Volumen 6, No. 2, Art. 27 – Mayo 2005

¿Hacer "emerger" o "forzar" los datos empíricos? Un problema crucial de la teoría fundamentada reconsiderada

Udo Kelle

Resumen: Desde finales de los sesenta Barney GLASER y Anselm STRAUSS, desarrolladores de la metodología de la "teoría fundamentada", realizaron varios intentos para explicar, clarificar y reconceptualizar algunos de los principios básicos de su enfoque metodológico. Son varias las interpretaciones y conceptos divergentes que han surgido desde esos intentos que condujeron a una escisión entre sus fundadores.

Gran parte de la explicación y el debate en la teoría fundamentada desarrolla la relación entre datos y teoría y el papel de las suposiciones teóricas previas. El libro que estableció inicialmente la popularidad de las ideas de GLASER y STRAUSS, "The Discovery of Grounded Theory" [El descubrimiento de la teoría fundamentada], (1967) contiene dos interpretaciones conflictivas de la relación entre datos y teoría – el concepto de "emergencia", por un lado, y el concepto de "sensibilidad teórica", por otro. Gran parte de los desarrollos posteriores de la teoría fundamentada pueden ser vistos como intentos para reconciliar estos conceptos divergentes. De ahí que GLASER recomiende ilustrar una variedad de "familias de códigos", mientras que STRAUSS proponga el uso de una teoría general de la acción para construir el eje para una teoría emergente.

Este artículo resume los desarrollos más importantes de la "teoría fundamentada" vinculados al entendimiento de la relación entre datos empíricos y afirmaciones teóricas. A partir de ahí, se pondrá especial énfasis sobre las diferencias entre los conceptos de GLASER y STRAUSS y sobre la crítica actual de GLASER acerca de que los conceptos de "paradigma de codificación" y "codificación axial", descritos por STRAUSS y Juliet CORBIN, conducen a "forzar" los datos. Se argumentará que la crítica de GLASER apunta hacia algunas debilidades de los conceptos de STRAUSS, pero exagera demasiado los riesgos del enfoque STRAUSSiano. Un argumento central de este artículo es que los problemas básicos de la construcción de teoría empíricamente fundada, pueden ser tratados de una forma más efectiva explorando desde ciertas aportaciones de las discusiones epistemológicas y filosóficas contemporáneas y desde conceptos ampliamente aceptados en tales debates. Esto se refiere especialmente a la crítica del empirismo ingenuo, al concepto de inferencia abductiva o hipotética, al concepto de contenido empírico o falseabilidad de las afirmaciones y al concepto de corroboración.

Palabras clave: teoría fundamentada; inducción; abducción; sensibilidad teórica; paradigma de codificación; construcción teórica

Índice

1. ¿Cómo hacer que las categorías "emerjan" de los datos? La "carga teórica" de las observaciones como un problema para la metodología de la teoría fundamentada

2. Diferentes aproximaciones en la teoría fundamentada para resolver el problema

3. La división entre GLASER y STRAUSS en los noventa

4. Hacia una comprensión clara de la "fundamentación" de categorías y teorías

5. Conclusiones

Notas

Referencias

Autor

Cita

 

1. ¿Cómo hacer que las categorías "emerjan" de los datos? La "carga teórica" de las observaciones como un problema para la metodología de la teoría fundamentada1)

¿Se puede conciliar la demanda por descubrir las categorías teóricas y las proposiciones de información empírica con el hecho de que los investigadores siempre tienen que recurrir a conceptos teóricos existentes cuando analizan sus datos? En las tres décadas siguientes a la publicación de la famosa monografía metodológica de GLASER y STRAUSS, "The Discovery of Grounded Theory" [El descubrimiento de la teoría fundamentada] (1967), ambos autores han realizado varios intentos por hacer compatibles estos dos requisitos metodológicos en conflicto. [1]

Uno de los propósitos principales del "libro del descubrimiento" de GLASER y STRAUSS era desafiar el acercamiento hipotético-deductivo que demanda el desarrollo de teorías o hipótesis claras y precisas antes de que la recolección de la información se lleve a cabo. GLASER y STRAUSS criticaron el "énfasis excesivo en la sociología actual en la verificación de la teoría, y la consiguiente pérdida de énfasis en el paso previo de descubrir qué conceptos e hipótesis son relevantes para el área que se desea investigar (pp.1f.) y lamentaron "que muchos de nuestros profesores convirtieran los Departamentos de Sociología en meros repositorios de las teorías del 'gran hombre' " (p.102)), llevando a un antagonismo entre "capitalistas teóricos" y una masa de "proletarios comprobacionistas" (p.11). En consecuencia, el libro del descubrimiento fue un intento de fortalecer la causa de los investigadores y estudiantes doctorales que formaban ese proletariado científico.

"(...) también intentamos, a través de este libro, fortalecer el objetivo de generar teoría, para ayudar a dotar de una defensa contra las aproximaciones a la verificación (...) También debería ayudar a los estudiantes a defenderse por sí mismos contra los verificadores que les enseñarían a negar la validez de su propia inteligencia científica" (p.7). [2]

GLASER y STRAUSS propusieron un "método general para el análisis comparativo", que permitiría la "emergencia" de categorías procedentes de los datos como una alternativa al acercamiento hipotético-deductivo en la investigación social. "Sugerimos como la mejor aproximación, un descubrimiento inicial, sistemático de la teoría que procede de los datos de la investigación social. Una vez hecho eso, se puede estar relativamente seguro de que la teoría encajará y funcionará" (p.3). De acuerdo con el libro del descubrimiento, una medida crucial contra la tendencia a relegar los datos sería "literalmente, ignorar la revisión de la literatura acerca de la teoría y enfrentarse al tema estudiado, con el fin de asegurar que la emergencia de las categorías no será contaminada ..." (p.37). [3]

Irónicamente, tal postura representa una de las ramas de la epistemología positivista. Al inicio de las ciencias naturales modernas en los siglos XVII y XVIII, los primeros filósofos empiristas como Francis BACON o John LOCKE estaban convencidos de que las únicas teorías legítimas eran aquellas que podían ser derivadas inductivamente por la simple generalización de la información observable. Siguiendo a BACON, una de las tareas más importantes de un investigador empírico era liberar su mente de cualquier "ídolo" o preconcepción teórica antes de acercarse a la información empírica. Sin embargo, desde la sofisticada crítica de Immanuel KANT a las trampas del empirismo temprano (en nuestros días llamado frecuentemente "empirismo ingenuo" o "inductivismo ingenuo", cf. CHALMERS 1999) esta posición epistemológica ha perdido a la mayoría de sus defensores – e incluso, la mayoría de los seguidores del "positivismo lógico" en los años treinta no se hubiera adherido a él. La idea de que los investigadores podrían acercarse a la realidad "tal cual es" si están preparados para liberar su mente de cualquier idea preconcebida tiene mala reputación en la epistemología contemporánea.

"Ambos ejemplos históricos y el reciente análisis filosófico han dejado claro que el mundo siempre es percibido a través de las "lentes" de una u otra red conceptual y tales redes y los lenguajes embebidos en ellas podrían, para todos los que sabemos, proveer un "matiz" no eliminable a aquello que percibimos" (LAUDAN 1977, p.15). [4]

Es imposible liberar la observación empírica de toda la influencia teórica partiendo de que "(...) el hecho de observar genera un entendimiento "cargado de teoría". La observación de X está formada por el conocimiento previo sobre X" (HANSON 1965, p.19). Desde 1960 este es uno de los puntos de vista más cruciales y ampliamente aceptados en la psicología epistemológica y cognitiva, "no hay y no puede haber ninguna sensación desimpregnada de expectativas" (LAKATOS 1978, p.15) y que la construcción de cualquier teoría ya sea empíricamente fundamentada o no, no puede empezar ab ovo, sino que debe apoyarse en construcciones ya existentes de conocimiento. Al mismo tiempo, esta crítica filosófica del inductivismo y el énfasis sobre la "carga teórica" de la observación, también subraya el papel del conocimiento previo en la hermenéutica de la "comprensión" (KELLE 1995, p.38): los investigadores cualitativos que investigan diferentes formas de vida social siempre llevan con ellos sus propias lentes y redes conceptuales. No pueden dejarlas, porque en ese caso no serían capaces de percibir, observar y describir eventos significativos continuados – confrontados con un fenómeno fragmentado, caótico y carente de sentido, tendrían que darle su propia cobertura científica. [5]

La inviabilidad de una estrategia de investigación reduccionista que demanda una cabeza vacía (en vez de una "mente abierta") y que no puede mostrarse sólo mediante argumentos epistemológicos, también se ve en la investigación práctica. Especialmente, los no iniciados en la investigación cualitativa que tienen el fuerte deseo de adherirse a lo que ven como un principio básico y sello de la teoría fundamentada – la "emergencia" de las categorías a partir de los datos –, a menudo experimentan cierta dificultad: en la codificación abierta, la búsqueda para adecuar las categorías de codificación puede volverse extremadamente tediosa y ocupar numerosas e interminables sesiones de trabajo en equipo, especialmente si uno duda en introducir explícitamente el conocimiento teórico. El propósito declarado de permitir que los códigos emerjan de los datos lleva a una proliferación duradera del número de categorías de codificación, lo que hace que todo el proceso sea insufrible. Una auto reflexión metodológica de un grupo de nuevos investigadores que solicitaron asesoría metodológica, describieron esta proliferación de categorías de código del siguiente modo:

"Especialmente la aplicación de la estrategia de codificación abierta recomendada por Glaser y Strauss – el texto se lee línea por línea y se codifica ad hoc – demuestra ser un proceso inesperadamente tedioso y largo. Esto guarda relación con el hecho de que estábamos prestando toda la atención en las perspectivas de nuestros entrevistados. En cualquier caso, queríamos evitar la observación superficial de los aspectos importantes que podrían estar detrás de información aparentemente irrelevante. Nuestros intentos de analizar la información estuvieron regidos por la idea de que debíamos anexar el texto original, y por el miedo de estructurar la información en base a nuestro conocimiento previo. Consecuentemente cada palabra estaba dotada de alta significación. Estas inseguridades no disminuyeron con el apoyo en la literatura correspondiente, ya que la codificación abierta conlleva 'una ruptura preliminar de los datos' y que los conceptos emergentes prueben su inutilidad durante el proceso del análisis. Además, al principio habíamos entendido que 'todo contaba' y 'todo es importante' – cualquier incidente marginal y fenómeno era codificado en numerosos diarios discutidos extensivamente. Esto nos llevó a generar una insuperable masa de información ..." (cf. KELLE, MARX, PENGEL, UHLHORN & WITT 2002). [6]

Una vista más profunda del libro del descubrimiento revela que GLASER y STRAUSS eran conscientes de ese problema, cuando escribieron: "Por supuesto, el investigador no se acerca a la realidad como tabula rasa. Debe tener una perspectiva que lo ayude a ver la información relevante y abstraer categorías significativas de su escrutinio de los datos" (1967, p.3). [7]

GLASER y STRAUSS acuñaron el término "sensibilidad teórica" para referirse a la habilidad del investigador de "ver datos relevantes", de pensar a través de la información empírica con la ayuda de conceptos teóricos.

"Las fuentes de la sensibilidad teórica se construyen a partir del armamento sociológico de categorías e hipótesis en niveles sustanciales y formales. Esta teoría que existe en el interior de la visión del sociólogo puede ser usada para generar su teoría específica (...)" (p.46). [8]

Pero ¿cómo puede adquirir un investigador tal armamento de categorías e hipótesis? El libro del descubrimiento sólo contiene una breve pista a través de los "grandes teóricos", que "(...) en realidad nos han dado modelos y líneas de apoyo para generar teorías, y ahora con los recientes avances en la recolección de información, la conceptualización sistemática y los procedimientos analíticos, muchos de nosotros podemos seguir su camino" (p.11). Esta observación puede resultar sorprendente de acuerdo con el criticismo tajante de los "teóricos capitales" presente durante todo el libro. Además, los autores escriben que la teoría fundamentada empíricamente combina conceptos e hipótesis que han emergido de los datos con "algunos otros existentes que son claramente útiles" (p.46). Sin embargo, en el libro del descubrimiento no está presente ningún consejo sobre cómo se puede alcanzar esta combinación. [9]

Consecuentemente, en la versión más temprana de la teoría fundamentada, el consejo de emplear la sensibilidad teórica para identificar fenómenos teóricamente relevantes, coexiste con la idea de que los conceptos teóricos "emergen" de la información si los investigadores se acercan al campo empírico sin teorías preconcebidas o hipótesis. Ambas ideas, que tienen implicaciones en conflicto, no están integradas en el libro del descubrimiento. Además, el concepto de sensibilidad teórica no se ha desarrollado en reglas metodológicas claras y delimitadas: sigue sin ser evidente cómo el investigador teóricamente sensible puede usar el conocimiento teórico previo para evitar hundirse en los datos. Si se tienen en cuenta las advertencias previas de no forzar conceptos teóricos a partir de los datos, da la impresión de que los teóricos fundamentados aconsejan introducir conceptos teóricos adecuados ad hoc sobre la base del conocimiento teórico implícito, pero absteniéndose de acercarse a los datos empíricos con hipótesis formuladas anteriormente. [10]

2. Diferentes aproximaciones en la teoría fundamentada para resolver el problema

2.1 La aproximación de GLASER: codificación teórica con la ayuda de "familias de codificación"

Numerosos escritos metodológicos de GLASER y STRAUSS pueden ser entendidos como intentos por cuantificar la "carga teórica" de la observación empírica y por cubrir la distancia entre la "emergencia" y la "sensibilidad teórica". Estos intentos siguieron 2 líneas diferentes: [11]

Por una parte Barney GLASER intentó clarificar el concepto de "sensibilidad teórica" en una monografía propia publicada en 1978, mediante el término "codificación teórica", un proceso que delimita desde la "codificación sustantiva". Dos tipos de códigos son ligados a estas formas diferentes de codificación: códigos sustantivos y códigos teóricos. [12]

Los códigos sustantivos son desarrollados ad hoc durante la "codificación abierta", primera etapa del proceso de codificación, y relacionada con la esencia empírica del dominio del investigador. Los códigos teóricos deben estar siempre a disposición de los investigadores "conceptualizando cómo los códigos sustantivos pueden relacionarse entre sí como hipótesis para ser integrados en una teoría" (p.72). En otras palabras, los códigos teóricos son utilizados para combinar códigos sustantivos y formar un modelo teórico bajo el dominio del escrutinio. Los ejemplos que GLASER utiliza para tales códigos teóricos son conceptos formales como epistemología y sociología, que reivindican el orden del mundo (social) y términos como causas, contextos, consecuencias y condiciones: al nombrar ciertos eventos (que fueron codificados con la ayuda de códigos sustantivos) como causas y otros como consecuencias o efectos que hasta ahora han sido desarrollados como códigos sustantivos que pueden integrarse a un modelo causal. [13]

En el libro "Theoretical Sensitivity" [Sensibilidad teórica] (1978), GLASER presenta una extensa lista de términos que pueden utilizarse con el propósito de codificación teórica, vagamente estructurado en la forma de las también llamadas "familias de codificación". De este modo, varios conceptos teóricos derivados de diferentes contextos (sociológicos, filosóficos o cotidianos) son agrupados juntos, como por ejemplo:

  • términos relacionados con un grado de atributo o propiedad ("familia de grado") como: "límite", "rango", "extensión", "cantidad", etc.;

  • términos referidos a la relación entre un todo y sus elementos ("familia de dimensión") como: "elemento", "parte", "faceta", "pedazo", "sector", "aspecto", "segmento", etc.;

  • términos referidos a un fenómeno cultural ("familia cultural") como: "normas sociales", "valores sociales", "creencias sociales", etc. [14]

y 14 familias de codificación adicionales que contienen términos de trasfondos teóricos diversos, debates y escuelas de filosofía o de ciencias sociales. De este modo muchos términos pueden ser subsumidos bajo diferentes "familias de codificación": el concepto meta, por ejemplo, es parte de una familia de codificación referida a estrategias de acción ("familia de estrategias") y también pertenece a una familia de codificación referida a la relación entre medios y fines ("familia de medios-fines"). [15]

Así GLASER ofrece un conjunto hay quien se atreve a decir: una mescolanza de conceptos significativos para guiar al investigador a desarrollar sensibilidad teórica, pero fracasa en explicar cómo dichos términos pueden ser usados y combinados para describir y explicar fenómenos empíricos. Esta labor continua es extremadamente ardua y difícilmente se logra aplicando únicamente familias de codificación que pueden ser vistas fácilmente con respecto a la primera y más importante familia de codificación referida a las relaciones causales. El problema con las familias de codificación es que nociones generales de causa y efecto, no pueden especificar completamente qué tipos de eventos en cierto dominio tienen que ser considerados como causas y cuáles deben ser vistos como efectos. Teniendo términos a mano que denotan relaciones causales (como "causa", "condición", "consecuencia" etc.) no es suficiente por sí mismo para el desarrollo de modelos causales. Utilizando una familia de codificación se puede considerar en un principio a todos los eventos como causas y efectos que covarían en cierto grado. Para formular un modelo causal acerca de la relación entre determinados eventos sería necesario usar al menos una categoría sustancial (por ejemplo sociológica, psicológica ...) en el desarrollo de una explicación causal que provea una pista acerca de qué tipos de eventos covarían regularmente. Con el fin de desarrollar modelos teóricos acerca del fenómeno empírico, los conceptos formales o lógicos (como "casualidad") deben ser combinados con conceptos sociológicos sustanciales (como "roles sociales", "identidad", "cultura"). Otro problema con la lista de familias de codificación de GLASER es que carece completamente de una diferenciación entre nociones formales y sustanciales. El concepto de codificación teórica permite así un acercamiento para superar el inductivismo de los inicios de la teoría fundamentada, pero su utilidad para la práctica de la investigación es limitada, ya que no clarifica cómo los conceptos formales y sustanciales pueden ser ligados significativamente entre sí con la finalidad de desarrollar modelos teóricos empíricamente fundamentados. [16]

2.2 Aproximación de STRAUSS y CORBIN: codificación axial y paradigma de la codificación

En su libro "Qualitative Analysis for Social Scientists" [Análisis cualitativo para científicos sociales], publicado en 1987, Anselm STRAUSS describe de forma más franca y menos complicada cómo los investigadores pueden codificar información empírica con una perspectiva teórica en mente. Como sucede con las primeras versiones de la teoría fundamentada, el analista comienza con una codificación abierta "analizando en profundidad notas de campo, entrevistas u otros documentos; línea por línea, e incluso palabra por palabra. La meta es producir conceptos que parezcan encajar con la información" (p.28). De este modo STRAUSS observa ciertas dificultades que los no iniciados "tienen en generar categorías genuinas. La tendencia común es coger parte de los datos (una frase, una oración o un párrafo) e interpretarlos como un resumen de los mismos" (p.29). Tales dificultades pueden ser superadas al utilizar el "paradigma de codificación" "especialmente útil para analistas principiantes" (p.27). Consiste en 4 ítems: "condiciones", "interacción con los actores", "estrategias y tácticas" y "consecuencias", usados explícita o implícitamente para estructurar la información y clarificar la relación entre códigos. Este paradigma de codificación puede ser especialmente valioso durante la "codificación axial", que "consiste en un análisis intenso alrededor de una categoría en consonancia con los términos de los ítems del paradigma" (p.32). [17]

Esta idea es desarrollada posteriormente en "Basics of Qualitative Research" [Principios de investigación cualitativa], un libro escrito por Anselm STRAUSS y Juliet CORBIN en 1990. Al igual que GLASER, STRAUSS y CORBIN tienen en cuenta el hecho de que cualquier investigación empírica necesita un trasfondo teórico explícito o implícito que ayude a identificar entre los datos las categorías y las relaciones de forma significativa. Mientras GLASER utilizó una lista de términos sociológicos y de la vida cotidiana más o menos relacionados para ese propósito, STRAUSS y CORBIN tomaron un modelo general de acción enraizado en la teoría social pragmatista e interaccionista (cf. CORBIN 1991, p.36; STRAUSS 1990, p.7) para construir un esqueleto o "axioma" que desarrolle teorías fundamentadas. Este "modelo paradigmático" es utilizado para "pensar sistemáticamente sobre la información y relacionarla de formas muy complejas" (STRAUSS & CORBIN 1990, p.99) y para determinar el propósito principal de la teoría de la construcción: analizando y modelando las estrategias de acción e interacción de los actores. De este modo, se pone especial énfasis en las metas e intenciones de los actores y en la naturaleza del proceso de acción e interacción humana. [18]

Basándose en la terminología de GLASER se podría considerar el paradigma de codificación de STRAUSS y CORBIN como una elaborada familia de codificación que, lleva a cierto proceso de codificación teórica (llamado "codificación axial" por STRAUSS y CORBIN): categorías y conceptos, desarrollados durante una codificación abierta, son analizados a través de sus relaciones 1. fenómenos donde la acción e interacción se dirigen al objeto de estudio, 2. condiciones causales que llevan a la consecución de estos fenómenos, 3. atributos del contexto del fenómeno investigado, 4. condiciones adicionales que intervienen en la forma en que el fenómeno investigado es influenciado, 5. estrategias de acción e interacción que utilizan los actores para manejar el fenómeno y, 6. la consecuencia de sus acciones e interacciones. Durante la codificación axial el analista intenta averiguar qué tipo de fenómenos, contextos, condiciones causales intervienen y qué consecuencias son relevantes para el objeto de estudio. Si, por ejemplo, se investigan los aspectos sociales del dolor crónico, el investigador tratará de identificar los contextos típicos de acción relevantes para los pacientes con dolor crónico, así como patrones característicos de estrategias para tolerar el dolor. Posteriormente, puede analizar qué estrategias utilizan las personas para sobrellevar el dolor crónico bajo ciertas condiciones y en contextos de acción variantes. Esto puede guiar a la construcción de modelos de acción que capturen la varianza de las acciones observadas objeto de estudio y que puedan proveer los principios para elaborar una teoría acerca de las estrategias de acción requeridas ante situaciones determinadas. [19]

Con este nuevo y redefinido marco metodológico sobre la teoría fundamentada, STRAUSS y CORBIN adquieren igualmente una posición más liberal respecto al rol de la literatura en el proceso de investigación, sosteniendo que "toda clase de literatura puede ser usada antes de que empiece un estudio ..." (1990 p.56). [20]

3. La división entre GLASER y STRAUSS en los noventa

Tras concluir su participación conjunta en proyectos de investigación, GLASER y STRAUSS siguieron caminos diferentes en sus intentos por elaborar y clarificar los principios metodológicos de la teoría fundamentada. En consecuencia, sus acercamientos variarían en gran medida. En 1992 GLASER se opuso a la versión de STRAUSS y CORBIN sobre la teoría fundamentada en una monografía titulada: "Emergencia vs Fuerza: Conceptos básicos de análisis en la teoría fundamentada", bajo su propia empresa privada de publicación y escrito en un estilo excepcionalmente polémico. En este libro acusa a STRAUSS y CORBIN de haber traicionado la causa común de la teoría fundamentada. La acusación, reiterada de varias formas, y que representa la amenaza crucial de la crítica de GLASER es que los investigadores al usar conceptos como: "codificación axial" y "paradigmas de codificación", "forzarán" las categorías en la información en vez de permitir que las categorías "emerjan". Contrario a STRAUSS y CORBIN, GLASER sostiene que los investigadores siguiendo la "verdadera vía" de la metodología de la teoría fundamentada, deben acercarse a su campo sin ninguna pregunta o problema de investigación preciso "él se mueve con la admiración abstracta de qué está sucediendo y cómo se trata un problema" (GLASER 1992, p.22), e insiste en que "existe una necesidad de no revisar la literatura en el área sustantiva de estudio" (p.31). Siguiendo a GLASER, el conocimiento teórico acerca del campo sustantivo debe ser considerado peligroso al desarrollar teorías fundamentadas. "Esta sentencia surge por la preocupación de no contaminar, limitarse, inhibirse, ahogarse o de otra manera, impedir el esfuerzo del investigador por generar categorías, sus propiedades y códigos teóricos" (ibíd.). [21]

GLASER afirma estrictamente que la retórica inductivista ya se adelantó al libro descubrimiento reclamando que los puntos de vista teóricos acerca del terreno bajo escrutinio "emergerán" directamente de la información sí y sólo sí los investigadores se liberan a sí mismos de cualquier conocimiento teórico previo. Sin embargo la versión de GLASER sobre la teoría fundamentada toma en cuenta problemáticas básicas del inductivismo como: una estrategia de investigación científica que se acerca a un terreno empírico sin preconcepción teórica alguna, simplemente no es factible, tal método daría una plétora de observaciones y descripciones incoherentes en vez de categorías o hipótesis empíricamente fundamentadas. Los conceptos de sensibilidad teórica y códigos teóricos pueden ser vistos como intentos de resolver este problema epistemológico fundacional. La sensibilidad teórica, la habilidad de comprender el fenómeno empírico en términos teóricos, requiere un entrenamiento extenso sobre la teoría sociológica (p.28). En consecuencia, las "familias de codificación" propuestas por GLASER en el libro sobre sensibilidad teórica publicado en 1978, son de ayuda limitada para principiantes en la investigación empírica, quienes tendrán serias dificultades para manejar la lista más o menos sistematizada con términos teóricos de varios marcos sociológicos y epistemológicos propuestos por GLASER. Por otra parte, un investigador con un amplio y extenso trasfondo de conocimiento y una larga experiencia en la aplicación de términos teóricos, no necesitaría tal lista. [22]

El concepto de STRAUSS y CORBIN de "paradigma de codificación" sirve para explicar la construcción del marco teórico necesario para el desarrollo de categorías empíricamente fundamentadas de una forma más amigable para el usuario. Al apoyarse en este concepto, los investigadores con menor experiencia en la aplicación de conocimiento teórico pueden usar la metodología de la teoría fundamentada sin correr el riesgo de ahogarse en los datos. Hay que ser muy claro con el dato, sin embargo, el paradigma de codificación radica en cierta tradición teórica, enraizada en los trabajos de DEWEY y MEAD sobre la teoría social pragmática. [23]

Por tanto, la creencia de GLASER de que una aplicación del paradigma de codificación podía llevar a "forzar" a las categorías de los datos, no puede ser simplemente desechada. Sin embargo, si se observa con mayor profundidad el diseño conceptual del paradigma de codificación de STRAUSS y CORBIN, la crítica de GLASER parece descubrir: la teoría general de acción subrayando el paradigma de codificación que desencadena en un amplio y general entendimiento de la acción compatible con una amplia variedad de teorías sociológicas (que van por ejemplo desde la teoría funcionalista de roles e incluso la fenomenología sociológica). También puede debatirse sobre el "paradigma de codificación" que representa en gran medida un entendimiento cotidiano del propósito y la intención de la acción humana, útil para la descripción de una amplia serie de fenómenos sociales. Sin embargo, el paradigma de codificación de STRAUSS y CORBIN está ligado a una perspectiva sobre el fenómeno social prevaleciente en los acercamientos micro-sociológicos, enfatizando el papel de acción humana en la vida social. Los investigadores con una fuerte base en macro sociología y teoría de sistemas podrían sentir que este enfoque va en contra de sus requisitos y estarían bien advertidos para construir un paradigma de codificación propio enraizado en su propia tradición teórica. [24]

El acercamiento de GLASER a la "codificación teórica", permite que los investigadores introduzcan códigos teóricos y familias de codificación ad hoc adecuados para el escrutinio de los datos, provistos de una estrategia aplicable para una mayor variedad de perspectivas teóricas. Sin embargo, como se ha dicho anteriormente, seguir esta estrategia es mucho más desafiante, especialmente para los principiantes, desde que carece de un trasfondo teórico previo, como el paradigma de codificación de STRAUSS y CORBIN. No obstante es interesante remarcar que el trabajo de GLASER obviamente no sugiere un uso altamente plural de las familias de codificación – que incluyen el uso de conceptos de enfoques macro-sociológicos – ya que parece compartir la inclinación de STRAUSS hacia la acción y la teoría de acción; al menos en su monografía "Sensibilidad teórica", afirma que la codificación y los incidentes codificados deben estar relacionados a las acciones de los actores bajo el dominio empírico. [25]

Una de las diferencias más cruciales entre las aproximaciones a la teoría fundamentada de GLASER y STRAUSS radica en el hecho de que STRAUSS y CORBIN proponen el uso de un trasfondo teórico específico basado en cierta comprensión de la acción humana, mientras GLASER enfatiza la codificación como un proceso que combina "el conocimiento académico del analista y su conocimiento investigando el campo sustantivo" (GLASER 1978, p.70), debe realizarse ad hoc, encaminándose frecuentemente hacia la base de un trasfondo de conocimiento teórico más o menos implícito. Comparado con su mayor disimilitud, otras diferencias entre los dos acercamientos juegan un papel menor. Sin embargo GLASER recalca algunas de ellas por razones retóricas. Al destacar la "emergencia" de los conceptos teóricos de los datos, exagera las verdades absolutas. Siguiendo a GLASER, la tarea de la investigación empírica consiste en descubrir los mundos sociales como "hechos" "tal como son". "En la teoría fundamentada (...) cuando el analista se mueve a través de códigos teóricos todo encaja, ya que el mundo está socialmente integrado y la teoría fundamentada simplemente toma esta integración a través de la emergencia" (GLASER 1992, p.84). Al seguir tales afirmaciones, cualquier intento de análisis profundo de las verdades "emergidas" se vuelve superfluo e imposible. Esto no sólo denota la idea bien establecida – actualmente de conocimiento general en casi cualquier ciencia empírica –, de que el propósito de la investigación empírica no es descubrir verdades incambiables sino sugerir tentativamente y corroborar hipótesis profundas, además de la percepción de que cualquier fenómeno empírico puede ser descrito de varias formas y cualquier objeto puede ser descrito y analizado bajo diferentes perspectivas teóricas. En cambio se sugiere que sí y sólo sí el analista se libera a sí mismo de cualquier conocimiento teórico previo la "emergencia" de las categorías de la información asegurará que únicamente sean reconocidos y descritos aspectos relevantes del fenómeno bajo escrutinio. Esto representa un inductivismo dogmático prominente en los inicios de la filosofía empirista, como el convencimiento propuesto por BACON, de que los investigadores al vaciarse a sí mismos de cualquier preconcepción teórica e "ídolos" equivocados, transforman la mente en una tabula rasa y así ganarán la habilidad de comprender los hechos empíricos "como realmente son". Sin embargo, GLASER ha dejado claro que los conceptos teóricos no surgen de una única información sino a través de la cuidadosa "codificación teórica" (eso significa categorizar la información empírica basándose en el conocimiento teórico previo). Así surge la sospecha de que la discusión de la "emergencia" llena la función de legitimizar un estilo específico de investigación: bajo esta perspectiva la "discusión de la emergencia" no servirá al propósito de describir una estrategia metodológica, pero ofrecerá una forma de inmunizar teorías con la ayuda de una retórica metodológica: siguiendo esa retórica un investigador que sigue "el camino correcto" de la teoría fundamentada no puede equivocarse ya que los conceptos habrán emergido de los datos. [26]

4. Hacia una comprensión clara de la "fundamentación" de categorías y teorías

Desde sus inicios la metodología de la teoría fundamentada ha sufrido un "inductivismo auto malentendido" involucrado por algunas partes del libro del descubrimiento. Aunque este inductivismo juega un rol limitado en la práctica de la investigación de muchos estudios sobre la teoría fundamentada (incluyendo los de los padres fundadores) a menudo ha guiado a la confusión, específicamente entre principiantes, que toman su conocimiento metodológico básico de libros de texto. En las últimas décadas, la teoría fundamentada ha hecho un progreso considerable por superar el empirismo nato de la discusión emergente. Así los conceptos de "sensibilidad teórica", "codificación teórica, "codificación axial" y "paradigmas de codificación", representan avances importantes en el desarrollo de un adecuado entendimiento de cómo la información cualitativa puede ser usada en el proceso para desarrollar categorías teóricas. En consecuencia, se pueden usar los procedimientos de la teoría fundamentada sin adherirse a los "dogmas básicos del empirismo" (QUINE 1951), es decir, tener la idea de que en cierta etapa del proceso de investigación debe ocurrir un tipo de observación y descripción del fenómeno empírico, lo cual no está "contaminado" por nociones teóricas. Sin embargo, el inductivismo aun juega un rol vital en la imagen de la teoría fundamentada para un amplio público, así como en discusiones metodológicas internas, tal y como los ejemplos previos han mostrado. Esto nos lleva al hecho de que muchos de los científicos sociales epistemológicamente informados, repudian la teoría fundamentada después de haber leído textos que parecen rechazar el trillado hecho epistemológico de que no puede haber ninguna observación empírica "desimpregnada por la expectativa". [27]

A continuación será demostrado que el uso explícito y la discusión de algunos conceptos, ampliamente discutidos en nuestros días y bien conocidos en la metodología y la epistemología contemporánea, pueden guiar a una mejor comprensión de la naturaleza de la construcción empírica de la teoría fundamentada, especialmente desde un uso implícito de estos conceptos ya toma lugar y juega un papel en la metodología de la teoría fundamentada:

  • el concepto de inferencia abductiva (o retroductiva);

  • el concepto de contenido empírico o falsificabilidad;

  • el concepto de corroboración. [28]

4.1 Inferencia abductiva como un fundamento lógico de la construcción de teoría

Conceptualizar el proceso de generación de teoría en la investigación empírica, a menudo establece una alternativa errónea entre un concepto inductivista y un modelo hipotético-deductivo (H-D) de la generación de teoría, de acuerdo al modelo H-D. Favorecido a menudo por metodólogos cuantitativos, la investigación es vista como un proceso de prueba de hipótesis por medios experimentales o estrategias cuasi experimentales. Siguiendo esta visión las hipótesis no pueden derivarse de la información, pero pueden emerger de las especulaciones del investigador o conjeturas felices. El siguiente paso del proceso de investigación sería la elaboración racional de tales hipótesis y la operacionalización de sus elementos principales, para probar las hipótesis. Por tanto, en el contexto del modelo H-D el investigador debe siempre desarrollar hipótesis precisas antes de recolectar información empírica. Consecuentemente, la investigación empírica, que implica el uso de información sin estructurar y la generación de teorías de ese material, no será considerada una estrategia de investigación rigurosa y válida desde el punto de vista del modelo H-D. [29]

Sin embargo, desde 1970, una cantidad de investigaciones empíricas en la historia de la Ciencia, han demostrado que el modelo H-D no puede proveer, ni en las ciencias naturales, un reporte adecuado del proceso de numerosos descubrimientos científicos. Como consecuencia, una enérgica discusión acerca del "rol de la lógica en el descubrimiento" y la "heurística racional", ha tomado lugar en la filosofía de la ciencia moderna, desafiando el punto de vista propuesto por los defensores del modelo H-D, de que las hipótesis emergen a través de un proceso gobernado por la simple especulación o las "conjeturas felices". En la historia de las ciencias naturales, diversas investigaciones demuestran que los descubrimientos científicos no fueron sólo episodios mentales momentáneos irreconstruibles a través de la razón (cf. HANSON 1965; CURD 1980; NICKLES 1980, 1985, 1990). Aunque el contexto del descubrimiento siempre contiene elementos de intuición y creatividad, la generación de una hipótesis puede ser reconstruida como un asunto razonado y racional. En una de las reconstrucciones más brillantes de los descubrimientos científicos, Norwood HANSON (1965) utiliza el hallazgo de KEPLER de las órbitas planetarias, para mostrar que las inferencias lógicas que llevan al descubrimiento de nuevos puntos de vista tampoco son inductivas ni deductivas. En cambio representan una clase especial de razonamiento lógico cuyas premisas son un conjunto de fenómenos empíricos cuya conclusión es una hipótesis aclaratoria. [30]

HANSON llamó a esta forma de razonamiento "inferencia retroductiva", en escritos más recientes también llamada "inferencia a la mejor explicación" (ACHINSTEIN 1992). Podría utilizarse el término "razonamiento hipotético" reflejando su papel específico en el proceso de investigación: las inferencias hipotéticas sirven para descubrir una hipótesis que explique cierto descubrimiento empírico. [31]

Los primeros conceptos de razonamiento hipotético fueron desarrollados por el filósofo pragmatista Charles Sanders PEIRCE, quien describió una tercera forma de inferencia aparte de la deducción y la inducción, que nombró "hipótesis" o "abducción". El razonamiento deductivo es la aplicación de reglas generales a casos específicos para inferir un resultado.

"La también llamada premisa mayor radica en esta regla: como por ejemplo, 'todos los hombres son mortales'. La premisa menor establece un caso bajo la regla: como 'El eunuco era un hombre'. La conclusión aplica la regla al caso y establece el resultado: 'El eunuco es mortal' " (1979 [1974], 2.621). [32]

La inducción es una inversión del silogismo deductivo. Mediante la inducción se generaliza a partir de un número de casos donde se observan ciertos resultados, y se infiere una regla general, estableciendo que estos resultados pueden ser observados en todos los casos de una clase a la que pertenecen los casos observados. Otra forma de invertir un silogismo deductivo es la inferencia hipotética que comienza con un fenómeno empírico y sigue con una afirmación general que explica el fenómeno observado. De este modo el investigador también tiene una regla general a su disposición que le lleva a una posible explicación, o la inferencia hipotética sirve como medio para descubrir nuevos conceptos o reglas hasta ahora desconocidos. A menudo tal inferencia "abductiva" (cf. REICHERTZ 2003) comienza con un evento sorpresivo y anormal que no puede ser explicado en base al conocimiento previo: "El hecho sorpresivo C es observado. Pero si A fuera cierto, C se daría por supuesto. Por tanto, existe una razón para sospechar que A es cierta" (PEIRCE 1979 [1974], 5.189). [33]

Al enfrentarnos con un evento anómalo "regresamos a nuestra recolección de hechos observados, nos forzamos entonces por reajustarlos, para verlos desde una nueva perspectiva, así la experiencia inesperada no volverá a aparecer de forma sorpresiva" (7.36). Esto es, por supuesto, un esfuerzo creativo que a veces "viene a nosotros como un destello" (5.182). Sin embargo la creatividad de los investigadores está limitada por ciertas restricciones y reglas metodológicas. En primer lugar, la originalidad de las hipótesis recientemente desarrolladas está limitada por los hechos que deben ser explicados. "No es pura, la originalidad ontológica en relación a las ideas y hechos perceptuales a mano. Las hipótesis pueden ser originales, pero sólo si siguen explicando los hechos en cuestión" (ANDERSON 1987, p.44). Además, una inferencia abductiva no sólo debe guiar a una explicación satisfactoria de los hechos observados sino que debe ser relacionada al conocimiento previo del investigador – "los diferentes elementos de las hipótesis estaban con anterioridad en nuestras mentes", tal y como PEIRCE lo estableció (1979 ]1974], 5.181). Por esa razón, las abducciones no llevan a la creación de conocimiento nuevo ex nihilo. En cambio, cada nuevo descubrimiento combina "algo nuevo y algo desconocido hasta ahora" (7.536). Las abducciones se convierten en un proceso innovador al modificar y combinar varios elementos del conocimiento previo – "es la idea de juntar lo que jamás habíamos soñado y que provoque una nueva sugerencia que deslumbra nuestra admiración" (5.182). Los descubrimientos científicos siempre requieren la integración de conocimiento previo y una nueva experiencia "(...) es decir, juntamos antiguas ideas de una forma nueva y esta nueva reorganización constituye por sí misma una nueva idea" (ANDERSON 1987, p.47). Muchos de los descubrimientos y desarrollos teóricos en sociología, que desencadenan en nuevas y convincentes explicaciones del fenómeno social, pueden ser reconstruidas como derivados de inferencias abductivas. Esto se relaciona también con las llamadas "teorías de mediano alcance", como por ejemplo la idea de DURKHEIM que diferencia entre las tasas de suicidio resultantes de diferentes niveles de "anomia", o la explicación de WEBER de los acontecimientos económicos de los comerciantes protestantes como consecuencia de su orientación religiosa. El "enfoque destacado" que intentó comprender la "enfermedad mental" o desviación, no como una cualidad personal inherente o atributo de actores individuales, sino como resultado de procesos de interacción social, puede ser otro ejemplo. Todas estas explicaciones teóricas del fenómeno social que marcan avances teóricos significativos en sociología, comenzaron en ocasiones con sorpresivos, anómalos o complicados fenómenos empíricos, explicados por conceptos teóricos o ideas previamente no aplicados al objeto de estudio. Por tanto, el suceso relaciona a WEBER en asuntos mundanos a las creencias religiosas referentes a realidades trascendentes. O los defensores del enfoque destacado interpretaron las conductas problemáticas o extrañas como resultado de procesos interactivos de definición de roles y formación de identidad. Para hacer inferencias abductivas los investigadores dependen del conocimiento previo que les proporciona el trasfondo categórico necesario para la interpretación, descripción y explicación del mundo empírico bajo estudio. Si un proceso de investigación innovador debe ser satisfactorio este trasfondo no debe funcionar como una cama de Procusto en la cual los hechos empíricos son forzados. En cambio, el trasfondo que guía las investigaciones empíricas debe ser modificado, reconstruido y reajustado en los principios del material empírico. [34]

4.2 Contenido empírico o falsificabilidad como criterio para la aplicabilidad de preconcepciones teóricas en investigación empírica

Las inferencias hipotéticas combinan de forma creativa nuevos e interesantes hechos empíricos con conocimiento teórico existente. Esto no implica que el conocimiento teórico del investigador cualitativo forme al principio un entramado totalmente coherente de proposiciones explícitas que deduzcan afirmaciones correctamente formuladas y empíricamente demostrables. Mejor dicho, debe constituir (algunas veces sólo vagamente conectado) un "entramado heurístico" de conceptos (o "familias de codificación") que ayuden al investigador a centrar su atención en el terreno empírico, en un único fenómeno. Pero ¿eso no significa que la categorización teórica sensible y la codificación de la información son meramente un don de los investigadores carismáticos? ¿Pueden ciertos aspectos hacerse explícitos, por ejemplo al determinar "códigos teóricos" relevantes, antes de que la información sea codificada? ¿Es la construcción y el uso de un (por lo menos en parte) esquema de una categoría predefinida una estrategia sensible para el análisis cualitativo o esto necesariamente seduce al investigador para ir por mal camino por lo que él/ella abandona los principios básicos de la investigación cualitativa, es decir, los principios para descubrir nuevos patrones y relaciones? [35]

Para resolver este problema es útil discutir un concepto que juega un papel importante en los escritos de Karl POPPER y otros seguidores tradicionales del modelo H-D: "falsificabilidad" o "contenido empírico". Este concepto es utilizado normalmente para identificar hipótesis científicas propias en un marco de H-D. En este contexto se esperan únicamente proposiciones cortas y claras y contenido formulado con precisión empírica, en consecuencia, esto no puede ser falsificado por lo que se considera muy problemático. Los conceptos teóricos con un bajo contenido empírico, sin embargo, pueden jugar un papel extremadamente útil si el objetivo del investigador empírico no es probar hipótesis predefinidas sino la generación empíricamente fundamentada de teorías, ya que no fuerza los datos como en una cama de Procusto, su falta de contenido empírico les da flexibilidad para que una gran variedad de fenómenos empíricos puedan ser descritos con su ayuda. Aunque tales conceptos no pueden ser "probados" empíricamente, pueden ser utilizados como conceptos heurísticos que representan "lentes" a través de los cuales el investigador percibe hechos y fenómenos en su campo de investigación. [36]

Dos tipos de dichos conceptos heurísticos pueden ser usados para definir un esquema de categorías útil para la estructuración y análisis de información cualitativa que puede complementarse, refinarse y modificarse durante el proceso de análisis empírico. [37]

El primer concepto heurístico se refiere a una variedad de nociones teóricas, definiciones y categorías, escogidas de "grandes teorías" de las ciencias sociales que son demasiado generales y abstractas para deducir directamente proposiciones con contenido empírico. Herbert BLUMER inventó el término "conceptos sensibilizadores" para describir términos teóricos con una "falta de referencia precisa y de puntos de referencia que permitan una corta y clara identificación de una instancia especifica" (1954, p.7). Los conceptos sensibilizadores son herramientas útiles para descripciones pero no para predicciones, ya que su falta de contenido empírico permite a los investigadores aplicarlos a una amplia gama de fenómenos. Independientemente de lo vagamente empíricas y carentes de contenido que sean, pueden servir como herramientas heurísticas para la construcción de teorías empíricamente fundamentadas. [38]

El concepto "expectativas de rol" puede servir de ejemplo. La afirmación de que los individuos actúan en concordancia con las expectativas de rol no implica mucha información por sí misma. Sin embargo, este concepto puede ser útil para formular una variedad de preguntas de investigación de diferentes campos: ¿Las expectativas de rol juegan un papel importante en el dominio empírico de estudio? ¿Qué tipo de expectativas de rol pueden encontrarse? ¿Bajo qué medios los actores empíricos tratan de encontrarse? ¿Ciertos actores desarrollan estrategias para evitar el cumplimiento de expectativas de rol? ¿Tales estrategias son descubiertas por otros actores en el terreno investigado? Etc. Conceptos de la llamada "teoría de la utilidad" pueden servir también de ejemplo: en el núcleo de la teoría de la utilidad está la idea de que los actores humanos elegirán de entre una gama de alternativas de acción ofrecidas, la acción que parezca más adecuada para lograr la meta deseada. Sin embargo si no se especifica qué metas persiguen los actores y qué acciones consideran adecuadas, tal proposición carece de contenido empírico. La teoría es como un "saco vacío" (cf. SIMON 1985), si no se especifican las suposiciones auxiliares específicas. En vez de permitir el desarrollo de hipótesis precisas, la teoría de la utilidad puede proveer a los investigadores de preguntas de investigación y códigos heurísticos útiles: los investigadores cualitativos pueden, por ejemplo, codificar segmentos de texto que se refieran al costo y beneficio que ciertas acciones puedan tener para los actores, pueden codificar segmentos que se relacionen con intenciones y metas de los sujetos de investigación o los medios que usan para alcanzar sus metas, etc. De esta forma los investigadores adquieren una amplia variedad de nociones abstractas de diferentes tradiciones teóricas para estructurar su información. Pero nunca se debe olvidar en este proceso que, adherirse a cierta tradición teórica consigue estructurar los datos de forma más sencilla pero también se corre el riesgo de que los conceptos sean descuidados, lo que ajustará la información incluso mejor y dará lugar a descubrimientos aun más interesantes. Incluso conceptos de sensibilización y heurísticos que capturen todo tipo de fenómenos pueden llevar a una exclusión de otras perspectivas teóricas. Así el uso extendido de conceptos con un fuerte trasfondo en la teoría de la acción micro-sociológica (por ejemplo "actor", "propósitos"...) pueden imposibilitar una teoría de sistemas y una macro-perspectiva. [39]

Una estrategia para hacer frente a ese riesgo (más adecuada que la espera de una "emergencia" de las nociones teóricas de los datos) sería utilizar perspectivas teóricas diferentes y más competitivas para los mismos datos. Además, debería ponerse especial atención a la pregunta de si ¿un concepto teórico elegido lleva a la exclusión o negación de ciertos fenómenos e incidentes contenidos en los datos? [40]

Un segundo tipo de categorías que no fuerzan fácilmente la información pero permiten el descubrimiento de relaciones y patrones previamente desconocidos, son las categorías relacionadas a temas de interés general cubiertas en el material de los datos. Tales categorías pueden encontrarse con frecuencia al apoyarse en el sentido común o en el conocimiento local específico del terreno de estudio. Categorías como: "escuela", "trabajo", o "familia" representan ejemplos simples. Pero las categorías orientadas a temas pueden ser mucho más complejas. Sin embargo siempre se debe preguntar con conceptos heurísticos teóricos, si un código en concreto realmente sirve para propósitos heurísticos o si excluye fenómenos relevantes del análisis. [41]

Ambos tipos de categorías heurísticas, las desarrolladas desde el conocimiento del sentido común y las derivadas de conceptos teóricos abstractos encajan en varios tipos de realidad social. Eso significa que no es necesario conocer hechos concretos acerca del dominio investigado, con el fin de utilizar estos conceptos para el análisis de los datos. En otras palabras, las categorías heurísticas no pueden ser usadas para construir proposiciones empíricas llenas de contenido sin usar información adicional acerca del fenómeno empírico. Esto lo hace bastante inútil en el contexto de una estrategia H-D pero se fortalece en el contexto de la investigación interpretativa exploratoria. A pesar de todo, si las categorías heurísticas se derivan del conocimiento del sentido común o de conceptos teóricos abstractos, la siguiente regla siempre es aplicable: al disminuir el contenido empírico, el riesgo de que los datos sean "forzados" disminuye. [42]

En consecuencia los conceptos de "contenido empírico" y "falsificabilidad" pueden ayudar a identificar las preconcepciones que los investigadores cualitativos (dependiendo de si aplican la metodología en teoría fundamentada o no) utilizarían para estructurar el material de los datos, al minimizar el riesgo de violar los conceptos metodológicos básicos de la investigación cualitativa. El conocimiento teórico previo puede ser usado en cualquier etapa del proceso de construcción de la teoría fundamentada empírica si el investigador se apoya en conceptos teóricos de contenido empírico limitado (que el modelo H-D disuade utilizar). De este modo, el investigador puede comenzar el análisis cualitativo usando conceptos heurísticos y proceder así a la construcción de categorías y proposiciones con contenido empírico en desarrollo. En este proceso las grandes teorías juegan un papel en el axioma teórico como un "esqueleto" cuya "piel" es añadida con el fin de desarrollar categorías y proposiciones empíricamente fundamentadas. [43]

Sin embargo, en algunos casos el uso de categorías y afirmaciones con alto contenido empírico también puede ser fructífero para el estudio cualitativo. Un investigador que estudia el proceso de prestación de cuidados a personas mayores y vulnerables, por ejemplo, puede descubrir que el concepto de Arlie HOCHSCHILD de "labor emocional" (1983) resulta útil para la comprensión del fenómeno en el terreno de investigación. Este concepto fue desarrollado inicialmente para describir patrones típicos de acción e interacción de las auxiliares de vuelo y sus pasajeros, pero puede ser trasladado a otros dominios de los servicios sociales. Obviamente este concepto comprende mayor contenido empírico que el término "expectativa de rol" comparado con el último término de "labor emocional", que no puede ser relacionado con ninguna interacción social. Indiscutiblemente existen interacciones sociales que no requieren de labor emocional, y la afirmación que se espera que hagan ciertos proveedores de servicios sobre la labor emocional puede ser en principio falsa. Por otra parte, el concepto puede ser bastante esclarecedor para comprender las relaciones sociales en varios campos. [44]

En consecuencia, puede ser sensato en investigación cualitativa usar conceptos cercanos a la comprensión del término "teoría" en investigación H-D. Determinadas categorías y proposiciones acerca de cierto campo o acción social implican suficiente contenido empírico para ser probado. No hay razón para abstenerse de tales conceptos, ya que su uso representa por ejemplo una tradición larga y bien establecida en investigación cualitativa. Los investigadores y metodólogos provenientes de la "escuela de Chicago" de la Sociología Americana, proponen en 1930 una estrategia de investigación llamada "Inducción Analítica", utilizada posteriormente en varios estudios cualitativos famosos. Así las hipótesis iniciales son estudiadas y modificadas con la ayuda de evidencia empírica provista por los también llamados "casos cruciales". Un ejemplo bien conocido proviene del estudio cualitativo de Donald CRESSEY acerca de la malversación. Durante su investigación, formuló la hipótesis de que:

"... los violadores de la confianza, consideran las condiciones bajo las cuales violaron sus propias posiciones de confianza como las únicas condiciones "justificables", ellos consideran que su propia violación de la confianza se justifica como un crimen, un robo o allanamiento" (1971 [1953], pp.104f.). [45]

una declaración puede considerarse falsa en principio, si uno se compromete a esforzarse en recabar información sobre violadores de confianza. En cierto punto del proceso de investigación, CRESSEY en vez de buscar sistemáticamente "casos cruciales" e "instancias negativas" de violadores de confianza, se centró en aquellos que vieron sus violaciones a la confianza como justificables. [46]

Sin embargo, al aplicar tal estrategia de investigación siempre existe el riesgo de que la información esté estructurada mediante conceptos que no están adaptados al terreno de estudio y que no concuerdan con el interés y orientación teórica del investigador. El ya mencionado riesgo de que los conceptos heurísticos empleados puedan contener demasiado contenido empírico para los propósitos del investigador, prevalecía en el paradigma de codificación de STRAUSS, que puede llevar a los investigadores cualitativos hacia cierta orientación micro-sociológica que no necesariamente compartan. Por otro lado, la advertencia de usar categorías con bajo contenido empírico puede ser inútil para investigadores sin experiencia, ya que en un terreno de investigación dado cualquier concepto heurístico no tiene por qué llamar la atención del investigador hacia fenómenos sociológicamente relevantes para originar hallazgos y resultados interesantes. Este peligro pudo surgir con las "familias de codificación" de GLASER: una tarea altamente demandada por los principiantes puede ser seleccionar el concepto teórico más adecuado para cierto campo de investigación entre una suma de escuelas teóricas y enfoques. [47]

Una tarea importante de la metodología cualitativa sería mostrar un camino intermedio entre "Escila", que fuerza la información con nociones preconcebidas y teorías no adecuadas para el terreno objeto de estudio y "Caribdis", que realiza un uso indiscriminado y ecléctico sobre conceptos de varias tradiciones teóricas. Las siguientes estrategias metodológicas pueden ayudar a los investigadores a evadir cualquier daño:

  • El desarrollo de categorías e hipótesis empíricamente fundamentadas se beneficia del pluralismo teórico. Un uso pluralístico de marcos heurísticos requiere que los investigadores tengan una variedad de conceptos diferentes con marcos teóricos divergentes a su disposición y obtengan una elección flexible entre ellos después de examinar las oportunidades del fenómeno investigado. Los expertos con una larga experiencia son capaces de elegir intuitivamente el concepto heurístico correcto al basarse en un trasfondo de conocimiento teóricamente rico. En contraste, los principiantes se pueden beneficiar de un estilo explícito de construcción teórica donde "grandes teorías" son utilizadas con el fin de entender, explicar y describir el fenómeno objeto de estudio. Es preferible una comparación sistemática de los resultados sobre el uso de diferentes conceptos heurísticos a un "habla emergente" que enmascara el uso de los conceptos favoritos del investigador.

  • Una estrategia sugerida por los defensores de la "Inducción analítica", es la búsqueda sistemática de contra evidencia, que puede revelar si un concepto heurístico dado tiene alto o bajo contenido empírico. Si son encontrados fácilmente casos negativos, las categorías aplicadas obviamente tienen un alto grado de falsificabilidad o contenido empírico y pueden no ser adecuadas como conceptos heurísticos que son usados como un primer intento para estructurar la información empírica.

  • Igualmente es cierto para una investigación extensa sobre el fenómeno empírico en el que las categorías usadas no son aplicadas. Si una variedad de fenómenos no se cubren con los conceptos heurísticos utilizados hasta ahora, es necesario buscar conceptos alternativos que se ajusten mejor para capturar el fenómeno empírico. [48]

4.3 Necesidad de una comprobación empíricamente fundamentada de las categorías e hipótesis

Contrario a la comprensión inductivista, el proceso de un modelo de investigación basado en inferencias "hipotéticas" o "abductivas" puede fallar, por lo que no busca la validez de las proposiciones desarrolladas en los fundamentos de la información empírica cerciorándose únicamente con el hecho de que el investigador ha liberado su mente de cualquier preconcepción, antes de recolectar los datos: las inferencias hipotéticas pueden llevar a afirmaciones racionales y bien fundamentadas que también son consistentes con el fenómeno observado y con el conocimiento teórico previo. Si estas afirmaciones no son meras descripciones de los eventos observados, sino que representan posturas teóricas, tienen que ser consideradas como falibles. La fiabilidad de cualquier postura teórica desarrollada en los fundamentos de la observación empírica vía inferencias hipotéticas, puede ser vista fácilmente porque a menudo un fenómeno empírico permite varias explicaciones teóricas contradictorias pero igualmente compatibles con segmentos existentes de conocimiento. [49]

Si se abandona la idea de que el conocimiento definido y absolutamente fidedigno puede ser desarrollado a partir de información empírica vía inducción y si uno reconoce explícitamente el papel del conocimiento teórico previo en el proceso de investigación, no se considerará exclusivamente la necesidad de más conceptos teóricos empíricamente fundamentados y corroborados como un intento de minimizar o subestimar el papel de la investigación exploratoria, en comparación con los métodos de comprobación de hipótesis (experimentales o cuasi experimentales). Este requisito representa más bien una cuestión de manejo, dado el hecho metodológico de que la investigación empírica nunca puede proveer una prueba final para proposiciones teóricas sino evidencia acumulativa y siempre provisional. Mientras STRAUSS y CORBIN prestan mucha atención a la pregunta de ¿Cómo las categorías y proposiciones fundamentadas pueden ser mejor validadas? El concepto de GLASER muestra al menos un destello de fundamentalismo epistemológico (o "certismo", LAKATOS 1978) especialmente en su defensa del inductivismo de la teoría fundamentada inicial. "La teoría fundamentada busca lo que es, y no lo que parece, y por ello no necesita comprobarse" (GLASER 1992, p.67). Tales sentencias llevan a la antigua idea de que la investigación empírica puede conducir a certezas finales y verdades, mediante el uso de un método inductivo el investigador puede obtener la habilidad de concebir "los hechos tal como son" haciendo un intento de corroboración posterior útil. [50]

Si no se quiere aventurar en afirmar la infalibilidad de los resultados particulares de la investigación empírica, la investigación exhaustiva, modificación y rechazo de hipótesis empíricamente fundamentadas, se convierte en un problema importante. No sólo se basa en los escritos más actuales de STRAUSS y CORBIN acerca de la metodología de la teoría fundamentada, para eso se pueden usar muchos conceptos desarrollados a través de la historia de la investigación cualitativa, por ejemplo la mencionada estrategia de "Inducción analítica", procedimientos para el análisis de hipótesis en interpretación hermenéutica de textos diferentes "lecturas" (versiones de lecturas) pasajes del mismo texto, los cuales son corroborados a través del análisis secuencial del texto adicional (OEVERMANN, ALLERT, KONAU & KRAMBECK 1979) o de los métodos para desarrollar y probar hipótesis causales en investigación cualitativa, propuestos por Charles RAGIN (1987). Técnicas desarrolladas en las dos décadas pasadas para una categorización asistida por ordenador, archivando una estructuración de información cualitativa que también puede apoyar el proceso para fundamentar exhaustivamente conceptos teóricos de los datos, al buscar sistemáticamente evidencia empírica y contra-evidencia (KELLE 2004). [51]

5. Conclusiones

"La emergencia" ha resultado ser un concepto metodológico aun más problemático, que refleja la idea empirista de que los investigadores pueden y deben acercarse a la información sin ninguna teoría en mente. Sin embargo, GLASER y STRAUSS no pasaron por alto el hecho de que los investigadores siempre deben apoyarse en su conocimiento teórico con el fin de comprender, describir y explicar fenómenos sociales empíricamente observados. Una alternativa a una comprensión inductivista de la investigación puede encontrarse en el libro del descubrimiento: la "sensibilidad teórica" del investigador provee "una perspectiva que (lo) ayudará a ver la información relevante y las categorías abstractas significantes para su escrutinio de los datos" (1967, p.3). Así el primer acercamiento a la teoría fundamentada contenía dos conceptos diferentes concernientes a la relación entre información y teoría con implicaciones en conflicto: por un lado los conceptos teóricos "emergen" de la información si el investigador se acerca al terreno empírico sin teorías o hipótesis preconcebidas, por otro el investigador es advertido de que debe utilizar su conocimiento teórico previo para identificar fenómenos teóricamente relevantes en la información. [52]

Gran parte del trabajo metodológico de GLASER y STRAUSS, puede entenderse como intentos para posteriormente desarrollar el concepto de sensibilidad teórica con el fin de reconciliar prima facie ideas divergentes. De este modo STRAUSS propone el uso de una teoría general de acción para construir un axioma de la teoría emergente. GLASER aunque repudia totalmente los conceptos de STRAUSS en 1992, propuso una idea similar en 1978: los códigos teóricos representan aquellos conceptos teóricos que el investigador tiene a su disposición independientemente de la recolección y análisis de los datos. De este modo la controversia entre GLASER y STRAUSS se reduce a la pregunta de si el investigador usa un "paradigma de codificación" bien definido y observa sistemáticamente "condiciones causales", "fenómenos", "contexto", "condiciones intervinientes", "estrategias de acción" y "consecuencias" en la información, o si debe emplear códigos teóricos ad hoc, apoyándose así en una gran base de "familias de codificación". [53]

Ambas estrategias tienen sus pros y sus contras; los principiantes que deseen obtener consejos claros de cómo estructurar sus datos, pueden utilizar el paradigma de codificación, que en términos teóricos conlleva contenido empírico limitado y el riesgo de que la información sea forzada no es muy alto, los datos se ven forzados por su aplicación. Sin embargo, no se debe olvidar que está ligado a cierta perspectiva micro-sociológica. Muchos investigadores pueden coincidir en que ese acercamiento, especialmente desde la investigación cualitativa, siempre tiene relación con la teoría de acción micro-sociológica, pero otros que deseen emplear perspectivas macro-sociológicas y de teoría de sistemas pueden sentir que el uso del paradigma de codificación los llevará por mal camino. [54]

Los investigadores experimentados, con un amplio conocimiento en teoría social, claramente se beneficiarán de las ventajas de la codificación teórica – teniendo a su disposición no sólo un posible axioma de la teoría en desarrollo sino que además serán capaces de construir tal axioma por ellos mismos a través de combinación de conceptos teóricos de diferentes escuelas de pensamiento. Pero sin tener en cuenta qué tipos de "códigos teóricos" o "paradigmas de codificación" son aplicados, la teoría empíricamente fundamentada debe ser llevada siempre por un adecuado sentido epistemológico de la relación entre los datos y la teoría. Por ello es importante abandonar la retórica inductivista y desarrollar una clara comprensión del papel de las inferencias inductivas y abductivas en el proceso de la generación de teoría empíricamente fundamentada. Además hay que destacar la idea de que cualquier descubrimiento científico requiere de la integración de conocimiento previo y de observaciones empíricas nuevas y los investigadores siempre deben apoyarse en conocimiento teórico previo que proporcione marcos categoriales necesarios para la interpretación, descripción y explicación del mundo empírico. [55]

Para asegurar que al aplicar conocimiento teórico previo no se fuerza la información como en una cama de Procusto, se debe diferenciar entre diversos tipos de certezas teóricas (es decir entre hipótesis definidas y precisas de un lado y conceptos heurísticos amplios y generales del otro) y su diferente papel en el proceso de generación de la teoría. La construcción de teoría empíricamente fundamentada comienza haciendo una elección cuidadosa entre una variedad de conceptos con trasfondos teóricos divergentes, una vez examinada su propiedad para el fenómeno investigado. Al usar tal trasfondo heurístico como axioma de la teoría en desarrollo, se procede cuidadosamente a la construcción de categorías y proposiciones con contenido empírico en desarrollo. Esto debe estar acompañado por una búsqueda meticulosa de instancias negativas y de fenómenos empíricos para los cuales las categorías heurísticas no se aplican, lo cual llamará a su reformulación o abandono. Este estilo de investigación debe ser complementado por estrategias de corroboración de categorías empíricamente llenas de contenido y propuestas desarrolladas durante la construcción de teoría. [56]

Notas

1) Traducción de Oscar Fabian CORNEJO, Daniel DOMÍNGUEZ FIGAREDO, Paz TRILLO y César A. CISNEROS preparada en 2012. <regresar>

2) Todas las citas corresponden a la versión en inglés incluida en las referencias y son responsabilidad de los traductores. <regresar>

3) Estos datos son del 2005, el profesor KELLE ha cambiado de adscripción y la incluimos para su contacto. <regresar>

Referencias

Achinstein, Peter (1992). Inference to the best explanation: Or, who won the Mill-Whewell debate? Studies in the History and Philosophy of Science, 23, 349-364.

Anderson, Douglas R. (1987). Creativity and the philosophy of C.S.Peirce. Dordrecht: Martinus Nijhoff.

Blumer, Herbert (1954). What is wrong with social theory? American Sociological Review, 19, 3-10.

Corbin, Juliet (1991). Anselm Strauss: An intellectual biography. In David R. Maines (Eds.), Social organization and social process. Essays in honor of Anselm Strauss (pp.17-44). New York: Aldine de Gruyter.

Chalmers, Alan F. (1999). What is this thing called science? Maidenhead: Open University Press.

Cressey, Donald R. (1971 [1953]). Other people's money. A study in the social psychology of embezzlement. Belmont: Wadsworth.

Curd, Martin V. (1980). The logic of discovery: an analysis of three approaches. In Thomas Nickles (Ed.), Scientific discovery, logic and rationality (Boston Studies in the Philosophy of Science, Vol. LVI, pp.201-219). Reidel: Dordrecht.

Glaser, Barney (1978). Theoretical sensitivity. Advances in the methodology of grounded theory. Mill Valley, Ca.: The Sociology Press.

Glaser, Barney (1992). Emergence vs. forcing: Basics of grounded theory analysis. Mill Valley, Ca.: Sociology Press.

Glaser, Barney & Strauss, Anselm (1967). The discovery of grounded theory: Strategies for qualitative research. New York: Aldine de Gruyter.

Hanson, Norwood Russell (1965). Patterns of discovery. An inquiry into the conceptual foundations of science. Cambridge: Cambridge University Press.

Hochschild, Arlie (1983). The managed heart. Commercialization of human feeling. Berkeley, CA: University of California Press.

Kelle, Udo (1995). Theories as heuristic tools in qualitative research. In Ilja Maso, Paul A. Atkinson, Sarah Delamont & Jef C. Verhoeven (Eds.), Openness in research. The tension between self and other (pp.33-50). Assen: Van Gorcum.

Kelle, Udo (2004). Computer assisted qualitative data analysis. In David Silverman, Giampetro Gobo, Clive Seale & Jaber F. Gubrium (Eds.), Qualitative research practice (pp.473-489). London: Sage.

Kelle, Udo; Marx, Janine; Pengel, Sandra; Uhlhorn, Kai & Witt, Ingmar (2002). Die Rolle theoretischer Heuristiken im qualitativen Forschungsprozeß – ein Werkstattbericht. In Hans-Uwe Otto, Gertrud Oelerich & Heinz-Günter Micheel (Eds.), Empirische Forschung und Soziale Arbeit. Ein Lehr- und Arbeitsbuch (pp.11-130). Neuwied: Luchterhand.

Lakatos, Imre (1978). The methodology of scientific research programmes. Cambridge: Cambridge University Press.

Laudan, Larry (1977). Progress and its problems. Towards a theory of scientific growth. London: Routledge & Kegan Paul.

Nickles, Thomas (Ed.) (1980). Scientific discovery, logic and rationality (Boston Studies in the Philosophy of Science, Vol. LVI). Reidel: Dordrecht.

Nickles, Thomas (1985). Beyond divorce: Current status of the discovery debate. Philosophy of Science, 52, 177-206.

Nickles, Thomas (1990). Discovery logics. Philosophica, 45, 732.

Oevermann, Ulrich; Allert, Tilmann; Konau, Elisabeth & Krambeck, Jürgen (1979). Die Methodologie einer "objektiven Hermeneutik" und ihre allgemeine forschungslogische Bedeutung in den Sozialwissenschaften. In Hans-Georg Soeffner (Ed.), Interpretative Verfahren in den Sozial- und Textwissenschaften (pp.352-434). Stuttgart: Metzler.

Peirce, Charles S. (1979 [1974]). Collected papers (publicado por C. Hartshore, P. Weiss & A. Burks. Cambridge, MA: The Belknap Press of Harvard University Press.

Quine, Willard Orman von (1951). Two basic dogmas of empiricism. The Philosophical Review, 60, 20-43.

Ragin, Charles (1987). The comparative method. Moving beyond qualitative and quantitative methods. Berkeley, CA: University of California Press.

Reichertz, Jo (2003). Die Abduktion in der qualitativen Sozialforschung. Opladen: Leske und Budrich.

Simon, Herbert A. (1985). Human nature in politics: The dialogue of psychology with political science. The American Political Science Review, 79, 293-304.

Strauss, Anselm L. (1987). Qualitative analysis for social scientists. Cambridge, NY.: Cambridge University Press.

Strauss, Anselm L. (1990). Creating sociological awareness. New Brunswick: Transaction Publ.

Strauss, Anselm L. & Corbin, Juliet M. (1990). Basics of qualitative research. Grounded theory procedures and techniques. Newbury Park, CA: Sage.

Autor

Udo KELLE recientemente se ha incorporado como profesor de métodos de investigación social al Departmento de Ciencias Sociales y Filosofía de la Universidad de Marburgo. Ha escrito varios libros y artículos sobre metodología de la investigación cualitativa y sobre la integración de métodos cuantitativos y cualitativos (e.g. "Computer-aided Qualitative Data Analysis", London, Sage 1995 o (con Susann KLUGE) "Vom Einzelfall zum Typus", Opladen, Leske and Budrich 1999, o "Methodeninnovation in der Lebenslaufforschung", Opladen, Juventa 2001). Sus intereses principales comprenden el fundamento metodológico y filosófico de los métodos de investigación social y las conexiones entre teoría sociológica y datos en la investigación empírica. Su trabajo actual involucra una búsqueda amplia en el campo de los diseños de métodos mixtos y su aplicación en el campo de la investigación sociológica del curso de vida3).

Contacto:

Prof. Dr. Udo Kelle

Helmut-Schmidt-Universität Hamburg
Holstenhofweg 85
22043 Hamburg, Alemania

E-mail: kelle@hsu-hh.de

Cita

Kelle, Udo (2005). ¿Hacer "emerger" o "forzar" los datos empíricos? Un problema crucial de la teoría fundamentada reconsiderada [56 párrafos]. Forum Qualitative Sozialforschung / Forum: Qualitative Social Research, 6(2), Art. 27,
http://nbn-resolving.de/urn:nbn:de:0114-fqs0502275.

Revised: 7/2012



Copyright (c) 2005 Udo Kelle

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International License.