Volumen 19, No. 1, Art. 8 – Enero 2018



Usos del diseño metodológico cualitativo en artículos de acceso abierto de alto impacto en ciencias sociales

Rodolfo E. Mardones, Jorge B. Ulloa Martínez & Gonzalo Salas

Resumen: Las definiciones de diseño metodológico en la perspectiva cualitativa son variadas y sus diversos usos dejan entrever una multiplicidad de perspectivas. El presente trabajo tiene por objeto describir los usos del diseño metodológico cualitativo en artículos de ciencias sociales de alto impacto. Se realiza una revisión de 186 artículos de resultados de investigación y propuestas metodológicas, publicados en revistas open access indexadas en Scopus en el periodo 2013-2015. Los resultados muestran que el 75% de los artículos declara su diseño metodológico. El uso de este se clasificó en tres categorías: organización de la investigación, elección paradigmática y tipo de estudio. El 51% de los artículos utilizan diseño cualitativo basado en el tipo de estudio. Mientras tanto, la organización de la investigación (37%) y la elección paradigmática (11%) quedan en segundo lugar. Se concluye que los usos del diseño metodológico cualitativo se basa en supuestos teóricos y prácticas propias de la categoría definida como tipo de estudio. Esto puede facilitar la elección de un diseño cualitativo, sensible y flexible al contexto estudiado.

Palabras clave: diseño metodológico; investigación cualitativa; métodos; producción científica; open access

Índice

1. Introducción

2. Diseño metodológico en la investigación cualitativa

2.1 Diseño como preparación y organización de la investigación

2.2 Diseño como elección paradigmática

2.3 Diseño según elección del método o tipología de estudio

2.4 Delimitación e integración de las diversas relaciones funcionales

3. Material y método

4. Resultados

5. Discusión y conclusiones

Notas

Referencias

Autores

Cita

 

1. Introducción

La producción del conocimiento científico ha sido objeto de interés de indagación por las distintas disciplinas científicas en las últimas décadas. El objetivo que ha movilizado la mayoría de las propuestas ha sido estudiar el conocimiento científico con la misma mirada que este abordaría cualquier otro problema de investigación, es decir, en sus términos teóricos y con sus métodos (BLOOR 2003). Este planteamiento podría resultar enmarcador de distintas iniciativas que estudian el conocimiento científico, el cual, al ser elaborado por la ciencia como institución social, emerge como fuerza productiva generando incluso un nuevo ámbito de producción económica: la producción de conocimiento (LÓPEZ 2007). [1]

En la década de 1990, la generalización del uso de las tecnologías de la información y la comunicación promovió que el campo científico adoptara su uso con mayor interés debido a que brindaron posibilidades para difundir el conocimiento que producía, y al mismo tiempo, promovieron el acceso a la producción en diversos lugares del mundo, lo cual incentivó la creación y establecimiento de medios cada vez más eficientes para su comunicación (AGUADO, ROGEL, GARDUÑO & ZUÑIGA 2008). Como consecuencia, las revistas especializadas, una de las principales vías de intercambio de información, experimentaron un cambio radical al pasar de la edición impresa a edición electrónica a través de internet (ibid.). [2]

A propósito de los cambios propiciados por el uso de internet en la divulgación de la producción científica, se introducen indicadores como la elaboración de productos comercializables (bases de datos bibliográficas, índices de impacto, etc.), de calidad y con prestaciones diferenciadoras entre las bases de datos existentes, estableciendo así rigurosos procesos selectivos sustentados en normas bibliométricas (RUIZ, LÓPEZ & JIMÉNEZ 2006). En esta lógica, Thomson Reuters® y SCImago® posicionan a la Web of Science y Scopus respectivamente como las bases de datos de mayor relevancia internacional en las distintas disciplinas científicas. En estos acervos documentales se publica la mayor parte del contenido en idioma inglés, aunque como criterio general, aun cuando el artículo original esté escrito en portugués, español o francés, "los autores deben proporcionar traducciones en inglés de los títulos de los artículos, de las palabras claves y de los resúmenes, si desean alcanzar el mayor número de lectores posible"1) (TESTA 2001, p.139). Esto aparece como una manifestación de la globalización en donde científicos que viven fuera de los países donde predomina esa lengua, adoptan el proceso de publicación en inglés con consecuencias en la relación entre el hecho de publicar, el discurso y la identidad (ENGLANDER 2009). [3]

La discusión sobre la visibilidad de la producción científica y las estrategias para su divulgación en un contexto de masificación del uso de tecnologías de información y comunicación (TIC's), el desarrollo de software y las mejoras en la cobertura de los servicios de internet, trae consigo un creciente interés y se plantean expectativas con respecto al libre acceso al conocimiento científico (AGUADO et al. 2008), argumentando que existe una brecha científica, en términos de producción y visibilidad del conocimiento, que no se remite solamente a la existencia de disparidades económicas, sino también a las divergencias en las concepciones políticas de la función económica y social de la ciencia (MARDONES 2016a, 2016b). [4]

En este contexto, para el desarrollo de la ciencia es imprescindible incrementar la visibilidad de las publicaciones que se generan, como exigir y mantener los más altos niveles de calidad alcanzables (LAUFER 2010). Este argumento justifica, en este estudio, la elección de revistas de un alto nivel de impacto y al mismo tiempo con una política de acceso abierto, lo cual empieza a ser una temática de interés de investigación de la producción científica (AGUADO et al. 2008). [5]

El estudio de esta producción ha sido materia de análisis desde distintos enfoques y ha predominado la perspectiva bibliométrica para valorar la producción científica disponible en bases de datos comerciales en contraste con los análisis de revistas open access. Esta perspectiva ha puesto su interés en los denominados "indicadores bibliométricos de productividad", donde se encuentra la cuantificación de documentos publicados, idiomas, autoría, índices de productividad, colaboración internacional, cantidad de citas y referencias, etc. Por otro lado, la atención también ha estado puesta en la "repercusión de la productividad científica", donde se encuentran los estudios de impacto (factor de impacto según Journal Citation Report y SCImago por ejemplo). Finalmente, esta perspectiva estudia también el "grado de obsolescencia" de la producción (semiperíodo de BURTON y KEBLER, e índice de PRICE), entre otros (SANZ-VALERO, TOMÁS-CASTERÁ & WANDEN-BERGHE 2014). [6]

Desde la perspectiva bibliométrica los ámbitos disciplinarios investigados han sido bastante amplios, encontrando estudios que van desde el campo de la salud pública (ibid.), caracterización de la producción en cardiología (CANALS 2008), nutrición (TOMÁS-CASTERÁ, SANZ-VALERO & WANDEN-BERGHE 2010), memoria de trabajo (CERVIGNI et al. 2015), evaluación de la actividad científica, su vinculación y aplicabilidad en la política científica (BORDONS & ZULUETA 1992), gestión institucional, impacto educativo y reconocimiento a investigadores (CABALLERO, URESTI & RAMÍREZ 2012). patrones de comunicación e impacto de la producción científica (ZACCA-GONZÁLEZ, CHINCHILLA-RODRÍGUEZ, VARGAS-QUESADA & MOYA-ANEGÓN 2015), indicadores bibliométricos de revistas (SALAS et al. 2017), hasta temáticas como el comportamiento de la producción científica latinoamericana en el concierto mundial de la ciencia (RIOS & HERRERO 2005), entre otros. [7]

En general, entre las principales aplicaciones de los estudios bibliométricos, se encuentra el área de la política científica (BORDONS & ZULUETA 1992). En Chile este tema ha sido preocupación de la Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica (CONICYT), en específico, la indagación de niveles de productividad, áreas temáticas, visibilidad, colaboración, impacto, excelencia, liderazgo alcanzado y proyecciones de la política científica a partir de estos datos (SCIMAGO RESEARCH GROUP, 2014). [8]

En contraste, existe otro grupo de estudios que, a diferencia de los antecedentes anteriores, se han detenido en aspectos internos de la investigación como los propósitos, el tipo de investigación, enfoques epistemológicos o encuadramiento paradigmático, procedimientos metodológicos y características de los investigadores (FARÍAS, ORELLANA & PÉREZ 2015; RAMOS-ZINCKE, CANALES & PALESTINI 2008), así como también los discursos trasmitidos por la producción científica (MARDONES, 2016a). Con mayor detención, se estudia los objetivos de investigación como la forma que adquiere su justificación y por medio de un proceso de investigación cualitativa se concluye que la forma más común de argumentar un estudio se basa en los aportes, implicancias o aplicabilidad de los resultados (SABAJ & LANDEA 2012). En esta dirección, se analiza el diseño metodológico en los proyectos aprobados por FONDECYT (Fondo Nacional de Desarrollo Científico y Tecnológico en Chile) en las disciplinas de sociología y antropología, indagando en la metodología utilizada (cualitativa o cuantitativa) y las argumentaciones para justificar su uso, mostrando diversos niveles de rigor y calidad metodológica, en donde en general, se encontró que los proyectos analizados no cuentan con una definición acabada o consensuada de los elementos de un diseño metodológico y que se refleja en la variedad de elementos contenidos u omitidos (MILLÁN 2015); en este sentido, se hace relevante contar con criterios mínimos y fundamentales para plantear un buen diseño (ibid.). Es precisamente en este grupo de estudios en donde este trabajo pretende aportar, si se considera la falta de consenso en torno al diseño metodológico en investigación cualitativa y las diversas perspectivas en juego en la producción científica actual, que llevan a la necesidad de explicitar aquello en un proceso investigativo, para discutir los elementos en que se sustenta. [9]

En este sentido, se plantean dos interrogantes iniciales, ¿cuál es el uso que se otorga al diseño metodológico cualitativo en las publicaciones científicas de alto impacto en ciencias sociales?, ¿cuál es la frecuencia de los diversos ejes discursivos en los artículos a relevar? y ¿cuál es la frecuencia de los diversos ejes discursivos en los artículos a relevar en cada revista investigada? Estas preguntas permiten comprender, a partir de un abordaje mixto (con consideraciones principalmente cualitativas y complementariamente cuantitativas), la importancia de la investigación cualitativa, y al interior de esta la importancia del diseño metodológico en la extensión de los artículos analizados. Por lo tanto, el objeto de estudio es una muestra de artículos científicos de tres revistas de alto impacto en ciencias sociales, los cuales fueron sometidos a una revisión de contenido para indagar en las cuestiones referidas a su diseño de investigación, aspecto condicionado por variables como la elección del propio investigador, la política editorial de las revistas, la función del arbitraje, cultura de la ciencia, formación en metodología cualitativa, entre otras. [10]

2. Diseño metodológico en la investigación cualitativa

El diseño metodológico en investigación cualitativa ha sido conceptualizado desde distintas perspectivas y no se evidencia antecedentes consensuados para su delimitación. En este artículo, como un esfuerzo de delimitación operativa y sin ánimo de establecer una taxonomía rígida sobre el tema, se conceptualizará el diseño metodológico cualitativo desde tres perspectivas: como preparación y organización de la investigación (estructura-fases e informe escrito), como elección paradigmática (tensión estructura-flexibilidad) y como elección del método (etnográfico, biográfico, teoría fundamentada, etc.) y/o la tipología del estudio (métodos, estudio de casos). [11]

2.1 Diseño como preparación y organización de la investigación

Desde esta perspectiva, el diseño es una etapa preparatoria de la investigación que se debería dar tras el proceso de reflexión teórica. En esta etapa se planifican las actuaciones y procedimientos de la investigación. En este sentido, la investigación cualitativa suele estructurarse a partir de cuestiones como:

"¿Qué diseño resultará más adecuado a la formación, experiencia y opción ético-política del investigador?, ¿qué o quién va a ser estudiado?, ¿qué método de investigación se va a utilizar?, ¿qué técnicas de investigación se utilizarán para recoger y analizar los datos?, ¿desde qué perspectiva, o marco conceptual, van a elaborarse las conclusiones de la investigación?" (RODRIGUEZ, GIL & GARCÍA 1999, p.67). [12]

En general se presentaría como un plan general de la investigación (DELGADO & GUTIÉRREZ 2007), el cual debe estar en diálogo con la realidad manifestada y siempre que sea posible, los investigadores deben perfeccionar el diseño de su investigación antes de llevar a cabo cualquier trabajo de campo, esto podría facilitar al investigador prever eventualidades en todo el proceso de investigación (KING, KEOHANE & VERBA 1994). [13]

Sería interesante entender el diseño en términos de "decisiones de diseño" (JANESICK 1994 en VALLES 1999, p.45), lo que se llevaría a cabo a través de elecciones y ajustes a lo largo de todo el proceso de investigación y en las fases que este tenga, en este caso se proponen tres momentos: a) al principio del estudio; b) durante el estudio y c) al final del estudio. En relación a lo anterior, el plan general propuesto por los autores tendría una operativización en fases o etapas las cuales son exigencias para el investigador, porque requieren algunas tareas específicas, las cuales incluso se podrían dar antes de la redacción del proyecto: una fase de reflexión, otra de planteamiento, una fase de entrada, de recogida productiva y análisis preliminar, una fase de salida del campo, análisis intenso y finalmente una fase de escritura de la propuesta de investigación (MORSE 1994 en VALLES 1999, p.45). [14]

Con más o menos especificidad, distintos autores proponen otras etapas o fases. En primer lugar, se plantea que el diseño se dividiría en cuatro partes: pregunta de investigación, la teoría, los datos y la utilización de los datos (KING et al. 1994). Por otra parte, se introduce que los elementos del diseño estarían dados por la formulación del problema (sugerencia de investigadores experimentados o investigaciones financiadas, la lectura de material escrito, la experiencia personal y profesional), tomar las decisiones muestrales (selección de contextos, casos y fechas), seleccionar las estrategias de obtención, análisis y presentación de los datos (recursos técnicos) y considerar aspectos evaluativos de calidad (criterios de confiabilidad, autenticidad y éticos) (VALLES 1999). [15]

Si bien no siempre sería posible plantear todas las fases y, por ende, adoptar las correspondientes decisiones, el diseño articularía lógica y coherentemente los componentes principales de la investigación. Se argumenta que estas fases se deberían homologar a un formato de texto con claridad en la propuesta (ÁLVAREZ-GAYOU 2009), "este se comunicará luego en un documento, una propuesta escrita, para que pueda ser evaluado por diferentes jurados y guiar así al investigador en la continuidad del proceso de investigación" (MENDIZÁBAL 2006, p.65). Así, el diseño podría tomar la forma de documento escrito en el que se contemplen los siguientes apartados: Título, introducción, marco teórico, preguntas de investigación, objeto de estudio, método de investigación, triangulación, técnicas e instrumento de recogida de datos, análisis de datos, criterios de calidad, procedimientos de consentimiento y aprobación, referencias y carta gantt.

"A pesar de la estructura sugerida por los autores, para la realización del diseño no se debería perder de vista los rasgos diferenciales del mismo: su flexibilidad, su capacidad de adaptarse en cada momento y circunstancia en función del cambio que se produzca en la realidad objeto de investigación" (RODRIGUEZ et al. 1999, p.68). [16]

2.2 Diseño como elección paradigmática

La elección paradigmática que se haya realizado en una etapa reflexiva determinará en gran medida el diseño de la investigación cualitativa (RODRIGUEZ et al. 1999). Desde la rigurosidad realista, característica del paradigma positivista, al realismo crítico del postpositivista, hasta el carácter emergente propiciado por los paradigmas basados en la teoría crítica y teorías afines o el constructivismo (GUBA & LINCOLN 1994). [17]

Desde una posición realista y realista crítica propia del positivismo y postpositivismo, en los diseños de investigación juega un papel primordial la identificación y desarrollo de fases como el planteamiento de una pregunta de investigación, el establecimiento de estrategias de muestreo, así como la especificación de las estrategias y métodos de análisis de los datos que se utilizarán; "los diseños positivistas intentan anticipar todos los problemas con los que el investigador se puede encontrar en el campo (RODRIGUEZ et al. 1999, p.67). [18]

Frente a este tipo de diseño positivista, altamente estructurado, desde las posiciones paradigmáticas que se sitúan en torno a la teoría crítica, el constructivismo o la perspectiva de los estudios culturales se encuentra una mayor ambigüedad. No se da tanto énfasis en presentar propuestas formales y bien estructuradas donde quedan estrictamente formuladas las hipótesis, las muestras perfectamente delimitadas y la predeterminación de las estrategias de recogida y análisis de datos; "(...) al contrario el investigador parte de estas posiciones paradigmáticas, por lo general, sigue un camino de descubrimiento progresivo, utilizando como métodos los trabajos clásicos en investigación cualitativa" (ibid.). Estas consideraciones paradigmáticas inducirían a una tensión en el planteamiento del diseño metodológico en investigación cualitativa que se presentaría en un continuo que va desde la estructuración a la flexibilidad (MENDIZÁBAL 2006). [19]

El diseño estructurado es un plan o protocolo lineal riguroso, con una secuencia unidireccional, cuyas fases preestablecidas se suceden en el tiempo y las realizan quizá diferentes personas; esta secuencia se inicia con los propósitos de la investigación hasta arribar a la recolección y análisis de los datos. Parte de objetivos finales precisos, un marco teórico que delimita y define conceptualmente su campo de estudio, y una metodología rigurosa para obtener datos comparables. Este diseño no podrá ser modificado en el transcurso del estudio y solo captará aquello que los conceptos operacionalizados delimiten (ibid.). [20]

Definido a partir de la similitud con el diseño cuantitativo, se expone que la investigación que utiliza técnicas cualitativas se desarrolla en base a un proceso idéntico al de cualquier otra investigación de naturaleza cuantitativa (RUIZ-OLABUÉNAGA & ISPIZUA 1989 en VALLES 1999, p.21). Se reconoce la influencia que las distintas técnicas cualitativas ejercen sobre esta lógica de organizar la investigación, sin embargo, se mantienen dentro del mismo esquema. [21]

En contraste con el enfoque anterior, se defiende una interdependencia mutua de las partes individuales del proceso de investigación (FLICK 2007), lo cual da lugar a contraponer el diseño tradicional o convencional, expuesto previamente como un diseño lineal, al diseño emergente, como

"un estudio naturalista que por lo general no se establece completamente antes de que empiece el estudio sino que emerge al tiempo que se recogen los datos, se lleva a cabo el análisis preliminar, y pasa a describirse de modo más completo el contexto" (ERLANDSON et al. 1993 en VALLES 1999, p.76). [22]

Alude sólo a "la estructura subyacente de los elementos que gobiernan el funcionamiento de un estudio" (MAXWELL 1996 en MENDIZÁBAL 2006, p.67); se refiere a la articulación interactiva y sutil de estos elementos que predicen, en la propuesta escrita, la posibilidad de cambio para captar los aspectos relevantes de la realidad analizada durante el transcurso de la investigación. El concepto de flexibilidad alude a la posibilidad de advertir durante el proceso de investigación situaciones nuevas e inesperadas vinculadas con el tema de estudio, que puedan implicar cambios en las preguntas de investigación y los propósitos, a la viabilidad de adoptar técnicas novedosas de recolección de datos, y a la factibilidad de elaborar conceptualmente los datos en forma original durante el proceso de investigación (MENDIZÁBAL 2006). Esto le otorgaría centralidad al investigador en el proceso de investigación (ibid.; TAYLOR & BOGDAN 1994). [23]

A propósito de este contraste, se reconoce que en los textos de metodología cualitativa se sugiere el concepto de diseño emergente (VALLES 1999), en donde se considera pertinente un plan de investigación que incluya elementos del diseño tradicional, pero reserve el derecho a modificar, alterar y cambiar durante la recogida de datos y por lo tanto la flexibilidad resulta crucial (MARSHALL & ROSSMAN 1989 en VALLES 1999, p.43). [24]

2.3 Diseño según elección del método o tipología de estudio

Otra forma de plantear el diseño de investigación cualitativo es a partir de la tipología del estudio, esto es, según la elección del método o enfoque de investigación: biográfico, etnográfico, etnometodológico, investigación acción participativa, teoría fundamentada, fenomenología (SALGADO 2007), análisis del discurso (ÍÑIGUEZ 2006), inclusive, autoetnográfico (MONTAGUD 2016) y/o a partir del tipo de estudio: estudio de caso único o estudio de casos múltiples (STAKE 1999). En este contexto, el diseño metodológico se orientaría a partir de los principios operativos propios del método y/o tipo de estudio, que en general tienen arraigo epistemológico en los paradigmas descritos en el apartado anterior. [25]

El estudio de caso se puede subdividir en estudios de caso único y casos múltiples, determinando características particulares (RODRIGUEZ et al. 1999, p.67) e implicancias en su vinculación operativa con los métodos de investigación. Los estudios de caso único son aquellos que centran su análisis en un único caso y se justifica en primer lugar porque se puede fundamentar su uso en la medida en que el caso único tenga un carácter crítico, es decir, permita confirmar, cambiar, modificar o ampliar el conocimiento sobre el objeto de estudio. En segundo lugar, se justifica sobre la base de su carácter extremo o de unicidad y una tercera razón, se fundamenta en que el caso único reside en el carácter revelador del mismo. Este hecho se produce cuando el investigador tiene la oportunidad de observar y analizar un fenómeno, situación o sujeto que con anterioridad era inaccesible para la investigación científica. "Este tipo de diseño encuentra su más claro ejemplo en el método biográfico, donde cada caso es revelador de una situación concreta" (p.95), así también en modalidades como la investigación acción participativa, la etnografía y fenomenología. [26]

Los estudios de casos múltiples por su parte utilizan varios casos únicos a la vez para estudiar la realidad que se desea explorar, describir, explicar, etc. Es fundamental que la elección de los casos seleccionados deba realizarse sobre la base de la potencial información. En particular, la importancia o revelación que cada caso concreto pueda aportar a la totalidad, lo cual otorgaría mayor robustez al estudio en relación al caso único, lo cual en ambos casos podría implicar más de una unidad de análisis para una mejor comprensión del fenómeno o sujeto estudiado (YIN 1984 en RODRÍGUEZ et al. 1999, p.96). El diseño de casos múltiples se puede ejemplificar en métodos como la teoría fundamentada, inducción analítica modificada (RODRÍGUEZ et al. 1999) y en el análisis de discurso. [27]

2.4 Delimitación e integración de las diversas relaciones funcionales

Es relevante mencionar que las relaciones recién descritas en estos tres apartados tienen una serie de concomitantes relacionadas, dado que aun cuando un investigador declare o no un paradigma, este sí existe al menos en su subjetividad como una forma de operar, lo cual tiene implicancias en las decisiones de diseño y en el tipo de estudio seleccionado. Esto no quiere decir que un investigador no pueda explorar otros caminos, de hecho, se hace y las metodologías van fluctuando y posicionándose de mejor forma en el entramado de trabajos de un autor. [28]

De acuerdo a lo anterior, considerando la subjetividad de quien investiga y la correspondencia y atemporalidad de cada una de las concepciones del diseño cualitativo presentadas. Estas corresponden a un esfuerzo de delimitación operativa y no tienen el ánimo de establecer una taxonomía que entienda las opciones del diseño como independientes entre sí. Esta delimitación operativa trata más bien de relevar tres ejes discursivos que sustentan su argumento principal en: estructura-fases e informe escrito, la tensión estructura-flexibilidad y la elección de métodos o tipos de estudio. Esta delimitación, no está exenta de arbitrariedades y corresponde, también, a la forma en que los autores de este trabajo distinguen los diseños de investigación cualitativa como discursos para abordarlos como objetos de estudio. [29]

A modo de delimitación, es posible que exista un orden natural al momento de desarrollar trabajos de investigación de corte cualitativo, lo que parece evidente es que el método o tipo de estudio es lo último a desarrollarse entre estas tres relaciones funcionales. Sin embargo, el diseño como organización de información y el paradigma podrían estar en momentos paralelos o en un orden que no sigue una estructura temporal, dado que la misma característica del paradigma cualitativo dice relación con flexibilidad, adaptabilidad, reflexividad, entre otras variables (FERNÁNDEZ & RIVERA 2009). [30]

3. Material y método

El presente es un estudio descriptivo que se detiene en la producción científica actualizada de la investigación cualitativa en ciencias sociales. El diseño se orientó teóricamente y organizó los procedimientos específicos de manera flexible en cuatro fases: 1. construcción de categorías teóricas del diseño de investigación cualitativa, 2. selección de revistas y artículos que declaran su diseño de investigación, 3. clasificación de artículos en las categorías construidas teóricamente y 4. aplicación de algunos elementos estadísticos como medio para reforzar el análisis cualitativo de los artículos. [31]

1. Construcción de categorías teóricas sobre el diseño de investigación cualitativa. Se desarrolló mediante la revisión de la literatura, lo cual permitió elaborar tres categorías operativas que fueron de utilidad para aproximarse a los artículos seleccionados. Debido a las múltiples relaciones entre las temáticas de cada categoría, estas se entienden como orientaciones flexibles de clasificación de los distintos tipos de diseño en los artículos (ver tabla 1).

Eje discursivo

Descripción

Preparación y organización de la investigación

Considera el diseño como una estructura con fases demarcadas o como la organización del informe escrito.

Elección paradigmática

De acuerdo a supuestos epistemológicos considera el diseño como el proceso de investigación a partir de la tensión estructura-flexibilidad.

Elección del método y/o tipología del estudio

Las características del método (etnográfico, biográfico, teoría fundamentada, etc.) o tipo de estudio (de caso único, múltiples) definen el diseño.

Tabla 1: Ejes discursivos sobre el diseño metodológico cualitativo (Fuente: elaboración propia) [32]

2. Selección de revistas y artículos que declaran su diseño de investigación. Se realizó una revisión de revistas de investigación cualitativa y posteriormente una selección de artículos, que para describir los usos del diseño metodológico cualitativo se siguieron las sucesivas consideraciones metodológicas. En vista y considerando la gran presencia de revistas en formato electrónico, se establece como lineamientos generales que la revista sea de relevancia internacional y que facilite la visibilidad de sus artículos, es por esto que para la selección se establecieron los siguientes criterios de inclusión: a) revistas indexadas en SCOPUS, b) revistas especializadas en investigación cualitativa, c) revistas incluidas en ciencias sociales como área temática y d) revista que declare una política open access. [33]

El total de revistas indexadas en SCOPUS es de 22.878, de las cuales 5.091 son del área temática de ciencias sociales y 19 son especializadas en investigación cualitativa. Las revistas de investigación cualitativa que se insertan en el área temática de las ciencias sociales son 11, y de estas solamente 3 de ellas declaran una política de open access, cumpliendo así con todos los criterios de inclusión con fecha de consulta el 10-01-2016 (ver tabla 2). Respecto al cuartil, (Q), es un indicador que sirve para evaluar la importancia relativa de una revista al interior del total de revistas de su área (e.g., DIAZ 2017; LÓPEZ-LÓPEZ 2011).

Revista

País

Área temática

Index/Q2)

Open access

Qualitative Sociology Review (QSR)

Polonia

Ciencias sociales

Scopus Q2

The International Journal of Qualitative Methods (IJQM)

Canadá

Ciencias sociales

Scopus Q3

 

FQS

Alemania

Ciencias sociales

Scopus Q3

Tabla 2: Descripción de las revistas seleccionadas (Fuente: Elaboración propia) [34]

Posterior a la selección de las revistas, se llevó a cabo la selección del corpus, el cual se sustentó en la lógica de un muestreo intencionado (VALLES 1999). La selección de artículos no estuvo exenta de dificultades, ya que las revistas presentan distintas secciones de publicación. La selección de publicaciones se realizó siguiendo los siguientes criterios: a) artículos publicados entre los años 2013-2015, b) artículos cuyas propuestas metodológicas correspondan a resultados empíricos, c) artículos que correspondan a reportes de resultados de investigación. [35]

Asumiendo estos criterios de selección, se realizó una identificación y tipologización de los artículos en propuestas metodológicas y resultados de investigación. Esto se pudo identificar en el abstract de cada uno de los artículos. En algunos casos esto no quedaba totalmente claro y se exploraba el cuerpo de la publicación para clasificarlo correctamente. En esta distinción los ensayos científicos, reseñas, entrevistas y otros, se excluyeron del corpus de análisis ya que desbordan los límites del objetivo central de describir los usos del diseño metodológico cualitativo en los estudios empíricos. [36]

De un total de 417 publicaciones en las revistas seleccionadas, los artículos que cumplen los criterios de inclusión entre los años 2013-2015 fueron 186 en total, de los cuales 43 corresponden a la revista QSR (23,1%), 51 a IJQM (27,4%) y 91 a la revista FQS (49,5%). Finalmente, del total de artículos seleccionados, 79 corresponden a propuestas metodológicas y 107 corresponden a resultados de investigación. Tales artículos constituyen el universo de trabajos de investigación que responden a los criterios de inclusión (ver tabla 3).



Tabla 3: Artículos seleccionados (Fuente: Elaboración propia). [37]

3. Clasificación de artículos en las categorías construidas teóricamente. A partir del corpus seleccionado se elabora una base de datos con los artículos, para lo cual se realiza una clasificación de estos en uno de los ejes discursivos construidos teóricamente. Cabe señalar que este procedimiento fue complejo y particularmente minucioso. Se revisaron los abstract y el apartado de método de cada artículo para clasificarlo a partir de su información textual, es decir, a partir de lo expuesto de forma manifiesta o a partir de la inferencia emanada a partir de los indicios que cada publicación daba en su forma de redacción y organización de sus contenidos. Sin dudas esta fue la fase con más obstáculos y limitaciones, en donde los investigadores asumieron un rol protagónico como herramienta flexible de indagación (DE LA CUESTA BENJUMEA 2003). De acuerdo a lo anterior, se admite que los elementos considerados para identificar el eje argumentativo de cada artículo y clasificarlo en su respectivo eje discursivo estarían comunicando un discurso sobre el diseño de investigación. En este caso, además surgió una cuarta posibilidad, en donde no se declaraba un diseño, pero que en todos los casos organizaba su investigación como etapas, por lo tanto, fueron clasificados en el eje que considera aquello como central. [38]

4. Aplicación de algunos elementos estadísticos como medio para reforzar el análisis cualitativo de los artículos. Esto llevó a reflexionar sobre las descripciones que se presentan de manera crítica y no de manera causal (PEDREROS 2012), tarea que intentó desprenderse de las relaciones causales o despegadas del contexto teórico que articula al estudio. [39]

Los elementos estadísticos utilizados fueron de carácter descriptivo y permiten visualizar de manera global, en nuestro universo de artículos analizados: a) qué artículos declaran y no declaran su diseño de investigación, b) en qué eje discursivo se clasifican los artículos analizados de manera general y c) en qué eje se clasifican los artículos analizados en cada revista analizada. [40]

4. Resultados

Después de revisar los 186 artículos, es posible constatar que la mayoría de ellos declara su diseño de investigación. Es importante mencionar que se consideró una declaración explícita del diseño en el abstract como una enunciación menos manifiesta en el cuerpo del trabajo, cuestión que le entrega valor al análisis del contenido de los artículos realizado por los autores para lograr esta clasificación. A partir de lo anterior, se puede describir que 46 artículos no declaran el diseño metodológico utilizado, lo cual corresponde a un 24,7% del total, mientras que 140 artículos sí declaran el diseño, representando el 75,3% del total de artículos analizados. [41]

Por otro lado, la clasificación de los artículos analizados en torno a los ejes discursivos elaborados teóricamente muestra que el eje más frecuente corresponde al "tipo de estudio" con una frecuencia de 95 artículos, lo cual representa al 51,1% del total. El eje discursivo "organización de la investigación" representa el 37,6% del total, con una frecuencia de 70 artículos. El 11,3% de los artículos analizados se clasifica en el eje "elección del paradigma", en donde 21 de los artículos propone su diseño a partir de este (ver tabla 4).

 

Eje discursivo

Frecuencia

Porcentaje

Porcentaje válido

Porcentaje acumulado

Válido

Organización de la investigación

70

37,6

37,6

37,6

Elección paradigmática

21

11,3

11,3

48,9

Tipo de estudio

95

51,1

51,1

100,0

 

Total

186

100,0

100,0

 

Tabla 4: Clasificación de artículos en cada eje discursivo (Fuente: Elaboración propia) [42]

Al desglosar estos resultados por cada revista investigada se puede observar que la clasificación en cada eje discursivo se diferencia de los resultados globales. La revista QSR muestra que el eje más frecuente es "organización de la investigación" con una frecuencia de 29 artículos representativos del 15,6% del total de este eje (37,6%); la revista IJQM expone como eje más frecuente la "elección paradigmática" con una frecuencia de 11 artículos, representativos del 5,9% del total de este eje que corresponde a un 11,3% (el eje discursivo de menor uso en nuestra muestra) y finalmente la revista FQS presenta como eje discursivo más frecuente para el diseño cualitativo el "tipo de estudio", con 63 artículos representativos del 33,9% del total de este eje (51,1%), que al mismo tiempo es coherente con los resultados globales de la tabla precedente, cuestión que se podría explicar (entre otras variables) porque es la revista que aporta mayor volumen de artículos para nuestro estudio: 91 artículos de 186 en total (ver tabla 5).

Nombre de la revista

Organización de la investigación

Elección paradigmática

Tipo de estudio

Total

QSR

15,6%

1,1%

6,5%

23,1%

IJQM

10,8%

5,9%

10,8%

27,4%

FQS

11,3%

4,3%

33,9%

49,5%

Total

37,6%

11,3%

51,1%

100,0%

Tabla 5: Clasificación de artículos en cada eje discursivo por revista (Fuente: Elaboración propia) [43]

5. Discusión y conclusiones

Los resultados expresan que la mayoría de los artículos declara su diseño metodológico. Esta evidencia posibilita que también expliciten los argumentos que sustentan su elección y expongan su trabajo de investigación en función del diseño utilizado, en dialogo con el formato solicitado por la revista en la que fue publicado. [44]

Como se plantea en la conceptualización del diseño metodológico cualitativo, este podría organizarse a partir de tres argumentos: el diseño como organización de la investigación, como elección paradigmática y según el tipo de estudio y/o método. Estas categorías teóricas son orientadoras y no deberían entenderse como una taxonomía rígida, lo que se ve reflejado en las múltiples correspondencias entre las dimensiones epistemológica, teórica y procedimental a las cuales cada una se refiere respectivamente. Más bien, estas deberían remitir al lector a discursos sobre el diseño en las publicaciones analizadas y las dimensiones a ejes discursivos desde donde los autores argumentan principalmente su posición metodológica respecto al diseño y las decisiones referidas a este. [45]

El uso más frecuente está asociado al eje discursivo asociado al tipo de estudio y/o método, existiendo una relación directa con los principios pragmáticos del caso de estudio debido a su carácter crítico, de unicidad y revelación (STAKE 1999). Esto permite inferir que la particularidad del caso y su contexto de desarrollo marcarían la proyección del diseño metodológico cualitativo, lo cual exigiría, al mismo tiempo, flexibilidad en la estructuración del diseño en función de develar de forma naturalista el fenómeno estudiado. A esta situación se podrían sumar los principios teóricos y operativos de los métodos de investigación cualitativa, entendiéndolos como la forma organizativa del diseño metodológico en un estudio de caso particular (SALGADO 2007). Es decir, la investigación se proyectaría dependiendo de si se trata de una etnografía, un proceso de investigación acción participativa, un estudio biográfico, teoría fundamentada o análisis del discurso, etc. De esta forma, cada método entregaría al investigador un procedimiento general en el campo de investigación y un enlace teórico-epistemológico que otorgaría sentido a las prácticas propias de ese procedimiento. Esto puede justificar la baja frecuencia del eje discursivo asociado al diseño como "elección paradigmática" en los artículos analizados, si se considera las dificultades operativas que tendría sustentar una investigación solo en base a los principios epistemológicos. Cuestión que el diseño basado en el tipo de estudio y/o método de investigación podría facilitar mediante un enlace entre la teoría y la práctica. [46]

En una posición de menor frecuencia, aunque de gran relevancia respecto al total de artículos analizados, se encuentra el eje discursivo que entiende el diseño como "organización de la investigación". El diseño se presentaría como una etapa preparatoria que tendría su desenlace en una organización general de la investigación, es decir, este tipo de diseño se presenta como una articulación lógica y coherente de los resultados de investigación y las propuestas metodológicas de los artículos analizados, exponiendo su trabajo en función de los componentes principales en un formato escrito consensuado por la comunidad científica y por la revista que lo publica, lo cual permite en algunos casos mencionar y transparentar los procedimientos en cada fase del diseño u obviarlos (ÁLVAREZ-GAYOU 2009; DELGADO & GUTIÉRREZ 2007; KING et al. 1994; RODRÍGUEZ et al. 1999). Lo anterior nos remite, a la tensión estructura y flexibilidad (FLICK 2007; MENDIZÁBAL 2006) que surge de la elección epistemológica realizada por los autores de los artículos analizados, la cual privilegia los diseños estructurados ante los flexibles. [47]

Se concluye que los usos del diseño metodológico cualitativo se sostienen en ejes discursivos sustentados en argumentos específicos (epistemológicos, teóricos y procedimentales), los cuales permitirían la adherencia a una forma específica de comprender la investigación. En el caso de los artículos analizados, el diseño se presenta como una instancia de organización y proyección de la investigación en base a premisas teóricas propias de los métodos de investigación, para así predecir eventualidades en el proceso mediante una vinculación con elementos procedimentales. A partir de esto, los resultados de este estudio tensionan la vigencia del debate sobre el planteamiento lineal de pasos conceptuales, metodológicos y empíricos del diseño cualitativo como un símil del diseño cuantitativo, frente a la flexibilidad que promueve la interdependencia mutua de las partes individuales del proceso de investigación (FLICK 2007), cuestión que se podría resolver mediante un diseño proyectado, en función del método de investigación, que tenga la sensibilidad y flexibilidad de moldearse en función del contextos, situaciones, fenómenos y/o sujetos estudiados. [48]

Notas

1) Una clara excepción a esta regla es esta misma revista Forum Qualitative Sozialforschung / Forum: Qualitative Social Research (FQS), que, editada en Alemania, recibe trabajos en español. Esto es una importante puerta de acceso a investigadores de otras latitudes (principalmente de Hispanoamérica), lo cual fija otro tipo de vínculos de colaboración internacional y respeta el idioma original de los investigadores. <regresar>

2) El Q corresponde a la posición de la revista en relación con las demás de su área, dividiéndola en cuatro partes iguales, formando un ranking de revistas en categorías específicas de la producción científica. Las revistas con el factor de impacto más alto estarán en el primer cuartil, los cuartiles medios serán el segundo y el tercero y el cuartil más bajo será el cuarto. Una revista puede estar en incluida en varias categorías, en este estudio solo se recoge la posición de las revistas en el área temática de ciencias sociales. <regresar>

Referencias

Aguado, Eduardo; Rogel, Rosario; Garduño, Gustavo & Zúñiga, María (2008). Redalyc: una alternativa a las asimetrías en la distribución del conocimiento científico. Ciencia, Docencia y Tecnología, 37(1), 11-30, http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=14511370002 [Fecha de acceso: 20 de marzo de 2016].

Álvarez-Gayou, Juan (2009). Cómo hacer investigación cualitativa. Barcelona: Paidós Ibérica.

Bloor, David (2003). Conocimiento e imaginario social. Barcelona: Editorial Gedisa.

Bordons, María & Zulueta, María (1992). Evaluación de la actividad científica a través de indicadores bibliométricos. Revista Española de Cardiología, 52(10), 790-800, http://www.revespcardiol.org/es/evaluacion-actividad-cientifica-traves-indicadores/articulo/190/ [Fecha de acceso: 20 de marzo de 2016].

Caballero, Frida; Uresti, Rocío & Ramírez, José (2012). Análisis de la producción científica de la Universidad Autónoma de Tamaulipas y evaluación de su impacto en los indicadores educativos de calidad. Revista de la Educación Superior, 41(1), 31-52, http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0185-27602012000100002 [Fecha de acceso: 22 de marzo de 2016].

Canals, Mauricio (2008). Ciencia e imagenología: análisis cuantitativo de la investigación radiología. Revista Chilena de Radiología, 14(4), 221-226, http://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0717-93082008000400006 [Fecha de acceso: 18 de marzo de 2016].

Cervigni, Mauricio; Sguerzo, María; Alfonso, Gullermo; Pastore, Melina; Martino, Pablo; Mazzoni, Cecilia & Vivas, Jorge (2015). Bibliometric analysis of empirical studies in Spanish on working memory (1999-2014). Cuadernos de Neuropsicología/Panamerican Journal of Neuropsychology, 9(1), 109-119, http://www.cnps.cl/index.php/cnps/article/view/180 [Fecha de acceso: 14 de noviembre de 2016].

De la Cuesta Benjumea, Carmen (2003). El investigador como instrumento flexible de la indagación. International Journal of Qualitative Methods, 2(4), http://www.ualberta.ca/~iiqm/backissues/2_4/pdf/delacuesta.pdf [Fecha de acceso: 15 de abril de 2016].

Delgado, José & Gutiérrez, Juan (Eds.) (2007). Métodos y técnicas cualitativas de investigación en ciencias sociales. Madrid: Editorial Síntesis.

Díaz, Gloria (2017). Incertidumbre ante la implementación del nuevo modelo de medición de revistas científicas en Colombia. Tecnológicas, 20(38), 9-13, http://www.scielo.org.co/pdf/teclo/v20n38/v20n38a01.pdf [Fecha de acceso: 1 de julio de 2017].

Englander, Karen (2009). El mundo globalizado de las publicaciones científicas en inglés: Un enfoque analítico para comprender a los científicos multilingües. Discurso & Sociedad, 3(1), 90-118.

Farías, Fernando; Orellana, Cristian & Pérez, Claudia (2015). Perfil de las publicaciones sobre bienestar subjetivo en Chile. Cinta Moebio, 54, 240-249, http://www.facso.uchile.cl/publicaciones/moebio/54/farias.html [Fecha de acceso: 15 de marzo de 2016].

Fernández, Sandra & Rivera, Zoia (2009). El paradigma cualitativo y su presencia en las investigaciones de la bibliotecología y la ciencia de la información. ACIMED, 20(3), 6-30, http://www.scielo.sld.cu/pdf/aci/v20n3/aci02909.pdf [Fecha de acceso: 15 de noviembre de 2016].

Flick, Uwe (2007). Introducción a la investigación cualitativa. Barcelona: Ediciones Morata.

Guba, Egon & Lincoln, Yvonna (1994). Competing paradigms in qualitative research. En Norman Denzin & Yvonna. Lincoln (Eds.), Handbook of qualitative research (pp.105-117). London: Sage.

Íñiguez, Lupicinio (Ed.) (2006). Análisis del discurso. Manual para las ciencias sociales. Barcelona: Editorial UOC.

King, Gary; Keohane, Robert & Verba, Sidney (1994). El diseño de la investigación social. La inferencia científica en los estudios cualitativos. Madrid: Alianza Editorial

Laufer, Miguel (2010). Redalyc visibiliza nuestra ciencia. Interciencia, 35(8), 557, http://www.redalyc.org/html/339/33914367001/ [Fecha de acceso: 22 de marzo de 2016].

López, José (2007). Gobernabilidad en la sociedad del conocimiento. EIDOS, 6, 122-147, http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=85400606 [Fecha de acceso: 26 de marzo de 2016].

López-López, Wilson (2011). Acerca de los quartiles y la corriente principal. Universitas Psychologica, 10(3), 653-654, http://www.redalyc.org/pdf/647/64722377001.pdf [Fecha de acceso: 1 de julio de 2017].

Mardones, Rodolfo (2016a). Discurso del territorio enunciado por las ciencias sociales en las publicaciones científicas de revistas latinoamericanas. Prisma Social. Revista de Investigación Social, 16(junio-noviembre), 556-596, http://www.isdfundacion.org/publicaciones/revista/numeros/16/secciones/abierta/a_2_discurso_territorio.html [Fecha de acceso: 26 de noviembre de 2016].

Mardones, Rodolfo (2016b). Discusiones epistémicas sobre la dimensión local en las ciencias sociales. Perspectivas para la historización de la psicología en América Latina. En Rodolfo Mardones (Ed.), Historia local de la psicología: discusiones teóricas, metodológicas y experiencias de investigación (pp. 29-47). Santiago de Chile: RIL Editores/Universidad Santo Tomás.

Mendizábal, Nora (2006). Los componentes del diseño flexible en la investigación cualitativa. En Irene Vasilachis (Ed.), Estrategias de investigación cualitativa (pp.65-103). Barcelona: Gedisa.

Millán, Cecilia (2015). Análisis metodológico de proyectos Fondecyt en antropología y sociología en 1992 y 1999. Cinta Moebio, 53, 158-174, http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=10141025005 [Fecha de acceso: 24 de marzo de 2016].

Montagud, Xavier (2016). Analítica o evocadora: el debate olvidado de la autoetnografía. Forum Qualitative Sozialforschung / Forum Qualitative Social Research, 17(3), Art 12, http://nbn-resolving.de/um:nbn:de:0114-fqs1603124 [Fecha de acceso: 16 de noviembre de 2016].

Pedreros, Mercedes (2012). Metodología cuantitativa para reforzar estudios cualitativos. En Norma Blazquez, Fátima Flores & Maribel Ríos (Eds.), Investigación feminista. Epistemología, metodología y representaciones sociales (pp.239-270). México D.F.: Universidad Nacional Autónoma de México.

Ramos-Zincke, Claudio; Canales, Andrea & Palestini, Stefano (2008). El Campo de las Ciencias Sociales en Chile: ¿Convergencia disciplinar en la construcción del objetivo de estudio?. Cinta Moebio, 33, 171-194, http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=10111399002 [Fecha de acceso: 20 de marzo de 2016].

Rios, Claudia & Herrero, Victor (2005). La producción científica Latinoamericana y la ciencia mundial: una revisión bibliográfica (1989-2003). Revista Interamericana de Bibliotecología, 28(1), 43-61, http://www.scielo.org.co/pdf/rib/v28n1/v28n1a03.pdf [Fecha de acceso: 28 de marzo de 2016].

Rodríguez, Gregorio; Gil, Javier & García, Eduardo (1999). Metodología de la investigación cualitativa. Málaga: Ediciones Aljibe.

Ruiz, Rafael; López, Emilio & Jiménez, Evaristo (2006). Criterios del Institute for Scientific Information para la selección de revistas científicas. Su aplicación a las revistas españolas: metodología e indicadores. International Journal of Clinical and Health Psychology, 6(2), 401-424, http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=33760211 [Fecha de acceso: 24 de marzo de 2016].

Sabaj, Omar & Landea, Denisse (2012). Descripción de las formas de justificación de los objetivos en artículos de investigación en español de seis áreas científicas. Onomázein, 25, 315-344, http://www.onomazein.net/Articulos/25/15_Sabaj.pdf [Fecha de acceso: 28 de marzo de 2016].

Salas, Gonzalo; Ponce, Fernando P.; Méndez-Bustos, Pablo; Vega-Arce, Maribel; Pérez, María de los Angeles; López-López, Wilson & Cárcamo-Vásquez, Héctor (2017). 25 años de Psykhe. Un análisis bibliométrico. Psykhe, 26(1), 1-17, http://www.psykhe.cl/index.php/psykhe/article/view/1205/pdf_90 [Fecha de acceso: 1 de julio de 2017].

Salgado, Ana (2007). Investigación cualitativa: diseños, evaluación del rigor metodológico y retos. Liberabit, 13(1), 71-78, http://www.scielo.org.pe/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1729-48272007000100009 [Fecha de acceso: 1 de abril de 2016].

Sanz-Valero, Javier; Tomás-Casterá, Vicente & Wanden-Berghe, Carmina (2014). Estudio bibliométrico de la producción científica publicada por la Revista Panamericana de Salud Pública/Pan American Journal of Public Health en el período de 1997 a 2012. Revista Panamericana de Salud Publica, 35(2), 81-88, http://www.scielosp.org/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1020-49892014000200001 [Fecha de acceso: 27 de marzo de 2016].

SCImago Research Group (2014). Principales indicadores cienciométricos de la actividad científica chilena 2012. Informe 2014: una mirada a 10 años. Madrid: Scimago Lab-CONICYT.

Stake, Robert (1999). Investigación con estudios de caso. Madrid: Ediciones Morata.

Taylor, Steven & Bogdan, Robert (1994). Introducción a los métodos cualitativos de investigación. Madrid: Paidós Ibérica.

Testa, James (2001). La base de datos ISI y su proceso de selección de revistas. Acimed, 9(4), 138-140, http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1024-94352001000400023 [Fecha de acceso: 23 de marzo de 2016.

Tomás-Casterá, Vicente; Sanz-Valero, Javier & Wanden-Berghe, Carmina (2010). Estudio bibliométrico de la producción científica y uso de la revista chilena de nutrición a través de la red Scielo (2002 a 2007). Revista Chilena de Nutrición, 37(3), 330-339, http://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0717-75182010000300008 [Fecha de acceso: 25 de marzo de 2016].

Valles, Miguel (1999). Técnicas cualitativas de investigación social. Reflexión metodológica e investigación social. Madrid: Editorial Síntesis.

Zacca-González, Grisel; Chinchilla-Rodríguez, Zaida; Vargas-Quesada, Benjamín & Moya-Anegón, Felix (2015). Patrones de comunicación e impacto de la producción científica cubana en salud pública. Revista Cubana de Salud Pública, 41(2), 200-216, http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864-34662015000200003 [Fecha de acceso: 26 de marzo de 2016].

Autores

Rodolfo E. MARDONES es profesor e investigador de la Escuela de Psicología de la Universidad Austral de Chile, Valdivia. Psicólogo formado en la Universidad del Bio Bio, magister en ciencias sociales aplicadas y Dr.(c) en ciencias sociales de la Universidad de la Frontera. Sus áreas de interés en investigación son la relación entre las personas, comunidades y territorio; los procesos de cambio individual para la transformación social; los usos de los saberes psicológicos para la definición sujetos sociales; la investigación social cualitativa y sus enfoques biográficos, discursivos, espaciales y participativos.

Contacto:

Rodolfo E. Mardones

Universidad Austral de Chile
Escuela de Psicología, Campus Isla Teja s/n, Valdivia, Chile

Tel.: +56-632276475

E-mail: rodolfo.mardones@uach.cl

 

Jorge B. ULLOA MARTÍNEZ es académico de la Escuela de Psicología de la Universidad Santo Tomás, Los Ángeles. Psicólogo y Dr.(c) en ciencias sociales de la Universidad de La Frontera e investigador en el núcleo científico y tecnológico de ciencias sociales y humanidades de la Universidad de La Frontera. Sus áreas de estudio están relacionadas con análisis crítico del desarrollo urbano, espacio público y movimientos sociales urbanos.

Contacto:

Jorge Ulloa Martínez

Universidad Santo Tomás
Escuela de Psicología
Mendoza 120, Los Ángeles, Chile

Tel.: +56-993750787

E-mail: jorge.ulloa@ufrontera.cl

 

Gonzalo SALAS es académico del Departamento de Psicología de la Universidad Católica del Maule. Presidente de la Sociedad Chilena de Historia de la Psicología. Psicólogo formado en la Universidad de La Serena y doctor en educación por la Universidad de La Salle, Costa Rica. Sus áreas de interés en investigación son la historia de la psicología, educación y convivencia escolar.

Contacto:

Gonzalo Salas

Universidad Católica del Maule
Departamento de Psicología
Av. San Miguel 3605, Talca, Chile

Tel: +56-712203479

E-mail: gsalas@ucm.cl

Cita

Mardones, Rodolfo E.; Ulloa Martínez, Jorge B. & Salas, Gonzalo (2018). Usos del diseño metodológico cualitativo en artículos de acceso abierto de alto impacto en ciencias sociales [48 párrafos]. Forum Qualitative Sozialforschung / Forum: Qualitative Social Research, 19(1), Art. 8,
http://dx.doi.org/10.17169/fqs-19.1.2656.

Revised: December 2017



Copyright (c) 2017 Rodolfo E. Mardones Barrera, Jorge B. Ulloa Martínez

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International License.