Volumen 3, No. 2, Art. 14 – Mayo 2002

Las herramientas de la artesana. Aspectos críticos en la enseñanza y aprendizaje de los CAQDAS

Diógenes Carvajal

Resumen: Actualmente tenemos una amplia variedad de programas para el análisis de información cualitativa asistido por computador, Caqdas (Computer-assisted Qualitative Data Analysis Software) de la cual escoger, y casi todo investigador cualitativo usa uno o dos programas para analizar su información. La demanda por los Caqdas no sólo ha traído más sofisticación en los programas nuevos y actualizaciones de los ya existentes, sino también la discusión sobre sus implicaciones metodológicas y la necesidad de más cursos y talleres para aprender su uso. Se ha escrito mucho sobre la relación entre los Caqdas y la metodología cualitativa. Sin embargo, la forma en que los cursos y talleres se han desarrollado y llevado a cabo no se ha señalado. ¿Para quién se planean estos cursos? ¿Hay algún prerrequisito que deban cumplir los(as) asistentes? ¿Cuál debe ser el objetivo principal de estos cursos? Este artículo discute algunos aspectos que he encontrado en mi experiencia como investigador social y como usuario y docente de Caqdas en un país donde estos programas no son muy conocidos. El artículo también se centra en algunos problemas que surgen al capacitar personas en el uso de los Caqdas y las consecuencias que la globalización de los cursos y talleres centrados en la adquisición de habilidades mecánicas de codificación y recuperación tienen para la metodología cualitativa. Finalmente, propongo algunos aspectos críticos que los docentes de Caqdas y los investigadores cualitativos deben tener en cuenta al enseñar o aprender el uso de cualquier programa para el análisis cualitativo.

Palabras clave: metodología cualitativa, software, análisis cualitativo asistido por computador, capacitación, aspectos críticos

Índice

1. Introducción

2. Los Cursos de Capacitación: Entre la Neofilia y la Utilidad

2.1 La demanda de cursos

2.2 Lo que las personas creen y esperan de los Caqdas

2.3 Características de los cursos actuales: más herramientas que reflexión

2.4 "¿Cuál es el siguiente paso?" Cuando la codificación manda

3. Alternativas al Enseñar y aprender a Usar un Caqdas

3.1 Dar más información en lugar de desarrollar destrezas

3.2 Promocionar el pensamiento crítico en lugar del mecánico

3.3 Cuando "traigan su propia información" significa "analicen su propia información"

3.4 El panorama amplio: no existe el "mejor" programa

4. Nota Final

Notas

Referencias

Autor

Cita

 

Los computadores son buenos amigos. No importa qué tan estúpidos, torpes o tontos nos sintamos, todavía podemos sentirnos más listos que nuestro computador. Los computadores pueden hacer muchas cosas, pero no pueden pensar – y nosotros sí. Lamentablemente, eso también quiere decir que el pensar nos corresponde. Un computador nos puede ayudar a analizar nuestra información, pero no puede analizar nuestra información. Esta no es una distinción pedante: nosotros debemos hacer el análisis.

Ian Dey, 1993

1. Introducción

Las Herramientas informáticas para el análisis cualitativo1) (Computer Assisted Qualitative Data Analysis Software, CAQDAS) son muy comunes hoy entre los investigadores cualitativos. Los primeros programas fueron creados en los 60, pero fue en los 80 y principios de los 90 cuando empezaron a ser ampliamente reconocidos en el campo del análisis cualitativo. En la actualidad el uso de software para asistir el análisis cualitativo es intrínseco al proceso de análisis, y existe una gran gama de programas de la cual escoger, cada uno de los cuales incluye herramientas específicas para procesar y almacenar diferentes tipos de información cualitativa. Algunos manejan únicamente textos, otros manejan imágenes, sonido y vídeo; algunos organizan la información en árboles de categorías jerárquicas, otros le permiten al investigador construir sus propios árboles, y otros simplemente listan las categorías en orden alfabético. La mayoría de los programas pueden hacer reportes de acuerdo con las necesidades del analista; algunos pueden usarse como el primer paso en el análisis de información, y los resultados pueden exportarse a otros programas para un posterior análisis. Aunque las herramientas que ofrecen los programas han revolucionado la forma de hacer análisis cualitativo, todavía hay investigadores cualitativos que sistematizan su información de forma manual, usando carpeta de manera confiable. [1]

A la par que se ha incrementado el uso de estos programas, se han creado muchos cursos para capacitar a investigadores en su uso. Algunos de estos cursos son coordinados por universidades y centros de investigación, y otros por empresas privadas. Algunos se ofrecen a grupos pequeños de investigadores, y otros a cualquier persona que quiera aprender a usar un programa. Pero la mayoría son cursos de uno o dos días, los cuales les garantizan a los participantes que adquirirán las destrezas necesarias para usar un software específico en sus propios proyectos investigativos. [2]

Los programas más conocidos son los constructores de teoría basados en codificación (code-based theory-builders) (MILES & WIETZMAN, 1995), y la mayoría de los cursos ofrecen capacitación en alguno de estos programas. Yo he capacitado a algunos investigadores cualitativos interesados en conocer los Caqdas, y unos pocos investigadores cuantitativos que simplemente querían conocer la forma en que un software para el análisis de textos funcionaba, pero que siguieron usando el SPSS. Aunque el software para asistir el análisis cualitativo es casi desconocido en Colombia (o quizá por eso), mi corta experiencia como usuario de y capacitador en Caqdas me hizo preguntarme: ¿estamos en el camino correcto al ofrecer cursos de capacitación de uno o dos días? E, incluso más importante, ¿estamos en el camino correcto al separar los cursos de la discusión académica sobre las implicaciones metodológicas, consecuencia del uso de los Caqdas? No tengo todas las posibles respuestas a estas preguntas, pero mi experiencia particular muestra algunas formas de repensar la mayoría de los cursos de capacitación actuales. [3]

2. Los Cursos de Capacitación: Entre la Neofilia y la Utilidad

2.1 La demanda de cursos

El uso de Caqdas está creciendo rápidamente entre los investigadores cualitativos. Esto ha implicado la creación de muchos cursos alrededor del mundo para capacitar personas en el uso del software. Algunos creadores de programas viajan por varios países para dirigir cursos de uno o dos días, los cuales son muy apreciados en países como los Estados Unidos, el Reino Unido y Australia. Estos cursos están abiertos a cualquier persona que quiera recibir capacitación en el uso de un programa; no es prerrequisito ser investigador cualitativo [4]

La demanda de cursos se centra en dos programas: el Atlas.ti y el NUD.IST. Creo que esto se debe a dos razones principales: (1) estos son los programas más conocidos en el mundo y (2) la mayoría de los investigadores cualitativos novatos que quieren usar uno de los Caqdas buscan referencias sobre el "mejor" programa en investigadores más experimentados, y la mayoría de las veces las referencias apuntan al Atlas.ti y al NUD.IST. [5]

Este fenómeno ha sido fuertemente criticado. No por los programas como tales, sino porque ambos están basados en la metodología de la teoría fundamentada. COFFEY, HOLBROOK y ATKINSON (1996) plantean que el uso generalizado de software desarrollado a partir de la teorización enraizada podría conducirnos a la homogenización de todos los procesos de análisis cualitativo; es decir, todos podríamos terminar usando una sola metodología: la teoría enraizada. [6]

LONKILA (1995) sugiere que la cuestión es que se ha hecho especial énfasis en algunos aspectos de la teoría enraizada, especialmente el proceso de codificación. En otras palabras, algunos investigadores cualitativos se deciden por la teoría enraizada debido a que el software que usan está basado en esta metodología. Las ventajas y desventajas que esta situación conlleva han sido discutidas largamente (ver también LEE & FIELDING, 1996). Mi propia experiencia me ha mostrado que esta situación está causando efectos perjudiciales en el campo de la investigación cualitativa, algo que ya he planteado en un artículo previo (CARVAJAL, 2001). Pero existe otro aspecto a tener en cuenta: algunos investigadores cualitativos recurren a los Caqdas porque estos programas están de moda. [7]

He encontrado que algunos investigadores prefieren el Atlas.ti o el NUD.IST basándose en aspectos como la facilidad de manejo y la interface, en lugar de la manera en que los programas son útiles para la metodología propuesta. En cierta ocasión una investigadora cualitativa me preguntó por "el mejor" programa de todos (esta es la primera pregunta que los usuarios de Caqdas hacen); le dije que no se podía hablar de "el mejor" programa, pero que de acuerdo con su información recolectada y la metodología de su investigación, podría sugerirle uno. Luego de un corto intercambio de mensajes electrónicos, ella decidió comprar el NUD.IST Vivo porque era la última versión disponible en el mercado y porque su interface era más atractiva. No se trata de que los programas no deban tener una interface atractiva; pero la decisión de usar uno u otro debe tomarse basándose en la metodología que el investigador vaya a usar. Comprar un Caqdas es como comprar una corbata: usted buscará una corbata que haga juego con el traje que vestirá. [8]

2.2 Lo que las personas creen y esperan de los Caqdas

Como ya dije, el software para el análisis cualitativo es poco conocido en Colombia; debido a esto, la mayoría de las personas a las que he capacitado no tenía conocimientos previos de los Caqdas. Al preguntarles qué esperaban de estos programas la respuesta fue simple: "usar el programa para analizar nuestra información". Este es el primer malentendido sobre los Caqdas que los capacitadores deben afrontar. Ninguno de estos programas puede analizar información. Pueden ayudarle al analista a organizar sus documentos, categorizarlos y facilitar el proceso de búsqueda en los documentos y categorías. Pero el proceso de interpretar y formular resultados a partir de las categorías y las relaciones entre ellas nos corresponde a nosotros. Nosotros debemos hacer el análisis (DEY, 1993). [9]

La posibilidad de reducir el tiempo de análisis al usar un programa es también una de las expectativas que tienen los usuarios novatos de Caqdas. Si comparamos el proceso del análisis asistido por computador con el tradicional cortar y pegar, el tiempo empleado para el mismo se reducirá significativamente. Sin embargo, el tiempo de análisis no sólo depende de si se usa un programa o no, sino también de la cantidad de información que será analizada, el tipo de análisis que el investigador planee hacer y la experticia del investigador en el uso del software. Los usuarios novatos, especialmente aquellos que no tienen conocimiento previo de la investigación cualitativa y sus métodos, deben darse cuenta de que el análisis cualitativo implica mucho más tiempo que el necesario para el análisis cuantitativo. Usar un Caqdas no es lo mismo que ingresar datos en una hoja de cálculo y seleccionar OK para obtener los resultados. La investigación cualitativa implica un largo proceso de lectura, segmentación y categorización de la información. Y, finalmente, si el investigador lo desea, él o ella también puede hacer búsquedas cruzando documentos y categorías, formular hipótesis y probarlas antes de construir sus conclusiones. [10]

Una última expectativa que los usuarios novatos de Caqdas tienen se relaciona con los resultados de la investigación. Ellos están interesados en la forma en que el programa les puede ayudar a escribir el reporte final de su investigación. Esto es, cómo los resultados pueden integrarse al informe final. Estos resultados (de búsquedas, reportes de categorías, diagramas, entre otros) tienen diferentes formatos, de acuerdo con el software usado. La mayoría de los programas generan resultados que se pueden exportar como archivos ASCII o ANSI (documentos de sólo texto), que posteriormente pueden ser editados usando un procesador de texto. Ningún programa para el análisis cualitativo genera resultados que puedan incluirse directamente como parte del reporte de la investigación. Una vez más, el investigador es quien tiene que escribir sus propias conclusiones en el reporte final. [11]

Estas expectativas, comprensibles en el contexto de investigadores que no tienen conocimientos previos sobre los Caqdas, representan una aproximación cuantitativa al uso de computadores en el análisis cualitativo. Algunos investigadores esperan que los programas analicen su información de la misma manera en que algunos programas, como el SPSS, lo hacen. [12]

2.3 Características de los cursos actuales: más herramientas que reflexión

A través de la lista de correo QUAL-Software, creada por el CAQDAS Networking Project, recibo permanentemente información sobre cursos de Caqdas dirigidos por universidades, por el mismo proyecto y por empresas privadas. Me referiré aquí únicamente a los cursos que estaban programados para dictarse entre septiembre de 2001 y abril de 2002. Curiosamente, usaré un acercamiento cuantitativo para mostrar la frecuencia de las principales características de dichos cursos. [13]

Había 44 cursos sobre Caqdas planeados durante este periodo, discriminados de la siguiente manera: 14 de NUD.IST Vivo; nueve de Atlas.ti; ocho de NUD.IST 5; cuatro de NUD.IST 4, e igual número de Decision Explorer y winMAX, y uno de The Ethnograph. 29 de los 44 cursos comprendían sesiones de un día; 14 eran sesiones de dos días, y uno comprendía tres días. El último curso fue un caso especial pues siguió a un curso de dos días sobre el manejo de información cualitativa. 43 de los 44 cursos eran introductorios. Sólo hubo un curso de un día para usuarios avanzados. Todos los cursos implicaban manejo de software, y en siete de ellos se invitó a los participantes a llevar su propia información. Sólo tres cursos especificaron el número máximo de participantes (5, 10 y 20 respectivamente). [14]

Adicionalmente a estos cursos de Caqdas, hubo unos cuantos cursos sobre temas relacionados a los Caqdas, como un curso de dos días sobre análisis de información cualitativa asistido por computador, el cual incluía demostraciones prácticas de hasta cinco programas y trabajo directo con los tres últimos. También hubo un curso de dos días sobre el manejo de información cualitativa seguido de un curso de tres días sobre un programa, y un retiro de cinco días sobre la metodología de grupos focales, el cual incluía el uso de un software. [15]

Al parecer los cursos estaban abiertos a cualquier persona que estuviera interesada en el uso de un programa para asistir el análisis cualitativo. Sólo 3 de los 44 cursos exigieron el cumplimiento de algunos prerrequisitos. Era prerrequisito tener un entendimiento básico de la metodología cualitativa para asistir a un curso sobre NUD.IST 4. Era prerrequisito ser un investigador o estudiante de posgrado y tener un entendimiento básico del análisis cualitativo para asistir a un curso introductorio al NUD.IST Vivo. Y era prerrequisito ser un investigador de medio tiempo o tiempo completo, o un académico de las ciencias sociales, funcionario investigador o estudiante de posgrado para asistir a un curso sobre análisis de información cualitativa asistido por computador. [16]

Esta categorización simple de las características de los cursos sobre Caqdas actuales me permitió concluir: (1) la mayoría de los cursos son sesiones de un día; (2) no es prerrequisito ser un investigador cualitativo ni tener conocimiento previo de la investigación cualitativa ni sus métodos para asistir a un curso; (3) aunque todos los cursos implican trabajo directo con el software, sólo unos pocos les permiten a los asistentes trabajar sobre su propio material; y (4) casi todos los cursos buscan capacitar a los asistentes en el uso de las herramientas básicas de un programa, y sólo unos pocos pretenden mostrarles a los participantes la relación entre metodología cualitativa y Caqdas. [17]

Estos cursos pueden llevar a un uso malentendido de los programas como herramientas para asistir el análisis cualitativo y, en consecuencia, al desarrollo de proyectos de investigación cualitativa en los cuales la metodología cualitativa haya sido remplazada o impuesta por el software. Esto no es una broma. Realmente puede suceder; y lo que es peor, sucede. [18]

2.4 "¿Cuál es el siguiente paso?" Cuando la codificación manda

Quiero referirme a mi propia experiencia en un curso específico, el cual ilustra los problemas que pueden surgir cuando los usuarios novatos se enfrentan a los Caqdas. Uno de los primeros cursos que dicté fue en el uso del NUD.IST 4, y fue a un grupo de aproximadamente ocho jóvenes investigadores. Estaban interesados en usar un Caqdas para analizar una gran cantidad de diarios de campo que ya habían hecho. Querían un curso de un día para adquirir las herramientas básicas para usar el NUD.IST 4. [19]

Luego de advertirles que el programa no podía hacer el análisis por ellos, empecé por los orígenes del NUD.IST y les dije que aunque estaba diseñado basado en la teoría enraizada, podía usarse con cualquier metodología. En este momento me interrumpieron y me preguntaron por la teoría enraizada, pues no la conocían. Hice un paréntesis para presentar algunos fundamentos básicos de la teoría enraizada, y luego continué con el curso tal como estaba planeado. Al final les dije que podían contactarme por teléfono o por correo electrónico en el futuro, si necesitaban más ayuda en el uso del NUD.IST. No debí hacer eso. [20]

Algunos días después me llamaron porque no estaban seguros de cómo codificar. Además, querían más información sobre el proceso de codificación propuesto por la teoría enraizada, pues consideraban que esa era la metodología que iban a usar, en lugar de la que habían propuesto al diseñar su proyecto. Algún tiempo después me llamaron nuevamente para contarme lo que habían hecho hasta el momento y luego me preguntaron: "¿cuál es el siguiente paso?" Tuve un encuentro con ellos y noté que habían basado todo su análisis en el proceso de codificación. Traté de hacerles caer en cuenta que quizá esa no era la forma en que el análisis debía hacerse, pero estaban ad portas de entregar los resultados de su investigación. ¿Qué clase de informe final escribieron? No lo sé. ¿Qué validez tiene esa investigación? Tampoco lo sé. [21]

Esta experiencia ejemplifica lo que COFFEY, HOLBROOK y ATKINSON nos advirtieron en 1996: la homogenización de todas las formas de hacer análisis cualitativo, como consecuencia del uso de los Caqdas. Aquellos jóvenes investigadores a los que me refiero, creían que ya que el NUD.IST estaba diseñado basándose en la teoría enraizada, esa metodología era la que se debía usar, porque estaba más acorde con el programa. Este caso ejemplifica una de las consecuencias que traen los cursos de un día: estos usuarios novatos de Caqdas creyeron que el uso de un programa iba a fortalecer y validar sus conclusiones. En lugar de esto, el uso que ellos hicieron del programa invalida sus conclusiones, ya que forzaron su metodología para hacerla concordante con el diseño del programa. No fueron críticos frente al programa. Fueron cegados por lo que yo llamo neofilia: una confianza ciega en lo que la tecnología les ofrece, dándolo por sentado, sin discusión. [22]

3. Alternativas al Enseñar y aprender a Usar un Caqdas

Bernardo TURNBULL (2001), al hablar de su propia experiencia, alguna vez dijo:

"usar [un programa de análisis cualitativo] sin entrenamiento era como escabullirse en el taller de una artesana y aprender de su arte y oficio mirando sus herramientas. [...] He dicho más de una vez que enseñar el uso de un software a alguien que no puede hacer el trabajo manualmente, es peligroso." [23]

Su experiencia me mostró que yo no estaba solo en esta cruzada: los cursos de Caqdas no deben limitarse a aprender el uso de las herramientas del programa. Me pregunté: ¿qué más debe incluir un curso de Caqdas? Más que el uso del software (cualquier persona que tenga la guía del usuario puede aprender a usarlo), los cursos deben incluir elementos básicos para desarrollar una visión crítica de los participantes frente a los programas. [24]

Diseñé un seminario taller de un semestre llamado Herramientas informáticas para el análisis cualitativo, el cual propuse al Departamento de Psicología de la Universidad de los Andes. Fue aceptado y dicté su primera versión durante el segundo semestre de 2001 a estudiantes de último año del pregrado en Psicología2). Quiero presentar aquí algunos aspectos críticos surgidos de esta experiencia, los cuales creo que nos muestran nuevas formas de capacitar a investigadores cualitativos en el uso de Caqdas. [25]

3.1 Dar más información en lugar de desarrollar destrezas

WEITZMAN y MILES (1995) diseñaron una guía con cuatro preguntas clave como una ayuda para que los investigadores escojan el software adecuado. Las preguntas son (p.9): (1) ¿Qué clase de usuario de computador soy? (2) ¿Estoy escogiendo para un proyecto o para los siguientes años? (3) ¿Con qué tipo de proyecto(s) y base(s) de datos trabajaré? (4) ¿Qué clase de análisis estoy planeando hacer? Considero que estas cuatro preguntas aún tienen validez, aunque fueron formuladas en 1995. Aquí quiero parafrasear la primera pregunta. [26]

La mayoría de los cursos de Caqdas actuales (sin importar el programa), están centrados en el uso del programa; es decir, el objetivo principal es que los asistentes adquieran las destrezas básicas para el uso del programa. Como ya se vio, todos los cursos anunciados en la lista de correo hacen referencia a cursos de uno o dos días. Básicamente lo que hacen la mayoría de las personas que dirigen estos cursos es mostrarles a los participantes cómo importar documentos al programa, cómo crear códigos o categorías (aunque KELLE, 1996, diferencia códigos de categorías), cómo codificar, cómo crear y probar hipótesis y cómo hacer reportes. Yo mismo hice esto en los primeros cursos que dicté. Parafraseando a WEITZMAN y MILES (1996), ¿qué clase de usuarios de Caqdas estamos capacitando? [27]

Usar un Caqdas es más que saber cómo importar documentos, codificarlos y hacer reportes. No es solamente acomodar el programa a la metodología que el investigador esté usando ni viceversa, como se ve en el caso relatado. Es también saber cómo nuestra metodología se relaciona con las herramientas que tiene el software. He conocido investigadores que creen que entre más herramientas del programa usen, más completo es su análisis. Y otros investigadores que creen que si el programa no tiene las herramientas que necesitan, significa que sus investigaciones excedieron las capacidades del programa. Ambos casos son interpretaciones equivocadas sobre para qué sirven los programas y sus herramientas. [28]

Los estudiantes que se inscribieron a mi seminario estaban interesados particularmente en el uso de un programa para analizar la información de sus monografías de pregrado. Pero luego de nuestra primera sesión, se desilusionaron: les dije que sólo en la sexta sesión trabajaríamos con un software. Las primeras cinco sesiones estuvieron centradas en hacer una introducción al seminario, la historia de los Caqdas, sus características principales, el proceso de codificación en investigación cualitativa y la relación entre programas para la construcción de teoría (theory-building software) y la teoría enraizada. Incluí este último tema para prevenir que mis estudiantes creyeran que la teoría enraizada es la metodología que debe usarse al trabajar con Caqdas. [29]

Luego de estas sesiones de trabajo en seminario, iniciamos las sesiones de taller. Capacité a mis estudiantes en el uso del EZ-Text, winMAX 99, NUD.IST 4 y Atlas.ti. Tenía planeado trabajar con el HyperRESEARCH pero no tuvimos tiempo suficiente. Al final del semestre regresamos a las sesiones de seminario para discutir el uso de los programas y la relación entre el software y los métodos cualitativos. Cada uno(a) de mis estudiantes estaba usando una metodología en particular en su monografía, lo que permitió compartir nuestros puntos de vista sobre la manera en que cada uno(a) iba a hacer uso del software escogido. [30]

En la última sesión mis estudiantes me dijeron que finalmente habían entendido por qué las primeras sesiones habían sido más teóricas de lo que ellos(as) esperaban. Vale la pena mencionar que todos(as) los(as) estudiantes que tomaron mi seminario habían tomado anteriormente un seminario de investigación cualitativa, pero no tenían conocimientos previos de los Caqdas. [31]

He dicho que los cursos de Caqdas están abiertos a cualquier persona que quiera usar un programa de éstos; no es prerrequisito ser investigador cualitativo ni tener conocimiento previo de la metodología cualitativa. Entonces, ¿debe el uso de los Caqdas estar limitado sólo a los investigadores cualitativos? No creo que esa sea la solución. Creo que los cursos de Caqdas deben incluir capacitación en métodos cualitativos si los participantes no tienen conocimiento previo de los mismos. Si es lo contrario, es importante resaltar que el software no es sino una herramienta que los investigadores pueden usar de diferentes maneras, de acuerdo con su metodología y necesidades. Los investigadores no deben limitar su análisis a las herramientas que el software tiene, pero tampoco sentirse obligados a usarlas todas. [32]

3.2 Promocionar el pensamiento crítico en lugar del mecánico

¿Cuántos capacitadores en Caqdas son críticos de los Caqdas? La mayoría de ellos defiende las ventajas que los Caqdas ofrecen; ¿pero cuántos de ellos presentan en sus cursos las desventajas de los programas? Conocer un programa es conocer sobre las implicaciones metodológicas que su uso tiene para la investigación cualitativa. Hay gran cantidad de ponencias, artículos e incluso libros sobre este tema. Pero ¿cuánta de esta literatura se incluye como bibliografía básica en estos cursos? Sé que algunos cursos dirigidos por universidades promueven la discusión sobre la relación entre el uso de Caqdas y la metodología cualitativa. Pero la mayoría de los cursos no lo hacen. Creo que hay un factor económico que influye en esto: cursos de uno o dos días son rentables. Incluir más información en los cursos podría implicar más de dos o tres sesiones, y eso podría incrementar el costo para los participantes, lo que también podría incidir en una disminución de los mismos. Pero si vamos a hacer algo, debemos hacerlo bien. [33]

No es responsabilidad de los asistentes a un curso de Caqdas descubrir las desventajas que el uso de un programa específico puede tener para su proceso analítico. Debemos prevenir a los usuarios novatos de Caqdas sobre las consecuencias que trae la neofilia e incluir lecturas sobre la relación entre investigación cualitativa y el uso de los Caqdas, así como sobre las críticas que ha recibido el uso de los Caqdas en investigación cualitativa y proyectos de investigación asistidos por estos programas. Adicional a los cursos donde se trabaja directamente con el software, las lecturas pueden brindarles a los participantes la oportunidad de crear su propio criterio frente a los Caqdas. [34]

La discusión sobre las implicaciones metodológicas que el uso de los Caqdas le trae a la metodología cualitativa ha estado limitada a los académicos. Se ha convertido en un tópico casi teórico no incluido en los cursos de Caqdas. Pero creo que cada usuario de Caqdas tiene algo que decir sobre esto, si se le da la oportunidad3). Cada mes hay grandes cantidades de nuevos investigadores capacitados en el uso de un programa para asistir en el análisis cualitativo. Incluso la forma en que estos investigadores usan los programas es un campo posible de investigación. La discusión académica debe sacarse a la luz pública, e investigadores de todo tipo deben incluirse en ella. La creación de "grupos de discusión" específicos sobre el tema (ya sean reales o virtuales) sería una gran idea4). [35]

Este aspecto (desarrollar un pensamiento crítico) se relaciona con lo presentado en la sección 3.1. Entre más información se incluya en los cursos, más críticos serán los participantes. La carencia de información y la neofilia son los dos elementos que pueden llevarnos a análisis cualitativos débiles, dándole peso a las críticas de aquellos que creen que introducir el uso de computadores en la investigación cualitativa es contraproducente. También es posible que algunos de los investigadores capacitados empiecen a ser críticos ante los Caqdas al empezar a usarlos en su propia investigación. Ese fue mi caso. Sin embargo, creo que al introducir aspectos como las debilidades de algunos programas y la forma en que ellos organizan y sistematizan la información, los participantes no caerán en la neofilia y serán cuidadosos al usar un programa para analizar sus propios datos. [36]

3.3 Cuando "traigan su propia información" significa "analicen su propia información"

Como pudimos ver en la sección 2.3., sólo 7 de los 44 cursos de Caqdas mencionados invitaron a los participantes a llevar su propia información. Sé que es imposible trabajar individualmente con cada participante en sus propios datos. Es preferible ofrecer asesoría personal a los investigadores. Además, con propósitos académicos, es más fácil darles a los participantes en un curso los mismos documentos para hacer ejercicios con un programa: siempre sabremos con qué segmentos del documento (bien sea texto, imagen, sonido o vídeo) los participantes están trabajando. Pero ¿no es una meta de los cursos que los participantes sepan cómo analizar su propia información? Por supuesto; pero sólo trabajarán en sus propios datos al regresar a sus proyectos investigativos. Y el trabajo de los capacitadores termina junto con el curso; y por experiencia he aprendido que dar el número telefónico para futuras preguntas no es una buena idea. [37]

Mi experiencia con el seminario en la Universidad de los Andes me mostró que sólo cuando los participantes del curso empiezan a analizar su propia información, pueden entender realmente la forma en que el software trabaja y cómo usarlo de acuerdo a la metodología escogida. Usé mi propio material para capacitar a mis estudiantes, aunque ellos(as) empezaron a analizar la información de sus monografías a mitad de semestre. A partir de ese momento las preguntas sobre el uso del software se incrementaron en un ciento por ciento. Al final del semestre me sugirieron permitirles usar su propio material desde el inicio: "era más fácil para mí usar el programa cuando analizaba mis entrevistas, porque sabía cuál era la pregunta de mi investigación y qué era lo que yo buscaba en ellas", me dijo una de mis estudiantes, y los(as) demás estuvieron de acuerdo. [38]

Creo que una vez los participantes han sido capacitados en las herramientas básicas del programa es el momento de permitirles experimentar el programa por sí mismos. Al hacer esto ellos encontrarán la mejor manera de segmentar y codificar sus datos y de organizar los códigos y categorías. Los capacitadores sólo deben guiar a los participantes en el uso apropiado del software de acuerdo a la metodología que los participantes estén usando, a la vez que confrontarlos con las decisiones que deben tomar en el proceso de análisis. [39]

Por supuesto, esto es posible sólo si los cursos no están limitados a uno o dos días. Este proceso de acompañamiento a los usuarios novatos de Caqdas implica cursos de mayor duración. Creo que este proceso sólo es posible en ambientes académicos (estudiantes de pregrado y de posgrado), o con investigadores de tiempo completo o medio tiempo verdaderamente interesados en el uso de un programa para asistir su análisis. Pero personas interesadas sólo en el uso mecánico de un software pueden ser capacitadas en una sesión. Yo mismo fui capacitado en una sesión de tres horas en el uso del NUD.IST 4, el primer programa para el análisis cualitativo que conocí; sin embargo, sólo al analizar mi propia información encontré que hacía falta algo en el programa y su relación con la metodología cualitativa. [40]

3.4 El panorama amplio: no existe el "mejor" programa

Los cursos de Caqdas están planeados para capacitar en el uso de un solo programa. Sólo uno de los cursos mencionados anteriormente buscaba mostrarles a los participantes más de un programa (el curso sobre análisis de información cualitativa asistido por computador), pero no era propiamente un curso de capacitación. Creo que al capacitar gente que no tiene conocimiento previo de ningún software para asistir el análisis cualitativo, debemos mostrarles que no existe un solo programa. Debemos informarles sobre la gran variedad de programas disponibles y de las diferentes funciones que tienen. Sé que capacitar en el uso total de un programa implicaría un proceso demasiado largo; pero al darles a los participantes las herramientas básicas de varios programas y al permitirles experimentar con sus propios datos en los mismos, ellos seleccionarían el software apropiado de acuerdo con las herramientas que tiene y el tipo de análisis que los participantes vayan a hacer. Ya he relatado el caso de la investigadora que quería "el mejor" programa. Ella se capacitó con la versión demo del NUD.IST Vivo y decidió que ese era el mejor programa, pero no probó otros. [41]

Tal como se muestra en la sección 2.3., la mayoría de los cursos de Caqdas son en Atlas.ti, NUD.IST en sus versiones 4, 5 y Vivo, y un número pequeño en el winMAX y The Ethnograph. Pero hay muchos otros programas: AQUAD, CoAn, Code-A-Text, Diction, DIMAP, HyperRESEARCH, KEDS, TEXTPACK, TextSmart y BEST, entre otros. No se trata de que alguien interesado en el uso de Caqdas deba ser capacitado en todos programas, pero si los capacitadores les muestran a los participantes la gran variedad de programas existentes y sus principales características y funciones, éstos tendrán elementos reales para escoger el software que se ajuste mejor a sus necesidades. [42]

En mi seminario capacité a mis estudiantes en el uso de las herramientas básicas de cuatro programas, con la posibilidad de usar las versiones completas de tres de ellos. Esto, combinado con las discusiones sobre la metodología que usarían en sus monografías, nos dio la oportunidad de escoger el software más adecuado para sus necesidades particulares. Al final, todos(as) los(as) participantes escogieron el mismo programa aunque sus metodologías eran muy diferentes. Tuvieron en cuenta dos factores al momento de escoger qué software usar: la facilidad de manejo y la flexibilidad. Me dijeron que no querían un programa que fuera muy rígido en la organización de las categorías y el material; preferían un programa que les permitiera jugar con las categorías y crear sus propias relaciones entre todos los elementos de su investigación. "Flexibilidad; esa es la clave", concluyeron. [43]

4. Nota Final5)

Los programas para el análisis de información cualitativa asistido por computador se han convertido en una herramienta básica para los investigadores cualitativos; una herramienta que los ayuda en su proceso de análisis. Cortar con tijeras y pegar con goma, la forma tradicional de sistematizar la información, es vista ahora como un trabajo arcaico. Sin embargo, no podemos olvidar que esa manera de sistematizar fue usada ampliamente por todo investigador cualitativo alrededor del mundo hasta hace poco más de una década; incluso hoy algunos investigadores usan índices, tarjetas y carpeta para organizar su información. Y funciona. [44]

¿Cuáles son, entonces, las ventajas de usar software para asistir el análisis cualitativo? Estos programas facilitan el proceso de segmentación, categorización, anotación, recuperación y búsqueda entre y a través de los documentos y categorías. Todo esto se puede hacer de manera rápida y los documentos originales no son fragmentados. Los investigadores pueden encontrar lo que buscan haciendo la selección correcta y los PC pueden almacenar grandes cantidades de documentos que de otra manera requerirían grandes carpetas. Los programas no son buenos ni malos para la investigación cualitativa por sí mismos. Es el uso que les dan los investigadores cualitativos lo que influencia la metodología cualitativa. Incluso, en algunos casos, los programas han reemplazado el método. Y es un hecho real que algunos programas, especialmente aquellos basados en la teoría enraizada, incluyen herramientas nuevas que no se han usado antes en los métodos cualitativos. Estas herramientas nuevas implican nuevas formas de hacer análisis cualitativo (KELLE, 1996), pero no se proyectan como un método por sí mismas. [45]

Cada investigador cualitativo que usa un Caqdas es responsable de si el programa remplaza al método. Sobre todo, esta es una responsabilidad de cada investigador cualitativo que capacite en el uso de Caqdas. No podemos creer que estos programas son la panacea para el análisis cualitativo sólo porque son muy usados actualmente. En Colombia el uso de este software aún está limitado a grupos pequeños de investigadores. Creo que esta es la razón por la cual fue fácil para mí darme cuenta de las implicaciones metodológicas que traen para la investigación cualitativa los cursos de Caqdas centrados en el uso del programa. [46]

Basado en mi experiencia, he presentado cuatro aspectos críticos que, creo, los investigadores cualitativos deben tener en cuenta al capacitar o ser capacitados en el uso de Caqdas: dar más información, promover el pensamiento crítico, la posibilidad de analizar la información de los participantes y conocer la gran variedad de programas. Estos aspectos prevendrían un mal uso de los Caqdas y fortalecerían los métodos de investigación cualitativa. Los programas son las herramientas y nosotros somos los artesanos. A nosotros nos corresponde el uso que hagamos de ellas. [47]

Notas

1) Aunque la traducción literal del término Caqdas es Software para el análisis de información cualitativa asistido por computador, he preferido referirme a dichos programas como Herramientas informáticas para el análisis cualitativo, HIAC, pues sintetiza de manera clara su función. Sin embargo en este artículo usaré el término Caqdas pues es el más reconocido internacionalmente. <regresar>

2) Una segunda versión se dictará en el segundo semestre de 2002, centrada en cuatro de las metodologías cualitativas más usadas, y el uso de un programa cualitativo en combinación con ellas. <regresar>

3) FIELDING y LEE (1998) llevaron a cabo un proyecto en el cual le preguntaron a los usuarios sobre qué era lo que estaban haciendo con los programas. <regresar>

4) Listas de correo como QUAL-Software están más centradas en la difusión del uso de los programas, y muy pocas veces algunos usuarios plantean preguntas sobre los aspectos metodológicos. <regresar>

5) Una vez escrito este documento recibí información sobre dos artículos que discuten esta temática: MANGABEIRA, LEE y FIELDING (2001) y FIELDING y LEE (2002), cuyas conclusiones no referencio aquí. El primer artículo, en especial, es sobre dos estudios que los autores hicieron con usuarios de Caqdas. Sus hallazgos en el Reino Unido son semejantes a los que encontré en Colombia. <regresar>

Referencias

Carvajal, Diógenes (2001). Herramientas informáticas para el análisis cualitativo. Nómadas, 14, 252-259.

Coffey, Amanda; Holbrook, Beverley & Atkinson, Paul (1996). Qualitative Data Analysis: Technologies and Representations. Sociological Research Online, 1(1). http://www.socresonline.org.uk/socresonline/1/1/4.html.

Dey, Ian (1993). Qualitative Data Analysis: A User-friendly Guide for Social Scientists. London: Routledge.

Fielding, Nigel & Lee, Ray (2002). New Patterns in the Adoption and Use of Qualitative Software. Field Methods, 14(2), 206-225.

Fielding, Nigel & Lee, Ray (1998). Computer Analysis and Qualitative Research. London: Sage.

Giddens, Anthony (1976). New Rules of Sociological Methods: A Positive Critique of Interpretive Sociologies. London: Hutchinson.

Kelle, Udo (1996). Computer-aided Qualitative Data Analysis: An Overview. In Cornelia Zuell, Janet Harkness, & Juergen H.P. Hoffmeyer-Zlotnik (Eds.), Text Analysis and Computers (pp.33-63). Mannheim: Durk & Kopie Hanel.

Lee, Raymond & Fielding, Nigel (1996). Qualitative Data Analysis: Representations of a Technology: A Comment on Coffey, Holbrook and Atkinson. Sociological Research Online, 1(4), http://www.socresonline.org.uk/socresonline/1/4/lf.html.

Mangabeira, Wilma; Lee, Raymond & Fielding, Nigel (2001 January-June). Padrões de adoção, modos de uso e representações sobre tecnologia: usuários do CAQDAS no Reino Unido, em meados da década de 90. Sociologias, 3(5), 20-57.

Turnbull, Bernardo (2001). QUAL-Software mailing list, January 19.

Weitzman, Eben A. & Miles, Matthew B. (1995). Computer Programs for Qualitative Data Analysis: A Software Sourcebook. London: Sage.

Autor

Diógenes CARVAJAL estudió Psicología en la Universidad Javeriana de Bogotá, Colombia, entre 1991 y 1995. Ha sido docente en metodología cualitativa (Universidad Javeriana, desde 1997 hasta 1999), e inició su trabajo con los Caqdas en 1998 en el Departamento de Investigaciones de la Universidad Central, donde actualmente es investigador. Diseñó y dirigió el seminario Herramientas informáticas para el análisis cualitativo (Universidad de los Andes, segundo semestre de 2001) y está preparando una nueva serie de seminarios y cursos sobre Caqdas con la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de los Andes y el Departamento de Investigaciones de la Universidad Central. Sus principales intereses son el uso de programas computacionales en el análisis cualitativo y sus implicaciones metodológicas, los estudios de género y el estudio social del ciberespacio.

Contacto:

Diógenes Carvajal

Departamento de Investigaciones
Universidad Central
Calle 75 No. 15-81, piso 6
Bogotá, D.C., Colombia

Tel.: 57-1-321 18 04
Fax: 57-1-321 18 05

E-mail: diogenescl@yahoo.com

Cita

Carvajal, Diógenes (2002). Las Herramientas de la Artesana. Aspectos Críticos en la Enseñanza y Aprendizaje de los CAQDAS [47 párrafos]. Forum Qualitative Sozialforschung / Forum: Qualitative Social Research, 3(2), Art. 14, http://nbn-resolving.de/urn:nbn:de:0114-fqs0202147.



Copyright (c) 2002 Diógenes Carvajal

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International License.