intenciones y razones poderosas para embarcarme en esta nueva tarea, que ya tiene un precedente al que remito reiteradamente. Me refiero al artículo de VALLES y BAER (2005), aparecido en un volumen especial de FQS sobre la investigación cualitativa en Europa. La intencionalidad aludida tiene que ver, en parte, con el deseo de historia (TOURAINE 1978) y de homenaje. ERIKSON subraya, en el escrito referido, la importancia de la "sucesión generacional de maestros" en todos los campos. Y se refiere a la tarea del investigador que está madurando: la superación de los modelos de identidad que representan los maestros. En mi caso, se da la circunstancia de que uno de los metodólogos a quien más he admirado, MARSAL, practicó la investigación cualitativa entre la Argentina y España. Mi experiencia académica más intensa en Iberoamérica está relacionada con Guatemala; y mantengo contactos con investigadores de otros países iberoamericanos. [3]

El futuro está por escribirse, pero conviene ir dejando rastro documental del camino recorrido, aunque los usos sociales marquen otras edades para las memorias. A este respecto me interesan tanto las normas como las excepciones. Un ejemplo de reciente lectura, las memorias de JUARISTI (2006). A ellas llegué a través de la letra impresa de José Carlos MAINER, en la prensa del 25 de febrero de 2006. Allí se habla del pudor asociado al "pacto autobiográfico" (Philipe LEJEUNE) propio de las narraciones en primera persona firmadas con el nombre real. Acababa de leer la primera novela de SÁNCHEZ PÉREZ (2005), apreciado colega con quien he comentado después sobre el mayor grado de libertad y de rebaje de autocensura que da el género novelístico3). La narración, con tintes autobiográficos y de consumado observador participante, permite al lector adentrarse en el mundo interior, personal y profesional, de la Antropología y otras disciplinas. La referencia a las "liturgias académicas", con la que comienza el relato, me hizo pensar en su opera prima La liturgia del espacio; pero también en la novela autobiográfica del sociólogo Francisco PARRA LUNA Campus adentro. [4]

Estos y otros materiales, fruto de la conversación y la documentación surgida alrededor de los libros, me hizo recordar lo leído en la obra de UNAMUNO. Volví sobre una de sus novelas, San Manuel Bueno (leída por vez primera en el Bachillerato), en la Navidad de 20054). Esta vez tomé numerosas notas para los proyectos de indagación cualitativa con los que más me identifico. La narradora es una mujer, Angelita; que estudia gracias al dinero que mandaba su primo, Lázaro, que "sigue en el Nuevo Mundo" (las Américas). Pero el personaje protagonista es el párroco, Don Manuel, para el que Angelita hace de diaconisa. UNAMUNO (1942, pp.135, 171) pone en boca del sacerdote varias referencias a la naturaleza de las novelas ("la novela es la más íntima historia, la más verdadera", por ejemplo). [5]

Estos y otros materiales testimoniales forman parte de un proyecto de estudio sobre "las autobiografías a través de las novelas", sugerido en parte por Amando DE MIGUEL en los últimos meses5). Dar testimonio de una vocación, de una profesión, de una familia, de los demás y de uno mismo, parece ser el destino de tantos informantes (legos o expertos) en pos de una cierta inmortalidad. Quizá ahí se hallen las razones más recónditas de mi orientación dentro de la sociología cualitativa, abierta al campo más vasto de las ciencias sociales y las humanidades. [6]

2. Raíces, fuera de la academia, de la formación como investigador cualitativista6)

Con el tiempo me he ido convenciendo de la importancia de la formación no académica. Me refiero a lo que se ha llamado, en ocasiones, la escuela de la vida, el haber visto mundo o el currículo oculto. Ahí entiendo que conviene rastrear, una parte al menos, del proceso de convertirse en investigador social cualitativista. No siempre se hace. A veces, por temor a desvelar unos orígenes sociales humildes o encumbrados que puedan empañar la posición alcanzada o la imagen que se pretenda dar. A veces, por el pudor o sentimiento de impertinencia que produce la sola idea de desvelar una parcela considerada privada. A veces, por el convencimiento de que nada tiene que ver con lo sustantivo de la trayectoria profesional. [7]

En mi caso, las tres razones han actuado de algún modo en el pasado; si bien, he ido sacudiéndolas o superándolas poco a poco. Hoy, mi postura es favorable a esperar del investigador social que explicite el contexto existencial, histórico y biográfico, desde el que percibe e interpreta los fenómenos que analiza. [8]

Hay algunas coordenadas histórico-biográficas que pueden ayudar tanto al que escribe como al que lee. La edad-generación es, sin duda, una de ellas; de las más elementales. Otra clave está en lo territorial. El tiempo y el espacio arrastran consigo toda una serie de contextos y condicionamientos a tener en cuenta. Aquí apenas se anotan unos breves apuntes autobiográficos. [9]

Nací en la España de comienzos de los años 60 del siglo XX, en una población cabecera de comarca, al norte de Castilla y León. La familia materna se dedicaba a la agricultura y la ganadería. Aunque algunos de sus miembros (mis tíos) ya habían protagonizado la emigración, con retorno, a Europa (Holanda); culminaban una carrera con asentamiento en Madrid; o emigrarían en los 70 a Valladolid, para retornar y emprender negocios en los 90. La familia paterna se dedicaba a la fabricación y transporte de ladrillos y tejas; también a la venta y reparación de maquinaria agrícola. El abuelo iba haciendo sus últimos trabajos en la fragua, recomponiendo arados; y sus hijos vendían desde un tornillo hasta las primeras máquinas de segar mies. [10]

La fatalidad de un accidente de tráfico, que acabó con la vida de mi padre, me apartó (durante los períodos escolares) de ambos escenarios familiares apenas cumplidos los 8 años. Empezó mi peregrinación por los internados, en colegios religiosos alejados de los lugares de la niñez. Pasé de ser un estudiante del montón, en un ambiente colegial local, a concentrarme y sobresalir en los estudios en los otros ambientes. Las nuevas circunstancias adelantaron la entrada propia y de mis hermanos en la economía sumergida, durante los paréntesis escolares de las vacaciones de verano. Primero en contextos laborales españoles; luego, en el extranjero. Con el tiempo, cuestiones como la transición juvenil al trabajo, la precariedad laboral o la discriminación del inmigrante económico se convertirían en objetos de estudio. [11]

La decisión de estudiar sociología no se produjo hasta las vísperas de tener que formalizar la pre-inscripción correspondiente dentro del plazo administrativo. Fue, sin duda, decisiva la orientación de una de mis hermanas, que ya concluía la Diplomatura en Trabajo Social. Pero mi visión retrospectiva me lleva a enfatizar, hoy, que la inclinación hacia el enfoque social cualitativista preferido (biográfico, etno-sociológico) echó raíces en esa experiencia vital crítica a una edad temprana. Las lecturas sociológicas posteriores (sobre movilidad social, problemas sociales, cambio social) se acabarían filtrando por el tamiz de lo vivido. Las prácticas cotidianas de introspección y de empatía, por ejemplo, precedieron el ingreso en las aulas universitarias. Pero también la observación y participación en contextos de interacción social diversos (familiares, educativos, laborales). En todos ellos me cautivaron las formas de conversación y narración, tan variadas según la edad y el contexto (urbano, rural) del interlocutor. Mención especial merece la habilidad conversacional y relatora de las mujeres adultas presentes en mi niñez y adolescencia. Me producía fascinación. Recuerdo el momento álgido, semanal, que se alcanzaba los martes por la mañana, con ocasión del mercado tradicional en las plazas y calles aledañas. Bien en estos espacios públicos, bien en el interior de la casa familiar (siempre de puertas abiertas), el intercambio comunicativo rozaba la maestría verbal y no verbal que para sí quisiera un entrevistador con propósitos de investigación sociológica. [12]

3. Primeras lecturas y trabajos, reconsiderados desde las lecturas y trabajos actuales

No hay pretensión de inventario, tampoco en este apartado. Anoto solo una breve referencia a algunos libros que me adentraron en el campo de las ciencias sociales, dejando una huella tan especial que el tiempo aún no ha borrado. Además, añado la mención a algunos trabajos de la carrera en los que practiqué por vez primera algunas técnicas cualitativas. [13]

Mi primer acercamiento bibliográfico al área de conocimiento por el que finalmente opté, se produjo estando aún en COU (Curso de Orientación Universitaria), en 1978-79. En la biblioteca del Colegio de los Salesianos (Santander), encontré un manual de lomo ancho en el que la palabra sociología destacaba en letras grandes. Era un manual de teoría sociológica, escrito por autores extranjeros cuyo nombre no recuerdo, traducido al español castellano. Me ayudó a hacerme una idea general de los temas que ocupaban a los sociólogos; pero sin conectar con mis preocupaciones vitales de entonces. La sensación que me produjo fue la de toparme con un temario de oposiciones, que tendría que digerir de memoria para lograr el título universitario. [14]

La siguiente incursión fue más allá de una mera consulta y leí a fondo Para una Teoría Sociológica de la Religión, de Peter L. BERGER7). Ese libro me hizo ver de forma bien distinta la religión practicada en casa y en los colegios (internados religiosos). Fue erosionando la concepción divina de la experiencia religiosa vivida e hizo emerger un punto de vista secularizado: la religión como un artificio fabricado por los hombres, a su antojo. Así, fue primero, en mi particular proceso de formación sociológica, la construcción social de la religión (expuesta en 1967 por BERGER), que la más general propuesta teórica de BERGER y LUCKMAN (1966)8). En cualquier caso, el enfoque del fenómeno religioso como producto histórico acabó con los últimos restos de temores infernales generados en la niñez y adolescencia. Al mismo tiempo, me hizo ganar conciencia de la función social desempeñada por las religiones en distintas sociedades y culturas. Incluso, puedo añadir, me sirvió de consuelo (a duelo y luto pasado) en relación a mi experiencia temprana con la muerte9). Este es uno de tantos fragmentos que debió actuar como bálsamo; y que logró avivar mi incipiente vocación sociológica:

"A menos que la anomia, el caos y la muerte puedan ser integrados en el nomos de la vida humana, este nomos será incapaz de perdurar a través de las exigencias de la historia colectiva y de la biografía individual (...) todo orden humano es una comunidad frente a la muerte. La teodicea representa el intento de pactar con ésta. Cualquiera que sea el destino de una religión histórica, o de una religión como tal, podemos estar seguros de que la necesidad de este intento, persistirá a lo largo de la vida de las sociedades, mientras los hombres sigan muriendo, y tengan que encontrarle una significación a este hecho" (BERGER 1971, p.121). [15]

Al reconsultar hoy (2006) el libro de BERGER asocio otras lecturas de sociología de la religión, pero aplicada al caso español. Mencionaré solamente la monografía más reciente Los españoles y la religión (DE MIGUEL 2006). Escrita a los 68 años, por el sociólogo español que más ha influido en mi orientación metodológica, contiene numerosas muestras de su posicionamiento ante los métodos. De manera similar, yo también he ido evolucionando desde una formación inicial, más cuantitativista, hasta una gradual aproximación a posiciones más interpretativistas y reflexivas. Un botón de muestra de la obra más actual del autor citado:

"No voy a ser fiel al método en el que he sido entrenado, que consiste en pegarse a los porcentajes o los datos estadísticos. Aportaré algunos números, los justos, más que nada para cumplir con el rito (...)

(...) las mediciones que pueden hacer los sociólogos arrojan muchas dudas de interpretación10). Se intuye que la religión influye decisivamente en muchas personas, pero es difícil determinar cuánto y cómo. Cabe el método alternativo de razonar a partir de la experiencia personal del observador y de reunir todos los testimonios posibles, no solo los que aparecen como porcentajes" (DE MIGUEL 2006, pp.16, 25). [16]

Al igual que la lectura del libro de Peter L. BERGER, a finales de los 70, me aportara en lo educativo un vocabulario sociológico necesario11), la obra actual de Amando DE MIGUEL también12). Antes y ahora, el nuevo vocabulario sociológico ha ejercido un gran atractivo, a lo largo de un proceso de adquisición de conciencia (identidad) y competencia sociológica. Casi sin saberlo, sobre todo en las primeras etapas, se estaba produciendo un entrenamiento muy útil para la investigación cualitativa. Me refiero al aprendizaje del lenguaje conceptual, de su utilidad descriptiva, explicativa e interpretativa de fenómenos empíricos. [17]

De mi primer curso en la universidad española13), 1979-80, guardo un recuerdo especial de la bibliografía sobre historia económica y social de España. También del trabajo para la asignatura Sociología General, que impartía el profesor LÓPEZ CEPERO14). La referencia bibliográfica que me ha acompañado materialmente estos años, en las sucesivas mudanzas, y a la que he vuelto recientemente es La Mesta. El estudio del historiador americano Julius KLEIN (editado originalmente en 1919, en español en 1936 y en 1979) me aportó una perspectiva histórica muy documentada sobre un elemento imprescindible del paisaje de mi niñez: las ovejas castellanas. En la cubierta del libro, la fotografía de un cencerro avejentado, con la cinta de cuero y la hebilla para sujetarlo al cuello del animal, donde ha quedado atrapado un mechón de lana. Esta imagen debió de favorecer el entusiasmo lector y después la fijación en la memoria. El concepto principal de trashumancia lo he reencontrado y recuperado en investigaciones recientes15) y en curso16). Pero, además, la obra de KLEIN fue un primer ejemplo de indagación centrada en un caso (la institución de la Mesta, un gremio con influencia política y económica). También ilustraba un abordaje poblacional con énfasis territorial. He de reconocer que los trabajos de los historiadores me han aportado recientemente algunas de las lecturas más provechosas y gratificantes17). [18]

Retrotraer tanto el relato de mi proceso de formación como investigador inclinado hacia lo cualitativo puede sorprender e incluso desagradar a algún colega. Las autobiografías en general, las intelectuales también, suelen omitir los primeros pasos, el aprendizaje más real. En mi caso particular, los trabajos realizados para algunas asignaturas, de primero y último año,18) marcaron un hito a tener en cuenta. LÓPEZ CEPERO nos animaba a investigar los contenidos teóricos de su materia en el caso de nuestro pueblo o ciudad natal. Fueron las primeras prácticas con las fuentes documentales más variadas. Por un lado, artículos y fotografías del diario provincial; artículos y material visual de geógrafos, historiadores o veterinarios vinculados al municipio, publicados en los programas de las fiestas de diversos años. Por otro, visitas al Instituto Nacional de Estadística en Madrid, a la Oficina de Extensión Agraria local y al Ayuntamiento en busca de estadísticas demográficas, económicas y de política urbanística-administrativa. A ello se sumaron mis primeras entrevistas semiestructuradas: al médico, al párroco y a un licenciado en Geografía e Historia de la localidad, miembro del partido político en la oposición. Con más entusiasmo que preparación se intentó cubrir el esquema de apartados propuesto por el profesor. El índice del informe comenzaba por los aspectos geográficos, económicos e históricos; seguía con los sociodemográficos, y terminaba con encabezados como problemas comunitarios, grupos de presión y clases sociales, cultura, religión. [19]

A pesar de las deficiencias del trabajo, sobre todo a los ojos actuales, lo recuerdo como una experiencia muy recomendable y válida. Sirvió para darme cuenta de lo mucho que ignoraba de un territorio y una población, tan ligada a mi biografía por otra parte. También para experimentar la conveniencia de reunir materiales de diversas clases y disciplinas. La combinación de fuentes escritas y orales compensaba las limitaciones de unas y otras. Utilicé como cubierta del informe final una fotografía panorámica del pueblo y sus alrededores, tomada desde la distancia y la altura que proporcionaban unos pinares cercanos. Esa imagen transmitía una posición entre el distanciamiento y la cercanía, entre la silueta del conjunto de una perspectiva aérea y un primer plano. [20]

Esa primeriza experiencia investigadora tendría su continuación en otros trabajos, ya al final de la Licenciatura. Esta vez fue la provincia la unidad territorial de análisis; y el énfasis se puso en la demografía y la transición sanitaria en los últimos cien años. Volví a hacer entrevistas, más abiertas e informales, entre allegados por la rama materna, debido a su información sobre la crianza de los recién nacidos en el medio rural. En la literatura de la demografía histórica, a las provincias castellano-leonesas se les había denominado "cementerios de lactantes". Traté de averiguar por qué había sido así. Surgieron numerosas vías de indagación: la ubicación de la población respecto a la red viaria y de atención sanitaria; las condiciones de higiene y alimentación deficientes; entre otras. Todo lo cual acababa verbalizándose en expresiones oídas como "Hasta que no hay colmillo no hay niño". [21]

Estos inicios acabarían culminando, con posterioridad, en estudios becados y en equipo, publicados por las entidades promotoras (CANO, RUÍZ & VALLES 1988; CANO, DÍAZ, SÁNCHEZ & VALLES 1993). En ellos, lo más netamente cualitativo aparece después de un trabajo de acopio y análisis de datos estadísticos mediante técnicas de análisis multivariable. Lo que nos llevó a agrupar municipios y seleccionar el caso tipo en cada agrupación. En mi corta trayectoria investigadora había pasado de seleccionar contextos y casos muy vinculados a mi biografía, a muestrearlos siguiendo procedimientos sofisticados matemático-estadísticos. [22]

4. Jalones siguientes en un proceso de formación marcadamente autodidacta

A lo largo de los cinco cursos de licenciatura (1979-80 a 1984-85), la formación (recibida institucionalmente, reglada) en métodos y técnicas de investigación social estuvo muy escorada hacia lo cuantitativo. Como ha podido colegirse del apartado anterior, ni en las asignaturas ni en los profesores de métodos se encuentran los antecedentes de la inclinación posterior a lo cualitativo. En más de una ocasión he comentado con colegas y alumnos que mi orientación docente hacia lo metodológico pudo deberse en parte a este vacío. Esa carencia formativa ha sido cubierta luego, ya titulado, de manera principalmente autodidacta; sobre todo en lo que a metodología cualitativa se refiere. [23]

Trataré de acercar al lector a una época de mi trayectoria, comprendida entre 1985 y 1992. El acontecimiento decisivo que marcó un rumbo claro a la formación cualitativista surgió al solicitar y concedérseme una beca FPI (Formación de Personal Investigador) al Ministerio de Educación y Ciencia. Lo cual suponía tener medios económicos suficientes para dedicarme a hacer la tesis doctoral durante cuatro años. Con ser eso importante, lo es más el hecho de haber pedido a Amando DE MIGUEL que firmase los papeles de la solicitud y accediese a dirigir la tesis. No fue una mera formalidad, sino que me dio la idea y hasta el título del proyecto (VALLES 1989, pp.423-425; 1997, pp.84-85). La única relación que hasta entonces yo había tenido con Amando DE MIGUEL era de alumno-profesor en quinto curso, en la asignatura Población española. A partir de la concesión de la beca FPI, elegí hacer un curso de Doctorado que él impartía sobre las poblaciones de España y México. Acababa de publicar Ensayo sobre la población de México (DE MIGUEL 1983), tras una estancia en el Colegio de México. Al igual que en La pirámide social española (DE MIGUEL 1977, pp.86-104), había análisis demográfico acompañado de análisis ideológico sobre un material cualitativo muy variado. Por ejemplo, las homilías y publicaciones de los teólogos acerca de los anticonceptivos19). [24]

Entonces, seguía abierto el famoso Despacho de Sociología de Amando DE MIGUEL, en el 19 de la calle Serrano; donde se habían elaborado los célebres informes FOESSA, de 1966 y 1970. Empecé a colaborar, por las tardes, en ese gabinete rellenando fichas de datos para un estudio de la población de Castilla y León (DE MIGUEL, IZQUIERDO & MORAL 1986). Esa fue sin duda mi primera experiencia de investigación sociológica auténticamente profesional, en equipo. Quedé fascinado por la cantidad y variedad de libros. Amando DE MIGUEL nos regaló a los nuevos colaboradores algunos de sus libros. Recuerdo, en mi caso, Sociología del franquismo (DE MIGUEL 1975); que utilizaría años después como ejemplo de aprovechamiento de materiales documentales (VALLES 1997, p.124). [25]

Toda esta digresión ha surgido para advertir al lector del nuevo ambiente formativo que surgió, en mi caso, al acabar los estudios de licenciatura. La referencia al ambiente del despacho de Serrano y a los inicios de mi relación académica y personal con Amando DE MIGUEL es importante. Ahí se halla una parte crucial de las raíces de una manera de entender la investigación sociológica, en general; y la cualitativa, en particular. Ilustraré ese clima que yo viví. Cuando se publicó La perversión del lenguaje (DE MIGUEL 1985), lo leí con la avidez y el entusiasmo añadido de tener entre manos una obra que el autor me regalaba con la siguiente dedicatoria: "Para Miguel, a la espera de tu primer libro". Entonces, mis expectativas de publicar – no ya un artículo, sino un libro – eran poco menos que inconcebibles. Sin embargo, alguien con prestigio académico y profesional parecía tener claro que eso era lo esperable20). Lo cierto es que el destino quiso que, un año después, le pudiese regalar mi primer libro. Un librito, en coautoría, en el que se publicaban los tres trabajos finalistas del Premio de Ensayo Socioeconómico 1986 de la Fundación Hogar del Empleado (FUHEM). Mi contribución (VALLES 1987), que resultó la ganadora del premio en metálico, apareció junto con las aportaciones de Alberto MONCADA y de Javier CALLEJO (VALLES, MONCADA & CALLEJO 1987)21). [26]

Volviendo a la publicación de mi director de tesis a mediados de los 80, interesa destacar aquí un elemento común entre ese libro (DE MIGUEL 1985) y La herencia del franquismo (DE MIGUEL 1976). En ambos se analiza el lenguaje de los hombres públicos que tocan poder político. Se trata de demostrar que, de manera similar a lo observado sobre "la particular cadencia de los discursos franquistas", en las hablas de los políticos de la transición democrática "el lenguaje es también un instrumento para no entenderse". En suma, "los políticos vuelven a repetir trucos retóricos parecidos". Y concluye con esta advertencia para los investigadores: "los regímenes pasan, la retórica queda" (DE MIGUEL 1985, p.25). No ha sido ésa la única contribución de Amando DE MIGUEL a la sociología del lenguaje y de la vida cotidiana, como se ha documentado en otro lugar (VALLES & BAER 2005). Las personas que se han formado con él saben que la preocupación por el lenguaje ha sido siempre una constante. Algo que adquiere especial relieve, si cabe, en los estudios cualitativos, donde la expresión prima sobre la dudosa representación. Las últimas palabras son el eco, que aún resuena en mi memoria, de uno de sus comentarios a raíz de mi obsesión por la representatividad de mis casos en la tesis doctoral. Por encima de estos recuerdos, quiero subrayar lo más importante. Desde la perspectiva actual (2006), aprecio más claramente que la relación científica y de amistad22) con este sociólogo ha supuesto un pilar fundamental en mi particular proceso de formación sociológica, también como metodólogo cualitativista. [27]

Sin conocer entonces (años 80) la vinculación de mi director de tesis con la escuela de cualitativistas de Barcelona, encabezada por MARSAL, fui a parar a un grupo del que hasta bien reciente no he tenido plena conciencia (VALLES & BAER 2005). Lo más destacable aquí es la orientación a la metodología biográfica, enfoque que asumí entonces, y con el que me he seguido identificando después. [28]

Además de la influencia que los escritos de MARSAL y sus discípulos (MERCADÉ, HERNÁNDEZ, ...) empezaron a ejercer, he de mencionar la de otros autores y obras clave en mi modesta biografía intelectual. La relación más completa de referencias bibliográficas manejadas en la tesis puede consultarse en la edición facsímil de la Editorial de la UCM. Hay en el texto de la tesis un apéndice metodológico, elaborado siguiendo el magisterio (a través de la imprenta) de William Foot WHYTE. Emulando lo hecho por el autor de Street Corner Society (en su edición de 1955), escribí una breve historia del proyecto y del investigador23). Gracias a ese apéndice, hoy puedo recordar mejor la serie de influencias y perspectivas que concurrieron en esos años de formación como investigador social. Titulé el tercer epígrafe de dicho apéndice "Mi preparación para el trabajo de campo. El primer contacto: con la tradición investigadora". Allí reconozco la carencia de "fundamentos sobre los que basar una investigación que se orientaba hacia lo cualitativo", debido a la formación oficial recibida. [29]

Comencé a leer y a hacer fichas de conceptos con los libros y artículos más diversos. De los primeros fue Sociología cualitativa. Método para la reconstrucción de la realidad, en la edición publicada en México en 1984. Todavía en España, en esa fecha, apenas se contaba con manuales de métodos cualitativos traducidos o de producción propia24). Los autores, SCHWARTZ y JACOBS, me aleccionaron a través de la imprenta acerca de varias opciones de análisis25). Sería mi mayor preocupación, tanto a las puertas como durante y después del trabajo de campo de la tesis. Al consultar hoy el fichero manual, descubro fichas con citas tomadas de ese libro, que se refieren a la teoría fundamentada26). Una de ellas reproduce un extracto sobre "apuntes analíticos" (traducción de las notas memo, el memoing) y su relación estrecha (a la par) con la codificación. Es un lenguaje más bien árido, sin apenas ejemplos. SCHWARTZ y JACOBS (1984, p.54) se refieren a la novela para contraponer el resultado de la actividad teorizadora que sugieren GLASER y STRAUSS: "tener una teoría sustantiva en lugar de una buena novela acerca de un grupo de individuos". Esa frase me ha hecho recordar hoy la influencia que, ya en esos años, empezarían a tener algunas novelas. La de Juan MARSÉ, Últimas tardes con Teresa, es quizá la más característica y sobre la que he vuelto más27), recomendándola a mis alumnos. Sin embargo, no figura en la bibliografía de la tesis, ni en los informes o artículos posteriores; a pesar de haber investigado sobre la cuestión migratoria. Pienso que se ha debido a un cierto pudor, originado en esas otras influencias que no apreciaban el género de la novela o el reportaje. Algo que se ha ido compensando en los últimos años. [30]

El libro de MARSAL más fichado en esos años28) fue La crisis de la sociología norteamericana. Me hizo ver que la disputa entre cuantitativistas y cualitativistas tenía condicionamientos sociales y políticos que han fluctuado en cada etapa histórica. En los epígrafes siguientes volveré sobre este autor y su obra, para completar la influencia ejercida en mi trayectoria a través de los escritos o la comunicación oral de quienes le conocieron. [31]

A través de las obras mencionadas, también de los escritos de autores como Howard BECKER, entre otros,29) se fue entroncando con la tradición de la Escuela de Chicago30). La aproximación al método de casos, desde un Departamento de Sociología en la España de los 80, se hizo tratando de conectar también con otras disciplinas más o menos afines (psicología social, antropología, historia, periodismo, etc.). Entre los autores seguidos entonces cabe destacar, junto con la obra más influyente, a: Daniel BERTAUX (1981), Erik H. ERIKSON (1979, 1985), Erving GOFFMAN (1959, 1961), Oscar LEWIS (1959, 1961), Paul THOMPSON (1978, 1984). No se trata de un inventario, pues autores y obras como las de Richard SENNETT (1970) y C. WRIGHT MILLS (1959) ejercieron gran influencia también. Y a ellos he vuelto en los años siguientes; o he leído sus obras recientes, como es el caso de SENNETT (2000, 2003). [32]

A pesar de haber disfrutado una beca FPI en el Departamento de Población y Ecología Humana, donde dentro del plazo previsto defendí la tesis doctoral, no se presentó ninguna oportunidad de ingreso en el cuerpo docente e investigador. Me seleccionó, en cambio, el Departamento de Estadística de la Comunidad de Madrid, para colaborar en el diseño del MNP31) autonómico. Fue como volver a la vertiente más cuantitativa de mi currículum vitae. Afortunadamente no faltó el trabajo de campo. Pero esta vez consistía en sumergirse en los sótanos del INE (Instituto Nacional de Estadística) y consultar las modalidades estadísticas sobre los sucesos vitales básicos que se publicaban en los países más avanzados. [33]

Mientras tanto, fueron surgiendo otras ocasiones de investigar, con métodos y materiales de todo tipo, como la investigación sobre los pueblos zamoranos (ya relatada); o los estudios para el Ayuntamiento de Madrid (CEA & VALLES 1990, 1992, 1993). [34]

De la administración autonómica pasé a la empresa privada (Off The Record / Investigaciones Sociológicas), donde trabajé durante año y medio tanto en la redacción de informes basados en datos de encuesta como en estudios cualitativos o mixtos. Ese fue mi baño en otro ambiente profesional, de informes sociológicos más estandarizados y rutinizados, con mayor presencia de la técnica del grupo de discusión. Fue, sin duda, el complemento necesario a una formación más teórica en las aulas universitarias. Para el análisis de mis primeros grupos de discusión, me fue útil el original inédito de Alfonso ORTÍ32); más incluso que los escritos publicados por Jesús IBÁÑEZ (1979, 1985)33). [35]

El ingreso en el cuadro docente del Departamento de Metodología de la Investigación de la UCM, en 1989, como Profesor Asociado a tiempo parcial, fue otro punto de inflexión decisivo. Por un lado, continué mi formación autodidacta en métodos (cuantitativos y cualitativos) por la vía bibliográfica. Ahora, con el nuevo estímulo y enfoque de trasladar lo aprendido a los estudiantes de Ciencias Políticas y Sociología. Por otro, seguía en el mundo de la práctica profesional, realizando proyectos de investigación para las administraciones públicas. Lo cual nutría las clases con ejemplos reales, ya completados o en curso. En ellos, lo habitual era combinar métodos y técnicas de todo tipo (uso de fuentes documentales y estadísticas, encuesta, campo cualitativo basado sobre todo en entrevistas y grupos). [36]

El año 1992 marcó un nuevo hito biográfico en el proceso de formación cualitativista. El acceso a un puesto de profesor titular (aunque con carácter interino) en el mencionado Departamento, me permitió dedicar más tiempo a leer, reflexionar y publicar34). Aunque todavía a horcajadas entre la metodología cuantitativa y cualitativa, ésta última iba pesando cada vez más. El verano en la Universidad de Essex se aprovechó, sobre todo, para acceder o adquirir referencias bibliográficas en la biblioteca y librerías del campus (y en las librerías de ciudades como Oxford, Cambridge o Londres). La oferta de cursos de métodos cualitativos era muy limitada35), a pesar de contar dicha universidad con figuras como Kenneth PLUMMER o Paul THOMPSON. Mi formación seguía dependiendo, en buena parte, de la inversión autodidacta. Razones para encauzarse definitivamente hacia la especialización en métodos y técnicas cualitativos no faltaban. Además de mi predilección y los antecedentes propios de la trayectoria biográfica, concurrió la reforma del Plan de Estudios en 1993 de las licenciaturas de Políticas y Sociología. En ambas carreras se adoptó el acuerdo de desdoblar la tradicional asignatura anual de Técnicas de Investigación Social en dos cuatrimestrales, incorporando el adjetivo "cuantitativas" y "cualitativas". Surgieron otras asignaturas con denominación cualitativa. Todo ello en un contexto nacional e internacional de eclosión de lo cualitativo (revistas, libros, ...), que venía gestándose años antes. [37]

5. Afianzamiento de una trayectoria docente e investigadora orientada a lo cualitativo

Hay fechas y edades en la vida de cada cual, que se convierten en una especie de puntos kilométricos memorables. La visión retrospectiva del recorrido vital ofrece la ocasión de discernir tramos, separados por una serie de acontecimientos destacados. Quizá sea mero producto de la inclinación propia del oficio a descubrir regularidades, no siempre aparentes, lo que predisponga a la observación de sincronicidades. En nuestro caso, y respecto al proceso enfocado aquí, advierto una cadencia decenal que al menos puede resultar útil a efectos narrativos y de balance. [38]

1984, el año elegido por ORWELL para fechar su profecía y dar título a su célebre obra36), significó en mi caso el final de cinco años de licenciatura y el comienzo de mi condición de becario FPI. Diez años después, adquiriría el estatuto de personal docente e investigador (las nuevas siglas: PDI). 1994 significó, en el proceso atendido aquí, un sobreesfuerzo de preparación del Proyecto Docente e Investigador, una de las pruebas del concurso-oposición para el acceso a la titularidad. La plaza convocada tenía el doble perfil metodológico ("técnicas cuantitativas y cualitativas"); y había que demostrar currículo en ambas vertientes. Mi mayor predisposición a lo cualitativo, a pesar de seguir interesado y practicando lo cuantitativo, me llevó a elegir una "lección magistral" sobre el análisis cualitativo. La intención era trazar un panorama de perspectivas de análisis, que permitiese representar las raíces e interconexiones de modos analíticos principales (teoría fundamentada y análisis del discurso) y secundarios. Fue fundamental la contribución de Renata TESCH (1990). A partir de ella, hice una propuesta que iría reelaborando: en 1995, en forma de comunicación al VI Congreso Español de Sociología, en Granada; y, dos años después, (VALLES 1997), en el capítulo 937). 1994 es la fecha de la primera edición del Handbook of qualitative research, de DENZIN y LINCOLN. En mi caso, fue una suerte poder contar con dicho texto en la preparación del Proyecto Docente e Investigador. Era la referencia bibliográfica más actualizada posible, y la que me influiría notablemente en los escritos de los años siguientes, de modo especial en el manual publicado en enero de 1997. [39]

Como se señala en la Introducción de la obra aludida (VALLES 1997), el manual se proyectó y escribió "en el contexto de la puesta en marcha de los (nuevos) Planes de Estudios 1993". Quiere esto decir que influyó la nueva circunstancia administrativa, la creación de una asignatura troncal (cuatrimestral) denominada Técnicas Cualitativas de Investigación Social, título principal del libro. Aunque, como se advierte en la Introducción también, el subtítulo expresa mejor el carácter y la intencionalidad del autor. Entonces anoté (y lo quiero recordar de nuevo) que lo publicado ha sido "material didáctico ensayado con los alumnos que estrenaron el nuevo plan en los cursos 1994-95 y 1995-96". No se trata, pues, de la Memoria presentada como Proyecto Docente en las pruebas de la titularidad. Más bien, se trata de un escrito de nueva planta, hecho por encargo del editor (Francisco BELLOSO), a propuesta de Antonio IZQUIERDO ESCRIBANO (colega y amigo, que apostó por incluir en el proyecto editorial Síntesis Sociología a figuras apenas conocidas). [40]

La misma editorial acababa de publicar, en 1994, un manual de métodos cualitativos coordinado por DELGADO y GUTIÉRREZ, dentro de su proyecto editorial Síntesis Psicología. En la Introducción, firmada por los coordinadores, se ponía especial énfasis en su pertenencia a la escuela de cualitativistas de Madrid encabezada por Jesús IBÁÑEZ, fallecido solo dos años antes. Por otro lado, destaca un posicionamiento contrario (de desprecio incluso38)) a lo anglosajón (a juzgar por algunas manifestaciones); o meramente de indiferencia o ignorancia (a juzgar por las ausencias39)). Lo cual no es óbice para encomiar el conjunto de las colaboraciones reunidas y la extraordinaria calidad de muchas de ellas40). [41]

En mi caso es constatable el mayor conocimiento y predilección por lo anglosajón, respecto a la literatura francesa. Además, hay una clara pretensión de manual didáctico de autor, de nivel entre introductorio e intermedio; con profusión de ejemplos tomados de investigaciones sociológicas hechas en España. Se propone una atención mayor al aprovechamiento de materiales documentales, a los métodos y técnicas de observación participación y a lo biográfico. El análisis recibe un tratamiento específico, técnica a técnica; y más general o panorámico, vinculándolo a diferentes tradiciones teóricas e investigadoras. Se insiste, desde el principio hasta el final, en la naturaleza histórica y plural de lo cualitativo (de su teoría y práctica). Así, quedó escrito que la comprensión de la naturaleza de los métodos cualitativos pasa por "la perspectiva o el diccionario del tiempo" (VALLES 1997, p.16). Frente al efecto manual, de saber cuasi-enciclopédico, se advertía un estado de ánimo de cautela sobre algunas cuestiones que en los años siguientes se han ido replanteando41). [42]

A punto de cumplirse el décimo aniversario de la publicación del manual, el balance que hago como autor me lleva a resaltar un triple beneficio. Primero, la inversión en formación propia continuada a través de la prolongación de una constante de autoaprendizaje, cuya génesis aquí se ha sugerido a grandes rasgos. Segundo, la contribución a la formación ajena, de los colegas y estudiantes a los que haya podido ser útil este texto. Tercero, la obtención de un cierto reconocimiento y proyección en el mundo de habla hispana. Desde este último punto de vista, la publicación del manual ha significado una suerte de rito de paso. Ha ayudado en la adquisición de conciencia, social y personal, de una identidad con sus correspondientes coordenadas biográficas e históricas. [43]

Antes de pasar a la etapa más actual de mi proceso de formación (permanente) como investigador cualitativista, quiero referirme brevemente a una experiencia investigadora próxima al cambio de milenio. A lo largo de 1998 surgió la posibilidad de hacer un estudio para el INJUVE (Instituto Nacional de Juventud, en España). Al cumplirse la efemérides de los 40 años de la I Encuesta Nacional de Juventud en España, el proyecto planteaba la comparación y actualización (en la medida de lo posible) de los datos de encuesta. Además de ello, y a propuesta de Amando DE MIGUEL también (director del equipo y del proyecto), se sugirió hacer una historia oral de la encuesta de 1958, de la que me encargué. De los resultados sustantivos y los aspectos metodológicos he dado cuenta en algunas publicaciones (VALLES 2000b, 2002). Aquí merece subrayarse el aspecto de continuidad con la predilección por el método biográfico, encauzado en esta ocasión hacia una sociología de las prácticas investigadoras de generaciones anteriores y en contextos diferentes. Entonces, el concepto que pasó a engrosar mi acervo metodológico fue el de expert witness42). La publicación donde LAZARSFELD emplea esta expresión me mereció este comentario entonces:

"El autor ofrece la autobiografía profesional de su participación en la historia de la investigación social norteamericana y europea. Aboga por un estudio del trabajo sociológico, desde el punto de vista de las circunstancias y estrategias biográficas de los investigadores. No se trata de llegar a un "veredicto" de hechos probados, sino de elaborar una interpretación basada en las decisiones, pasos, vivencias y motivaciones que subyacen al resultado final. Las interpretaciones de los testigos expertos no suplen otras labores de exégesis de otros intérpretes (historiadores y sociólogos)" (VALLES 2000b, p.113). [44]

Desde entonces, el interés por los aspectos biográficos, testimoniales, de los proyectos de investigación ha ido a más. En el apartado siguiente se glosan otras experiencias, en esta misma línea de indagación influida también por la perspectiva psicoanalítica (ERIKSON) de la metodología vivida en la investigación social española. [45]

6. Cambio de milenio, hacia una identidad reafirmada en el cosmos de lo cualitativo

El tan anunciado año 2000 llegó finalmente a nuestras vidas. En mi particular biografía profesional dejó algunas huellas que hoy la memoria personal y los documentos conservados ayudan a recobrar. La tercera edición (revisada y ampliada) del manual compilado por GARCÍA FERRANDO, IBÁÑEZ y ALVIRA43) salía a la luz con una contribución mía, solicitada por Francisco ALVIRA: VALLES (2000a). Fue el aliciente necesario para retomar algunas lecturas sobre la teoría fundamentada y enlazarlas con mi creciente interés por los programas NVivo y Atlas/ti. Fue una ocasión para actualizar lo escrito en el capítulo 9 de VALLES (1997); y hacer balance de la aproximación a los programas informáticos aparecidos en los últimos años. Desde entonces, la relación entre la propuesta metodológica de GLASER y STRAUSS (1967) y los recursos tecnológicos me ha seguido ocupando. Ese ha sido uno de los principales derroteros de la formación continua o reciclaje de los últimos años, en cuanto a metodología cualitativa se refiere. [46]

La invitación de la Fundación de Centros de Estudios Andaluces, CentrA (vía Jaime ANDREU), a participar en el Seminario sobre investigación Avanzada Cualitativa Asistida por Ordenador actuó de refuerzo en esa dirección formativa, marcadamente autodidacta. El primer resultado más visible y publicado44) fue la ponencia editada por dicha institución en su colección de documentos internos. Posteriormente, y aprovechando la efemérides del VIII Congreso Español de Sociología en septiembre de 2004 (celebrado en Alicante), elaboré una ponencia más trabajada y meditada, publicada por la revista Empiria en 2005. Recientemente, el CIS (Centro de Investigaciones Sociológicas, en España) ha publicado en su colección Cuadernos Metodológicos el trabajo de TRINIDAD, CARRERO & SORIANO (2006). Lo cual es muestra del interés, en España, de esta rama de la metodología cualitativa. Añade material útil en el proceso de formación autodidacta. [47]

6.1 Formación continua vía proyectos I+D, IE (Innovación Educativa) y AdM (Amando De MIGUEL)

El año 2000 ha dejado huella especial también por la experiencia investigadora compartida con Lorenzo CACHÓN, en un proyecto I+D (Investigación más Desarrollo) sobre discriminación laboral étnica45). Fue una ocasión para practicar con NVivo, también para aplicar la perspectiva de la GT (grounded theory) y el estilo de análisis cualitativo de José Luis ZÁRRAGA y Ángel DE LUCAS. Para entender esto último he de referirme a otro proyecto, realizado por las mismas fechas. Dentro de la I Convocatoria de Proyectos de Innovación Educativa, promovidos por la UCM, un grupo de profesores y alumnos del Departamento de Sociología IV propusimos iniciar un Fondo de materiales didácticos para el aprendizaje de las técnicas de investigación social. [48]

Finalmente, se concretó en una investigación cualitativa basada en la realización de entrevistas (grabadas en video) a una selección de expertos españoles en la teoría y la práctica del grupo de discusión. No puedo extenderme aquí en los detalles. El resultado más elaborado fueron tres videos, compuestos de fragmentos de las entrevistas con expertos y esquemas didácticos. Interesa registrar, en relación a mi proceso de formación (permanente) en el campo de la investigación cualitativa, algunas notas. Una, tuve la oportunidad de hurgar (a través de la entrevista abierta) en la trastienda46) de las investigaciones de colegas expertos como Ángel DE LUCAS, José Luis ZÁRRAGA, colectivo IOÉ, Enrique MARTÍN CRIADO o Concha FERNÁNDEZ VILLANUEVA47). De algún modo, daba continuidad al concepto expert witness ya referido. Dos, aportaba un granito de arena en la dirección del estudio de las escuelas de cualitativistas en España. Tres, cubría una laguna propia y ayudaba a prevenir o subsanar la ajena, respecto a las experiencias de ICC48) habidas a finales de los 70 y principios de los 80. Cuatro, compensaba la carencia de propuestas concretas, ilustradas con ejemplos desarrollados de análisis del discurso basados en estudios de la realidad social española. Las entrevistas con Ángel DE LUCAS y José Luis ZÁRRAGA fueron especialmente provechosas a este respecto. [49]

La continuidad de estas pesquisas por los recovecos biográficos, vivenciales, de las trastiendas de los estudios ha seguido en lo presentado en un encuentro de la ESA (European Sociological Association) en Berlín, en septiembre de 2004. Su publicación en FQS (VALLES & BAER 2005) me ahorra el trabajo de sintetizarlo aquí. Allí se encuentran muchas de las pinceladas contextuales necesarias para entender, más cabalmente, el relato centrado en mi caso que recogen estas páginas. Allí también podrá apreciarse la evolución experimentada por el autor de aquélla y esta narración, en relación sobre todo a la génesis y desarrollo de la investigación sociológica cualitativa española. [50]

Se ha pasado a adoptar una actitud más activa en la elaboración de relatos historiados, que proyecten internacionalmente experiencias investigadoras acumuladas por varias generaciones de sociólogos españoles. Hay una intención de ofrecer una versión complementaria (a la transmitida por otros colegas) del quién es quién de la investigación cualitativa en España. Queda mucho por investigar. Se precisa estudiar a fondo la obra y reunir testimonios de los diversos grupos que han hecho aportaciones en este campo, en el pasado y en el presente. Mi modesto testimonio personal señala algunos hilos de indagación, de los que tirar. Por mi parte, el énfasis en la figura de Amando DE MIGUEL (AdM) se debe a que, de no hacerlo, no se entendería mi trayectoria en el terreno enfocado en este escrito. Daré un dato, inédito y elaborado expresamente para este artículo. Se trata de los libros dejados en mi buzón de la Facultad de Políticas y Sociología de la UCM, por AdM, entre diciembre de 2004 y diciembre de 2005. Suman una docena larga49). Me detendré en el comentario de uno de ellos, para transmitir lo que puede considerarse el epítome de una relación científica y de amistad. Anoto la pequeña historia de uno de esos libros buzoneados, tal como la registré en un fichero creado expresamente para evitar el olvido.

NM1 (Nota Metodológica o Nota para la Memoria)

Supe del libro de SNOWDON (2002) a través de una llamada de teléfono, el 10 de diciembre de 2004. Al otro lado del hilo telefónico la voz exultante de un Amando DE MIGUEL pletórico.

Estoy leyendo un libro fantástico que es para ti – me dice.

Se trata de un médico – añade.

Un investigador epidemiólogo, que estudia a las monjas de un convento y se encuentra con centenares de autobiografías escritas por ellas en el momento de hacer los votos. ¡Te imaginas qué archivo tan fantástico!

¿Cómo se titula el libro? – logro preguntarle aprovechando los segundos de aliento.

No sé, es algo así como Los científicos y las monjas. Lo ha traducido Planeta.

La conversación se prolonga con toda una serie de comentarios sobre los principales hallazgos del investigador acerca de la enfermedad del Alzheimer. Lo fascinante es que estamos ante un estudio en el que se combinan las pruebas médicas, de salud, con la información documental archivada gracias a esa costumbre de escribir pequeñas redacciones en la etapa del noviciado.

La lectura posterior del libro, me descubriría un sinfín de detalles, de aportaciones para mi especialidad en la indagación cualitativa. En las NM (notas metodológicas o notas para la memoria) siguientes haré una relación.

NM2

Tal como me anunció por teléfono, AdM dejó el libro en mi buzón de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología. Somos vecinos de planta y de martillo (corredor de despachos, en los que se divide cada planta). Él en el correspondiente al Departamento de Sociología II (Población y Ecología Humana) y yo en el de Sociología IV (Metodología de la Investigación y Teoría de la Comunicación). El lunes 13 de diciembre de 2004 me lo acerca a casa Mª Ángeles CEA D’ANCONA, que suele coincidir con él, pues ambos dan clase lunes y martes por la mañana, en aulas contiguas (S63 y S64).

Dentro del libro encuentro un mensaje, escrito a bolígrafo, en un folio doblado a la mitad. Está firmado, pero no es su firma habitual, extendida, sino un garabato mínimo. Dejo como tarea pendiente escanear este pequeño y espontáneo manuscrito:

Quédate con el libro.

Te será más útil a

ti. Have fun! [51]

Se entenderá, mejor ahora, que el balance de la trayectoria vivida en relación con la investigación cualitativa se haga resaltando su composición relativa. Esto es, se trata de una formación continuada, en parte autodidacta; y en parte tutelada o, mejor, alentada por un auténtico maestro que ha compensado las circunstancias de orfandad intelectual y biográfica. [52]

6.2 Hacer la América, week-ends en Guatemala50)

Es sabido que España ha mirado hacia las Américas y también hacia Europa a lo largo de su historia; y lo sigue haciendo. La afinidad cultural con Iberoamérica ha favorecido algunos intercambios intelectuales en el pasado y en el presente. En cuanto a la metodología cualitativa, los casos de IBÁÑEZ y MARSAL ilustran algunas modalidades de ese intercambio, que ha tenido prolongación en las biografías (inéditas generalmente) de sus discípulos, colegas y amigos. Modestamente, he contribuido a esos flujos del intelecto participando en un programa de Doctorado en Guatemala, alentando proyectos de tesis doctorales e impartiendo seminarios de metodología desde 200351). El perfil variopinto (disciplinariamente hablando) de los doctorandos, amén de su motivación y formaciones previas ha hecho que la enseñanza revierta en la formación de quien la imparte. Además de ello, la experiencia en sí misma de convivencia en otros contextos (diferentes y afines a la vez), ha supuesto un nuevo aporte a esa escuela de la vida o currículo oculto al que me he referido al comienzo de esta exposición. [53]

Los viajes a Guatemala se han aprovechado de diversas formas, en relación con mi condición de metodólogo cualitativista. Una, practicando la redacción de diarios de viaje, manualmente y con asistencia del ordenador, más una cámara fotográfica digital. Dos, experimentando la adaptación (incluido el aprendizaje de modismos lingüísticos) a un contexto cultural distante y familiar a un tiempo. Tres, encontrando inspiración analítica e interpretativa en la realización de un estudio cualitativo sobre mujeres españolas en 2005. Haré un breve relato de esto último. [54]

A iniciativa de algunas doctorandas del programa52), visité la casa-tienda de una de las mujeres pintoras de Comalapa. Entre los cuadros y láminas que nos mostró había uno, titulado Mujeres de maíz. Lo cual me hizo pensar que esa expresión pictórica representaba una buena síntesis del sentir y el vivir de las mujeres guatemaltecas, particularmente las de la cultura maya. Aquello me estimuló para buscar una representación equivalente en el caso español. Se trataba de resumir, en un producto característico de la tierra, la relación de toda una población o comunidad con su territorio, su naturaleza, su agricultura. Hablando con el director del programa, Juan José SANZ JARQUE, especialista en Derecho Agrario, convenimos en que – para el caso español de la última generación – el trigo sobre todo, el aceite también y los cítricos serían los equivalentes. Acertado o no, lo relevante (metodológicamente) era la indagación desencadenada, basada en la comparación y en la búsqueda de expresiones que reflejasen patrones socioculturales reconocidos por la población. [55]

Siguieron otras identificaciones de representaciones en la literatura (las mujeres prototipo en El Quijote, Dulcinea del Toboso y Teresa Panza). O en las artes cinematográficas (las mujeres de las películas de Pedro ALMODÓVAR, el cineasta español con mayor proyección internacional en la actualidad). He de reconocer que esa disposición a comparar se había acrecentado, en los últimos años, gracias a la lectura o relectura de los escritos de GLASER y STRAUSS. Sus obras, firmadas conjuntamente o por separado, invitan a contrastar contextos cercanos y alejados (similares o no). Ahora bien, la invitación a comparar, y a hacerlo cruzando el Atlántico, hacía tiempo que había engarzado en la memoria selectiva de los años finales de la carrera. Aún recuerdo el mensaje, aunque dudo sobre la fecha y el escenario exactos. Acaso se produjera en el curso de doctorado sobre las poblaciones de España y México, que impartió Amando DE MIGUEL en 1985-86. Seguramente debió de influir su estancia (a comienzos de los 80) en el Colegio de México. Vino a decir que uno no se convertía en sociólogo (de su sociedad) hasta que no estudiaba una sociedad ajena, en la que no se hubiera criado y socializado. [56]

6.3 Repensando las entrevistas en profundidad, la teoría fundamentada y la calidad de a investigación cualitativa

Un último apunte autobiográfico sobre esta etapa reciente (2000-2005) de mi trayectoria formativa y participante en la investigación cualitativa. El epígrafe avisa del mensaje principal: la oportunidad para repensar. Y junto a ello quiero expresar, aquí, mi agradecimiento a las personas e instituciones que han contribuido a hacer posible la experiencia de replanteamiento y reciclaje formativo. Siguiendo un cierto orden cronológico, se menciona en primer lugar la publicación de diciembre de 2002, titulada Entrevistas cualitativas. La invitación a proyectar y elaborar, para la colección Cuadernos Metodológicos del CIS53), un texto sobre la "entrevista abierta" fue hecha por Francisco ALVIRA. Surgió así la circunstancia idónea para poner al día lo escrito en 1997, sobre las entrevistas en profundidad como técnicas de conversación y narración. Los años transcurridos habían traído nuevas experiencias docentes e investigadoras, y se aprovechó para ordenar los materiales reunidos de manera que sirviese para los demás y para uno mismo. No todo fue mera actualización, también se publicaron algunos extractos del cuaderno de campo, inédito, correspondiente a la tesis doctoral (1985-1988). La intención no era mostrar un ejemplo a seguir, sino a superar. Se ponía al descubierto el recorrido de un proceso formativo iniciado con más ilusión que medios o preparación. Como toda obra, deja el rastro de la evolución del autor; también de los elementos más constantes o constitutivos de su manera de enfocar la materia en cuestión. Basta fijarse en la estructura de los capítulos; o seguir el reguero de las notas a pie de pagina; o bien, las referencias bibliográficas y sus comentarios. [57]

Otras oportunidades para repensar y avanzar, siquiera un paso a tientas, lo han representado el VIII Congreso Español de Sociología54), la reunión entrecongresos de la ESA55) y la invitación de FQS a formar parte de su Consejo Editorial56). Todo ello se ha producido en 2004, siguiendo los designios insondables de esa sugerida cadencia decenal (1984, 1994, 2004). Supersticiones o fundamentos aparte, esta es la narración y la percepción de quien rubrica su primera autobiografía intelectual. El tiempo y la gente pasa, los escritos permanecen. De las efemérides señaladas han surgido algunos escritos, publicados (VALLES 2005a, 2005b; VALLES & BAER 2005). En todos ellos hay referencias al contexto existencial del que se ha ido tomando conciencia con los años. Auténtico humus, en el que se ha ido cultivando la identidad investigadora reafirmada en la actualidad. [58]

7. Proyectos entre la realidad y el deseo

El conocimiento de una sociedad, el de las personas y fenómenos que la conforman, exige prestar atención a los hechos y a los deseos. De igual modo, nuestra identidad personal y profesional o social se entiende mejor al atender ese doble flanco. Hasta aquí, ha primado una exposición sucinta de lo vivido en relación a la formación como investigador cualitativista. La trayectoria biográfica no suele responder a un plan de vida perfectamente tazado de antemano. Hay circunstancias no anticipadas que se presentan y condicionan el curso de las cosas. En suma, uno no siempre hace lo que más desea, sino que debe alternar actividades con distinto grado de preferencia. [59]

Sigo pensando que cada nuevo proyecto es una oportunidad de formación, propia y ajena. La doble condición funcionarial, personal docente e investigador (PDI), ofrece esa posibilidad de llevar a las aulas la experiencia investigadora pasada, en curso y futura o proyectada. Se trasmite así una idea patrimonial y generacional de la investigación, que alimenta nuevas vocaciones y reafirma las existentes. Pondré algunos ejemplos para ilustrar los entresijos de la docencia y la investigación, con raíces en el pasado cercano, su manifestación presente y la proyección previsible. [60]

La participación actual en proyectos I+D nacionales57) ha dado continuidad a los estudios sobre población, territorio y desarrollo, en los que me inicié como investigador a finales de los 80 y principios de los 90. También suponen una continuación a los proyectos sobre inmigración (VALLES, CEA & IZQUIERDO 1999; CACHON & VALLES 2003). Guardan relación con algunas tesis doctorales en las que he asesorado los aspectos metodológicos. Y sirven de referencia en la dirección de una tesis sobre movilidad e identidad, ya en curso; y en la formación de un becario FPI en el tema de la xenofobia. Se da la circunstancia de que uno de esos becarios fue alumno de segundo curso en la asignatura Métodos y técnicas cualitativas de investigación social. Así, pues, el proceso de reemplazo generacional sigue su curso natural. Por un lado, se observa la proximidad de la salida (del sistema educativo formal) de los maestros de uno; por otro, la entrada de la generación siguiente. Esta posición bifronte hace que la propia trayectoria biográfica, académica y profesional, se remire con una perspectiva diferente. La conciencia generacional e intergeneracional se acrecienta, también la conciencia identitaria en el campo de la metodología. [61]

La participación, recién iniciada, en un programa europeo de investigación y formación en metodología cualitativa: EUROQUAL58), va a suponer la continuidad a una actividad docente e investigadora con antecedentes. Esto es, engarza con el Proyecto de Innovación Educativa ya referido. También con una línea de investigación de uno de los programas de doctorado departamental59). Y con lo publicado sobre la historia oral de la I Encuesta Nacional de Juventud 1960 (VALLES 2000b); o sobre la investigación social cualitativa en España (VALLES & BAER 2005). [62]

En el fondo late el interés por conocer la trastienda histórico-biográfica de las investigaciones ejemplares. Más aún, se considera relevante hacer sociología e historia de los métodos a través de las biografías de los investigadores de las ciencias sociales. Y no se descarta la continuación de algunas de sus obras señeras60). Ese sería uno de los mejores homenajes a las generaciones precedentes y un legado extraordinario para las siguientes. En mi caso, ahí residen algunos de los proyectos preferidos, para los que ya se han abierto las carpetas correspondientes. [63]

Espero contribuir en el próximo futuro con materiales como los publicados por FQS al editar las entrevistas con STRAUSS (LEGEWIE & SCHERVIER-LEGEWIE 2004) y CICOUREL (WITZEL & MEY 2004). El firmamento de la investigación cualitativa tiene numerosas estrellas. Todas lo componen y conviene saber de su existencia. Su conocimiento hará más visible la malla de constelaciones por las que fluyen las influencias, las motivaciones de las viejas y nuevas promociones de investigadores cualitativistas. [64]

Notas

1) El título contiene expresiones con resonancias biográficas especiales en mi memoria y en la de quienes me conocen menos superficialmente; advierte además sobre las coordenadas espacio-temporales del autor. Hay en estas primeras palabras, y en las que siguen, una intención de homenaje a todas las personas con las que he compartido algún tramo del camino. <regresar>

2) "Presentado por primera vez en un simposio Daedalus sobre la 'biografía' de las ideas innovadoras en las ciencias del siglo XX, en la Villa Serelloni en el lago Como, 1969", según nota al pie de página (ERIKSON 1979, p.17). <regresar>

3) De "producto híbrido, a caballo entre la literatura y la academia" tilda el autor su pretensión de novelar el trabajo de campo etnográfico realizado durante un año en los Andes peruanos. En ese empeño le sirven de referencia los precedentes de LÉVI-STRAUSS y Michel TOURNIER. Pero, sobre todo, aboga por la "ampliación de los horizontes de una antropología que se resiste a amoldarse a un canon académico, cuando de lo que se trata es de pensar sobre la condición humana". Estos y otros materiales tienen como fuente la conversación y la documentación surgida alrededor de la presentación del libro. <regresar>

4) A ella volví después de leer Nuestro mundo no es de este reino (DE MIGUEL 2005e), homenaje del sociólogo español a la novela unamuniana, con la que establece varios paralelismos. <regresar>

5) En alguna de las conversaciones de los últimos años con Amando DE MIGUEL me sugirió leer otra novela de UNAMUNO, Abel Sánchez. Ha sido una ratificación de lo aprovechables que son para el sociólogo, para el investigador social en general, las novelas de este tipo. Sigo recomendando a mis alumnos que lean Los hijos de Sánchez o Pedro Martínez (Oscar LEWIS), pero también Abel Sánchez o San Manuel Bueno (UNAMUNO). Y las novelas referenciadas de SÁNCHEZ PÉREZ (2005), DE MIGUEL (2005d y e) o PARRA LUNA (2001). <regresar>

6) Aquí se apunta, sin desarrollo, lo que podría denominarse en la jerga académica: sociogénesis. La intención por nuestra parte se restringe a sugerir la pertinencia de poner en perspectiva autobiográfica los procesos de formación y decantación por orientaciones de indagación cualitativa. <regresar>

7) El título de la edición original, de 1967, era: The sacred canopy. Elements of a sociological theory of religion. <regresar>

8) O la anterior obra de LUCKMAN (de 1963 en alemán, versión inglesa de 1967) The invisible religion. <regresar>

9) A finales de los 60, y especialmente en la España rural, el velatorio tenía lugar en las casas. Aprendías enseguida a distinguir el tañido de las campanas de la iglesia, cuando tocaban a muerto. Los multitudinarios cortejos fúnebres, por las calles del pueblo hasta el cementerio, dejaban una huella profunda en los que participaban. Lo religioso se hacía muy visible, entraba por los sentidos. <regresar>

10) Se refiere a una situación como la actual, en la sociedad española, en la que muchos se consideran católicos y no practican los preceptos de la confesión o la asistencia a misa, por ejemplo. <regresar>

11) Anoto algunos de los nuevos conceptos y expresiones: alienación, angustia existencial, anomia, ateismo metodológico, duplicación de conciencia, historización y racionalización de la moral, misticismo, nomos humano-cosmos divino, perspectivas teológicas y sociológicas, secularización global, trascendentalización (BERGER 1971). <regresar>

12) A saber: amoralismo interesado, muerte civil, nueva espiritualidad, pensamiento dominante, proceso secularizador, religiosidad popular, religión a la carta, religión civil (DE MIGUEL 2006). <regresar>

13) El ingreso en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología de la UCM, en 1979-80, supuso en mi caso el inicio de una vida más urbanícola. Por otro lado, se acababan los años de internados en colegios religiosos, de los que sigo guardando muy gratos recuerdos. Nada que ver con La mala educación del cine de ALMODÓVAR. Empezaron los años de mayor autonomía personal en el ambiente del Colegio Mayor Universitario "San Juan Evangelista"; residencia universitaria laica, a pesar de su nombre. <regresar>

14) Casi 20 años después tendría una de las experiencias más gratificantes como investigador cualitativo: entrevistarle en su casa, con ocasión de un estudio para el Instituto de la Juventud español sobre la historia oral de la I Encuesta Nacional de Juventud 1960 (VALLES 2000). <regresar>

15) Concretamente, en la investigación Mujeres españolas 2005. Estudio cualitativo, realizado para la empresa Procter & Gamble. La empresa estaba interesada en conocer cómo son y cómo han cambiado las mujeres en España, como parte de una campaña de promoción de productos de cosmética para el cuidado facial. A sugerencia de Amando DE MIGUEL, la demanda inicial de una encuesta sociológica se trocó en un diseño de investigación que combinase el re-análisis y reinterpretación de los datos de encuesta y estadísticos disponibles, más algunos testimonios literarios, con la realización de un estudio cualitativo ad hoc. Este último se materializó en la realización de entrevistas biográficas y focalizadas en las experiencias de cuidado personal a una veintena de mujeres de generaciones distintas. En algunos de los relatos de vida surgieron referencias relacionadas con la trashumancia. <regresar>

16) Me refiero a dos proyectos. Uno, nacional de I+D, dirigido por Benjamín GARCÍA SANZ sobre la movilidad laboral desde o hacia el mundo rural, en el que participo. Dos, la tesis en curso de Mariano URRACO SOLANILLA sobre movilidad e identidad urbana, que dirijo. <regresar>

17) Anoto tres de ellas: Autobiography in early modern Spain (SPADACCINI & TALENS 1988); El vuelo de Ícaro (AMELANG 2003; cuya versión original, en inglés, es de 1998); y Cousins and strangers (MOYA 1998; traducido al español en 2004). En el apartado Referencias se detallan los subtítulos y los lugares de edición de estas obras. <regresar>

18) Para Sociología General, con el profesor ya mencionado. Y, en quinto, para las asignaturas Población Española o Políticas Demográficas y Ordenación del Territorio, cursadas con Amando DE MIGUEL y Tomás R. VILLASANTE respectivamente. <regresar>

19) Varios capítulos (con títulos tan sugerentes como: "catolicismo, natalismo y machismo","la posición bifronte de la clerecía mexicana" o "el jesuitismo demográfico y la teología de la población") me abrieron un horizonte metodológico más allá de las cifras y los porcentajes; pero sin descartar estos. El enfoque sociológico se ampliaba con las perspectivas antropológicas, psicoanalíticas y politológicas. Y el vocabulario conceptual iba en aumento (guadalupismo, cultura del machismo, ideología poblacionista, paternidad responsable, eufemismo polisémico, maternidad irresponsable). Todo ello en una obra sin pretensiones academicistas; y, sin embargo, asentada en el método comparativo, además de enfocar el estudio de un caso (México) en relación a la "vetusta teoría de la transición demográfica". <regresar>

20) Este aparentemente minúsculo incidente supuso una inyección de autoestima. Pero, además, inauguró un trato exquisito que continuó después con sucesivos ofrecimientos e invitaciones a publicar. <regresar>

21) El sociólogo Alberto MONCADA ya era entonces muy conocido por sus numerosas publicaciones. Entre ellas, La adolescencia forzosa (MONCADA 1979), una referencia bibliográfica relevante en mi tesis doctoral entonces en curso. Realmente era el senior, frente a Javier CALLEJO o yo mismo, que empezábamos en la sociología. La entrega del premio se convirtió en un acto social memorable, pues además se presentó la publicación de los tres ensayos por parte de otro sociólogo senior muy admirado, José Luis de ZÁRRAGA. <regresar>

22) Expresión empleada por Benjamín OLTRA (VALLES & BAER 2005). <regresar>

23) La obra, coordinada por BERTAUX en 1981, Biography and society, fue otra aportación relevante en mi formación metodológica. <regresar>

24) Hasta 1986, la editorial Morata no publicó en español la obra Métodos cualitativos y cuantitativos en investigación evaluativa, de Thomas D. COOK y C.H. REICHARDT; con una revisión y presentación de Juan Manuel ÁLVAREZ MÉNDEZ. Y el libro pionero de José I. RUIZ OLABUENAGA y María Antonia ISPIZUA, titulado La descodificación de la vida cotidiana: métodos de investigación cualitativa, no vería la luz hasta1989. <regresar>

25) Entre ellas, el análisis de la conversación como trabajo de interacción estratégica (con funciones, intenciones y reglas a identificar). <regresar>

26) Una perspectiva que solo años más tarde empezaría a conocer y aplicar con cierto grado de conciencia metodológica (VALLES 1997, cap.9; 2000a; 2001; 2005b; 2005c). <regresar>

27) Una cita cazada al vuelo de una relectura nostálgica actual: "Hay apodos que ilustran no solamente una manera de vivir, sino también la naturaleza social del mundo en que uno vive" (MARSÉ 1984, p.13). Se refiere el autor a su personaje masculino protagonista, llamado Pijoaparte, que ubica en la Barcelona de junio de 1956, en el barrio del Carmelo. <regresar>

28) De los años de elaboración de la tesis doctoral es mi primera lectura de Hacer la América (MARSAL 1972). Es la edición española, con algunos apéndices amputados en la colección de bolsillo de Ariel, de la edición original argentina de 1969. <regresar>

29) Algunos de ellos muy breves sobre la observación participante y las entrevistas, publicados en Human Organization en los años 50. Otros, compilados en BALÁN (1974). Mención especial merece el volumen monográfico sobre la entrevista que había aparecido en The American Journal of Sociology en 1956 (vol. LXII), con las aportaciones de CAPLOW, DEXTER o GORDEN, entre otras. <regresar>

30) Uno de los estudios clásicos que se trabajaron especialmente fue la segunda edición de la obra de THRASHER (1947/1927), The Gang: A study of 1313 gangs in Chicago. <regresar>

31) Las siglas corresponden a la denominación Movimiento Natural de la Población. Una estadística añeja sobre nacimientos, defunciones y casamientos, competencia exclusiva del Instituto Nacional de Estadística hasta el surgimiento del Estado autonómico en España a comienzos de los 80. <regresar>

32) A través de Constanza TOBÍO, llegaron a mis manos los apuntes de Alfonso ORTÍ, mecanografiados y reprografiados, de la asignatura Investigación de Mercado. En ellos aparecían las coordenadas de tiempo (1977) y espacio (Facultad de Ciencias Políticas y Sociología, UCM). <regresar>

33) De modo similar, me resultó más didáctica (para el aprendizaje del análisis del discurso del grupo de discusión) la obra de Angel DE LUCAS (1992). Entroncaba con mi especialidad académica y mi primera experiencia laboral en la administración autonómica. Años más tarde lo incluiría en mi manual (VALLES 1997, p.329-334); y, posteriormente, tendría la ocasión de entrevistar a DE LUCAS sobre esa investigación. <regresar>

34) Inicié una serie de colaboraciones firmadas, a iniciativa de Amando DE MIGUEL (VALLES 1992, 1994), en las que se fueron publicando también algunos de los resultados de estudios anteriores (cualitativos y cuantitativos). <regresar>

35) Ekkehard MOCHMANN, del Zentral Archiv de la Universidad de Colonia, impartía desde hacía años un curso sobre análisis de contenido mediante ordenador, aplicado a las ciencias sociales. Y Bobby SAYYID y Lilian ZAC, de University of Essex, daban una introducción sobre ideología y análisis del discurso (sentido y política), con énfasis en los autores franceses. Asistí a ambos. Pero también elegí los cursos de Denis LIVESLEY, del ESRC Data Archive (University of Essex), sobre muestreo de encuestas; y de Graham UPTON, sobre análisis de tablas de contingencia. <regresar>

36) Ahora recuerdo la lectura, a principios de los años 80, de este clásico moderno de la llamada "utopía negativa". Mi vocabulario inglés aumentó notablemente, al igual que se complementó la formación sociológica, con la lectura de otras obras de ORWELL. Primero, Animal Farm. Luego, mientras trabajaba de camarero de manera irregular, en la Isla de Wight durante el verano de 1982, compré y leí Down and out in Paris and London; un "documento social de cierto valor", según los críticos. <regresar>

37) Recientemente, algunos colegas españoles han retomado esa propuesta, en una de las primeras y más sistemáticas presentaciones de la teoría fundamentada en España (TRINIDAD, CARRER0 & SORIANO 2006). <regresar>

38) Juzgue el lector el comentario dedicado al libro de KRUEGER (DELGADO & GUTIÉRREZ 2004, p.659). <regresar>

39) Una de las ausencias bibliográficas más notables, a mi juicio, es la de MARSAL. <regresar>

40) Algo similar ocurre con las obras metodológicas de RUIZ OLABUENAGA (1989, 1996). La primera, en coautoría con Mª Antonia IZPIZUA, supuso uno de los primeros manuales de producción propia (made in Spain), donde se traza un panorama general de los métodos cualitativos. Pero donde se aprecian ausencias bibliográficas muy notables, que no se subsanan en la obra en solitario de 1996. Por ejemplo, ninguna referencia a Juan F. MARSAL y mínimas a Jesús IBÁÑEZ. <regresar>

41) Consúltense las publicaciones metodológicas de VALLES posteriores a 1997. <regresar>

42) La expresión expert witness, tomada de LAZARSFELD (1968), me llegó buzoneada directamente por Amando DE MIGUEL. Esto es, no solo surgió de su cabeza la idea de hacer la historia oral de la I Encuesta Nacional de Juventud, sino que me ofreció un material conceptual muy útil. Además, resultó decisiva su colaboración en la contactación de los entrevistados, como he detallado en otro lugar (VALLES 2002). Este lado más personal y humano ha sido una constante en la experiencia investigadora compartida con este sociólogo español, el auténtico impulsor de mi vocación cualitativista. <regresar>

43) Desde su edición primera, en 1986, este manual ha sido un texto de referencia para la docencia y el aprendizaje de los métodos y técnicas de investigación social en España e Iberoamérica. Reúne numerosas colaboraciones firmadas, tanto de metodología cuantitativa como cualitativa. <regresar>

44) Otros resultados, menos tangibles pero de gran importancia, fueron los contactos establecidos con César A. CISNEROS, Raymond LEE, Thomas MUHR y Anne KUCKARTZ, entre otros. <regresar>

45) El estudio se realizó a lo largo de 2000-2002, mediante entrevistas y grupos de discusión (algunos triangulares), por distintos puntos de la geografía española. Supuso un entronque con otros proyectos, algunos europeos, en los que había participado Lorenzo CACHÓN; en los que se practicaba y demandaba más investigación cualitativa (CACHÓN & VALLES 2003). <regresar>

46) La expresión trastienda de la investigación tiene varias resonancias en mi cabeza. Por un lado, la asocio sobre todo a las conversaciones – siempre sustanciosas – con el sociólogo español Juan José CASTILLO. Me facilitó un ejemplar del libro editado por Catalina WAINERMAN y Ruth SAUTU (1998). Por otro lado, la palabra trastienda es una de las que debí de aprender primero en mi infancia. La casa de mis padres, antes de mis abuelos paternos, contaba con una trastienda aneja al negocio de la maquinaria agrícola. <regresar>

47) Indirectamente, y a través de las entrevistas hechas por otros componentes del equipo, tuve acceso a una muestra de conocimiento y experiencia acumulado de expertos como Cristina SANTAMARINA, Luis Enrique ALONSO, Fernando CONDE, Ignacio FERNÁNDEZ DE CASTRO y Carmen ELEJABEITIA, José Luis ÁLVAREZ. <regresar>

48) De 1977 a 1979 se hizo en España una Investigación Cualitativa Continua (ICC) sobre la programación televisiva. Ese fue el antecedente de la ICC, también dirigida por ZÁRRAGA, sobre la actualidad política y que financió el CIS durante los años 1979-1982. Se trata del estudio 1227 de este organismo, donde quedaron archivadas las 264 reuniones de grupo (o grupos de discusión) realizadas a razón de unas ocho por mes, aproximadamente. <regresar>

49) Cinco están firmados como único autor (DE MIGUEL 2005a, 2005b, 2005c, 2005d, 2005e). Dos son en coautoría (DE MIGUEL 2004, MARTÍNEZ PARICIO & DE MIGUEL 2005). Los ocho restantes son: SNOWDON (2002), AMELANG (2003), CABALLERO BONALD (2004), LOZANO DOMINGO (1995), BAER (2005), PILÍA (2005), MOSTAZA BARRIOS (2005), BLANCO RODRÍGUEZ (2005). La mayor parte de esta literatura tiene que ver con "los métodos testimoniales (literarios u orales)", expresión tomada de MARTÍNEZ PARICIO y DE MIGUEL (2005, p.63). Una de las obras recientes con las que más me identifico como investigador cualitativista. He de precisar que no solo encuentro libros en el buzón y por el mensajero mencionados. En enero de 2005 encontré un ejemplar de la conferencia de José CASTILLO CASTILLO (2004), pronunciada en el acto de homenaje con motivo de su jubilación. Luego, en febrero de 2006, he tenido la fortuna de conversar con el Emérito Catedrático de Sociología y conocer directamente otra publicación provechosa en mi formación (CASTILLO CASTILLO 2002). <regresar>

50) La primera quincena que pasé en Guatemala, en julio de 2003, los alumnos del curso que impartí sobre metodología para la tesis doctoral me regalaron el libro de Miguel Ángel ASTURIAS Week-end en Guatemala. La obra del premio Nóbel guatemalteco venía con las firmas y las dedicatorias de casi todos ellos. Algo que aprecié entonces y que ha dejado un recuerdo muy especial. Durante esa estancia y las siguientes he emborronado varias páginas en forma de diarios de viaje. Ha sido una experiencia docente al otro lado del Atlántico, combinada con una especie de trabajo de campo en una cultura alejada y próxima a la vez. <regresar>

51) El 27 de febrero de 2006 se ha leído la tesis de Geraldine GRAJEDA BRADNA sobre situación social y cultura de salud en Guatemala, dentro del programa de doctorado promovido por la Universidad Pontifica de Salamanca (Campus de Madrid) y la Fundación Española Guatemalteca para la Cultura y la Educación Julián PRESA FERNÁNDEZ. La dirección de la tesis ha encerrado numerosas experiencias de formación en el campo de los métodos cualitativos. <regresar>

52) Delia CASTILLO GODOY, que realiza su tesis sobre la participación política de las mujeres guatemaltecas; y Margarita RAMÍREZ, que investiga las estrategias de adquisición de vivienda de la clase media en la ciudad de Guatemala. <regresar>

53) Centro de Investigaciones Sociológicas, en España, desde donde se vienen promoviendo estudios de encuesta sobre todo; pero también cualitativos. Asimismo, ha liderado la publicación de monografías en ciencias sociales. <regresar>

54) A propuesta del Comité Científico de la FES (Federación Española de Sociología), recibí la propuesta para coordinar el Grupo de Trabajo 1: Metodología. Lo cual incluía la tarea de decidir la naturaleza de las sesiones. Un rastro documental puede consultarse en la siguiente dirección: http://www.dste.ua.es/congresosociologia/gruposdetrabajo/gt01/index.htm. <regresar>

55) La European Sociological Association (ESA) promovió, a través de su rama de investigación cualitativa el encuentro de septiembre de 2004 en Berlín. La convocatoria de ponencias, que me llegó por un e-mail de Alejandro BAER, acabaría traduciéndose en lo firmado por ambos (VALLES & BAER 2005). La presentación personal de las comunicaciones nos deparó un conocimiento de las voces de autores leídos como Uwe FLICK, David SILVERMAN o Paul ATKINSON. También de figuras menos conocidas como Giampietro GOBO o Thomas S. EBERLE, entre otras muchas personas. <regresar>

56) A propuesta de César A. CISNEROS. <regresar>

57) Me refiero a dos proyectos I+D. El primero, dirigido por Benjamín GARCÍA SANZ, titulado La movilidad por trabajo, en el mundo rural, financiado por el Ministerio de Educación y Ciencia español durante 2005-2007. El segundo, dirigido por Mª Ángeles CEA D'ANCONA, sobre la xenofobia, financiado por la misma entidad para el período 2006-2008. En ambos mi participación, a tiempo parcial, se circunscribe a la parte cualitativa de cada investigación. <regresar>

58) EUROQUAL es un proyecto, ya aprobado por la European Science Foundation (ESF), presentado en su día como propuesta de Programa de Investigación Cualitativa en las Ciencias Sociales en Europa, por Paul ATKINSON como proponente principal. En su financiación participan varios países; y se proyecta para el período 2006-2010. Pueden consultarse otros detalles en: http://www.esf.org/esf_article.php?language=0&article=603&domain=5&activity=1. <regresar>

59) Me refiero al Programa Metodología de la Investigación en Sociología, Comunicación y Cultura, del Departamento de Sociología IV, en la UCM. Desde hace varios años, la planificación de trabajos para el período de investigación de los doctorandos ha incluido el tema de investigación sobre: Sociología de la investigación social. El oficio de investigador social: pasado, presente y futuro. <regresar>

60) En mi caso, la idea de uno de los proyectos más anhelados llegó junto con varios libros buzoneados por Amando DE MIGUEL a finales de 2005. Una de las notas manuscritas decía así: "Siempre quise hacer algo así como la diáspora castellana o Hacer la América II con material secundario. Pero mejor te voy pasando a ti los materiales para que lleves a cabo esa empresa". Adviértase el método que se propone, una aproximación característica de su práctica investigadora, como he sugerido y documentado en otro lugar (VALLES 1997; VALLES & BAER 2005). <regresar>

Referencias

Alasuutari, Pertti (2004). The globalization of qualitative research. En Clive Seale, Giampietro Gobo, Jaber F. Gubrium & David Silverman (Eds.), Qualitative research practice (pp.595-608). London: Sage.

Amelang, James S. (2003). El vuelo de Ícaro. La autobiografía popular en la Europa Moderna. Madrid: Siglo XXI.

Baer, Alejandro (2005). Testimonio audiovisual. Imagen y memoria del Holocausto. Madrid: Centro de Investigaciones Sociológicas. Colección "Monografías", nº 219.

Balán, Jorge (Ed.) (1974). Las historias de vida en ciencias sociales. Buenos Aires: Nueva Visión.

Benney, Mark & Hughes, Everett (1956). Of sociology and the interview. American Journal of Sociology, 62, 137-142.

Berger, Peter (1971). Para una teoría sociológica de la religión. Barcelona: Editorial Kairós.

Bertaux, Daniel (Ed.) (1981). Biography and society. The life history approach in the social sciences. Beverly Hills: Sage.

Bertaux, Daniel (1986). L'imagination méthodologique. Revista Internacional de Sociología, 44, 265-276.

Bertaux, Daniel & Kholi, Martin (1984). The life story approach: A continental view. Annual Review of Sociology, 10, 215-237.

Blanco Rodríguez, Juan A. (2005). El sueño de muchos. La emigración castellana y leonesa a América. Zamora: Centro UNED y Diputación Provincial.

Caballero Bonald, José M. (2004). Tiempo de guerras perdidas. La novela de la memoria I. Madrid: Santillana Ediciones. [Edición original: 1995, Ed. Anagrama]

Cachón, Lorenzo & Valles, Miguel S. (2003). Trade unionism and immigration: Reinterpreting old and new dilemmas. Transfer. European Review of Labour and Research, 9, 469-482.

Castillo Castillo, José (2002). Variaciones sobre la ironía sociológica o retrato de un profesor jubilado. Revista Española de Investigaciones Sociológicas, 100, 61-80.

Castillo Castillo, José (2004). Miradas aún no olvidadas de las cosas: apuntes para una historia de vida. Madrid: Centro de Investigaciones Sociológicas.

Cano, José I.; Ruíz , José M. & Valles, Miguel S. (1988). El desarrollo social de los pequeños municipios en la Comunidad de Madrid. Madrid: Asamblea de Madrid. Colección Estudios Parlamentarios, nº 1.

Cano, José I.; Díaz, Petra; Sánchez, Ángel & Valles, Miguel S. (1993). El desarrollo social de los municipios zamoranos. Zamora: Instituto de Estudios Zamoranos "Florián de Ocampo". Colección Cuadernos de Investigación, nº 10.

Cea D'Ancona, Mª Ángeles & Valles, Miguel S. (1990). Parejas cohabitantes y hogares unipersonales. Ayuntamiento de Madrid: Departamento de Estudios y Análisis. Documento de trabajo, nº 29.

Cea D'Ancona, Mª Ángeles & Valles, Miguel S. (1992). Hogares unipersonales en la vejez: formas de vida y vivienda. Ayuntamiento de Madrid: Departamento de Estudios y Análisis. Documento de trabajo, nº 44.

Cea D'Ancona, Mª Ángeles & Valles, Miguel S. (1993) Estudio sociológico de los socios de Centros Municipales de la Tercera Edad. Análisis evaluativo del servicio: clientela, satisfacción de los usuarios y demandas latentes. Ayuntamiento de Madrid: Área de Servicios Sociales y Comunitarios.

Erikson, Erik H. (1979). Historia personal y circunstancia histórica. Madrid: Alianza Editorial. [Edición original en inglés: 1975]

Erikson, Erik H. (1985). Sociedad y adolescencia. México: Siglo XXI. [Primera edición en español: 1972. Edición original en inglés: 1950]

Glaser, Barney G. & Strauss, Anselm L. (1967). The discovery of grounded theory. Chicago: Aldine.

Goffman, Erving (1959). The presentation of self in everyday life. New York: Anchor Books, Doubleday & Co.

Goffman, Erving (1961). Asylums. Essays on the social situation of mental patients and other inmates. New York: Anchor Books, Doubleday & Co.

Goffman, Erving (1980). Estigma. La identidad deteriorada. Buenos Aires: Amorrortu. [Edición original en inglés: 1963]

Ibáñez, Jesús (1979). Más allá de la sociología. El grupo de discusión: Técnica y crítica. Madrid: Siglo XXI.

Ibáñez, Jesús (1985). Análisis sociológico de textos o discursos. Revista Internacional de Sociología, 43, 119‑160.

Juaristi, Jon (2006). Cambio de destino. Memorias. Barcelona: Seix Barral.

Klein, Julius (1979). La Mesta. Estudio de la historia económica española 1273-1836. Madrid: Alianza Editorial. [Edición original en inglés: 1909]

Lazarsfeld, Paul F. (1968). An episode in the history of social research: a memoir. Perspectives in American History, II, 270-337. [También en Donald Fleming y Bernard Bailyn (1969). Intellectual Migration: Europe and America,1930-1960. Cambridge: Harvard University Press. Hay traducción, al español, y presentación de José Jiménez Blanco, en 2001. Revista Española de Investigaciones Sociológicas, 96, 235-296]

Legewie, Heiner & Schervier-Legewie, Barbara (2004). La investigación es trabajo duro, siempre está unida a cierta dosis de sufrimiento. De ahí que por otro lado, deba ser entretenida, divertida. Anselm Strauss en conversación con Heiner Legewie y Barbara Schervier-Legewie. Forum Qualitative Sozialforschung / Forum: Qualitative Social Research [Revista on-line ], 5(3), Art. 22. Disponible en: http://www.qualitative-research.net/fqs-texte/3-04/04-3-22-s.htm [Fecha de acceso: 2004, Diciembre, 21].

Lewis, Oscar (1959). Five families: Mexican case studies in the culture of poverty. New York: Basic Books. [Hay edición en español: Antropología de la pobreza. Cinco familias. México: Fondo de Cultura Económica, 1961]

Lewis, Oscar (1961). The children of Sanchez. Autobiography of a Mexican family, New York: Random Home. [Hay edición en español: Los hijos de Sánchez. Autobiografía de una familia mexicana. México: Joaquín Mortiz, 1973]

Lozano Domingo, Irene (1995). Lenguaje femenino, lenguaje masculino. ¿Condiciona nuestro sexo la forma de hablar? Madrid: Minerva Ediciones.

Lucas, Ángel de (1992). Actitudes y representaciones sociales de la población de la Comunidad de Madrid en relación con los Censos de Población y Vivienda de 1991. Madrid: Consejería de Economía.

Marsal, Juan F. (1969). Hacer la América. Autobiografía de un inmigrante español en la Argentina. Buenos Aires: Editorial del Instituto Torcuato Di Tella.

Marsal, Juan F. (1972). Hacer la América. Autobiografía de un emigrante español en la Argentina. Barcelona: Ariel.

Marsal, Juan F. (1979). Pensar bajo el franquismo. Intelectuales y política en la generación de los años cincuenta. Barcelona: Península.

Marsé, Juan (1984). Últimas tardes con Teresa. Barcelona: Seix Barral. [Decimosegunda edición, primera edición: 1966]

Martínez Paricio, Jesús & De Miguel, Amando (2005). Servir al rey. Recuerdo de la mili 1938-2001. Madrid: Oberon. Grupo Anaya.

Miguel, Amando de (1975). Sociología del franquismo. Barcelona: Euros.

Miguel, Amando de (1976). La herencia del franquismo. Madrid: Editorial Cambio 16

Miguel, Amando de (1977). La pirámide social española. Madrid: Fundación Juan March y Editorial Ariel.

Miguel, Amando de (1983). Ensayo sobre la población de México. Madrid: Centro de Investigaciones Sociológicas. Colección Monografías, nº 65.

Miguel, Amando de (1985). La perversión del lenguaje. Madrid: Espasa-Calpe. [Hay una edición posterior, 1994, en la misma editorial, en la Colección Austral; que contiene un epílogo del autor]

Miguel, Amando de (2004). Un hecho singular: la importancia del género en la sanidad. En Círculo de Sanidad (Ed.), El futuro de la sanidad en España (pp.67-104). Madrid: Círculo de la Sanidad.

Miguel, Amando de (2005a). Secuestro prolongado. Madrid: Biblioteca Nueva.

Miguel, Amando de (2005b). El arte de envejecer. Madrid: Biblioteca Nueva.

Miguel, Amando de (2005c). Sociología del Quijote. Madrid: Centro de Investigaciones Sociológicas.

Miguel, Amando de (2005d). Entre los dos siglos. La gran transformación de la sociedad española a caballo entre los siglos XX y XXI. Madrid: Gota a Gota Ediciones.

Miguel, Amando de (2005e). Nuestro mundo no es de este reino. Sevilla: Algaida Editores.

Miguel, Amando de; Izquierdo, Antonio & Moral, Félix (1986). Población y recursos humanos en Castilla y León. Valladolid: Junta de Castilla y León. Consejería de Economía y Hacienda.

Moncada, Alberto (1979). La adolescencia forzosa. Barcelona: Dopesa.

Mostaza Barrios, Manuel (Ed.) (2005). Zamoranos en Madrid. Memoria oral y escritae la emigración zamorana a Madrid en la segunda mitad del siglo XX. Zamora: Centro UNED y Ayuntamiento de Zamora.

Moya, José C. (2004). Primos y extranjeros. La inmigración española en Buenos Aires, 1850-1930. Buenos Aires: Emecé Editores. [Edición original en inglés: 1998. Título original: Cousins and strangers. Spanish immigrants in Buenos Aires, 1850-1930]

Parra Luna, Francisco (2001). Campus adentro. Madrid: Huerga y Fierro editores.

Pilía, Guillermo (Ed.) (2005). Los castellanoleoneses de La Plata. Memoria viva. La Plata: Hespérides.

Ruiz Olabuénaga, José I. (1996). Metodología cualitativa. Bilbao: Universidad de Deusto.

Ruiz Olabuénaga, José I. & Ispizua, Mª Antonia (1989). La descodificación de la vida cotidiana. Métodos de investigación cualitativa. Bilbao: Universidad de Deusto.

Sánchez Pérez, Francisco (1990). La liturgia del espacio. Casarabonela: un pueblo aljamiado. Madrid: Nerea.

Sánchez Pérez, Francisco (2005). El ladrón de mitos. Madrid: Tabla Rasa.

Schwartz, Howard & Jacobs, Jerry (1984). Sociología cualitativa: método para la reconstrucción de la realidad. México: Trillas.

Sennett, Richard (1970). Vida urbana e identidad personal. Barcelona: Península.

Sennett, Richard (2000). La corrosión del carácter. Las consecuencias personales del trabajo en el nuevo capitalismo. Barcelona: Anagrama.

Sennett, Richard (2003). El respeto. Sobre la dignidad del hombre en un mundo de desigualdad. Barcelona: Anagrama.

Snowdon, David (2002). 678 monjas y un científico. La historia del mayor hallazgo sobre la vejez y el Alzheimer. Barcelona: Planeta.

Spadaccini, Nicholas & Talens, Jenaro (Eds.) (1988). Autobiography in early modern Spain. Minneapolis: The Prisma Institute.

Thompson, Paul (1978). The voice of the past: Oral history. Oxford: Oxford University Press. [Edición en castellano: La voz del pasado. La historia oral. Valencia: Edicions Alfons el Magnanim, 1988]

Thompson, Paul (1984). La historia oral y el historiador. Revista Debats, 10, 52-56.

Thrasher, Frederic M. (1947). The gang: A study of 1.313 gangs in Chicago. Chicago, Illinois: The University of Chicago Press.

Touraine, Alain (1978). Un deseo de historia. Autobiografía intelectual. Madrid: Zero. [Edición original: 1977 Un désir d'histoire. Paris: Stock]

Trinidad, Antonio; Carrero, Virginia & Soriano, Rosa Mª (2006). Teoría fundamentada Grounded Theory. La construcción de la teoría a través del análisis interpretacional. Madrid: CIS. [Colección "Cuadernos Metodológicos", no. 37]

Unamuno, Miguel de (1940). Abel Sánchez. Una historia de pasión. Madrid: Espasa-Calpe. [Edición original: 1917]

Unamuno, Miguel de (1942). San Manuel Bueno, Mártir. Madrid: Espasa-Calpe. [Edición original: 1931]

Valles, Miguel S. (1987). Jóvenes, trabajo y biografía. En Miguel Valles, Alberto Moncada & Manuel J. Callejo (Eds.), La juventud ante el trabajo. Nuevas actitudes en los 80. Tres ensayos (pp.9-48). Madrid: Editorial Popular. Colección Papel de Prueba, nº 29.

Valles, Miguel S. (1988). Notas sobre una experiencia de investigación sociológica cualitativa. Cuadernos de Ciencia Política y Sociología, 20, 41-54.

Valles, Miguel S. (1989). Abrirse camino en la vida. Proyectos vitales de los jóvenes madrileños. Madrid: Editorial de la Universidad Complutense de Madrid (edición facsímil).

Valles, Miguel S. (1992). Los jóvenes y la constitución de los nuevos hogares y familias. En Amando de Miguel (Ed.), La sociedad española 1992-93 (pp.151-174). Madrid: Alianza Editorial.

Valles, Miguel S. (1997). Técnicas cualitativas de investigación social: Reflexión metodológica y práctica profesional. Madrid: Síntesis.

Valles, Miguel S. (2000a). La grounded theory y el análisis cualitativo asistido por ordenador. En Manuel García Ferrando, Jesús Ibáñez & Francisco Alvira (Eds.), El análisis de la realidad social. Métodos y técnicas de investigación (pp.575-604). Madrid: Alianza.

Valles, Miguel S. (2000b). Historia oral de la I Encuesta Nacional de Juventud. La peripecia humana y política. En Amando de Miguel (Ed.), Dos generaciones de jóvenes 1969-1998 (pp.113-140). Madrid: Instituto de la Juventud.

Valles, Miguel S. (2001). Ventajas y desafíos del uso de programas informáticos (e.g. ATLAS.ti y MAXqda) en el análisis cualitativo. Una reflexión metodológica desde la grounded theory y el contexto de la investigación social española. Ponencia presentada en el Seminario sobre Investigación Avanzada Cualitativa Asistida por Ordenador. Granada: 22-23 Noviembre. Sevilla: Fundación Centro de Estudios Andaluces. Documentos de Trabajo Serie Sociología (S2001/05).

Valles, Miguel S. (2002). Entrevistas cualitativas. Madrid: CIS. [Colección "Cuadernos Metodológicos", no. 32]

Valles, Miguel S. (2005a). Metodología y tecnología cualitativas: actualización de un debate, desde la mirada más atenta en la obra de Barney G. Glaser. Empiria, 9, 145-168.

Valles, Miguel S. (2005b). El reto de la calidad en la investigación social cualitativa: de la retórica a los planteamientos de fondo y las propuestas técnicas. Revista Española de Investigaciones Sicológicas, 110, 91-114.

Valles, Miguel S. & Baer, Alejandro (2005). Qualitative social research in Spain: Past, present, and future. A portrait. Forum Qualitative Sozialforschung / Forum: Qualitative Social Research [On-line Journal], 6(3), Art. 18. Disponible en: http://www.qualitative-research.net/fqs-texte/3-05/05-3-18-e.htm [Fecha de acceso: Septiembre, 30, 2005].

Valles, Miguel S. & Cea, Mª Ángeles (1994). Los mayores. En Amando de Miguel (Ed.), La sociedad española 1993-94 (pp.821-908). Madrid: Alianza Editorial.

Valles, Miguel S.; Cea D' Ancona, Mª Ángeles & Izquierdo, Antonio (1999). Las encuestas sobre inmigración en España y Europa: tópicos, medios de comunicación y política migratoria. Madrid: Instituto de Migraciones y Servicios Sociales (IMSERSO). Colección Observatorio Permanente de la Inmigración, nº 3.

Valles, Miguel S.; Moncada, Alberto & Callejo, Manuel J. (1987). La juventud ante el trabajo. Nuevas actitudes en los 80. Tres ensayos. Madrid: Editorial Popular. Colección Papel de Prueba, nº 29.

Wainerman, Catalina & Sautu, Ruth (Eds.) (1998). La trastienda de la investigación. Buenos Aires: Editorial de Belgrano.

Witzel, Andreas & Mey, Günter (2004). "I am NOT opposed to quantification or formalization or modeling, but do not want to pursue quantitative methods that are not commensurate with the research phenomena addressed." Aaron Cicourel in conversation With Andreas Witzel and Günter Mey [106 paragraphs]. Forum Qualitative Sozialforschung / Forum: Qualitative Social Research [On-line Journal], 5(3), Art. 41. Disponible en: http://www.qualitative-research.net/fqs-texte/3-04/04-3-41-e.htm [ Fecha de acceso: Diciembre, 21, 2004].

Wright Mills, Charles (1959). The sociological imagination. New York: The Oxford University Press.

Autor

Miguel S. VALLES es Profesor Titular de Sociología en la Universidad Complutense de Madrid. Sus preferencias de investigación incluyen: la metodología de la investigación social (combinación de métodos cuantitativos y cualitativos); historia y sociología de los métodos de investigación social (sociedad, vida y métodos); entrevistas cualitativas; grounded theory y análisis cualitativo (manual y asistido por ordenador). Su principal ámbito de investigación ha estado dentro de la sociología de la población (juventud, vejez, migraciones).

Contacto:

Miguel S. Valles Martínez

Departamento de Sociología IV (Metodología de la Investigación)
Facultad de Ciencias Políticas y Sociología
Universidad Complutense de Madrid
Campus de Somosaguas
28223 Pozuelo de Alarcón (Madrid), España

Teléfono: 91 3942671
Fax: 91 3942673

E-mail: mvalles@cps.ucm.es
URL: http://www.ucm.es/info/socivmyt/

Cita

Valles Martínez, Miguel S. (2006). Abrirse camino en el mundo de la investigación social cualitativa, desde la península ibérica, entre los milenios segundo y tercero. Testimonio personal [64 párrafos]. Forum Qualitative Sozialforschung / Forum: Qualitative Social Research, 7(4), Art. 16, http://nbn-resolving.de/urn:nbn:de:0114-fqs0604166.



Copyright (c) 2006 Miguel S. Valles

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International License.